Conéctate a nuestras redes
Fear Inoculum Fear Inoculum

Discos

Tool – “Fear Inoculum”

Publicado

en

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor que a un hecho concreto. Una suma de especulaciones que, para los más escépticos, no se podría esclarecer sin algún adelanto real. No fue sino hasta hace algunos días que el panorama se tornó auspicioso: el 7 de agosto, la banda lanzó el single “Fear Inoculum”, el cual, a su vez, da nombre al esperado sucesor de “10.000 Days” (2006), y que ha sido publicado tres semanas más tarde. Luego de recorrer un camino dificultoso, marcado por una serie de disputas legales, “Fear Inoculum” llegó como un retorno repentino y sin muchos preámbulos. Un álbum que inevitablemente desborda las expectativas de sus fanáticos, tras una larga espera de 13 años.

Antes de entrar al álbum en sí, es necesario posicionarse en el complejo escenario que plantea un retorno discográfico luego de más de una década. Darle continuidad y evolución a un proyecto es una tarea difícil de llevar a cabo, y en algunas ocasiones no es bien recibida por los fanáticos. Es precisamente esa expectativa la que caracteriza al público de Tool, encauzados en descifrar hasta el más mínimo detalle y protagonizar hechos tan delirantes como el robo y posterior filtración de este disco. Frente a la obsesión de su público, “Fear Inoculum” tiene la ventaja de ser un disco que no toma riesgos. Sin variar mucho en la composición, incluso repitiendo algunos guiños de su repertorio, la banda se sostiene de la buena habilidad técnica de los músicos, resaltando particularmente las percusiones de Danny Carey, las que dan matices y crean las atmósferas necesarias para que el disco –a pesar de la extensión de sus canciones– pueda concatenar las transiciones y asimilarlas como un todo.

La placa abre con “Fear Inoculum”. Un single que ya adelantaba la tónica del disco, que, sin ser necesariamente innovador, evidencia una solidez instrumental. El cuidadoso arreglo de platillos de Carey es el primer recordatorio a ese sonido hipnótico y rítmicamente laberíntico, que, a pesar de ser meticuloso, se articula de un modo transitable. Acá también se desarrolla la idea en torno al título del disco, que plantea los miedos como una enfermedad y, en contraparte, la inmunidad a dichas dolencias como una bendición; esta asociación de lo terrenal con lo incorpóreo continúa en el segundo track, “Pneuma”.

A diferencia de su edición en físico, el formato digital cuenta con tres canciones extras, siendo “Litanie Contre La Peur” la primera del trío. Esencialmente pensadas como transiciones instrumentales, en dichas secciones se perfila la habilidad en sintetizadores de Danny Carey. Lejos de considerarse relleno, cada una aporta aire y variedad a un disco que va por un camino demasiado homogéneo a ratos, dándole las pausas necesarias a una obra de largo aliento.

Retomando la senda preponderante, “Invincible” vuelve la mirada hacia los compases de amalgama, donde la rítmica de las cuerdas de Adam Jones y Justin Chancellor envuelven a la canción durante la segunda mitad, en uno de los momentos más cautivadores y potentes del álbum. El segundo interludio, “Legion Inoculant”, actúa como corte en el tramo medio de “Fear Inoculum”.

Colgándose del carácter ambiental en el track anterior, “Descending” va sumando fuerza paulatinamente, mientras la letra Maynard James Keenan hace un llamado a una humanidad en crisis a salir de su letargo. “Chocolate Chip Trip” es la figura fuera de cuadro, donde nuevamente se rescatan los motivos orientales y se le suman elementos de electrónica, en uno de los momentos más experimentales del disco. Cerrando como el último golpe, “7empest” destaca por el entramado de arpegios que posteriormente dan paso a un riff que recuerda a su primer período, otorgándole un fin tranquilo y redondo con la última ambiental, “Mockingbeat”.

Comparándolo con hitos importantes de su carrera, el retorno discográfico de Tool es un paso firme, sin embargo, no logra vislumbrar hacia dónde se encaminará la banda. Y si bien no es un trabajo que destaque por su riesgo o innovación, su cohesión y solidez ya son un gran mérito, considerando los 13 años de inactividad en el estudio. Por la misma razón, “Fear Inoculum” es una obra enfocada a sus antiguos seguidores. A pesar de ser un trabajo mesurado, dejan en evidencia que, como buenos constructores de canciones, Tool va edificando cada composición mediante una repetición rítmica hipnotizante, un sello que los años no lograron diluir.


Fear InoculumArtista: Tool

Disco: Fear Inoculum

Duración: 86:38

Año: 2019

Sello: Tool Dissectional / Volcano / RCA


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Algiers – “There Is No Year”

Publicado

en

There Is No Year

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su segundo larga duración, “The Underside Of Power”, cuyo mensaje visceral y contestatario tuvo una relativa buena recepción. Caracterizados por su singular capacidad de mezclar el góspel con géneros más modernos, este año regresan con un trabajo menos ruidoso que sus antecesores, distanciándose levemente del sonido noise punk de sus inicios para estrechar lazos con sonoridades más íntimas, como el post-punk y el dark wave.

El álbum comienza con la canción que le da nombre, “There Is No Year”, y ya desde aquel punto la banda nos muestra la apuesta por explorar nuevas sonoridades que dialoguen más de cerca con el mainstream. Como si fuera la misma canción, una transición minimalista da paso a “Dispossession”, un tema que vuelve con fuerza a las raíces góspel. El cambio más drástico con trabajos anteriores se hace más notorio con “Hour Of The Furnaces”, transportándonos hacia pasajes mucho más oscuros, dando paso uno de los cortes más asfixiantes y conmovedores de esta larga duración, “Losing Is Ours”, y quebrando ese ambiente bruscamente con “Unoccupied”, uno de los pocos tracks de ritmo enérgico del larga duración.

Posteriormente se encuentra “Chaka”, dónde se hace notar con fuerza la influencia dark wave antes mencionada. Este es uno de los momentos más interesantes del álbum, convirtiéndose en una veta que debería seguir siendo explotada por los de Atlanta. Como acto seguido, “Wait For The Sound” y “Repeating Night” mantienen una sonoridad sutilmente tenebrosa, la que, gracias a las pinceladas de sonido industrial, nos recuerdan al “Black Celebration” de Depeche Mode del año 1986. Ambos temas, pese a ser auditivamente más digeribles, resaltan el interesante trabajo de producción hecho por Randall Dunn, nombre vinculado al drone y post-metal.

Llegando al cierre, rodeados por un aura cuasi vampírico, “We Can’t Be Found” mantiene un tira y afloja entre pasajes lúgubres y celestiales, mientras que “Nothing Bloomed” nos hace sentir toda su intensidad, conduciéndonos a un falso gran finale, pues luego de esto, algunas ediciones cuentan con el bonus track “Void”, un single noise punk que revive el sonido de los primeros años de la banda y que ya había sido publicado anteriormente para Adult Swim como material promocional.

A diferencia de los dos álbumes anteriores de esta agrupación, “There Is No Year” es un trabajo que muestra una fachada más personalista, mayormente destacando el talento de su vocalista Franklin James Fisher. Esto conlleva una disminución o, mejor dicho, una mutación del protagonismo del resto de los miembros y sus capacidades interpretativas (al menos en el estudio), lo cual se hace notorio en una banda que desde sus inicios concibió una propuesta musical vanguardista. Son esos los costos que muchas veces deben pagar quienes aspiran a consolidar un sonido más radial, y en el caso de Algiers es un sacrificio que, si bien es evidente, no perturba la esencia ruidosa, política y, sobre todo, exploratoria, manteniéndonos en la búsqueda por agregar nuevas texturas a su poco convencional apuesta sónica.


Artista: Algiers

Disco: There Is No Year

Duración: 37:05

Año: 2020

Sello: Matador


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 horas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Publicidad
Publicidad

Más vistas