Contáctanos

Discos

Vampire Weekend – Modern Vampires Of The City

Publicado

en

La línea más prístina del excelente “Modern Vampires Of The City”, el tercer álbum de los neoyorkinos Vampire Weekend, dice “Amo el pasado, porque odio el suspenso”, y pasa desapercibida en medio del vértigo a-lá Devo de “Diane Young”, pero hay que escucharla con atención. No se trata de que no se piense en el futuro, pero VW se mueve desde la certeza de saber los pasos recorridos para evitar una estadía innecesaria en el limbo. O sea, cada paso puede ir hacia adelante, pero debe ser pisado más de una vez para esquivar ese “suspenso”.

“Modern Vampires Of The City” es un álbum pensado y repensado, donde nos volvemos a encontrar con las letras astutas y llenas de referencias culturales de Ezra Koenig, pero también donde descubrimos en mayor profundidad los dotes en la producción musical del tecladista Rostam Batmanglij, quien no sólo decora las composiciones con arreglos espléndidos, sino que también propone nuevas dinámicas para las siempre cautivantes melodías de Vampire Weekend, donde también hay que reconocer el talento de Ariel Rechtshaid, quien estuvo ligado antes al hip hop, poniendo el talento de la mezcla de géneros al servicio de la banda.

VAMPIRE WEEKEND 01Mucho se habla de que las canciones de VW son el más fiel retrato de la sociedad más privilegiada, y que Ezra Koenig restriega su formación académica a todo el mundo con letras tan intrincadas, pero cada día que pasa, la obra de Vampire Weekend no sólo toma un mayor peso y relevancia, sino que también deja entrever su universalidad, la que no sólo está en este “relato del privilegio” que todos podemos ver –en especial, en sociedades desiguales como la nuestra- sino que además en las sonoridades, que no temen sacar influencias desde el pop africano, hasta el reggae caribeño, pasando por tomar dinámicas de tiempos pasados, desde la tradición del rock británico de los Kinks hasta la música recalcitrantemente americana de Tom Petty. Al final, lo que hace Vampire Weekend es algo mucho más insurrecto para el establishment que el resto: pone a una sociedad opulenta en el espejo, con inteligencia y un sonido cada vez más universal.

Hablando directamente del disco, que “Modern Vampires Of The City” sea el primer álbum de la banda en poner un outro como tal (“Young Lion”), y que este sea casi como un mantra en medio de la ingenuidad del teclado de Rostam, habla de la necesidad de un cierre. Quizás a eso se refería Ezra cuando decía que este era “algo así como el final de una trilogía”. La coherencia de los tres álbumes de la banda, desde lo gráfico hasta el estilo de vestir de sus integrantes, no es algo de lo que nos podamos extrañar.

El disco parte con la balada “Obvious Bicycle”, donde la banda despercude a un personaje imaginario, quizás ese que esperaba otra cosa de Vampire Weekend, como si no los conociera. La invitación del coro a escuchar se repite como un mantra, y esto no será nuevo en el disco. Esto propone al track inicial como una canción por sí misma, pero que puede relacionarse perfectamente con el outro. Una puerta de entrada que sin percatarnos puede llevarnos directo a la salida. Pero antes que termine “Obvious Bicycle” suena como si alguien estuviera moviendo algo, y el paso es inminente hacia a la divertida “Unbelievers”, que muestra la dualidad de las letras de Koenig, haciendo una referencia al libro de Corintios (“los descreídos”), pero también haciendo que este punto en común sea una referencia para una canción romántica, mientras un ritmo in crescendo, como lo lograrían Petty o Springsteen, hacen que el impulso propio de la canción decante en la tendencia de de este álbum: bajar un poco en ritmo para lograr más profundidad, y la canción que viene, “Step”, deja eso en claro.

VAMPIRE WEEKEND 02La que muchos califican como la mejor canción de VW, tiene como línea central el inicio de un tema de hip hop noventero que es parte del underground neoyorkino, “Step To My Girl” de Souls Of Mischief, y desde ahí construye elegancia, nostalgia y de nuevo amamos el pasado porque odiamos el suspenso. No es raro que la mejor canción de la historia breve pero condecorada de la banda, provenga de un montón de cimientos que la instalan en el pasado. De hecho, no se hace extraño relacionarla con su video, lleno de Nueva York por todos lados y, a su vez, con la portada del disco, donde se ven los rascacielos de NY en el día con más smog de su historia. Y de pronto pasamos del estilo clavicorde de “Step” al estilo Devo de “Diane Young”, llena de efectos, pero también siendo una definición explícita a cuál es el elemento más repetido a lo largo del disco. Así como muchos persiguen la felicidad, “Modern Vampires Of The City” busca la juventud por su valor propio, y justamente “Diane Young” es el nombre de una tienda en NY donde hay productos que prometen la “juventud eterna”. Otra referencia de esas que hay que rastrear y que propone el intrincado Koenig.

El beat de “Diane Young” se pega con el inicio de la también clavicorde “Don’t Lie”, donde de nuevo se persigue la juventud, y cuando en el coro se hace referencia al reloj que no se detiene, suena muy levemente el tic-tac que se mezcla con la dinámica propia de la canción, que cuando deja pasar el vértigo se va con delicadeza, dándole el pase a ese momento definitivo que es “Hannah Hunt”. No sólo es otro de los tracks imperdibles del disco, además es donde las mañas de VW hacen un espacio para ese arrojo de cojones que todo buen disco de consolidación necesita. Ezra Koenig esforzándose al máximo por expandir su registro, mientras la canción toma su clímax en medio de la catarsis y se convierte en un Ecuador dividiendo al álbum en dos hemisferios. Luego viene “Everlasting Arms”, una canción más ortodoxa para el registro de Vampire Weekend, pero que explora nuevamente, en medio del innegable momentum y groove, la conexión con lo celestial, con un coro tan claro como “Tómame en tus eternos brazos”. O sea, pasamos desde la persecución de la juventud hacia un posible escape. Si no son vampiros, pueden buscar esa “salvación” mediante otro tipo de vida. Ni siquiera la intensidad punk de “Finger Back” –donde Ezra Koenig hace su primer interludio hablado- o la marcha incesante pero poco trascendente de “Worship You” (que de seguro será un éxito) detienen la complejidad de los hilos conductores de un álbum como este, y por eso es que “Ya Hey” se escucha como lo más normal del mundo.

VAMPIRE WEEKEND 03“Ya Hey” no sólo es otra de esas canciones reflexivas de VW, sino que también presenta, otra vez, al mantra como parte esencial del coro, siendo también una referencia al judaísmo y al catolicismo y sus propias plegarias, todo esto en medio de un bajo dominante de Chris Baio y el teclado casi de ultratumba de Batmanglij, que constituyen otro clímax en el álbum, y quizás su momento más genuinamente luminoso. Justo después viene la oscuridad de “Hudson”, una canción lúgubre y cuyo órgano recuerda a esas historias de vampiros más cliché. Nuevamente nos encontramos con un reloj haciendo tic-tac en medio de una historia de muerte, redención y, por supuesto, el sentido de hogar como elementos que configuran un cierre más cercano a la épica de una película que de un disco de indie. Si con “Hannah Hunt” Vampire Weekend sacó arrojo, con “Hudson” consolidó sus dotes narrativas.

El cierre con “Young Lion” nos deja con un disco complejo, pese a la sencillez de su sonido. Para leerlo hay que escucharlo muchas veces, googlear montones de referencias de sus letras y, obviamente, sacarse el prejuicio con respecto a una banda que muchas veces sonó pretenciosa y frívola, pero que con “Modern Vampires Of The City” no sólo sacaron su mejor disco a la fecha –y quizás uno de los mejores del año-, sino que también uno donde, si bien no encontramos suspenso, sí nos queda claro que da igual si es pasado o futuro cuando se trata de música. Lo único que vale es el (efímero) presente.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Publicado

en

A Deeper Understanding

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son más poderosos que cualquier factor externo, y Adam Granduciel sabe bien eso. El músico, compositor y productor entiende cuán demandante es su afán de perfección y desarrollo de una propuesta que tenga excelencia, pero no sucumbe ante estos antecedentes que, en manos de otros, podrían derivar en un caos.

Aunque la música de Granduciel, a través de The War On Drugs, se compara mucho con la de Bruce Springsteen y otros referentes del rock americano, hay algo que lo separa del resto. Pese a que el cuarto disco de la banda se llama “A Deeper Understanding”, lo que menos se intenta vender hacia el público es a un narrador que sabe más y lo canta, como harían Bruce, Tom Petty o Neil Young. Adam se contenta con líricas menos ambiciosas, porque su lucha y su necesidad como artista no va en lo que se expresa, sino que en el cómo se hace.

El lugar natural de Granduciel es en el estudio, donde puede controlar los detalles y su música puede ser experimentada hasta el punto de estar lista para ser escuchada sin interferencias. Claro, conocidas son las ocasiones donde ha sufrido ataques de pánico y ansiedad, algo que no le es ajeno. Ese “entendimiento profundo” al que referencia el hablante lírico en “Pain” (y que nombra al disco) no es un estado de comprensión del mundo, sino que un aprendizaje de él mismo, y eso es lo que se nota en el álbum. Adam no le canta al mundo, sino que a sí mismo para mejorar y continuar, con menos temores, con menos trabas.

La obsesión del hombre que controla a The War On Drugs, luego de que Kurt Vile –el otro fundador del proyecto– se dedicara tiempo completo a su faceta solista, no es un afán estético, sino que algo mucho más personal. Muchas reseñas de “Lost In The Dream” (2014) indicaban que la música de la banda era perfecta para estar de viaje, pero, más que un viaje, lo que grafica Granduciel es una búsqueda de algo más concreto: un lugar. Sea en la extensa y muy bien construida “Thinking Of A Place” o en la reflexiva “Clean Living”, lo que explora el cantautor es la posibilidad de estar bien y cuánto debe recorrer para notar que siempre habrá un lugar para ello.

El vehículo termina siendo la música y, pieza a pieza, poniendo capas de sonido en armonía y con buen tino, esos engranajes van más allá de las influencias que nos esforzamos en encontrar. Pese a esa familiaridad, en vez de que haya la espectacularidad de otros referentes, en The War On Drugs –y en especial en “A Deeper Understanding”– hay un halo de sensible introspección que permite que convivan tracks tranquilos como “In Flames”, otros más animados como “Holding On”, e incluso algunos que podrían hacer que un estadio entero levante sus brazos, como la impecable “Strangest Thing”.

En este caso, el entendimiento es propio, interno e íntimo, desde un lugar muy específico, justamente el movimiento que necesitaba hacer Adam Granduciel, y la perfección en una fórmula que suena brillante en su cuarto registro, uno con testimonios más rotundos de cómo la atención a los detalles en la música debe tener algo de sentimiento para llegar más lejos, porque la música no es fin, sino que vehículo, trayecto y también espacio.


Artista: The War On Drugs

Disco: A Deeper Understanding

Duración: 66:13

Año: 2017

Sello: Atlantic


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 51 mins.

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas