Conéctate a nuestras redes
Ogilala Ogilala

Discos

William Patrick Corgan – “Ogilala”

Publicado

en

Cuando estaba en medio del proceso de creación del sucesor de “Monuments To An Elegy” (2014), la mente maestra de The Smashing Pumpkins decidió ordenar su cabeza. A sus 50 años, deja atrás el apodo Billy (al menos por un tiempo), se da a conocer al mundo como William Patrick Corgan y echa a volar su imaginación para quitarse de encima la presión de cargar con la cruz de una banda que alguna vez dio un golpe a la cátedra tan absoluto como “Mellon Collie And The Infinite Sadness” (1995), un monstruo de dos cabezas que lo catapultó como uno de los compositores clave de su generación, codo a codo con figuras como Eddie Vedder o Chris Cornell. El resultado de este nuevo giro es una colección de once canciones llamada “Ogilala”, que materializa el momento actual del artista como padre primerizo y que sólo necesitan una guitarra acústica, un piano y algunas cuerdas para demostrar su enorme poder como creador de piezas dotadas de una sensibilidad inconmensurable, habilidad que se sintió un poco lejana en esa bruma con tintes shoegaze e industrial pop llamada “TheFutureEmbrace” (2005).

En ningún caso se puede decir que el ex Smashing Pumpkins había descuidado sus dotes de compositor, es sólo que su primer intento como solista estaba un poco desenfocado y, en ese sentido, Rick Rubin constituye el aliado perfecto cuando se trata de iluminar a los navegantes que surcan aguas perdidas. Enamorado de las primeras maquetas que escuchó, el productor mantuvo la delicadeza en interpretaciones como “Archer”, “Mandarynne” y “Amarinthe”, que con su fina proximidad enfatizan la voz de Corgan, el elemento central de la placa que el barbudo hombre detrás de las perillas se preocupó de resaltar con una audacia exorbitante. Donde antes había angustia, dolor y furia, ahora hay fineza, conciliación y hasta ternura, aspectos que separan a canciones como “The Spaniards” o “Aeronaut” de trabajos anteriores, en las que se olía un dejo de soledad que calaba los huesos. Es por eso que la labor de Rubin en sus estudios Shangri-La de Malibú fue esencial para preservar esa aura espectral que llega de manera única al corazón de las canciones, incluso sin que el mismo vocalista se lo esperara, ya que en el camino se enteró de no iban a agregar baterías ni efectos que pudieran entorpecer la desnudez de esta nueva producción.

Considerando ese telón sónico totalmente acertado por parte de Rubin, el Corgan de “Ogilala” trata temas mucho más luminosos, como sus viajes recorriendo Estados Unidos por aire en “Antietam” y “Shiloh”, que a su vez comparten sus nombres con dos de las batallas más sangrientas de la guerra civil del país del norte, pero que tienen que ver con un lenguaje muy abrasador que aflora en la combinación de cuerdas sintetizadas con tenues efectos de guitarra eléctrica, las que van tejiendo texturas únicas. A pesar de sus acotados recursos, cortes como “The Long Goodbye” alcanzan una altura astral gracias a la pulcra ejecución de las guitarras acústicas de Corgan, que una vez más plasma su afición por lo espacial para encarnar una de sus composiciones más personales hasta la fecha.

El piano que da la bienvenida a “Zowie” destapa un sobrecogedor homenaje a Bowie, creado a partir de una secuencia de acordes llena de intensidad que estaba naciendo un poco antes del fallecimiento del hombre de las estrellas. Que el track inicial lleve el apodo del hijo del duque blanco es un guiño al momento que vive el mismo William Patrick como padre de Augustus Juppiter Corgan, a quien vemos en la portada junto a su madre Chloe Mendel. El pequeño retoño le regaló la emoción que se manifiesta en “Half-Life Of An Autodidact”, cuyo entusiasmo fluye en un rasgueo movedizo interrumpido de golpe por una pausa que refleja su despertar para alcanzar esa felicidad que le fue esquiva por momentos. Este impulso incluso sirvió para darle vida a la hermosa “Processional”, primera colaboración con James Iha desde “Machina II/The Friends And Enemies Of Modern Music” (2000), en la que el actual guitarrista de A Perfect Circle aporta un bello mellotron que infunde una sobriedad reflexiva a un track lleno de luz.

A Corgan le hacía falta un disco como “Ogilala”. Tal y como hicieron sus pares generacionales Vedder y Cornell en “Ukulele Songs” (2011) y “Higher Truth” (2015), respectivamente, el músico de Chicago por fin presenta un registro en el que se deshace de todos los ropajes que alguna vez cubrieron su música y revela lo mucho que puede hacer con tan poco. Este renacer funciona como una metáfora perfecta para acompañar la llegada al mundo de su hijo, quién lo dotó de una visión completamente nueva para reconciliarse con su pasado, agradecer lo aprendido y preocuparse por su presente. Parece que el pequeño Augustus es el siamés que necesitaba para darse cuenta de que el mundo dejó de ser ese vampiro preparado para succionarlo.


Artista: William Patrick Corgan

Disco: Ogilala

Duración: 38:32

Año: 2017

Sello: Martha’s Music / Reprise / BMG


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Publicado

en

Back Your Head Off, Dog

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta nueva generación de rock de guitarras. Dentro de esta coyuntura, Hop Along se alza como una de las agrupaciones estandartes del recambio. Lo que nace como el proyecto solista de la líder, vocalista y guitarrista, Frances Quinlan, ha evolucionado a una de las bandas mejor valoradas del circuito indie estadounidense, recibiendo miles de elogios con cada uno de sus álbumes, y este, su tercero, no es la excepción. Con un sonido un tanto más maduro que sus predecesores, “Bark Your Head Off, Dog” da señales de un trabajo más cooperativo dentro de la agrupación, así como una cercanía más palpable con el rock universitario que paulatinamente popularizó R.E.M. durante los 80.

Canciones tan sencillas, que llegan a encantar. Esa es la estrategia que el cuarteto pone en juego en los nueve tracks que dan vida a este nuevo lanzamiento. Simpleza de la cual habla –valga la redundancia– “How Simple”, una jovial pieza de indie rock que introduce beats bailables, los que llenan de alegría pese a lo emotivo de la letra. En “Somewhere A Judge” encontramos evidencia de la madurez sónica que ha alcanzado la banda. Con lúdicos arreglos de guitarra por parte de Joe Reinhart y la dulce lírica sobre el inevitable regreso a lugares y personas, estamos frente a uno de los momentos interesantes del LP. Volviendo a la raíz folk que vio nacer el proyecto de Frances como solista en un ya lejano 2004, la sureña –en términos del país del norte– serenata adolescente “How You Got Your Limp” nos inunda de ternura.

Fórmula similar repite “No Abel”: aunque también parece una aventura en solitario, progresivamente encuentra una comunión perfecta con el resto de los músicos, quienes se acomodan perfectamente a la emocionalidad que la vocalista pretende entregar, por lo mismo, hay que tener mucha atención con el final. Por su parte, “The Fox In Motion” nos ofrece un interesante juego de guitarras, y nos recuerda el gran trabajo realizado en “Painted Shut” (2015), su aclamado anterior lanzamiento. Con hermosos colores vocales, “One That Suits Me” presenta un balance entre las vetas indie de rock y folk que explota la agrupación. Junto a esto, se agradece el guiño noise al cierre (se recomienda buscar el cover que junto a Cap’n Jazz realizan de “100%” de los eternos Sonic Youth).

De una sencilla pero pegajosa base compuesta por la batería de Mark Quinlan y el bajo de Tyler Long, además de danzantes fraseos de guitarra y un sobrio y potente coro, “What The Writer Meant”, casi en el cierre, es otro de los peaks creativos de “Bark Your Head Off, Dog”. La genialidad continúa con “Look Of Love”, la cual –no menos rockera que su antecesora– regresa a la sonoridad más juvenil y romántica de la banda; es de sus poco más de seis minutos de duración y extenso poema que se desprende el nombre del álbum. Para terminar con este melancólico paseo, “Prior Things” ofrece una mezcla entre indie folk y un sonido más country, en donde el acompañamiento de violines es protagonista por largo rato, gracias a su gran trabajo armónico.

Con su tercer larga duración, los de Philadelphia confirman la llamada a ser cabecillas de la nueva camada de protagonistas femeninas que mantienen al rock con vida en estos turbulentos años, donde la masculinidad ha ensuciado lo que siempre se ha entendido como un movimiento de liberación. Simples, poperos, joviales y siempre románticos, la amalgama, pese a no ser genuina, es avasalladoramente hermosa. Si a eso se le suma el siempre bien recibido folk, no hay oído agringado que se resista. Mejor aún es que en Hop Along, pese al éxito, no parece haber tentativas de querer entrar al mainstream. Y aunque suenen un poco suaves en su propuesta, en esa negativa a abandonar el nido es donde reside la esencia rockera de Frances y los suyos. Porque de eso se trataba el indie, ¿no es así?


Artista: Hop Along

Disco: Bark Your Head Off, Dog

Duración: 40:09

Año: 2018

Sello: Saddle Creek


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 3 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 3 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 3 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 4 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas