Conéctate a nuestras redes

Discos

Ty Segall – “Ty Segall”

Publicado

en

Con el paso de los años resulta cada vez más frustrante adentrarse en el entramado inacabable del mundo de la música, con el propósito de encontrar bandas que mantengan el espíritu de aquellos que hicieron del rock un fenómeno irrenunciable. Al contrario, cada día son más las agrupaciones que enfrentadas al escenario se revelan incapaces de igualar lo que ofrecen desde el estudio, girando por completo el paradigma que tuvieron grandes agrupaciones como The Who y Led Zeppelin, donde el estudio de grabación parecía insuficiente para mostrar lo que eran capaces de hacer arriba de las tablas. Por fortuna, a pesar de este desolador panorama, siguen apareciendo (habitualmente desde la escena independiente) artistas que a su manera logran mantener la credibilidad de la escena rock, y Ty Segall sin duda es uno de ellos.

Ya en su novena entrega, y habiendo puesto el acento en distintas identidades sonoras a lo largo de su corta pero prolífica carrera, Segall parece haber encontrado esa lucidez tan necesaria y esquiva a la hora de componer. Tanto así, que en “Freedom” (uno de los puntos altos de esta entrega) declara “ahora lo veo en todas partes / está claro / no tengo miedo”, dejando ver no sólo confianza, sino determinación. Él sabe que no está inventando el rock, sin embargo, logra moverse con honestidad en ese paisaje donde se mezcla el revisionismo y la transgresión personal. El disco se pasea cómodamente por momentos de garage rock, glitter, psicodelia e incluso krautrock, en un álbum que no da respiro y funciona como excelente puerta de entrada para aquellos que hasta hoy no le han dado una oportunidad a este artista.

“Break A Guitar” pone desde el comienzo las cosas en tono: hard rock directo y sin concesiones, con el nivel preciso de distorsión, potente y al mismo tiempo coreable, puro equilibrio desde el primer minuto. “Freedom” entra rápido, sin dar tiempo para sacarse de encima “Break A Guitar”, combinando hard rock con glitter, haciendo inevitable no recordar a Marc Bolan mientras corren los segundos de este corto y confesional corte. Lo que sigue con “Warm Hands (Freedom Returned)” si no es el punto más alto de la entrega, méritos tiene de sobra, destacando sobre todo por lograr mantenerse cautivadora y necesaria durante sus algo más de diez minutos de duración. Se trata de un corte épico que, cómodo y seguro, funciona como una suerte de diaporama rock que se pasea por la escena de fines de los sesenta y principios de los setenta. Hasta acá, el álbum cierra su primer tercio inmaculado.

“Talkin’” nos baja del hard rock del primer tercio y lleva las cosas a tierras más pausadas; folk amigable y fácil de corear, se trata, sin embargo, sólo de un respiro, ya que tal como aquellos que terminada su presentación sienten que aún tienen algo para dar, Segall vuelve al hard rock con “The Only One” dejándolo todo, para finalmente cerrar el álbum en lo que concierne a este estilo. “Thank You Mr. K” sale del universo de distorsiones de tonos oscuros y pisa el acelerador, lúdica y contagiosa, es de esos tracks para tener a mano cuando las malas energías se vienen encima. Ya para ir enfrentando el último tercio del disco, del mismo modo que el californiano lleva las cosas a terrenos hard y garage en la primera parte, para la salida se da el gusto de visitar lugares de rock y pop psicodélico. “Orange Color Queen”, “Papers” y “Take Care (To Comb Your Hair)” se paran  en esta esquina, sonando a The Kinks, The Who y Lennon, destacando la primera de este trío por estar dedicado a la pareja de Segall, poniendo la nota personal al registro.

Cerrados los primeros nueve cortes, “Untitled”, el décimo y último track de este nuevo capítulo discográfico, con sus sólo trece segundos de duración funciona como un guiño al inicio del álbum, como quien quisiera empujar a los que estamos al otro lado del parlante a darle una segunda vuelta a lo que acaba de pasar por nuestros oídos. Y es que definitivamente los 36 minutos que dura esta placa no son poca cosa; Ty Segall suena enfocado y preciso, despachándose un álbum compacto que amalgama influencias, juega a los tiempos y lo libera como compositor, aprobando con distinción máxima a la hora de ponerse el traje de melómano explorador. Si de artistas como Segall depende la credibilidad de la escena, podemos estar tranquilos.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Lagwagon – “Railer”

Publicado

en

Railer

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de tensa incertidumbre que va desde el “genial por un disco nuevo” al “ojalá no decepcionen”. Es que a estas alturas resulta casi inevitable esperar los discos de esta camada con una cuota no menor de inquietud, ya que la cantidad de bandas que han vuelto con trabajos abiertamente desechables es cada día más grande. Ya sea por falta de fuerza, completa pérdida de identidad musical (intentando abrazar un sonido más “moderno”) o por insistir hasta el hastío en cantar acerca de temas que no hacen el más mínimo sentido para un tipo de cincuenta años, el número de desaciertos en estos retornos ha terminado siendo pan de cada día. Por suerte, y para alivio de todos los que disfrutamos del punk rock, Lagwagon una vez más nos deleita con un LP que no tiene nada que envidiarle al resto de su contundente catálogo.

Basta escuchar el primer minuto para ver que el quinteto no ha perdido el toque en lo más mínimo. Preciso y afilado trabajo en las guitarras, batería acelerada y vocales sentidos, hacen de “Stealing Light” el corte preciso para abrir esta nueva aventura. “Surviving California” agrega peso a la apuesta, rememorando el estilo de “Duh” (1992) o “Trashed” (1994), mientras que “Jini” va más allá del sonido de la agrupación y se encarga de resucitar buena parte de las claves estilísticas que hicieron del punk rock el movimiento imparable que fue en los noventa. Sencillo, fácil de seguir y directo, un pequeño homenaje a un sonido que todavía tiene algunas cosas que decir. “Parable” se anota la primera pausa en el larga duración e inmediatamente después, como quién no quiere arriesgarse a perder ni un gramo de intensidad, “Dangerous Animal” se cuelga de la esquina más hardcore del conjunto para llevar la energía nuevamente al tope.

Cerrando la primera mitad, “Bubble” se anota uno de los mejores momentos del disco, no tanto por méritos musicales, sino más bien por la manera en que el corte se las arregla para resumir en tres minutos el concepto que define al larga duración. En lo sonoro, sin tratarse de una canción apabullante, “Bubble” cumple con creces en un estilo similar a “Jini” (coreable y efectivo), sin embargo, es en lo lírico donde el track se hace imprescindible, jugando a disecar y a reírse del concepto de la “burbuja” en que son encasilladas las bandas (en este caso la burbuja del skate punk), definiendo quiénes son y lo que se espera que hagan. La canción habla de ellos y de cómo, después de casi treinta años de carrera, siguen estando acá, incluso cuando para muchos se trate de una caricatura, punto al que de alguna forma hace alusión la portada del disco.

La segunda mitad del álbum sigue sin aflojar. “The Suffering” inicia calmada con intro de piano para luego explotar alcanzando proporciones épicas. “Dark Matter” y “Fan Fiction” mantienen el ánimo arriba, con la primera de ellas cargada de contundente fast punk, mientras que la segunda trabaja una línea similar a “Dangerous Animal”. La pausa en esta cara la pone “Pray For Them”, y para cerrar –en lo que se refiere a temas originales– “Auf Wiederhesen” firma dos minutos treinta del más increíble y melódico skate punk, donde además destaca nuevamente el asombroso trabajo en las guitarras de Rest y Flippin. Y si de punk rock se trata, no podía estar ausente el infaltable cover. En esta ocasión los californianos (que algo saben de estos menesteres) optaron por hacer de “Faithfully”, original de Journey, uno de los nuevos estandartes del género. Cada quién verá qué versión le parece más atractiva, sin embargo, hay que reconocer que la banda logra hacer suyo el corte y esa es justamente una de las cosas que hace la diferencia entre quienes saben hacer una versión y quienes no.

Casi treinta años de carrera, noveno álbum y una integridad musical que ya se quisieran muchas de las bandas del estilo. Lagwagon la tiene muy clara, y en “Railer” lo vuelve a hacer bien, sin pretensiones, de manera sencilla y efectiva. Esto se trata de punk rock honesto, sin jugar a la nostalgia, sino que celebrando cada uno de los atributos musicales que la banda ha sabido explotar desde siempre, no perdiendo el tiempo tratando de atrapar corrientes de moda. Sin embargo, al final del día, lo que realmente hace de este trabajo un capítulo imperdible en la discografía del quinteto, es lo increíble que trabaja Lagwagon como conjunto. Es muy difícil destacar un aporte por sobre el resto, ya que todos hacen su trabajo de forma impecable. No se trata de los sentidos vocales de Cape, el punzante trabajo de Flippin o Rest en las guitarras, o la contundencia de Raposo o Raun en la base rítmica, es claramente el todo. En esta ecuación no hay incertezas, Lagwagon sigue siendo una apuesta segura.


Artista: Lagwagon

Disco: Railer

Duración: 35:50

Año: 2019

Sello: Fat Wreck Chords


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 2 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas