Conéctate a nuestras redes

Discos

Ty Segall – “Ty Segall”

Publicado

en

Con el paso de los años resulta cada vez más frustrante adentrarse en el entramado inacabable del mundo de la música, con el propósito de encontrar bandas que mantengan el espíritu de aquellos que hicieron del rock un fenómeno irrenunciable. Al contrario, cada día son más las agrupaciones que enfrentadas al escenario se revelan incapaces de igualar lo que ofrecen desde el estudio, girando por completo el paradigma que tuvieron grandes agrupaciones como The Who y Led Zeppelin, donde el estudio de grabación parecía insuficiente para mostrar lo que eran capaces de hacer arriba de las tablas. Por fortuna, a pesar de este desolador panorama, siguen apareciendo (habitualmente desde la escena independiente) artistas que a su manera logran mantener la credibilidad de la escena rock, y Ty Segall sin duda es uno de ellos.

Ya en su novena entrega, y habiendo puesto el acento en distintas identidades sonoras a lo largo de su corta pero prolífica carrera, Segall parece haber encontrado esa lucidez tan necesaria y esquiva a la hora de componer. Tanto así, que en “Freedom” (uno de los puntos altos de esta entrega) declara “ahora lo veo en todas partes / está claro / no tengo miedo”, dejando ver no sólo confianza, sino determinación. Él sabe que no está inventando el rock, sin embargo, logra moverse con honestidad en ese paisaje donde se mezcla el revisionismo y la transgresión personal. El disco se pasea cómodamente por momentos de garage rock, glitter, psicodelia e incluso krautrock, en un álbum que no da respiro y funciona como excelente puerta de entrada para aquellos que hasta hoy no le han dado una oportunidad a este artista.

“Break A Guitar” pone desde el comienzo las cosas en tono: hard rock directo y sin concesiones, con el nivel preciso de distorsión, potente y al mismo tiempo coreable, puro equilibrio desde el primer minuto. “Freedom” entra rápido, sin dar tiempo para sacarse de encima “Break A Guitar”, combinando hard rock con glitter, haciendo inevitable no recordar a Marc Bolan mientras corren los segundos de este corto y confesional corte. Lo que sigue con “Warm Hands (Freedom Returned)” si no es el punto más alto de la entrega, méritos tiene de sobra, destacando sobre todo por lograr mantenerse cautivadora y necesaria durante sus algo más de diez minutos de duración. Se trata de un corte épico que, cómodo y seguro, funciona como una suerte de diaporama rock que se pasea por la escena de fines de los sesenta y principios de los setenta. Hasta acá, el álbum cierra su primer tercio inmaculado.

“Talkin’” nos baja del hard rock del primer tercio y lleva las cosas a tierras más pausadas; folk amigable y fácil de corear, se trata, sin embargo, sólo de un respiro, ya que tal como aquellos que terminada su presentación sienten que aún tienen algo para dar, Segall vuelve al hard rock con “The Only One” dejándolo todo, para finalmente cerrar el álbum en lo que concierne a este estilo. “Thank You Mr. K” sale del universo de distorsiones de tonos oscuros y pisa el acelerador, lúdica y contagiosa, es de esos tracks para tener a mano cuando las malas energías se vienen encima. Ya para ir enfrentando el último tercio del disco, del mismo modo que el californiano lleva las cosas a terrenos hard y garage en la primera parte, para la salida se da el gusto de visitar lugares de rock y pop psicodélico. “Orange Color Queen”, “Papers” y “Take Care (To Comb Your Hair)” se paran  en esta esquina, sonando a The Kinks, The Who y Lennon, destacando la primera de este trío por estar dedicado a la pareja de Segall, poniendo la nota personal al registro.

Cerrados los primeros nueve cortes, “Untitled”, el décimo y último track de este nuevo capítulo discográfico, con sus sólo trece segundos de duración funciona como un guiño al inicio del álbum, como quien quisiera empujar a los que estamos al otro lado del parlante a darle una segunda vuelta a lo que acaba de pasar por nuestros oídos. Y es que definitivamente los 36 minutos que dura esta placa no son poca cosa; Ty Segall suena enfocado y preciso, despachándose un álbum compacto que amalgama influencias, juega a los tiempos y lo libera como compositor, aprobando con distinción máxima a la hora de ponerse el traje de melómano explorador. Si de artistas como Segall depende la credibilidad de la escena, podemos estar tranquilos.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Algiers – “There Is No Year”

Publicado

en

There Is No Year

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su segundo larga duración, “The Underside Of Power”, cuyo mensaje visceral y contestatario tuvo una relativa buena recepción. Caracterizados por su singular capacidad de mezclar el góspel con géneros más modernos, este año regresan con un trabajo menos ruidoso que sus antecesores, distanciándose levemente del sonido noise punk de sus inicios para estrechar lazos con sonoridades más íntimas, como el post-punk y el dark wave.

El álbum comienza con la canción que le da nombre, “There Is No Year”, y ya desde aquel punto la banda nos muestra la apuesta por explorar nuevas sonoridades que dialoguen más de cerca con el mainstream. Como si fuera la misma canción, una transición minimalista da paso a “Dispossession”, un tema que vuelve con fuerza a las raíces góspel. El cambio más drástico con trabajos anteriores se hace más notorio con “Hour Of The Furnaces”, transportándonos hacia pasajes mucho más oscuros, dando paso uno de los cortes más asfixiantes y conmovedores de esta larga duración, “Losing Is Ours”, y quebrando ese ambiente bruscamente con “Unoccupied”, uno de los pocos tracks de ritmo enérgico del larga duración.

Posteriormente se encuentra “Chaka”, dónde se hace notar con fuerza la influencia dark wave antes mencionada. Este es uno de los momentos más interesantes del álbum, convirtiéndose en una veta que debería seguir siendo explotada por los de Atlanta. Como acto seguido, “Wait For The Sound” y “Repeating Night” mantienen una sonoridad sutilmente tenebrosa, la que, gracias a las pinceladas de sonido industrial, nos recuerdan al “Black Celebration” de Depeche Mode del año 1986. Ambos temas, pese a ser auditivamente más digeribles, resaltan el interesante trabajo de producción hecho por Randall Dunn, nombre vinculado al drone y post-metal.

Llegando al cierre, rodeados por un aura cuasi vampírico, “We Can’t Be Found” mantiene un tira y afloja entre pasajes lúgubres y celestiales, mientras que “Nothing Bloomed” nos hace sentir toda su intensidad, conduciéndonos a un falso gran finale, pues luego de esto, algunas ediciones cuentan con el bonus track “Void”, un single noise punk que revive el sonido de los primeros años de la banda y que ya había sido publicado anteriormente para Adult Swim como material promocional.

A diferencia de los dos álbumes anteriores de esta agrupación, “There Is No Year” es un trabajo que muestra una fachada más personalista, mayormente destacando el talento de su vocalista Franklin James Fisher. Esto conlleva una disminución o, mejor dicho, una mutación del protagonismo del resto de los miembros y sus capacidades interpretativas (al menos en el estudio), lo cual se hace notorio en una banda que desde sus inicios concibió una propuesta musical vanguardista. Son esos los costos que muchas veces deben pagar quienes aspiran a consolidar un sonido más radial, y en el caso de Algiers es un sacrificio que, si bien es evidente, no perturba la esencia ruidosa, política y, sobre todo, exploratoria, manteniéndonos en la búsqueda por agregar nuevas texturas a su poco convencional apuesta sónica.


Artista: Algiers

Disco: There Is No Year

Duración: 37:05

Año: 2020

Sello: Matador


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 1 día

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Publicidad
Publicidad

Más vistas