Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Aerosmith: Una cuota de clásicos rock & blues

Publicado

en

Megacampaña mediática o no, la venida de Steven Tyler y los suyos, no estuvo para nada exenta de expectación y sorpresa. No hace falta un gran esfuerzo para recordar todos los entredichos de Tyler versus el resto de la banda hace algunos meses, cuando se hablaba de disolución o un vocalista de reemplazo (L. Kravitz). Pero todo aquello quedó atrás. Está demás decir, que lo de Aerosmith, pareció un maquiavélico plan para reavivar la sed del público mundial, por la banda. Al parecer el plan dio resultado. Sudamérica fue la primera parada en esta super gira de los de Boston.

Tras 16 años de larga espera, la fanaticada chilena “aerosmitiana” volvió a maravillarse con los clásicos hits de estos vejetes bluseros americanos. Tres pantallas LED de alta resolución, un centenar juego de luces, un sonido pulcro, definido y a buen volumen, era el comienzo de una noche en que el frío no importó.

Love in an elevator’, que iniciaba esta segunda magnánima presentación, tras un enorme telón que ocultaba el escenario daba el puntapié inicial al concierto que los más de 25 mil seguidores presentes, esperaban. Al caer el telón el público chileno, sencillamente quedó cegado frente a tal magnitud de refulgente batería de iluminación y brillo.

Más de alguno quedó perplejo con el desplante, capacidad vocal, y protagonismo del cual Steven Tyler hace gala a sus 62 años. Bastó notar la excesiva iluminación que recibió en desmedro del resto, inclusive del mismísimo Joe Perry, para darse cuenta quién es el que manda en Aerosmith.

Tyler en un santiamén se adueñó de la pasarela adicionada a tal tremendo escenario entablado para la ocasión, en la Elipse del Parque O’higgins. La banda sin mediar previo aviso, repasó los hits de su época más mediática televisivamente, ‘Falling in love (is hard on the knees)’ y ‘Pink’. El público comenzaba a encender y Tyler, a pesar del frío comenzaba a ponerse cómodo, al dejar de lado su estrambótico abrigo morado, con el cual entrara en un principio.

Entonces, ‘Dream on’, rompió el silencio y la locura se torno en cada uno de los asistentes. Desde la última visita en 1994, es evidente que no son muchos los que se repiten el plato. Pero aún así, cualquiera que haya presenciado esa mítica noche en la Pista Atlética del Estadio Nacional, sentía la misma, o más emoción, al escuchar nuevamente a sus ídolos interpretando tal tremenda canción. Y otros seis clásicos, (‘Rag doll’, ‘Crazy’, ‘Cryin’’, ‘Love in an elevator’, ‘Livin’ on the edge’, ‘Walk this way’ y ‘Dream on’) también incorporados al setlist, aquella vez.

Para la quinta canción de la noche, la audiencia comenzaba a dar luces de calma, aun cuando el infartante comienzo, no permitía respiros. ‘Livin’ on the edge’, fue bien recibida y aclamada por el extasiado público. Luego fue el turno de una correcta ‘Jaded’, para los fanáticos más recientes.

Es notable, aun cuando sea por libreto o no, el gesto de Tyler, con un fanático en silla de ruedas, que presenciaba el concierto, desde un costado del escenario. Al parecer, con anterioridad el mismo Tyler le había preguntado sobre su canción favorita. Pero para cuando comenzó ‘Cryin’’, el melenudo vocalista sesentón, se acercó a este individuo y compartió las voces, casi en su totalidad.

Tras este emotivo episodio, el escenario se vació, y Joey Kramer fue el único que permaneció en su puesto. Acto seguido comenzó un penoso pero esforzado solo de batería, que causó hasta risas en los fanáticos con humor más ácido. Lo notable fue, que tras terminar su demostración, con bastante feeling por lo demás. Soltó entonces las baquetas, y adhiriendo algo de humor, comenzó a percutir su batería con las manos, insinuando pegarle también con la cabeza. Fue un momento distendido y que dio para la primera pausa.

Tras el intermedio, vino una no menos intensa segunda parte. ‘Lord of the thighs’, seguida del single de la película, Armaggedon, ‘I don’t wanna miss a thing’. Estos dos tremendos tracks hacían vibrar a un emocionado público, que recién apenas lograba asimilar la primera parte del concierto.  Luego, ‘Rag doll’, ‘What it takes’ y ‘Sweet emotion’, con efectos y parafernalia incluida, cerraban una primera mitad de una presentación que ya se erguía como inolvidable. Coreada a más no poder, por una audiencia que cayó rápidamente a los pies de Aerosmith.

Fue divertido, aun cuando no resultó del todo sincronizado, el duelo de Perry vs Perry. Por la pantalla central, apareció la versión “guitar hero”, de Joe Perry, en un intento de ridiculizar a su versión de carne y hueso, que no pudo evitar entrar en un combate de aptitudes en la guitarra. Fue al menos, un momento chistoso y sorpresivo.

Un cover de Fleetwood Mac, ‘Stop messing around’, el clásico primer single del album “Rocks” (1976), ‘Last Child’, el cover de Big Joe Williams, ‘Baby, please, don’t go’, y una impeccable ‘Draw the line’. Sonaron a continuación, y afloró todo lo blusero de la banda. Por su lado, Tyler le dejó el protagonismo sobre todo a Joe Perry y a Brad Whitford.

Tras el encore, ‘Walk this way’, y un último coverTrain Kept A-Rollin’’ (Tiny Bradshaw), parecían cerrar casi dos horas de un intenso show, pero el público no parecía estar satisfecho sin antes escuchar ‘Crazy’. Tras el unánime pedido, las plegarias fueron escuchadas. Y con un distendido Steven Tyler, que se tomó el tiempo que quiso para amarrar un pañuelo a su cabeza. El concierto se dio por finalizado, luego que el último acorde del clásico, se ahogara en los aplausos de una agradecida audiencia.

Varias cosas dejó Aerosmith en claro en su paso por tierras nacionales. Poseen uno de los mejores frontman que una banda puede tener, son una banda vigente a pesar de sus 40 años de trayectoria, y su audiencia es tan transversal, como la de The Rolling Stones, o The Beatles.

Tyler a pesar de su edad, de un evidente pero no abultado aumento de peso. Es tanto y más versátil que en sus años mozos. Posee buen humor, una gran capacidad vocal, se acompaña muy bien de la harmónica y domina el escenario como el “living” de su casa.

Nada que decir, fue una noche inolvidable para todos aquellos que asistieron. A pesar que algunos hayan extrañado canciones como ‘Janie’s got a gun’, ‘Hole in my soul’, u otros más clásicos, temas como ‘Amazing’, ‘Back in the saddle’. La verdad es que nada de eso importa, Aerosmith una vez más demostró su poderío y sobre todo que no hacen falta solo un puñado de buenas canciones, sino una vida de rock & blues.

[nggallery id=26]

Fotos por Alvaro Pruneda

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 20 horas

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 días

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 3 días

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 1 semana

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas