Conéctate a nuestras redes

Discos

Thirty Seconds To Mars – Love Lust Faith + Dreams

Publicado

en

Son poderosos los prejuicios, y también el poder de la imagen de una figura o de un look por sobre el entendimiento a la obra, aciertos y errores incluidos, en una propuesta musical. Históricamente la imagen permite darle carne a algo tan inmaterial como es el sonido, pero con la necesidad de vender, marketear y generar ganancias, pareciera que la imagen puede serlo todo. Este es el caso de Thirty Seconds To Mars, una banda promedio en el escenario del rock-pop, pero cuya fanaticada y percepción ha estado fatalmente predeterminada por Jared Leto, ese actor de 41 años, quien hace ya una década se juntó con unos amigos para dar rienda suelta a su inquietud musical.

THIRTY SECONDS TO MARS 01Las fans llegaron motivadas principalmente por la presencia de Leto, atrayente y perfecto para el público adolescente. El problema es que esto también motivó áridas críticas, algunas de ellas injustas, en especial con lo que fue “A Beautiful Lie” (2005), un álbum que era sólido y cuya producción hizo que canciones poco desarrolladas sonaran muy bien, dando como resultado un uso efectivo de los armónicos medios, respetable resultado para un grupo de una “figurita del espectáculo”. No obstante, con los fans, a muchas bandas les llega la necesidad de ser más grandes de lo que su talento les permite ser. Si “This Is War” (2009) esbozaba un salto al rock de estadios, al estilo U2, “Love Lust Faith + Dreams”, el cuarto disco de 30STM, lo consolida y esto termina minando lo mejor que tenía esta agrupación, que era la capacidad de dotar de peso a sus sencillos riffs de guitarra con una buena ecualización y tino en el manejo del sonido. En vez de potenciar aquello, 30STM se concentra en sonidos más electrónicos en su último álbum, con tendencia a lo épico y sobre complejizando sus canciones, dando como suma que en varios tracks la canción termine siendo fatigante o poco interesante.

El mejor track del disco es el que rescata a las guitarras, y es una gran canción. “Conquistador” tiene tres minutos de rock rabioso, lleno de explosión y espontaneidad, pero detrás de este conquistador track, viene “Up In The Air”, que se vuelve lo más pop que hayan hecho Leto y los suyos, espíritu que también tienen canciones como la cancina “End Of All Days”. El uso de cuerdas como violines y cellos tiene buenos resultados, y esto se nota con el tinte genuinamente épico que logra la introducción (“Birth”), así como el inicio de “Pyres Of Varanasi”, track instrumental que también consigue ese efecto, pese a que después sea otro reducto de la electrónica. La voz de Jared Leto es otro punto. Es poco versátil, muchas veces suena demasiado rasposa como para lograr acoplarse a la sofisticación de varios pasajes del disco, afectando la recepción de canciones que tienen momentos interesantes, pese al afán U2esco que inunda gran parte de “Love Lust Faith + Dreams”.

THIRTY SECONDS TO MARS 02Otro punto un poco desconcertante es la presencia de una voz que demarca secciones del disco, como si se tratara de una obra conceptual con diferentes capítulos. Y es desconcertante porque no hay un uso narrativo que haga estrictamente necesario echar mano a este recurso, que termina siendo meramente pretencioso y molesto. Los 45 minutos de este disco sí son valederos de escuchar, pero no como lo dicen las fans de Leto, ni tampoco son un bodrio como muchos “dueños de la verdad” del rock lo puedan afirmar. El gran problema es pasar entre los montones de barreras distractoras entre las composiciones y su puesta en manifiesto, siendo la principal dificultad la prevalencia de la imagen por sobre el sonido, algo imperdonable, por muy mediatizada que esté nuestra sociedad y la cultura en general.

Por lo menos existen algunas canciones que hacen pensar que lo mejor de 30STM todavía sigue allí, pero hace falta destapar muchos velos para que aparezca aquello, y mientras eso pase, los prejuicios serán más trascendentes que la música.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Jonathan

    13-Ago-2013 en 5:56 pm

    Yo lo escuché recién hoy y me pareció muy alejado de su estilo, están probando cosas nuevas, recién experimentando. Me hizo pensar en Linkin Park porque ellos hicieron lo mismo, no en estilo sino en buscar su propio sonido.

    No creo que este álbum los consolide como dice la nota pero si los encamina en busca de su sonido propio. No es un álbum malo pero si es difícil de escuchar, el tema de las voces de verdad es molesto.

  2. Rocio

    13-Ago-2013 en 6:02 pm

    Yo voy a ser sincera, me encanta la voz de Jared leto, y las voces intermedias dan solo a entender un poco de lo que significa la canción. Me he tomado el tiempo de analizarlas una por una buscando ese significado oculto que hay detrás de cada canción de la banda. Creo que el sonido y la música es muy relativo y que todo comentario es valido. Todos tenemos gustos distintos.

  3. Yo también, seré sincera, siempre pensé que eran la típica bandita emo de un actor que hacia su hobby con su hermano y amigos, pasable. Pero a mi parecer, me gustaron a partir de la canción Up in the air, y me agradaron, y si, no faltan las comparaciones con U2, pero pues tal vez sean su mayor influencia, abundan artistas que suenan a otros… hoy compre el disco, me agrado, sencillito nada pretencioso y me identifique con algunas letras. Tal vez no los consolide, pero se les reconoce la experimentación, que a bien les tenga ganar otro tipo de publico/fans.

  4. Jhimmy

    23-Feb-2015 en 1:32 pm

    En este álbum se demuestra lo que hace la industria de la música para vender, han tomado el camino fácil y han hecho canciones que son difíciles de digerir, parece hecho para los jóvenes de 15, tengo 15, la mas aceptable es “Conquistador” las demás dan pena, “Do or Die” parece una copia barata de “Closer to the Edge” . Todo tiene un sonido muy pop, como dije, para adolescentes. Es solo una opinión.

Responder

Discos

Julien Baker – “Little Oblivions”

Publicado

en

Little Oblivions

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto al resto de su discografía. Y es que en tan solo los primeros segundos de “Hardline” –la puerta de entrada al tercer LP de Julien Baker– se revela que esta placa expandirá sus horizontes musicales y entregará una nueva versión de lo que interpreta por intimidad. Acompañada por primera vez de una banda completa, la música de esta pieza llena los espacios que antes se encontraban vacíos y en donde abundaba la intimidad. Sin embargo, gracias a la dirección de su voz y sus reveladoras letras, Baker jamás pierde la capacidad de entregar un espacio seguro para derramar sentimientos. “Ya puedo ver hacía dónde va esto, pero no puedo encontrar el freno”, revela la cantante antes de que las guitarras exploten en un enorme momento catártico. En donde antes su música era una constante inhalación, en este tema inicial Baker finalmente exhala y deja ir lo que lleva adentro.

El caso de “Hardline” se puede aplicar también para las siguientes canciones de “Little Oblivions”, donde la música es una representación auditiva de la avalancha de sus sentimientos. Y es que, con 25 años, Baker finalmente parece estar lista para expresar los traumas sufridos y los que anticipa a futuro, retratando una adolescencia complicada bajo estigmas homofóbicos y misóginos. Sin duda, las melodías tienen ese tono nostálgico que es tan popular dentro de su generación. Un aire del indie pop de finales de los 90 puede notarse en las guitarras de “Heatwave”, y similar idea se expresa en la pieza lista para la radio (pero quizás demasiado buena para sonar en ella), “Faith Healer”, cuya melodía captura el sentimiento del paso de los años.

Apuntar a los sonidos de su adolescencia no es algo solo estético: en la canción se detalla la adicción a las drogas, algo que enfrentó durante esos años y que se hace difícil olvidar. “Te creeré si me haces sentir algo”, canta Baker aferrándose a cualquier oportunidad de no recaer, sin buscar simpatía, sino que expresando una difícil realidad. Y es que, por triunfantes que puedan sonar las recién llegadas guitarras eléctricas y la percusión, los temas son oscuros y difíciles de digerir. En “Relative Fiction” insiste que “no necesito una salvadora, necesito que me lleves a casa”, revelando partes que intenta ocultar, mientras que en la casi acústica “Crying Wolf” se contradice y busca ayuda.

El estilo confesionario de “Little Oblivions” podría poner incómodo a un oyente casual, donde las canciones revelan a una adulta leyendo su diario de vida, sin embargo, su casi palpable trauma hace posible poder empatizar con la historia, y no sólo gracias a su letra, sino que el liderazgo de sus melodías embellece lo que de otra forma podría tornarse demasiado oscuro para deleitarse. Incluso dejando fuera las letras, el álbum presenta quizás sus melodías más fáciles de disfrutar. “Ringside” es una triunfante pieza de rock por donde se mire, donde su voz podría conquistar cualquier década, quedando claro que la artista está en una posición alta en la ola de compositoras del indie rock. Pese a ser una de las canciones más atípicas, “Song in E” es de los momentos claves del último acto: melodía simple y directa, donde su voz es la verdadera protagonista, siendo la narradora quien hiere y pide a gritos ser castigada por sus actos, pero la amabilidad de su contraparte la inquieta, presentándole algo que desconoce.

Sería sencillo clasificar a “Little Oblivions” sólo como un álbum depresivo –al menos eso haría creer la negativa última pieza, “Ziptie”, que cuestiona si es que Dios se arrepiente de todo–, sin embargo, sería reducir la franqueza con la que Julien Baker enfrenta problemas que hasta ahora sólo había sugerido. Este nuevo álbum la encuentra más vulnerable que nunca y, a la vez, parada firme sobre sus pies; con fuertes melodías y una banda que le permite enfatizar con fuerza sus intenciones, pero con vulnerables momentos que no se pierden. Ante la sensación de que falta una continuación, donde la protagonista no puede quedar en este punto, “Little Oblivions” es una reconfortante señal de que Baker va en el camino correcto.


Artista: Julien Baker

Disco: Little Oblivions

Duración: 42:39

Año: 2021

Sello: Matador


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E69

Facebook

Discos

Little Oblivions Little Oblivions
DiscosHace 6 horas

Julien Baker – “Little Oblivions”

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto...

For Those That Wish To Exist For Those That Wish To Exist
DiscosHace 1 día

Architects – “For Those That Wish To Exist”

“Tengo mucho que perder, pero no te mentiré”, es el inicio de la estrofa final del noveno disco de Architects,...

FLOWERS for VASES / descansos FLOWERS for VASES / descansos
DiscosHace 6 días

Hayley Williams – “FLOWERS for VASES / descansos”

Todos guardamos o conservamos cosas que nos recuerdan a alguna situación o período particular de nuestras vidas. Puede ser algo...

For The First Time For The First Time
DiscosHace 1 semana

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 2 semanas

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 2 semanas

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 3 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 3 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 3 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 4 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: