Conéctate a nuestras redes
Drunk Drunk

Discos

Thundercat – “Drunk”

Publicado

en

Tener amigos es mejor que tener dinero”, reza un dicho popular. Algo que bien sabe Stephen Bruner, más conocido en la escena musical de los últimos diez años como Thundercat, quién fue “descubierto” por Flying Lotus (entre comillas porque Bruner ya tenía su bagaje propio colaborando en la década pasada con artistas como Erykah Badu o Suicidal Tendencies, donde militaba su hermano Ronald) y reclutado como músico de sesión para la grabación y gira de su álbum “Cosmogramma” (2010). Fue el mismo Flying Lotus quien lo convenció de grabar en solitario, allá por 2011, su debut “The Golden Age Of Apocalypse”, y este año vuelve con su tercer álbum en larga duración: “Drunk”.

La música de Thundercat es irrevocablemente negra: está profundamente enraizada en el jazz y la improvisación, sin embargo, aúna también elementos del soul, funk, be-bop, trazas de ska, hip-hop y hasta soft rock. A priori, “Drunk” no parece un producto de digestión rápida, ya que son veintitrés canciones, pero dada la naturaleza ecléctica del álbum -tanto musical como líricamente- resulta un viaje en el que prácticamente ninguna canción falla a la hora de producir o transmitir algo. Hay desvaríos melódicamente tristes (“Rabbot Ho”) como también frenéticas crónicas de un fiestero común y silvestre (“Captain Stupido”). “Uh Uh” le sube las revoluciones al álbum con un despliegue de funk virtuoso, mientras que “Bus In These Streets” lo ralentiza profundizando sus líricas en las comodidades y vicios de la tecnología moderna.

Los arpegios del ya famoso e imponente bajo de seis cuerdas pulsadas por los dedos ágiles de Thundercat, dan inicio a “Lava Lamp” y “A Fan’s Mail (Tron Song Suite II)”, esta última una secuela de “Tron Song” de su segundo álbum “Apocalypse” (2013), divagando sobre la belleza de la vida de un gato (Tron es el nombre de su felino) y no tener responsabilidades. El r&b se hace presente en “Jethro”, un corte hipnótico y que representa el único y definitivamente perdonable problema de este álbum: empaquetar 23 canciones en una extensión estándar hace que algunas queden demasiado cortas, muriendo varias de ellas en el clímax de su groove y dejando la sensación de “gusto a poco”. Hay también momentos de mayor extensión, y vaya qué momentos. “Show You The Way” es un seductor electro-funk, en el que colaboran dos íconos del blue-eyed soul: Michael McDonald y Kenny Loggins, o “Walk On By” con la colaboración de Kendrick Lamar, otro amigo de la casa, y cuyo “To Pimp A Butterfly” de 2015 le debe casi toda su estructura jazzera a Bruner.

Rayando en el electropop, que es otra veta que asoma en “Drunk”, están “Tokio”, pieza breve de trote ligero, y “Friend Zone”, uno de los varios puntos altos del álbum, dándole aún más extensión a la paleta de estilos que Bruner expone. “Them Changes” es una canción elástica y saltarina como pelota de goma, aunque adolece de la misma falta de extensión, ya que cuando está a punto de explotar en intensidad, empieza a desvanecerse. Los invitados nuevamente aparecen en escena con el rapero Wiz Khalifa estelarizando un r&b oscuro y elegante en “Drink Dat”, y el omnipresente Pharrell Williams en “The Turn Down”. “DUI” cierra el disco a manera de reprise de “Rabbot Ho”, usando las mismas melodías y su característico falsete como para redondear el álbum.

En resumidas cuentas, Thundercat despliega aquí su mejor álbum a la fecha, mucho más cálido y más humano que los anteriores, presentándose tal cual es con sus luces y sombras, y asimismo mostrando su mejor faceta instrumental, una llena de la virtuosidad que lo ha llevado a ser considerado uno de los mejores bajistas en la actualidad.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Patogeno

    04-Abr-2017 en 1:30 pm

    <3

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 1 día

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 5 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: