Conéctate a nuestras redes
Modern Vampires Of The City Modern Vampires Of The City

Discos

Vampire Weekend – “Modern Vampires Of The City”

Publicado

en

La línea más prístina del excelente “Modern Vampires Of The City”, el tercer álbum de los neoyorkinos Vampire Weekend, dice “Amo el pasado, porque odio el suspenso”, y pasa desapercibida en medio del vértigo estilo Devo de “Diane Young”, pero hay que escucharla con atención. No se trata de que no se piense en el futuro, pero VW se mueve desde la certeza de saber los pasos recorridos para evitar una estadía innecesaria en el limbo. O sea, cada paso puede ir hacia adelante, pero debe ser pisado más de una vez para esquivar ese “suspenso”.

“Modern Vampires Of The City” es un álbum pensado y repensado, donde nos volvemos a encontrar con las letras astutas y llenas de referencias culturales de Ezra Koenig, pero también donde descubrimos en mayor profundidad los dotes en la producción musical del tecladista Rostam Batmanglij, quien no sólo decora las composiciones con arreglos espléndidos, sino que también propone nuevas dinámicas para las siempre cautivantes melodías de Vampire Weekend, donde también hay que reconocer el talento de Ariel Rechtshaid, quien estuvo ligado antes al hip hop, poniendo el talento de la mezcla de géneros al servicio de la banda.

VAMPIRE WEEKEND 01Mucho se habla de que las canciones de VW son el más fiel retrato de la sociedad más privilegiada, y que Ezra Koenig restriega su formación académica a todo el mundo con letras tan intrincadas, pero cada día que pasa, la obra de Vampire Weekend no sólo toma un mayor peso y relevancia, sino que también deja entrever su universalidad, la que no sólo está en este “relato del privilegio” que todos podemos ver –en especial, en sociedades desiguales como la nuestra- sino que además en las sonoridades, que no temen sacar influencias desde el pop africano, hasta el reggae caribeño, pasando por tomar dinámicas de tiempos pasados, desde la tradición del rock británico de los Kinks hasta la música recalcitrantemente americana de Tom Petty. Al final, lo que hace Vampire Weekend es algo mucho más insurrecto para el establishment que el resto: pone a una sociedad opulenta en el espejo, con inteligencia y un sonido cada vez más universal.

Hablando directamente del disco, que “Modern Vampires Of The City” sea el primer álbum de la banda en poner un outro como tal (“Young Lion”), y que este sea casi como un mantra en medio de la ingenuidad del teclado de Rostam, habla de la necesidad de un cierre. Quizás a eso se refería Ezra cuando decía que este era “algo así como el final de una trilogía”. La coherencia de los tres álbumes de la banda, desde lo gráfico hasta el estilo de vestir de sus integrantes, no es algo de lo que nos podamos extrañar.

El disco parte con la balada “Obvious Bicycle”, donde la banda despercude a un personaje imaginario, quizás ese que esperaba otra cosa de Vampire Weekend, como si no los conociera. La invitación del coro a escuchar se repite como un mantra, y esto no será nuevo en el disco. Esto propone al track inicial como una canción por sí misma, pero que puede relacionarse perfectamente con el outro. Una puerta de entrada que sin percatarnos puede llevarnos directo a la salida. Pero antes que termine “Obvious Bicycle” suena como si alguien estuviera moviendo algo, y el paso es inminente hacia a la divertida “Unbelievers”, que muestra la dualidad de las letras de Koenig, haciendo una referencia al libro de Corintios (“los descreídos”), pero también haciendo que este punto en común sea una referencia para una canción romántica, mientras un ritmo in crescendo, como lo lograrían Petty o Springsteen, hacen que el impulso propio de la canción decante en la tendencia de de este álbum: bajar un poco en ritmo para lograr más profundidad, y la canción que viene, “Step”, deja eso en claro.

VAMPIRE WEEKEND 02La que muchos califican como la mejor canción de VW, tiene como línea central el inicio de un tema de hip hop noventero que es parte del underground neoyorkino, “Step To My Girl” de Souls Of Mischief, y desde ahí construye elegancia, nostalgia y de nuevo amamos el pasado porque odiamos el suspenso. No es raro que la mejor canción de la historia breve pero condecorada de la banda, provenga de un montón de cimientos que la instalan en el pasado. De hecho, no se hace extraño relacionarla con su video, lleno de Nueva York por todos lados y, a su vez, con la portada del disco, donde se ven los rascacielos de NY en el día con más smog de su historia. Y de pronto pasamos del estilo clavicorde de “Step” al estilo Devo de “Diane Young”, llena de efectos, pero también siendo una definición explícita a cuál es el elemento más repetido a lo largo del disco. Así como muchos persiguen la felicidad, “Modern Vampires Of The City” busca la juventud por su valor propio, y justamente “Diane Young” es el nombre de una tienda en NY donde hay productos que prometen la “juventud eterna”. Otra referencia de esas que hay que rastrear y que propone el intrincado Koenig.

El beat de “Diane Young” se pega con el inicio de la también clavicorde “Don’t Lie”, donde de nuevo se persigue la juventud, y cuando en el coro se hace referencia al reloj que no se detiene, suena muy levemente el tic-tac que se mezcla con la dinámica propia de la canción, que cuando deja pasar el vértigo se va con delicadeza, dándole el pase a ese momento definitivo que es “Hannah Hunt”. No sólo es otro de los tracks imperdibles del disco, además es donde las mañas de VW hacen un espacio para ese arrojo de cojones que todo buen disco de consolidación necesita. Ezra Koenig esforzándose al máximo por expandir su registro, mientras la canción toma su clímax en medio de la catarsis y se convierte en un Ecuador dividiendo al álbum en dos hemisferios. Luego viene “Everlasting Arms”, una canción más ortodoxa para el registro de Vampire Weekend, pero que explora nuevamente, en medio del innegable momentum y groove, la conexión con lo celestial, con un coro tan claro como “Tómame en tus eternos brazos”. O sea, pasamos desde la persecución de la juventud hacia un posible escape. Si no son vampiros, pueden buscar esa “salvación” mediante otro tipo de vida. Ni siquiera la intensidad punk de “Finger Back” –donde Ezra Koenig hace su primer interludio hablado- o la marcha incesante pero poco trascendente de “Worship You” (que de seguro será un éxito) detienen la complejidad de los hilos conductores de un álbum como este, y por eso es que “Ya Hey” se escucha como lo más normal del mundo.

VAMPIRE WEEKEND 03“Ya Hey” no sólo es otra de esas canciones reflexivas de VW, sino que también presenta, otra vez, al mantra como parte esencial del coro, siendo también una referencia al judaísmo y al catolicismo y sus propias plegarias, todo esto en medio de un bajo dominante de Chris Baio y el teclado casi de ultratumba de Batmanglij, que constituyen otro clímax en el álbum, y quizás su momento más genuinamente luminoso. Justo después viene la oscuridad de “Hudson”, una canción lúgubre y cuyo órgano recuerda a esas historias de vampiros más cliché. Nuevamente nos encontramos con un reloj haciendo tic-tac en medio de una historia de muerte, redención y, por supuesto, el sentido de hogar como elementos que configuran un cierre más cercano a la épica de una película que de un disco de indie. Si con “Hannah Hunt” Vampire Weekend sacó arrojo, con “Hudson” consolidó sus dotes narrativas.

El cierre con “Young Lion” nos deja con un disco complejo, pese a la sencillez de su sonido. Para leerlo hay que escucharlo muchas veces, googlear montones de referencias de sus letras y, obviamente, sacarse el prejuicio con respecto a una banda que muchas veces sonó pretenciosa y frívola, pero que con “Modern Vampires Of The City” no sólo sacaron su mejor disco a la fecha –y quizás uno de los mejores del año–, sino que también uno donde, si bien no encontramos suspenso, sí nos queda claro que da igual si es pasado o futuro cuando se trata de música. Lo único que vale es el (efímero) presente.


Artista: Vampire Weekend

Disco: Modern Vampires Of The City

Duración: 42:54

Año: 2013

Sello: XL


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Bruce Springsteen – “Letter To You”

Publicado

en

Letter To You

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su guitarra emblema de la americana y su expresiva voz han sido las imágenes de décadas idealizadas, sin embargo, con 71 años, su voz narra otro tipo de historias. En “Letter To You”, El Jefe realiza un nuevo viaje al pasado, pero esta vez para enfrentar aquellos fantasmas que le recuerdan su propia mortalidad. “One Minute You’re Here” es quizás la canción menos Springsteen para abrir un disco. No existe una enorme banda de acompañamiento que da paso a un instrumental ídem, capaz de llenar los más grandes estadios, sino que esta carta de entrada es sutil, delicada y madura. Quien ha animado a generaciones por décadas, finalmente reconoce su soledad; una leyenda que ha visto a sus pares caer uno a uno y que se sienta junto a su guitarra acústica en lo que parece un desértico confesionario: “Pensé que sabía quién era y qué hacía, pero estaba equivocado”, reconoce con valentía a su edad.

Sin embargo, la pieza anterior parece ser transicional, ya que “Letter To You” recibe con los brazos abiertos a The E Street Band, con quien no grababa desde 2014. Tras la vulnerable confesión, su legendaria banda de apoyo viene a darle un nuevo aire de energía a Springsteen en el verdadero inicio del disco. Casi como si intentara replicar cada elemento asociado a su figura, el músico mezcla aquellos sonidos tan propios de su persona. Las guitarras suenan fuertes y vigorosas, su voz ha cambiado con los años, pero sigue siendo la fuerza motivadora de la melodía, y su principal objetivo es demostrar la enorme conexión aun presente en esta banda: luego de años sin grabar juntos, el disco se completó en tan solo cinco días y, como amigos de toda la vida, el tiempo no ha hecho más que fortalecer su conexión. En 2020, esta es la forma en la que una banda de rock se luce ante las nuevas generaciones, siendo capaz de crear una crónica generacional en cosa de días.

“Burnin Train” es particularmente potente, un apasionado tema que bien pudo ser parte del Springsteen setentero y, en un álbum que cuestiona su mortalidad, cortes como estos dejan clara su vitalidad. Un par de estas canciones fueron escritas durante los 70, cuando el músico estaba en el peak de su representación de juventud, como “Janey Needs A Shooter”, escrita en 1972, que ahora toma un nuevo significado. Su atracción y pasión ya no viene de su vigorosidad, sino que de todo lo aprendido y vivido, de la madurez alcanzada. En canciones como “If I Was The Priest” y “Song For Orphans” es palpable su escritura juvenil, pero su voz logra dotar estas historias de nuevas experiencias. En la primera, luego de una vida alejado de la religión, el músico se reconcilia con su propia forma de ver la fe, algo que ha ido necesitando con el paso de los años.

“Last Man Standing” y “Ghosts” son las dos canciones que envuelven la nostalgia de “Letter To You”, escritas tras la muerte de George Theiss, último miembro sobreviviente de su primera banda, cargan con el peso emocional de la placa, con el músico enfrentando directamente a estos fantasmas, donde la culpa del tiempo perdido viene a pasarle la cuenta. Ahora, debe quedarse con la carga de ser el único en llevar estas memorias: “Soy el último hombre en pie, se recuerda con imágenes que nadie más puede compartir, pero, en vez de sucumbirse en tristeza, se asegura de transportar estos recuerdos y hacerlos perdurar. “Estoy vivo y estoy aquí por mi cuenta, estoy vivo y estoy regresando a casa”, canta con vigor en “Ghosts”, con un coro que le asegura la compañía de miles de seguidores. Un sonido tan clásico como el de su guitarra no debería sonar así de moderno, pero una vez más logra representar a su generación.

El corte final, “I’ll See You In My Dreams”, cierra el disco en un lugar similar a la tranquila apertura, sin embargo, ya no se siente la soledad. “Te veré en mis sueños, volveremos a vivir y reír”, relata esperanzado. “La muerte no es el final” es la lección aprendida y su guitarra está lejos de ser colgada. Ahora, su música no carga solo sus memorias, sino que todas las de los amigos caídos. “Letter To You” está lejos de innovar en el género, pero un músico como Springsteen tiene poco que probarle a nadie. Tras tantas pérdidas, la música conocida es el amigo que le queda, y la conexión que tiene con sus cuerdas son su verdadero legado.


Artista: Bruce Springsteen

Disco: Letter To You

Duración: 58:17

Año: 2020

Sello: Columbia


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Letter To You Letter To You
DiscosHace 1 día

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 3 días

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 4 días

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 1 semana

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 1 semana

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 1 semana

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Vökudraumsins Fangi Vökudraumsins Fangi
DiscosHace 2 semanas

Auðn – “Vökudraumsins Fangi”

Islandia es tierra mágica en cuanto a creación artística. Con una población que bordea los 400 mil habitantes y paisajes...

Lament Lament
DiscosHace 2 semanas

Touché Amoré – “Lament”

Después de su emocionalmente devastador cuarto larga duración, “Stage Four” (2016), Touché Amoré vuelve a remover fibras profundas con “Lament”,...

MMXX MMXX
DiscosHace 2 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “MMXX”

A estas alturas, es un hecho que Cómo Asesinar A Felipes va más allá de la idea tradicional de banda....

Fake It Flowers Fake It Flowers
DiscosHace 3 semanas

Beabadoobee –”Fake It Flowers”

Cada vez es más aparente el estado cíclico de la música. Las generaciones nuevas ven como novedoso cosas que las...

Publicidad
Publicidad

Más vistas