Conéctate a nuestras redes
Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin

Discos

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Publicado

en

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar mano a todas sus musas para dar vida a un álbum que cierra de forma brillante sus primeros diez años de carrera solista. Hasta acá, los nueve discos que había publicado Segall sirvieron como vehículo para encantarnos gradualmente con cada una de las distintas personalidades que dan vida al imaginario del cantautor, en un juego de identidades que con el tiempo llegaría incluso a transformarse en uno de los ingredientes principales a la hora de sumar expectativas cada vez que se acercaba un nuevo lanzamiento. Hoy, con “Freedom’s Goblin” ya en la mano, queda la sensación de que el trayecto transitado por Segall (a veces errático, a veces inconexo) era precisamente el camino que él debía recorrer, como quien necesita atravesar una suerte de procesión para encontrarse a sí mismo y ver todo con absoluta claridad. Ty Garret Segall parece haber alcanzado finalmente la madurez compositiva y el resultado es francamente contundente.

Una de las cosas que hace de este lanzamiento un disco excepcional, es que en sus 75 minutos el guion nunca deja de moverse, dando vida a un embriagador carnaval rock, plagado de diversos estilos y ánimos. Los momentos de rock sucio y guitarrero ocupan buena parte de la entrega, destacando en esta línea “Fanny Dog”, dedicada a su mascota, “Meaning”, con una Dennée Segall implacable en los vocales, y la fantástica “She”, pesada, reverberante y estremecedora, con un Ty Segall dispuesto a sacudirlo todo cada vez que grita recordándola a “ella”, una patada metal directa al estómago. Sin embargo, del mismo modo que “She” se ocupa de levantar muertos, el set de canciones melódicas y contagiosas no se hace esperar. “Cry Cry Cry” da vida a una dulce e inocente balada que rememora el sonido de la primera mitad de los sesenta. “You Say All The Nice Things” destaca principalmente por su carácter atmosférico, mientras que “I’m Free” resucita el silabario de George Harrison para anotarse otro de los momentos irrenunciables de la placa. En esta misma línea, “Rain” y “Alta” –más retorcidas e interesantes en progresión– elevan la apuesta, rompiendo con el ánimo azucarado del resto de las baladas.

Ahora, después de diez años de carrera, sabemos que lo de Ty Segall no pasa únicamente por un repertorio del tipo “loud-quiet”, muy por el contrario, lo que precisamente hace del californiano un sujeto único pasa, entre otras cosas, por esa necesidad de explorar nuevos sonidos una y otra vez, como quien necesitara nunca sentirse completamente cómodo con lo que hace. En esta dinámica, son dos los momentos que sacuden la placa. El primero explora una veta abiertamente disco funk, con dos cortes de antología: “Every 1’s A Winner” y “Despoiler Of A Cadaver”. La primera de ellas (versión del tema que dio vida al disco del mismo nombre de Hot Chocolate de 1978) sin duda es un gustito que se da Segall, ya que en rigor no cambia sustancialmente la propuesta del corte original, aunque hay que reconocer que el cargado fuzz que el californiano le agrega al track logra rejuvenecer por completo este ya contagioso corte. El segundo espacio destinado a salir de los límites del garage rock tradicional viene de la mano de “Talkin 3” y “The Main Pretender”, ambos de arriesgado espíritu jazz-punk, eclécticos y con bronces en rol protagónico, rememorando la propuesta explotada por James Chance And The Contortions hacia fines de los setenta.

Por otro lado, y quizás para no olvidar que estamos frente a Ty Segall, el cantautor repite algunos de sus conocidos vicios. El primero de ellos tiene que ver con su irrenunciable admiración por Marc Bolan, al que termina por emular cada vez que tiene la oportunidad, (en 2011 incluso grabó un EP dedicado por completo a versionar al británico), cosa que en esta entrega está a cargo de “My Lady’s On Fire”. El segundo vicio que Segall no logra eludir es visitarse a sí mismo, lo que en esta ocasión decide dejar justo para cerrar el álbum. Versión renovada de “Sleeper”, “And, Goodnight” toma la base del original y lo lleva a lugares que la versión primigenia jamás podría haber alcanzado, extendiéndola por un total de doce minutos en un ejercicio de desatada y sentida improvisación. Para muchos podrá sonar a autoindulgencia, sin embargo, si uno se deja llevar por esta nueva versión, la verdad es que es imposible pasar por alto que los largos y furiosos solos de guitarra que ocupan la mayor parte de estos doce minutos están hechos justamente de eso que da vida al eterno imaginario del rock.

Con diez discos en diez años, Ty Segall se ha dado el gusto de llevarnos a la escuela. Ha jugado al trastorno de personalidad múltiple cada vez que pisa el estudio de grabación y el tiempo ha probado que se ha salido con la suya. Hoy se ha convertido en una suerte de embajador de la música, no sólo visitando distintas escuelas sonoras, sino que además haciéndose cargo de inyectar pasión y vida a una escena que a ratos parece entregada únicamente a marcar el paso, en un ejercicio que incluso ha hecho que las voces que anticipan el fin del rock de guitarras suenen cada día con más fuerza. Por fortuna, uno de los puntos irremediablemente favorables de la historia que decidió comenzar escribir Segall hace diez años tiene que ver con que cada una de las personalidades que el californiano ha decidido resucitar en sus distintos álbumes han logrado llevar a oídos jóvenes estilos musicales que muchas veces hoy no tienen ni una chance de ocupar los rankings de popularidad, ni las portadas de los servicios de streaming, sembrando así una semilla que, a la larga, abre la puerta para que el rock de guitarras siga respirando. Ya sólo por eso, es que artistas como Segall no pueden dejar de existir.


Artista: Ty SegallFreedom’s Goblin

Disco: Freedom’s Goblin

Duración: 74:48

Año: 2018

Sello: Drag City


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

Publicado

en

Making A Door Less Open

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el auto de Will Toledo, a convertirse en uno de los proyectos emblemas de la escena indie contemporánea. En su cuarto álbum bajo el sello Matador, “Making A Door Less Open”, la banda mira hacia el futuro, enfocándose en un nuevo sonido que incomodará a más de un fanático. Han pasado dos años desde el último lanzamiento de Toledo y compañía, una reedición de “Twin Fantasy” (2018), y un adelanto de lo que se vendría: dejar atrás los elementos lo-fi para ofrecer un rock característico de una banda consagrada.

“Weighlifters”, introduce los nuevos sonidos que formarán parte del disco, pero sin dejar atrás la intimidad. Una bien pensada apertura que conecta los sonidos conocidos con la experimentación se encarga de dividir el protagonismo, permitiendo que las guitarras de Ethan Ives y la percusión de Andrew Katz tengan su momento para brillar. Temáticamente, es una introspectiva mirada al paso del tiempo y sus efectos en la formación del individuo. Múltiples sencillos se lanzaron para apaciguar la espera del disco, siendo “Can’t Cool Me Down” la encargada de dar la primera impresión, un corte indie pop que detalla la batalla con la ansiedad. Con una relajada percusión, el clásico tono de Toledo logra brillar y expresar los sentimientos de angustia, a los que se suma una gama de sintetizadores que crean una lustrosa instrumentación.

Sencillos como “Martin” y “There Must Be More Than Blood” son algunos de los puntos más altos del disco. En el primero, los elementos electrónicos presentes en “Making A Door Less Open” se relajan y dan espacio a uno de los momentos más dulces, donde las melodías van avanzando junto a la voz de Toledo, en una exitosa mixtura de la intimidad característica y los sonidos electrónicos. El segundo es un clásico de la banda, el tema más largo del LP y que no presenta sutilezas en su intento de contrastar los sonidos, pero que les permite brillar por separado con un loop electrónico que acompaña toda la canción, aunque sin opacar las cuerdas ni la percusión.

No todos los cortes logran una combinación libre de fallas. “Hollywood” es ambas partes, crítica y superficial, motivada por el disgusto cliché hacia la industria del entretenimiento; un ida y vuelta entre Toledo y Katz con una disonante interpretación vocal ante un instrumental con menos potencia que sus voces. “Deadlines (Hostile)” y “Deadlines (Thoughtful)” presentan distintas versiones del original vinilo, la primera una versión más pulida en su mezcla, pero alejada de los sintetizadores, mientras que la segunda golpea con elementos electrónicos y dance de frente, siendo una fuerte discrepancia del track anterior, incluyendo un drop que la acerca al EDM.

Sin embargo, quien haya escuchado detenidamente la carrera de Toledo verá este cambio como una evolución orgánica. Para este disco, el cantante se presenta bajo una nueva persona, Trait, en referencia a su proyecto “1 Trait Danger”. Este disco es fruto de la colaboración con Katz, y el punto de vista del baterista se hace escuchar con más fuerza. Y es que Toledo se ha llevado la atención de amplia manera, por lo que Trait funciona para alejar los focos de su persona, no obstante, arriesga ver su punto de vista desplazado. A diferencia de los proyectos que le cobraron su aclamación, el disco no posee un concepto narrativo que lo guíe, aunque los temas conviven en una narración sonora que apunta hacia el futuro de la banda. Pese a los tropiezos, la autenticidad no se ha perdido. “What’s With You Lately?” es una pequeña pieza a cargo de Ives, el único momento acústico del disco, funcionando como un descanso de la electrónica y dando paso a “Life Worth Missing”, otra mixtura exitosa de los elementos característicos del proyecto, con sintetizadores que le agregan espacialidad a la melodía y potencian el trabajo del resto de la banda.

Es difícil predecir el siguiente sonido de Car Seat Headrest, sobre todo cuando la intención de “Making A Door Less Open” pareciera buscar el siguiente paso. Es claro que sus ideas los han convertido en un sonido fundamental de la escena actual y su autenticidad esta lejos de desaparecer, pero la búsqueda por no quedarse atrapados en su propia nostalgia se hace presente. Lo cierto es que, independiente de los altos y bajos, sus miembros parecen estar divirtiéndose más que nunca con esta exploración.


Artista: Car Seat Headrest

Disco: Making A Door Less Open

Duración: 47:28

Año: 2020

Sello: Matador


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Making A Door Less Open Making A Door Less Open
DiscosHace 3 días

Car Seat Headrest – “Making A Door Less Open”

En lo que ya es una década de carrera, Car Seat Headrest ha evolucionado de demos desprolijos creados en el...

I Am Not A Dog On A Chain I Am Not A Dog On A Chain
DiscosHace 4 días

Morrissey – “I Am Not A Dog On A Chain”

¿Es posible pasar por alto las divagaciones y controvertidas declaraciones y actitudes de Morrissey? Durante el últipo tiempo, algunos dichos...

Verminous Verminous
DiscosHace 5 días

The Black Dahlia Murder – “Verminous”

Cambiando la tendencia de lanzar un nuevo álbum cada dos años, The Black Dahlia Murder libera “Verminous”, su noveno material...

Mestarin Kynsi Mestarin Kynsi
DiscosHace 1 semana

Oranssi Pazuzu – “Mestarin Kynsi”

Tal como asegura la banda, Oranssi Pazuzu es un proyecto donde la reinvención es un principio intransable. Convencidos por la...

Trust Fall (Side B) Trust Fall (Side B)
DiscosHace 1 semana

Incubus – “Trust Fall (Side B)”

En tiempos convulsionados y previos a un inimaginable aislamiento mundial al que nos veríamos inducidos, a fines de 2019 Incubus...

Titans Of Creation Titans Of Creation
DiscosHace 2 semanas

Testament – “Titans Of Creation”

Por regla general, las bandas son reconocidas por sus primeros trabajos. El factor sorpresa, la novedad y la furia en...

HUMAN. :||: NATURE. HUMAN. :||: NATURE.
DiscosHace 2 semanas

Nightwish – “HUMAN. :||: NATURE.”

Desde los albores de las primeras civilizaciones, cuando los hombres comenzaron a registrar objetos y acciones a partir de símbolos...

Earth Earth
DiscosHace 3 semanas

EOB – “Earth”

Bajo perfil, escudero de Radiohead y uno de sus pilares creativos, Ed O’Brien asoma con su esperado lanzamiento en solitario...

Guardians Guardians
DiscosHace 3 semanas

August Burns Red – “Guardians”

La consistencia en una banda se relaciona con la habilidad para desarrollar una identidad que evite que cada trabajo discográfico...

Sawayama Sawayama
DiscosHace 3 semanas

Rina Sawayama – “SAWAYAMA”

En un viaje al pasado y con miras hacia el futuro, “SAWAYAMA”, el esperado LP debut de Rina Sawayama, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas