Tracey Chattaway – “Secret Garden”

martes, 24 de enero de 2017 | 12:25 am | No hay comentarios
Tracey Chattaway – “Secret Garden”

Artista:

Tracey Chattaway

Álbum:

Secret Garden

Año:

2017

Sello:

Independiente

Hay algunas veces en que la música se transforma en postales oníricas imposibles de no imaginar en el terreno de la sobrenaturalidad. Eso pasa cuando se abordan los trabajos que la australiana Tracey Chattaway ha realizado a lo largo de su carrera. Con una trayectoria de siete años y con tres discos a su haber, Tracey ha logrado pasar de una primera etapa en la que sus producciones pudieron definirse como de classical crossover a “Secret Garden”, disco en el que se puede observar el uso de los lineamientos estilísticos del ambient y el post rock. Lo curioso es que este trabajo logra derribar un poco la imagen mental que se tiene de estas dos vertientes musicales.

Un rasgo que confirma lo anterior es ver que algunos de sus temas han sido seleccionados para el  tracklist de ciertos compilatorios basados en la meditación o el relajo. En “Secret Garden” todo se une para armar un concepto, incluso podemos sacar información que habla por sí misma con sólo ver la portada: un bosque muy verde en el que se vislumbra un claro de sol en el centro; este podría interpretarse como el alma y lo que hace su música es precisamente eso: alinear los diferentes estratos de eso que se llama espíritu. El disco parte con “Soar” y casi podemos imaginarnos una pequeña cajita musical armonizada por sutiles notas de piano, la que a cada segundo va creciendo –gracias a los vientos– en intensidad. En algunos pasajes recuerda a los temas más esperanzadores que podríamos haber escuchado en bandas como Sigur Rós. “Together” es un poco más melancólica y, al durar tan sólo un minuto, hace que se funda en sentimiento con “Your Hand In Mine”, track donde las cuerdas son parte importante, unidas a una percusión muy delicada que para nada desentona con lo que la canción desea transmitir.

En “Light Years” un haz de luz es ejemplificado por sonidos fugaces y por una batería un poco más acelerada, llevando el tema a un crescendo que, sin duda, va subiendo las revoluciones optimistas. “Glimpses Of You” es la melodía que ejemplifica un recuerdo y de cómo este se mueve en los estratos más profundos del alma; es una canción que en base a notas suaves nos acerca a ese estado de constante añoranza. “Home” es un tema un poco más pop y recuerda en algunas partes –sobre todo en el comienzo– a “A Sorta Fairytale” de Tori Amos. Lo que llama la atención, sobre todo acá, es cómo Chattaway logra dar distintos matices emocionales a una misma pieza musical.

Un batir de palmas acompañando a un piano más grave es lo que destaca en el minuto y fracción que dura “Open Fields”, dando paso a “Here At Last”, en la que el viaje ya va llegando a su fin al encontrar lo que tanto se ha buscado: violines y voces femeninas haciendo un coro destacan en esta parte del disco. “To Hope” y “Rise” transmiten varias cosas a la vez: la primera retrata un poco la desilusión que nace luego de finalizar un proyecto, pasando a la felicidad de sentirse vivo para emprender cualquier otra travesía teniendo la esperanza de que se alcanzará el destino.

Sin duda, un disco brillante, casi cinematográficamente pensado, y que ejemplifica que cantidad no es sinónimo de calidad cuando de lo que se trata es de encontrarse con los propios sueños y miedos escondidos en ese propio jardín secreto. Chattaway sí que sabe, siendo difícil no ejercer el enganche que se obtiene con el uso de la voz y de las letras, lograr un trabajo que conecta con eso que nos hace humanos.

Por Gisselle Marchant

Enlace corto:

Comentar

Responder