Conéctate a nuestras redes
Modern Vampires Of The City Modern Vampires Of The City

Discos

Vampire Weekend – “Modern Vampires Of The City”

Publicado

en

La línea más prístina del excelente “Modern Vampires Of The City”, el tercer álbum de los neoyorkinos Vampire Weekend, dice “Amo el pasado, porque odio el suspenso”, y pasa desapercibida en medio del vértigo estilo Devo de “Diane Young”, pero hay que escucharla con atención. No se trata de que no se piense en el futuro, pero VW se mueve desde la certeza de saber los pasos recorridos para evitar una estadía innecesaria en el limbo. O sea, cada paso puede ir hacia adelante, pero debe ser pisado más de una vez para esquivar ese “suspenso”.

“Modern Vampires Of The City” es un álbum pensado y repensado, donde nos volvemos a encontrar con las letras astutas y llenas de referencias culturales de Ezra Koenig, pero también donde descubrimos en mayor profundidad los dotes en la producción musical del tecladista Rostam Batmanglij, quien no sólo decora las composiciones con arreglos espléndidos, sino que también propone nuevas dinámicas para las siempre cautivantes melodías de Vampire Weekend, donde también hay que reconocer el talento de Ariel Rechtshaid, quien estuvo ligado antes al hip hop, poniendo el talento de la mezcla de géneros al servicio de la banda.

VAMPIRE WEEKEND 01Mucho se habla de que las canciones de VW son el más fiel retrato de la sociedad más privilegiada, y que Ezra Koenig restriega su formación académica a todo el mundo con letras tan intrincadas, pero cada día que pasa, la obra de Vampire Weekend no sólo toma un mayor peso y relevancia, sino que también deja entrever su universalidad, la que no sólo está en este “relato del privilegio” que todos podemos ver –en especial, en sociedades desiguales como la nuestra- sino que además en las sonoridades, que no temen sacar influencias desde el pop africano, hasta el reggae caribeño, pasando por tomar dinámicas de tiempos pasados, desde la tradición del rock británico de los Kinks hasta la música recalcitrantemente americana de Tom Petty. Al final, lo que hace Vampire Weekend es algo mucho más insurrecto para el establishment que el resto: pone a una sociedad opulenta en el espejo, con inteligencia y un sonido cada vez más universal.

Hablando directamente del disco, que “Modern Vampires Of The City” sea el primer álbum de la banda en poner un outro como tal (“Young Lion”), y que este sea casi como un mantra en medio de la ingenuidad del teclado de Rostam, habla de la necesidad de un cierre. Quizás a eso se refería Ezra cuando decía que este era “algo así como el final de una trilogía”. La coherencia de los tres álbumes de la banda, desde lo gráfico hasta el estilo de vestir de sus integrantes, no es algo de lo que nos podamos extrañar.

El disco parte con la balada “Obvious Bicycle”, donde la banda despercude a un personaje imaginario, quizás ese que esperaba otra cosa de Vampire Weekend, como si no los conociera. La invitación del coro a escuchar se repite como un mantra, y esto no será nuevo en el disco. Esto propone al track inicial como una canción por sí misma, pero que puede relacionarse perfectamente con el outro. Una puerta de entrada que sin percatarnos puede llevarnos directo a la salida. Pero antes que termine “Obvious Bicycle” suena como si alguien estuviera moviendo algo, y el paso es inminente hacia a la divertida “Unbelievers”, que muestra la dualidad de las letras de Koenig, haciendo una referencia al libro de Corintios (“los descreídos”), pero también haciendo que este punto en común sea una referencia para una canción romántica, mientras un ritmo in crescendo, como lo lograrían Petty o Springsteen, hacen que el impulso propio de la canción decante en la tendencia de de este álbum: bajar un poco en ritmo para lograr más profundidad, y la canción que viene, “Step”, deja eso en claro.

VAMPIRE WEEKEND 02La que muchos califican como la mejor canción de VW, tiene como línea central el inicio de un tema de hip hop noventero que es parte del underground neoyorkino, “Step To My Girl” de Souls Of Mischief, y desde ahí construye elegancia, nostalgia y de nuevo amamos el pasado porque odiamos el suspenso. No es raro que la mejor canción de la historia breve pero condecorada de la banda, provenga de un montón de cimientos que la instalan en el pasado. De hecho, no se hace extraño relacionarla con su video, lleno de Nueva York por todos lados y, a su vez, con la portada del disco, donde se ven los rascacielos de NY en el día con más smog de su historia. Y de pronto pasamos del estilo clavicorde de “Step” al estilo Devo de “Diane Young”, llena de efectos, pero también siendo una definición explícita a cuál es el elemento más repetido a lo largo del disco. Así como muchos persiguen la felicidad, “Modern Vampires Of The City” busca la juventud por su valor propio, y justamente “Diane Young” es el nombre de una tienda en NY donde hay productos que prometen la “juventud eterna”. Otra referencia de esas que hay que rastrear y que propone el intrincado Koenig.

El beat de “Diane Young” se pega con el inicio de la también clavicorde “Don’t Lie”, donde de nuevo se persigue la juventud, y cuando en el coro se hace referencia al reloj que no se detiene, suena muy levemente el tic-tac que se mezcla con la dinámica propia de la canción, que cuando deja pasar el vértigo se va con delicadeza, dándole el pase a ese momento definitivo que es “Hannah Hunt”. No sólo es otro de los tracks imperdibles del disco, además es donde las mañas de VW hacen un espacio para ese arrojo de cojones que todo buen disco de consolidación necesita. Ezra Koenig esforzándose al máximo por expandir su registro, mientras la canción toma su clímax en medio de la catarsis y se convierte en un Ecuador dividiendo al álbum en dos hemisferios. Luego viene “Everlasting Arms”, una canción más ortodoxa para el registro de Vampire Weekend, pero que explora nuevamente, en medio del innegable momentum y groove, la conexión con lo celestial, con un coro tan claro como “Tómame en tus eternos brazos”. O sea, pasamos desde la persecución de la juventud hacia un posible escape. Si no son vampiros, pueden buscar esa “salvación” mediante otro tipo de vida. Ni siquiera la intensidad punk de “Finger Back” –donde Ezra Koenig hace su primer interludio hablado- o la marcha incesante pero poco trascendente de “Worship You” (que de seguro será un éxito) detienen la complejidad de los hilos conductores de un álbum como este, y por eso es que “Ya Hey” se escucha como lo más normal del mundo.

VAMPIRE WEEKEND 03“Ya Hey” no sólo es otra de esas canciones reflexivas de VW, sino que también presenta, otra vez, al mantra como parte esencial del coro, siendo también una referencia al judaísmo y al catolicismo y sus propias plegarias, todo esto en medio de un bajo dominante de Chris Baio y el teclado casi de ultratumba de Batmanglij, que constituyen otro clímax en el álbum, y quizás su momento más genuinamente luminoso. Justo después viene la oscuridad de “Hudson”, una canción lúgubre y cuyo órgano recuerda a esas historias de vampiros más cliché. Nuevamente nos encontramos con un reloj haciendo tic-tac en medio de una historia de muerte, redención y, por supuesto, el sentido de hogar como elementos que configuran un cierre más cercano a la épica de una película que de un disco de indie. Si con “Hannah Hunt” Vampire Weekend sacó arrojo, con “Hudson” consolidó sus dotes narrativas.

El cierre con “Young Lion” nos deja con un disco complejo, pese a la sencillez de su sonido. Para leerlo hay que escucharlo muchas veces, googlear montones de referencias de sus letras y, obviamente, sacarse el prejuicio con respecto a una banda que muchas veces sonó pretenciosa y frívola, pero que con “Modern Vampires Of The City” no sólo sacaron su mejor disco a la fecha –y quizás uno de los mejores del año–, sino que también uno donde, si bien no encontramos suspenso, sí nos queda claro que da igual si es pasado o futuro cuando se trata de música. Lo único que vale es el (efímero) presente.


Artista: Vampire Weekend

Disco: Modern Vampires Of The City

Duración: 42:54

Año: 2013

Sello: XL


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Black Midi – “Cavalcade”

Publicado

en

Cavalcade

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de parte de la prensa, hemos sido testigos cómo gran parte de las bandas jóvenes sucumbe a la presión y no logran impresionar mucho más allá de un primer álbum. Con ese antecedente, era evidente que los más escépticos tomarían con pinzas el éxito alcanzado por Black Midi con su debut “Schlagenheim” (2019) y pondrían en duda si la agrupación iba a ser capaz de mantener el buen nivel en su sucesor. Ahora, en pleno 2021, el conjunto británico arremete con una segunda placa, “Cavalcade”, donde, según ellos mismos han afirmado en entrevistas, se concentraron en “ahora sí” hacer un disco bueno.

“John L”, canción que abre el disco y primer adelanto de “Cavalcade”, demuestra en seguida la madurez tanto en composición como interpretación que alcanzó el conjunto. Si bien, ellos mismos han declarado que terminaron “aburriéndose” de su álbum anterior, lo que en esencia sucede con Black Midi es que han avanzado a un punto en donde pueden sentirse mucho más capaces de generar el sonido que siempre quisieron. Las influencias están claras en un disco que grita The Fall, y, sobre todo, King Crimson por todos lados, siendo imposible no recordar obras maestras como “Discipline” (1981) de los comandados por Robert Fripp en cada instrumento que ingresa a un coordinado destiempo en el track inicial, destacando el impecable trabajo de Morgan Simpson en la batería, desde donde nace el alma de cada composición de los jóvenes británicos.

Si hay algo en lo que se debe ser justos, es que su primer larga duración no fue para todos. Siendo una placa sólida y muy bien recibida de primeras, es con el paso del tiempo cuando muestra sus ripios con una producción algo ruidosa a ratos y una estructura que se siente tan desordenadamente ecléctica como su forma de tocar. Muy por el contrario, con este LP la agrupación refina mucho más la disposición de sus elementos, perfeccionando la complicidad entre cada uno de sus integrantes para estructuras desde los fraseos, hasta las estructuras sonoras propiamente tal. Momentos de calma como “Marlene Dietrich”, o los desenfrenados cálculos de “Chondromalacia Patella” y “Slow”, reflejan exactamente la tremenda evolución del conjunto en términos de interpretación, algo que indudablemente consiguieron tras tocar en cuanto escenario posible alrededor del mundo durante el ciclo de promoción de su debut.

La incorporación de elementos es crucial en la estructura de este álbum, y en ese sentido el conjunto gana con la adición de Kaidi Akinnibi en el saxofón y Seth Evans en teclado, enriqueciendo todavía más la fórmula propuesta por Black Midi. Es ahí donde más se nota la influencia de King Crimson, ya que el guitarrista y vocalista Geordie Greep recuerda en muchas ocasiones a Robert Fripp, e incluso a nombres menos ligados al progresivo, como David Byrne durante los momentos más jocosos del álbum. Desde ese punto de vista, destacan tracks como “Dethroned” y “Hogwash & Balderdash”, dos de las composiciones más sólidas del disco en términos de sonido y estructura. El excelente trabajo de Black Midi culmina con “Ascending Forth”, una inquietante composición de casi 10 minutos que deja la puerta abierta para pensar en la siguiente etapa del conjunto, una que (de mantener este ascenso de calidad) promete encaminarlos poco a poco hasta las alturas más insospechadas dentro del panorama actual.

Volviendo al punto de lo refrescante que fue su debut, pese a todo eso, es con este disco que Black Midi logra maximizar todos los atributos por los que han sido alabados, pasando de ser catalogados como un experimento o una promesa, a ser una banda con todas sus letras. Cada minuto de “Cavalcade” mantiene esa furia y ambición de una agrupación joven, pero también expresa un sentido de conciencia y madurez artística que les permita dar el siguiente paso. Lo que se venga en el futuro dependerá de muchos factores, pero de continuar por esta misma senda, estamos siendo testigos del desarrollo creativo de uno de los nombres que más influenciará la escena progresiva en el futuro. Más allá de las melodías y los sentidos, la narrativa sonora presente en “Cavalcade” se desenvuelve a cada escucha como un acertijo que va arrojando pistas poco a poco para revelar su naturaleza.


Artista: Black Midi

Disco: Cavalcade

Duración: 42:25

Año: 2021

Sello: Rough Trade


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Cavalcade Cavalcade
DiscosHace 6 días

Black Midi – “Cavalcade”

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de...

Dry Cleaning Dry Cleaning
DiscosHace 6 días

Dry Cleaning – “New Long Leg”

Usualmente, al ver lo mal que lo pasa la mayoría de los habitantes del mundo, es difícil buscar una referencia...

Daddy’s Home Daddy’s Home
DiscosHace 2 semanas

St. Vincent – “Daddy’s Home”

Desde su debut en 2007 con “Marry Me”, St. Vincent ha adoptado una multiplicidad de personas para contar sus historias,...

Hella Love Hella Love
DiscosHace 3 semanas

Marinero – “Hella Love”

Marinero es el seudónimo de Jess Sylvester, músico de ascendencia mexicana que para este álbum abandona la bahía de San...

Seek Shelter Seek Shelter
DiscosHace 3 semanas

Iceage – “Seek Shelter”

Cuando lanzaron “New Brigade” y “You’re Nothing” en 2011 y 2013, respectivamente, los daneses de Iceage estaban en la cima...

G_d’s Pee AT STATE’S END G_d’s Pee AT STATE’S END
DiscosHace 4 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “G_d’s Pee AT STATE’S END!”

Durante 2019, previo a que el mundo entrara en su letargo y una pandemia no fuese más que un argumento...

Fortitude Fortitude
DiscosHace 1 mes

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 1 mes

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 1 mes

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 2 meses

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Publicidad
Publicidad

Más vistas