Conéctate a nuestras redes

Discos

Therapy? – Disquiet

Publicado

en

Es recurrente etiquetar a bandas de “alternativas” cuando estas cambian de dirección violentamente, rehusándose a seguir cierto patrón de conducta que los enriele dentro de un determinado estilo. Esto ha sido especialmente cierto con Therapy?, ícono del rock británico (en rigor, Irlanda del Norte) constantemente catalogados como tal, debido a que a lo largo de su trayectoria su música se ha bifurcado hacia territorios extraños. Cómo no rememorar la época de “Infernal Love” (1995), en donde  los arreglos de cellos y canciones más pausadas marcaron un precedente vital para entender cuál es la quintaesencia de su música: el cambio.

THERAPY 01Justo veinte años después de aquel disco –que los llevó a tocar en Reading Festival junto con nombres consolidados como Metallica-, Therapy? parece hoy buscar su lado más crudo, que lo asemeja a bandas como Helmet o los subvalorados Pete, pero sin perder la libertad esquemática en la elaboración compositiva siempre presente en su ADN. En tal orden de cosas, “Disquiet” es un álbum que recurre nuevamente al overdrive del rock áspero de antaño, que parece tanto gustarle al cerebro de la banda, Andy Cairns, lo cual otorga el fondo preciso para que estribillos más accesibles y pegadizos brillen con naturalidad. En tal sentido, este álbum está construido de manera inteligente; la banda sabe con claridad qué quiere hacer y apunta hacia allá sin remilgos. El oyente, entonces, no debe desentrañar segundas intenciones: la finalidad de los irlandeses es hacer un rock de guitarras sucias, pero que a la vez sea memorable. Y lo consigue.

Una cualidad que es necesaria remarcar de “Disquiet”, es el hecho de que las letras y la música parecen estar en una conversación ininterrumpida: hablan lo mismo a través de distinto lenguaje. “Still Hurts”, por ejemplo, abre el opus con riffs desenfrenados que evocan el dolor permanente que trae la decepción que carraspea Cairns, algo que de manera más oscura se reitera en “Idiot Cousin” y en “Vulgar Display Of Powder” (guiño a Pantera), en la que la música parece mandar “todo a la mierda” de la misma manera que lo hace las letras. No son muchas las bandas que traspasan la evocación de sus sentimientos a los acordes de manera tan prístina como lo hace Therapy? en este disco, aspecto que entrega identidad al trabajo de riffs y a la construcción del bajo por parte de Michael McKeegan.

Reforzando lo anterior, el desasosiego y la apatía más sombría se reflejan en temas como “Tides” o “Good News Is No News”, en donde se nota la madurez compositiva de la banda. En el primero, se observa claramente la intención de volver a reeditar los tiempos del exitoso “Troublegum” (1994), pero en una versión algo más gótica, aunque no limitada a ese espectro. En la segunda, en tanto, la crudeza y el lado más catchy confluyen en una métrica actualizada y agresiva del rock británico THERAPY 02clásico, pero sin perder la consonancia de sus pergaminos más duros. A su vez, y sin perder la directriz trazada, temas como “Torment Sorrow Misery Strife” y “Fall Behind” recapitulan la actualidad de la banda con su primigenia incursión al punk, resaltando –lamentablemente- el aspecto negativo de la producción en la batería: el hi-hat mal amplificado, ensucia fútilmente su rapidez. Empero, esto no constituye ninguna mácula en la rebeldía que aportan estas composiciones.

Therapy? es una banda que reacciona ante lo que impera en el mercado. De alguna u otra manera en sus discos existe al menos una declaración de insubordinación frente al estatus comercial seguro que entregan temas más accesibles. En el caso de “Disquiet”, tal afirmación se encuentra en “Helpless Still Lost” y en el grandilocuente, pesado y cargado “Deathstimate”, una obra mayúscula en calidad que, además, rompe el perímetro dibujado por la banda en las diez canciones anteriores. Así las cosas, vuelve el cambio, el eterno retorno de buscar lo distinto que siempre los ha caracterizado y que los hace diferentes. Pincelada final que sólo músicos con apatía a las etiquetas pueden lograr.

Y así, Therapy? ha vuelto a liar sus bártulos, pero esta vez para volver al rumbo trazado en la medianería de los noventa, sin dejar de lado la innovación, que a estas alturas es su sello. Los irlandeses, entonces, a través de este disco, ejecutan su música con pericia, lo cual les permite ser confirmados en su sitial de banda de culto.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Alejandro

    12-May-2015 en 5:44 pm

    Lo mas grande Therapy? loco!

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: