Conéctate a nuestras redes
Anima Anima

Discos

Thom Yorke – “Anima”

Publicado

en

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de estudio bajo esa última faceta evidentemente sería sinónimo de calidad, ya que, luego de publicar la excelente banda sonora para la película “Suspiria” (Luca Guadagnino, 2018), el músico demostró que es capaz de trabajar con diferentes elementos sonoros y no sólo con lo articulado propiamente en sus trabajos anteriores como “Tomorrow Modern Boxes” (2014), donde primó la elaboración electrónica bajo el sentimiento de buenas canciones, sin necesidad de entrar estrictamente en la elaboración de un concepto que requiera justificar las melodías que se van presentando en el intertanto.

Y es que para construir lo que es su tercer trabajo de estudio, Thom Yorke aborda diferentes conceptos de la sociedad que se ven materializados en el resultado final, donde la experiencia para el oyente es algo que lo mantiene comprometido, pendiente de cada movimiento e intentando que se haga parte del relato, buscando la identificación de ambas partes con la obra. “Anima” cobra un sentido introspectivo bajo la vertiginosa vida urbana que llevamos día a día, ya que ese es un escenario que se sugiere de manera casi por inercia al ir escuchando los distintos elementos y puntos que el álbum va tocando, con patrones que vuelven a estar presentes de una forma u otra a medida que la historia va abordando su relato.

Por un lado, está lo perfecto y calculado, todo lo que representan los sintetizadores, loops, y beats que van adornando cada una de las composiciones. Por el otro lado, está lo humano, donde es Thom quien resalta como el elemento principal jugándose el papel de interlocutor, abordando y explicando cada pieza que pueda parecer inconexa en un rompecabezas de carácter complejo, pero que finalmente tiene todo estructurado en una simpleza y elegancia impecable. “Last I Heard (…He Was Circling The Drain)”, por ejemplo, se asoma con un desarrollo en la marcha, dándole humanidad y espontaneidad a los calculados y perfectos loops con que los sintetizadores adornan el resto de la toma, visibilizando los movimientos que pasaron y los que están por venir, como si se tratara del perfecto guion de una película.

Es así como cada canción coquetea y se concentra en abordar estas ideas y conceptos, tal como en “Twist”, donde Thom se funde con los beats en una unión que hace una transición prácticamente invisible en el sentido de reconocer los movimientos, planteando una duda casi perdurable durante este trabajo, que se cuestiona dónde está lo real y dónde está lo elaborado, lo que no proviene desde la emoción humana. ¿Hasta qué punto pueden converger el hombre y las máquinas? Es lo que cualquiera se podría preguntar, más aún cuando los contrastes desaparecen a ratos para plantear la interrogante de cuán robotizados nos hemos vuelto como seres humanos, y si eso es algo que es para mejor o peor, según el punto de vista. “Dawn Chorus es el punto que separa estos dos sectores en constante conflicto, presentándose como una canción donde el sintetizador es el único acompañamiento en un lirica e interpretación desgarradora y muy sentida, al nivel de las mejores composiciones que Yorke ha hecho en años.

“Not The News” y sus beats en un formato mucho más electrónico acercan el sonido contemporáneo construido sobre una base mucho más metafórica, permitiéndole un valor agregado a una canción que podría ser descrita como electrónica o tecno, pero que Yorke maneja desde una mirada más conceptual que unos sencillos beats para la pista de baile, de nuevo haciendo esa división humana/robótica que tanto se sugiere en el álbum, donde los atisbos de humanidad se ven reflejados en elementos muy puntuales como, por ejemplo, “Impossible Knots” y su bajo dinámico, el que se siente como uno de los pocos elementos humanos dentro de un álbum que está completamente basado en sonidos de carácter digital. Bajo esa mirada de pesimismo y aprendizaje de cómo sobrevivir en un contexto distópico y frío, “Runawayaway” es precisamente el cierre perfecto para una historia de esta naturaleza, donde la linea“this is when you know who your real friends are” resalta apresuradamente para llevarnos a esa constante inmersión que plantea este trabajo, a ratos urgente, asfixiante y muy vertiginoso.

Independiente de que el álbum esté acompañado por un corto de 15 minutos dirigido por Paul Thomas Anderson, es importante entender ambos como obras separadas debido a que, sin interceder mucho en el desarrollo de este, la música finalmente cuenta una historia más extensa y elaborada que lo que se puede lograr en ese lapso, aunque no por eso con un resultado de menor calidad o menos comprensible. “Anima” es una obra de antología por donde se le mire, demostrando la gran calidad compositiva que alcanzó Yorke y lo bien que funciona junto con alguien como Nigel Godrich.

Sin contar el pie forzado que supuso la composición de “Suspiria” en 2018, “Anima” se establece muy bien dentro del catálogo del músico, encajando inmediatamente con sus trabajos anteriores y alejándolo un poco de cualquier idea preconcebida que pudiera caer sobre su música. La pregunta finalmente es clave, y Thom no necesita plantearla o buscarle una respuesta, sino que más bien debe ayudarnos a comprender que el estado actual de la sociedad no es algo que pueda ser revertido o mejorado, y que lo único que va quedando por hacer es evadirlo, aunque toda acción de ese tipo conlleve una cierta comprensión del panorama. De eso, el músico sabe bien y, gracias a este trabajo, nosotros también lo sabremos.


Artista: Thom YorkeAnima

Disco: Anima

Duración: 47:44

Año: 2019

Sello: XL


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Publicado

en

Everything Not Saved Will Be Lost

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena de capas por descubrir y palpar en su nuevo y quinto disco, “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”. Una pausa de cuatro años se tomaron estos ingleses para hacer un nuevo disco, tiempo creativo y prolífico, que probablemente originó que este apareciera con un nombre que nos deja en la inmediata espera por su segunda parte.

“Moonlight”, su primer tema, aparece lentamente con acordes que se enganchan de nuestras primeras capas de piel, para que luego Yannis Philippakis declare con una exquisita nitidez su ruta flotante. Cuando se está capturado en ese espacio oscilante, aparece “Exits” para recordar que es Foals con sus ritmos clásicos que invitan a danzar. La banda siempre ha sugerido divertirse, a un ritmo distinto que un baile alocado en medio de una discoteca, pero siempre proponiendo una invitación danzante como lo hace con “White Onions”, donde, al moverse al ritmo de sus acordes, hace sentir que están hablando de una urgencia, alguna realidad dolorosa en la cual nos quiere involucrar.

“Syrups” es el ejemplo de exclamación y decisión mezclado con el ritmo de latigazo lento, donde la voz de Yannis se pierde y se encuentra sola, suavizándola e intensificándola, traspasándonos el dolor porque convence de que habla de emociones reales, de algo que está pasando. El disco está lleno de lugares y momentos, recorre los espacios, el cielo y la Tierra con todas las emociones que hay en medio; la guitarra y voz de su frontman se unen dulce y dramáticamente a la vez, sacando melodías y golpes rítmicos a ratos adictivos, y en otros agotadores, como en “Sunday”, que inicia con una calma deliciosa y luego se encamina a un final repetitivo y pegado, de donde a ratos se podría querer salir.

El disco pone en énfasis una marcada electrónica, en medio de un teclado que también alcanza gran protagonismo, junto a las melodías que van provocando saltos entre estos sonidos que no son nuevos en Foals, pero que hoy se lanzan con definición y aplomo para dar soporte a los intensos contenidos de sus letras. Estos dan cuenta de la ininterrumpida evolución de los británicos desde “Antidotes” (2008), su primer álbum, donde la voz aún no es el elemento magnético que es hoy, y donde cada tema sigue al otro en una congruencia melódica, pero que evita de alguna forma encontrar la personalidad particular de cada uno. Este lanzamiento sugiere una mayor exploración que los anteriores y de la que “What Went Down” (2015) ya venía relatando con su franqueza, mostrando intensas emociones tras sus declaraciones.

“Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1” tiene un buen inicio y un mejor final. Recorrer el disco para llegar a “I’m Done Whit The World (& It’s Done With Me)” hace que valga la pena el trayecto, con su cadencia en medio de un mundo de decepción y deseos, con acordes que invitan a escucharla una y otra vez, pues se sabe que es un lugar donde se estuvo, se está o se podrá estar. Hay algo en Foals que hace permanecer de alguna manera en ambos lados, con algo de desencanto que se sostiene, pero que mantiene también en la esperanza, pareciendo estar decididos a declarar cada vez con más fuerza y definición el tipo de mundo en el que estamos y qué queremos cambiar.


Artista: FoalsEverything Not Saved Will Be Lost

Disco: Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1

Duración: 39:04

Año: 2019

Sello: Warner Bros. / Transgressive Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Everything Not Saved Will Be Lost Everything Not Saved Will Be Lost
DiscosHace 4 días

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena...

False Alarm False Alarm
DiscosHace 5 días

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 6 días

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 2 semanas

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 2 semanas

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 2 semanas

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 3 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 3 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 3 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Publicidad
Publicidad

Más vistas