Conéctate a nuestras redes
False Alarm False Alarm

Discos

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Publicado

en

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys, Two Door Cinema Club lanza “False Alarm” luego de tres años de recreo desde el lanzamiento de “Gameshow” en 2016. Con este LP, el trío norirlandés abre un nuevo capítulo en su búsqueda de identidad musical, inspirado en su cruzada personal de ir a la caza de un sonido que haga que la gente baile y se empape de positivismo.

Sin duda alguna, esta nueva creación responde a la inquietud de la banda por explorar el synthpop y el electropop de manera más profunda que en algunas canciones del disco anterior, como “Bad Decisions” y “Surgery”. Al abrir con “Once”, el grupo pareciera estar haciendo una declaración de principios sobre el álbum, desmarcándose del punto de partida de su carrera con “Tourist History” (2010) y la línea indie que venían siguiendo. Con sonidos computarizados como pilotos de este avión, el tema explora melodías excéntricas, comandadas por sintetizadores y casualmente intervenidas por la guitarra eléctrica de Sam Halliday. La voz de Alex Trimble merece comentario aparte: suave y armónica, da la sensación de que danza entre los alegres y relajados beats que recorren esta pista de más de tres minutos.

El sello kitsch que el trío le imprime a este LP se evidencia a medida que se avanza en él, cumpliendo con características musicales y rítmicas de los 80. “Talk”, el segundo tema y primer single de este disco, es lo suficientemente frívolo para ser ocupado en una pasarela y presentar una nueva colección en la New York Fashion Week, pero es también alegre como para bailarlo en discotecas y escapar de la monótona y gris rutina de la ciudad. Su sucesora, “Satisfaction Guaranteed”, fue creada en colaboración con la banda de afropop Mokoomba; ella provee un ritmo irresistible y cadencioso, que emana de agudos sintetizadores que emulan la sonoridad de la icónica “Popcorn” de Hot Butter.

Los riesgos tomados por los tres músicos se ven reflejados en creaciones como “So Many People”, en la que el coqueteo con una rítmica funk hace que esta espacial y popera canción salga a la luz. Seduciendo con volátiles melodías que aterrizan en los versos y vuelven a emprender vuelo en los coros, resulta imposible no entregarse al viaje galáctico propuesto. También, al encontrarse con “Think”, se revela un groovy e interesante guiño al compás característico del R&B. Más lenta que sus antecesoras, el aporte de la voz distorsionada y los sintetizadores más calmos y tibios, llaman a tomar un descanso de la alegre e hiperventilada línea melódica de esta entrega.

Si se habla de empaparse de influencias, “Nice To See You” es la respuesta. Este hijo traído al mundo de la mano del rapero Open Mike Eagle, da el puntapié inicial con un ritmo oscuro, marcado y seco, digno de “Songs Of Faith And Devotion” (1993) de Depeche Mode. Sobre la misma, rápidamente se mezcla con elementos extraídos de “Let’s Dance” del icónico Duque Blanco, como el riff de la Stratocaster del legendario Stevie Ray Vaughan o el sintetizador que periódicamente le añade textura, seguidos de una intervención del otrora miembro de Thirsty Fish. Además, se evidencia de manera indudable una entrega al estilo inconfundible de bandas como New Order. Desde el timbre de voz grave y distintivo de Bernard Sumner hasta la instrumentación y mezcla, tanto “Dirty Air” como “Satellite” aparecen como fruto de un influjo de emblemáticos éxitos como “Blue Monday”, lo que las convierte en interesantes, bailables e hipnóticas. Al finalizar con “Already Gone” –la cual es melosa, optimista y un tanto naïve–, la banda explora terrenos electropop con un dejo de psicodelia tipo Tame Impala, con un abrupto final que permite comprender el porqué del título.

En este cuarto compilado creativo y riesgoso, pero cohesivo e interesante, Two Door Cinema Club se muestra como una agrupación sólida y audaz, pues salen de su zona de confort estampada en sus dos primeros discos que fácilmente pueden conformar un LP doble. “False Alarm” es la fiel prueba de que su búsqueda por un sonido deseado y orientado hacia lo bailable va acompañado de un fiato y madurez innegables en sus ya doce años de camino colectivo, mezcla infalible para dar a luz a una creación tanto convincente como exquisita.


Artista: Two Door Cinema ClubFalse Alarm

Disco: False Alarm

Duración: 40:25

Año: 2019

Sello: Prolifica / PIAS


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Kaiser Chiefs – “Duck”

Publicado

en

Duck

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se la juega por un álbum inocente, que sigue la línea de su último trabajo “Stay Together” (2016), pero que lo aleja cada vez más del estilo que los posicionó como una de las bandas más interesantes del indie británico. Con este nuevo LP, los de Leeds regresan para dar vuelta la página de su última producción, la cual llevó a Wilson y compañía a un sonido electro-pop que no terminó de convencer ni a la crítica ni a sus fans, por eso cuesta creer que este nuevo trabajo apunte donde mismo.

“People Know How To Love One Another”, primera canción de la placa, entrega melodías inocentes y letras cliché, dando con un sonido popero que hace bailar y pasarlo bien, pero que no entrega mucho más. De la banda que predecía motines y se caracterizaba por tener un espíritu obrero, queda muy poco. La inocencia es una tónica en el trabajo, el que comienza de una forma mucho más prometedora de la que termina. “Golden Oldies” y “Wait” muestran a los Chiefs más atinados, dejando en claro que los creadores de “Never Miss A Beat” pueden hacer himnos de estadio, aunque hayan dado un giro musical.

Una de las claves para entender los cambios entre “Stay Together” (2016) y este disco es la vuelta a las guitarras, elemento que en su anterior trabajo fue muy poco trascendental. Para “Duck”, Andrew White vuelve a tener un rol protagónico, pero de una manera distinta a la que tuvo en la primera parte de su discografía; ya no es el ejecutor de riffs afilados y grandes solos, sino que busca acompañar y nutrir piezas que van por distintos estilos, pero que terminan siendo canciones parecidas. Así es como pasamos de la balada “Target Market” a “Don’t Just Stand There, Do Something”, una de las canciones más similares a lo que desarrollaba la banda en la década pasada, aunque eso sería darle mucho crédito.

El disco entrega una sensación constante de repetición, provocando que las piezas no varíen mucho entre ellas y tampoco aporten nada nuevo a la escena, incluso pareciera que todas las canciones buscan lo mismo: dar con hits radiales y coros pegadizos, como los de “Record Collection” y “The Only Ones”. El LP deja en claro que la banda busca un nuevo sonido y estilo, luego de que su fórmula inicial comenzará a quedar oxidada con “Education, Education, Education & War” (2014) y, aunque el momento político y social que vive Inglaterra parecía una oportunidad idónea para ver al Ricky Wilson más afilado, este sólo siguió plasmando analogías amorosas y vivencias románticas. Las criticas sociales casi no aparecen en este trabajo y es que Kaiser Chiefs cambió, dejando bien atrás la impronta rebelde y combativa que tenían en “Employment” (2005) y “Yours Truly, Angry Mob” (2007).

Ya para el final del álbum se comienza a notar un agotamiento de la idea, recayendo nuevamente en una fórmula que se repite canción a canción: dar con un sonido pop que probablemente les servirá para seguir recorriendo los festivales más importantes, aunque muy difícilmente los posicione nuevamente como un show estelar de estos. “Lucky Shirt” y “Northern Holiday”, dos canciones extremadamente comerciales, sirven como aperitivo a “Kurt vs Frasier (The Battle For Seattle)” que da cierre al disco y la cual, a pesar de prometer con un título full cultura pop anglosajona, se queda en otra canción inocente tanto por su letra y sonido.

Kaiser Chiefs con este nuevo disco nos demuestra que vive tiempos de cambios y que lo bailable es su nuevo eje, simulando lo que hizo Franz Ferdinand con “Always Ascending” (2018) y The Kooks con “Listen” (2014). Los hombres de “Ruby” se suman a este boom que viven las bandas indie británicas por probar nuevos rubros, usando el pop y la electrónica como respuestas. Aunque el resultado del álbum no sea el mejor, al grupo parece no importarle, ya que su nombre sigue estando en el radar y, con trabajos como este, su participación en los charts y radios parece estar asegurada.


Artista: Kaiser Chiefs

Disco: Duck

Duración: 40:48

Año: 2019

Sello: Polydor


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Duck Duck
DiscosHace 23 horas

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 2 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 7 días

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Human Delusions Human Delusions
DiscosHace 3 semanas

Lefutray – “Human Delusions”

De origen Mapudungún, la palabra “lefutray” significa “sonido rápido”, y con más de una década de trayectoria, esta banda hace...

Publicidad
Publicidad

Más vistas