Conéctate a nuestras redes

Discos

The Tony Danza Tapdance Extravaganza – Danza IIII: The Alpha–The Omega

Publicado

en

El opus de los norteamericanos de The Tony Danza Tapdance Extravaganza, fervientes exponentes del extreme metal, llega con el lanzamiento de –al parecer– su último disco, ya que en las semanas previas a lanzar el cuarto LP de la agrupación, los oriundos de Tennessee anunciaron su retiro de las pistas, sin entregar mayores detalles y dejando como legado para sus fanáticos el mejor disco de su breve –pero muy fructífera- carrera.

El nombre The Tony Danza Tapdance Extravaganza, no es un nombre muy popular en la escena del metal mundial, su lugar estaba en el underground, donde se ganaron el epíteto de “el número más feroz del under”, transformándose en una de las bandas favoritas de los adherentes al metal más extremo. Aunque se estén despidiendo, nunca es malo echar un ojo a lo que nos ofrece este género en estos días, y The Tony Danza Tapdance Extravaganza es un notable exponente del estilo musical más pesado en la actualidad.

“Danza IIII: The Alpha–The Omega” es un disco denso y que necesita más de una escucha para ser digerido por completo. A pesar de lo directo que suenan algunas canciones, sobre todo por la potencia del  mathcore y las melodías progresivas, el hecho de que sean quince los cortes que componen el álbum y que cada uno esté unido por una línea temática, hace que las primeras revisiones a la placa se hagan difíciles de procesar, descubriendo en cada re-escucha el virtuosismo que se esconde detrás de este trabajo.

El viaje comienza con “Behind Those Eyes”, que parte como una aplanadora que, de a poco, asciende hasta las dimensiones siderales que caracterizan al disco. El extreme metal cae con todo en “You Won’t”, que parece una versión pervertida de los primeros trabajos de Slipknot. La tónica se mantiene con “Rudy X3”, donde el vocalista Jessie “Danza” Freeland se toma unos segundos al comienzo del tema, para dedicarlo a todos aquellos que se hacen llamar tus amigos y hablan a tus espaldas. “The Crossfire” es una especie de caótico interludio, comandado por las bases de sonidos de metralletas que son intervenidas por las guitarras y las percusiones, hasta caer en el vació bajo una misteriosa melodía sintetizada, en la que se convertirá en el leiv motiv del disco.

“Hold The Line” incorpora más elementos electrónicos a la mezcla de riffs entrecortados y aplastantes, para llegar a una sección sideral donde se pueden escuchar una serie de diálogos extraídos de radios militares, órdenes de disparo y mucha interferencia. La catarsis de apodera de la breve “Death Eater”, que más que una canción parece el delirio de un demente bajo una base groove. Le sigue “Canadian Bacon”, que apuesta por la rapidez sin salirse de los esquemas presentados hasta el momento. La más extensa del disco, y por lejos la mejor lograda, es “Paul Bunyan And The Blue Ox”, haciendo gala del lado más virtuoso del quinteto. En este instrumental hay espacio para el metal progresivo, sonidos orientales y una conclusión que suena como al hijo hiperventilado de Mastodon.

“Disconnecting Pt. 1”es la cortina que abre “This Cut Was The Deepest”, quizás la más “oreja” del conjunto gracias a un coro que, sin dar respiro alguno, logra dotar de melodía a un conjunto que destaca por su facultad de aplastar todo a su paso, alejándose en el fade out de “Disconnecting Pt.2”.

“The Alpha–The Omega”, tema que pone título a la placa, destaca por sus toques de grindcore y los guturales que fácilmente pueden ser confundidos por los de un chancho. El tono cambia por completo en “Some Things Are Better Left Unsaid”, que se muestra más oscura y enigmática, incluso cacofónica, dejando a la experimentación sonora como protagonista de la función. “Don’t Try This At Home” vuelve las cosas a la normalidad para terminar con la segunda más extensa del disco, “This Is Forever”, que contiene todo lo que ya hemos podido ver hasta el momento, sumado al factor audiovisual que, en su parte intermedia, es capaz de recrear imágenes, sellando un disco que puede hacerse pesado en un principio, pero que contiene en su interior una serie de interesantes elementos a los que vale la pena darles una escuchada. The Tony Danza Tapdance Extravaganza cuelga los botines con un disco de metal extremo y sensorial.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Killers – “Imploding The Mirage”

Publicado

en

Imploding The Mirage

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a creer; que nos levanten del sillón y nos hagan recordar los buenos momentos. En esa categoría entra el lanzamiento de “Imploding The Mirage”, trabajo que vuelve a poner a The Killers al tope de su capacidad creativa. Un disco lleno de canciones pegajosas y que sigue puliendo la fórmula de la banda de Las Vegas: hacer música para llenar estadios y corazones.

El inicio es inmediatamente una inyección de energía, los sintetizadores se roban la película y la atmósfera de “himno” está por todos lados. “My Own Soul’s Warning” es una canción que no sólo demuestra el camino que optó seguir la banda para este lanzamiento, sino que también muestra que aún tienen mucho por dar, algo que, tras dos discos flojos como “Wonderful Wonderful” (2017) y “Battle Born” (2012), había dejado de ser una obviedad.

Este nuevo acierto discográfico llega en un momento clave de la banda, y es que, además de tener que responder a las expectativas habituales de un lanzamiento, los creadores de “Somebody Told Me” tuvieron que asumir la marcha definitiva de Dave Keuning. Sin el guitarrista, quien comenzó su distanciamiento en 2017 para pasar más tiempo con su familia, Flowers y compañía decidieron arroparse de un plantel de primera para grabar su sexto disco. Comandados por Shawn Everett y Jonathan Rado (Foxygen), la banda sumó a figuras como Weyes Blood, Adam Granduciel y Lindsey Buckingham de Fleetwood Mac. En la colorida “Blowback” aparecen los teclados del líder de The War On Drugs, en “Caution” Buckingham se apodera de las guitarras, y en “Lightning Fields” Brandon Flowers se deja acompañar por la grandiosa Kathryn Dawn Lang. Llevándolo a un terreno deportivo, pareciera que The Killers entendió no podría suplir a Keuning con otro guitarrista, por lo que prefirió cambiar la forma de trabajo. Jugada que, tras escuchar este disco, parece más que acertada.

Otra cosa que asoma al escuchar “Imploding The Mirage” es la ya asentada propuesta de The Killers. La banda, pese a probar cosas distintas de vez en cuando, siempre ha tenido una columna vertebral en sus creaciones. Mientras muchas bandas de los 2000 han probado suerte en otros géneros, los chicos de “Spaceman” han mantenido una postura muy ligada al synth pop y al rock de estadios. Esa capacidad de mezclar los sintetizadores con los himnos de arenas recuerda inmediatamente a ciertas etapas de U2 y al lado más popero de los ya mencionados The War On Drugs. De esa etiqueta nacen canciones como “Fire In Bone”, “Running Towards A Place” y el track homónimo, piezas que muestran el lado más ochentero de Brandon Flowers, Mark Stoermer y Ronnie Vannucci Jr.

En un año de grandes regresos, los oriundos de Nevada firman un disco excepcional, retomando el paso perdido en sus trabajos anteriores, y demostrando también que no es necesario vivir en constante cambio para sacar un buen disco, sino que basta con sonar bien. Ahora sólo habrá que esperar que “Imploding The Mirage” pueda ser escuchando en vivo, donde sus canciones sin duda crecerán aún más, porque si este disco ya suena bien en pandemia, con la banda girando llegará a otro nivel.


Artista: The Killers

Disco: Imploding The Mirage

Duración: 41:59

Año: 2020

Sello: Island Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 21 horas

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 días

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 2 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 3 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 3 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas