Conéctate a nuestras redes
The Winery Dogs The Winery Dogs

Discos

The Winery Dogs – “The Winery Dogs”

Publicado

en

Se nota quiénes están detrás, pero también cuánto cedió cada uno para derivar en el sonido hard rock más clásico que les hayamos escuchado en un buen tiempo. Se trata del trío The Winery Dogs, uno de esos supergrupos que proliferan en la actualidad, y que muchas veces suenan más a partes que se suman que a colaboraciones realmente unitarias.

Richie Kotzen (Poison, Mr. Big) toca la guitarra y canta, Billy Sheehan (David Lee Roth, Mr. Big) es el bajista y el multifacético Mike Portnoy (Dream Theater, Adrenaline Mob, entre muchos otros proyectos) se encargó de la batería, y de partida la voz de Kotzen y el sonido dominante de la guitarra harían parecer que este es el nuevo proyecto de don Richie, pero lo cierto es que ni él ni Mike Portnoy dominan la batuta, sino que es Sheehan, el que denota más de su ruta personal, que es parecida pero más ortodoxa que la de Kotzen en el hard rock. Mal que mal, Sheehan viene de Mr. Big y fue parte de la banda de Kotzen, pero además estuvo como parte de los acompañantes de David Lee Roth y, más que todo, Talas, una de las subvaloradas agrupaciones de glam metal, pero donde la potencia de cómo se tocaba un instrumento tenía que relacionarse de buena forma con armonías, melodías y riffs magnéticos y adornados.

THE WINERY DOGS 01“Elevate” encarna perfecto el espíritu de estos “perros de viñedo”, con melodías a prueba de balas y una potencia que no se esconde detrás de una canción ortodoxa. De hecho, “The Winery Dogs” suena como un álbum de virtuosos, pero no se siente pesado o agotador, porque al final lo importante son las canciones, cosa que este supergrupo entendió a cabalidad. ¿Por qué fijarse también en Sheehan? Hay que notar su trabajo en tracks como “The Other Side” donde canciones muy simples se convierten en aplanadoras, apenas con un poco más virtuosidad. Luego Richie Kotzen y Mike Portnoy hacen lo suyo, con un virtuosismo evidente y afilado.

Si al bagaje de los ex Mr. Big se le suma la batería de Portnoy, el resultado es mucho más armónico de lo que se podía haber pronosticado en el papel, con el extra de que se nota que todos grabaron sus pistas estando en completo dominio de lo que querían hacer con sus instrumentos, lo que empapa de convicción los trece tracks de este, uno de los mejores debuts en el hard rock más clásico de este año, que a muchos les podrá resultar extenso (el disco dura una hora), pero que bien vale la oportunidad.

Portnoy suena un poco más contenido que en Dream Theater, y eso le permite brillar más a ratos, porque puede hacerlo, lo mismo que Kotzen quien siempre ha generado grandes matices con su privilegiado registro vocal, así como su estilo pulcro e hiperkinético para tocar la guitarra. “You Saved Me” es una buena balada, pero sin caer en el cliché del género, mientras que “Damaged” suena similar a varias canciones de Chris Cornell solista (obviamente, el timbre de Kotzen ayuda en esto). Otra composición más enfocada en lo mesurado que en la potencia es “I’m No Angel”, casi sacada del trabajo solista de Kotzen quien es un frontman como la música manda.

THE WINERY DOGS 02Son interesantes los quiebres bluseros y funk en varias canciones, que dotan de matices insospechadamente coherentes a la propuesta de The Winery Dogs, aunque lo más cercano al rock clásico, espíritu que atrajo a Portnoy a trabajar con Sheehan en un primer momento, se encuentra en “We Are One” o “One More Time”. Las dos últimas canciones son mucho más reposadas, con “The Dying” otra vez trayéndonos a la memoria a Cornell, aunque mucho más en su veta con Audioslave, mientras que “Regret” es un cierre completamente inesperado, con un sonido mucho más negro y marcado por los órganos Hammond y el ritmo soul que funciona muy bien para darle un toque épico y clásico al final del primer intento de The Winery Dogs.

No sólo nos encontramos con un disco muy interesante, sino también con la comunión genuina y bien lograda de tres músicos con largos caminos propios, pero que lograron formar una misma carretera. Así, el debut homónimo de estos The Winery Dogs no se embriaga en el virtuosismo obvio que tienen sus miembros, sino que se mueve por las composiciones y eso se nota de principio a fin demostrando que no sólo hay que sumar para lograr mucho más. A veces también vale la pena ceder a un principio común, y qué mejor que este eje sean las canciones.


Artista: The Winery Dogs

Disco: The Winery Dogs

Duración: 60:14

Año: 2013

Sello: Loud & Proud Records


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 4 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas