Conéctate a nuestras redes
First Taste First Taste

Discos

Ty Segall – “First Taste”

Publicado

en

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre de este año, nos vuelve a sorprender con lo que es su trabajo más experimental a la fecha, “First Taste”, larga duración que llega a sólo meses del lanzamiento del álbum en vivo “Deforming Lobes” (2019). Si bien, esto no debería sorprender a los seguidores de este emblema del garage contemporáneo, pues se ha vuelto costumbre que publique material más de una vez al año, ya sea en solitario o colaborando con sus proyectos paralelos, esta vez hay una llamativa particularidad. Retornando al sonido más sucio que lo consagró con “Emotional Mugger” (2016), el californiano emprende una travesía que no muchos logran completar sin resultar damnificados: hacer rock sin emplear guitarras.

Cualquiera oído podría poner en duda la veracidad de esta idea, puesto que, con la primera probada del nuevo LP, la ruidosa “Taste”, nos encontramos con el clásico sonido ruidoso de Segall. Acá, la estridencia es resultado de la utilización de un distorsionado buzuki, instrumento de cuerdas griego, acompañado del lúdico dinamismo digital del omnichord. En “Whatever” vuelve a recurrir a los mismos recursos, esta vez con un ritmo más calmo y con la intromisión del saxofón, acompañando estereofónicamente los coros. Las pulsaciones siguen a la baja con la pieza coral “Ice Plant”, cuyos pasajes melódicos nos recuerdan lo hecho en “Freedom’s Gobblin” (2018), su anterior larga duración. Así llegamos a “The Fall”, uno de los grandes momentos de “First Taste”, donde el californiano logra materializar en buena medida el afán experimental de esta nueva producción gracias a la inclusión del koto, cordófono tradicional japonés, además de las enérgicas percusiones de raíz africana, con alucinantes solos incluidos.

La estridencia clásica regresa con “I Worship The Dog”, la cual brinda nuevamente una alta dosis de saturado garage rock, resultado que imposible de no ser por la compenetración que logra con su banda. En una vereda estética opuesta, “The Arms” evoca una onda zeppeliana, dada la inclusión de la mandolina en el acompañamiento musical que juega un rol predominante, mientras coquetea con los multifacéticos buzukis. Por su parte, “When I Met My Parents Pt. 1” es una breve pieza instrumental que nos vuelve a llevar a paisajes exóticos con una cuota de rock crudo. “I Sing Them” continúa la épica acústica con un pegajoso coro y entretenidos juegos vocales, lo que la convierte en un potencial himno de este álbum. Posteriormente, la ruidosa introducción de “When I Met My Parents Pt. 3”, a cargo del sonido de sintetizadores, da paso a una balada que se transforma en un verdadero muro de sonido, pero conservando la dulzura.

Por otro lado, “Radio” nos mantiene dentro del sonido excéntrico y potente del álbum. Este tema destaca por el aura balcánico de su sonido, lo que se agradece, pese a que resulta un tanto desconcertante. Dicha sensación se revierte con “Self Esteem”, canción que nos conecta con un Ty más psicodélico, y donde mejor se aprovecha el saxofón, tanto en la generación de atmósferas caóticas como armónicas. Para variar, Segall cierra a lo grande, esta vez de la mano de “Lone Cowboys”. Con un sonido que nos recuerda el gran trabajo realizado en “Manipulator” (2014), es quizás el gran tema que nos deja el álbum y última gran probada de la capacidad del californiano para yuxtaponer sonoridades.

Como en toda su discografía, en “First Taste” nos encontramos con un Segall multifacético, en donde destacan tres perfiles: uno acostumbrado a la estridencia, uno que retorna al confort de la batería y otro nostálgico de la herencia folk, todos unidos por un Ty experimental y visionario, que intenta llevar al límite la máxima de hacer rock sin guitarras, al remplazar su sonido con el de instrumentos poco convencionales. Por lo mismo, incluso para seguidores del prolífico compositor y multi-instrumentista, este nuevo trabajo puede resultar difícil de digerir en primeras instancias, pero el californiano hace años demuestra ser poseedor de una genialidad compositiva envidiable, siendo esta nueva faceta un logro cumplido con creces, pues logra incorporar los elementos exóticos a la perfección. “First Taste” es una propuesta atrevida, que podría marcar un punto de inflexión en su carrera, la cual probablemente en el corto plazo nos traiga novedades.


Artista: Ty Segall

Disco: First Taste

Duración: 40:56

Año: 2019

Sello: Drag City


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Nacho

    10-Dic-2019 en 12:34 pm

    Vengo siguiendo a Segall desde hace varios años, y al escuchar este disco caí por un instante en la pregunta “¿qué banda es ésta?”. Claro, reconozco la voz de Ty inmediatamente, pero su estilo sólo se puede religar a él cuando se abandona la insistente idea de que Segall tiene un estilo propio. El garage-rock que lleva en la sangre va más allá de los acordes: se trata de una lógica, transversal a toda su carrera, sea ésta la carrera musical o la pictórica. Con esto, garage-rock como estilo musical queda corto para definir esta lógica, pero el término se mantiene porque la música de Segall no llega a la pureza de un rock, o de un grunge o de un glam, no porque no pueda, sino porque no es necesario. Con Segall no vemos –ni veremos– esa latera tendencia al virtuosismo, y por esa razón creo que el “garage” le será siempre cómodo y suficiente para extenderse cuanto quiera en los estilos que quiera. Que quede claro, pienso que Segall es un virtuoso, sólo digo que no anda quebrándose como la mayoría…
    Eché de menos la mención de la doble batería presente en este álbum (ni en este artículo ni en el podcast mencionan esto). Se sabe que Ty es un multi-instrumentalista, y que es el baterista en la banda Fuzz (banda donde el baterista de The Freedom Band, Charles Moothart, es en Fuzz el guitarrista), y, aunque esta doble batería no es nada de otro mundo, es entretenido ver/escuchar las ganas que tiene Segall de ir más allá entre disco y disco.
    Recomiendo escuchar este álbum con un sistema estéreo decente, sobre todo la canción “The Fall” (nada de usar el altavoz del celular o un parlante bluetooth… hay que escucharlo por lo menos con un parlante a cada lado). De esa forma la doble batería se siente como corresponde.
    Aún no compro el vinilo; espero (con los dedos cruzados) que la calidad sea muy superior a la del Freedom’s Goblin (el que lamentablemente suena muy muy muy mal…..).

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 5 días

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 5 días

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 3 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 3 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: