Conéctate a nuestras redes
Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin

Discos

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Publicado

en

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar mano a todas sus musas para dar vida a un álbum que cierra de forma brillante sus primeros diez años de carrera solista. Hasta acá, los nueve discos que había publicado Segall sirvieron como vehículo para encantarnos gradualmente con cada una de las distintas personalidades que dan vida al imaginario del cantautor, en un juego de identidades que con el tiempo llegaría incluso a transformarse en uno de los ingredientes principales a la hora de sumar expectativas cada vez que se acercaba un nuevo lanzamiento. Hoy, con “Freedom’s Goblin” ya en la mano, queda la sensación de que el trayecto transitado por Segall (a veces errático, a veces inconexo) era precisamente el camino que él debía recorrer, como quien necesita atravesar una suerte de procesión para encontrarse a sí mismo y ver todo con absoluta claridad. Ty Garret Segall parece haber alcanzado finalmente la madurez compositiva y el resultado es francamente contundente.

Una de las cosas que hace de este lanzamiento un disco excepcional, es que en sus 75 minutos el guion nunca deja de moverse, dando vida a un embriagador carnaval rock, plagado de diversos estilos y ánimos. Los momentos de rock sucio y guitarrero ocupan buena parte de la entrega, destacando en esta línea “Fanny Dog”, dedicada a su mascota, “Meaning”, con una Dennée Segall implacable en los vocales, y la fantástica “She”, pesada, reverberante y estremecedora, con un Ty Segall dispuesto a sacudirlo todo cada vez que grita recordándola a “ella”, una patada metal directa al estómago. Sin embargo, del mismo modo que “She” se ocupa de levantar muertos, el set de canciones melódicas y contagiosas no se hace esperar. “Cry Cry Cry” da vida a una dulce e inocente balada que rememora el sonido de la primera mitad de los sesenta. “You Say All The Nice Things” destaca principalmente por su carácter atmosférico, mientras que “I’m Free” resucita el silabario de George Harrison para anotarse otro de los momentos irrenunciables de la placa. En esta misma línea, “Rain” y “Alta” –más retorcidas e interesantes en progresión– elevan la apuesta, rompiendo con el ánimo azucarado del resto de las baladas.

Ahora, después de diez años de carrera, sabemos que lo de Ty Segall no pasa únicamente por un repertorio del tipo “loud-quiet”, muy por el contrario, lo que precisamente hace del californiano un sujeto único pasa, entre otras cosas, por esa necesidad de explorar nuevos sonidos una y otra vez, como quien necesitara nunca sentirse completamente cómodo con lo que hace. En esta dinámica, son dos los momentos que sacuden la placa. El primero explora una veta abiertamente disco funk, con dos cortes de antología: “Every 1’s A Winner” y “Despoiler Of A Cadaver”. La primera de ellas (versión del tema que dio vida al disco del mismo nombre de Hot Chocolate de 1978) sin duda es un gustito que se da Segall, ya que en rigor no cambia sustancialmente la propuesta del corte original, aunque hay que reconocer que el cargado fuzz que el californiano le agrega al track logra rejuvenecer por completo este ya contagioso corte. El segundo espacio destinado a salir de los límites del garage rock tradicional viene de la mano de “Talkin 3” y “The Main Pretender”, ambos de arriesgado espíritu jazz-punk, eclécticos y con bronces en rol protagónico, rememorando la propuesta explotada por James Chance And The Contortions hacia fines de los setenta.

Por otro lado, y quizás para no olvidar que estamos frente a Ty Segall, el cantautor repite algunos de sus conocidos vicios. El primero de ellos tiene que ver con su irrenunciable admiración por Marc Bolan, al que termina por emular cada vez que tiene la oportunidad, (en 2011 incluso grabó un EP dedicado por completo a versionar al británico), cosa que en esta entrega está a cargo de “My Lady’s On Fire”. El segundo vicio que Segall no logra eludir es visitarse a sí mismo, lo que en esta ocasión decide dejar justo para cerrar el álbum. Versión renovada de “Sleeper”, “And, Goodnight” toma la base del original y lo lleva a lugares que la versión primigenia jamás podría haber alcanzado, extendiéndola por un total de doce minutos en un ejercicio de desatada y sentida improvisación. Para muchos podrá sonar a autoindulgencia, sin embargo, si uno se deja llevar por esta nueva versión, la verdad es que es imposible pasar por alto que los largos y furiosos solos de guitarra que ocupan la mayor parte de estos doce minutos están hechos justamente de eso que da vida al eterno imaginario del rock.

Con diez discos en diez años, Ty Segall se ha dado el gusto de llevarnos a la escuela. Ha jugado al trastorno de personalidad múltiple cada vez que pisa el estudio de grabación y el tiempo ha probado que se ha salido con la suya. Hoy se ha convertido en una suerte de embajador de la música, no sólo visitando distintas escuelas sonoras, sino que además haciéndose cargo de inyectar pasión y vida a una escena que a ratos parece entregada únicamente a marcar el paso, en un ejercicio que incluso ha hecho que las voces que anticipan el fin del rock de guitarras suenen cada día con más fuerza. Por fortuna, uno de los puntos irremediablemente favorables de la historia que decidió comenzar escribir Segall hace diez años tiene que ver con que cada una de las personalidades que el californiano ha decidido resucitar en sus distintos álbumes han logrado llevar a oídos jóvenes estilos musicales que muchas veces hoy no tienen ni una chance de ocupar los rankings de popularidad, ni las portadas de los servicios de streaming, sembrando así una semilla que, a la larga, abre la puerta para que el rock de guitarras siga respirando. Ya sólo por eso, es que artistas como Segall no pueden dejar de existir.


Artista: Ty SegallFreedom’s Goblin

Disco: Freedom’s Goblin

Duración: 74:48

Año: 2018

Sello: Drag City


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Publicado

en

Everything Not Saved Will Be Lost

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena de capas por descubrir y palpar en su nuevo y quinto disco, “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”. Una pausa de cuatro años se tomaron estos ingleses para hacer un nuevo disco, tiempo creativo y prolífico, que probablemente originó que este apareciera con un nombre que nos deja en la inmediata espera por su segunda parte.

“Moonlight”, su primer tema, aparece lentamente con acordes que se enganchan de nuestras primeras capas de piel, para que luego Yannis Philippakis declare con una exquisita nitidez su ruta flotante. Cuando se está capturado en ese espacio oscilante, aparece “Exits” para recordar que es Foals con sus ritmos clásicos que invitan a danzar. La banda siempre ha sugerido divertirse, a un ritmo distinto que un baile alocado en medio de una discoteca, pero siempre proponiendo una invitación danzante como lo hace con “White Onions”, donde, al moverse al ritmo de sus acordes, hace sentir que están hablando de una urgencia, alguna realidad dolorosa en la cual nos quiere involucrar.

“Syrups” es el ejemplo de exclamación y decisión mezclado con el ritmo de latigazo lento, donde la voz de Yannis se pierde y se encuentra sola, suavizándola e intensificándola, traspasándonos el dolor porque convence de que habla de emociones reales, de algo que está pasando. El disco está lleno de lugares y momentos, recorre los espacios, el cielo y la Tierra con todas las emociones que hay en medio; la guitarra y voz de su frontman se unen dulce y dramáticamente a la vez, sacando melodías y golpes rítmicos a ratos adictivos, y en otros agotadores, como en “Sunday”, que inicia con una calma deliciosa y luego se encamina a un final repetitivo y pegado, de donde a ratos se podría querer salir.

El disco pone en énfasis una marcada electrónica, en medio de un teclado que también alcanza gran protagonismo, junto a las melodías que van provocando saltos entre estos sonidos que no son nuevos en Foals, pero que hoy se lanzan con definición y aplomo para dar soporte a los intensos contenidos de sus letras. Estos dan cuenta de la ininterrumpida evolución de los británicos desde “Antidotes” (2008), su primer álbum, donde la voz aún no es el elemento magnético que es hoy, y donde cada tema sigue al otro en una congruencia melódica, pero que evita de alguna forma encontrar la personalidad particular de cada uno. Este lanzamiento sugiere una mayor exploración que los anteriores y de la que “What Went Down” (2015) ya venía relatando con su franqueza, mostrando intensas emociones tras sus declaraciones.

“Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1” tiene un buen inicio y un mejor final. Recorrer el disco para llegar a “I’m Done Whit The World (& It’s Done With Me)” hace que valga la pena el trayecto, con su cadencia en medio de un mundo de decepción y deseos, con acordes que invitan a escucharla una y otra vez, pues se sabe que es un lugar donde se estuvo, se está o se podrá estar. Hay algo en Foals que hace permanecer de alguna manera en ambos lados, con algo de desencanto que se sostiene, pero que mantiene también en la esperanza, pareciendo estar decididos a declarar cada vez con más fuerza y definición el tipo de mundo en el que estamos y qué queremos cambiar.


Artista: FoalsEverything Not Saved Will Be Lost

Disco: Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1

Duración: 39:04

Año: 2019

Sello: Warner Bros. / Transgressive Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Everything Not Saved Will Be Lost Everything Not Saved Will Be Lost
DiscosHace 3 días

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena...

False Alarm False Alarm
DiscosHace 4 días

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 5 días

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 1 semana

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 2 semanas

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 2 semanas

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 3 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 3 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Publicidad
Publicidad

Más vistas