Conéctate a nuestras redes
Comedown Machine Comedown Machine

Discos

The Strokes – “Comedown Machine”

Publicado

en

Sonará rotundo, pero no deja de ser cierto: The Strokes ya no es una banda de rock. Y qué bueno que así sea. Tras una década de movimientos erráticos para poder salirse del paraguas acogedor, pero que no te deja ver más allá de tus narices que era “Is This It” (2001) y con sendos intentos de saciar inquietudes más egoístas que las de The Strokes en sí, “Comedown Machine” es ese disco que logra sacar a los neoyorkinos del limbo estilístico y les devuelve la frescura en esta, su quinta entrega.

Es cierto, no es un disco de rock y para muchos es derechamente pop, pero la discusión de géneros hoy por hoy importa poco y nada. Es más importante que los experimentos que decantaron en un extraño y barroco intento solista de Julian Casablancas (“Phrazes For The Young”, 2009) o un disco con altibajos escandalosos y una tensión evidente (“Angles”, 2011), esta vez consiguen once tracks de factura técnica, riesgo y variedad mucho mejor lograda.

THE STROKES 01El primer adelanto daba miedo y hacía pensar que “Comedown Machine” sería una película de terror. “One Way Trigger” no sólo es la canción más synthpop que ha firmado The Strokes, sino que también en este lado del mundo tiene otro referente sonoro inmediato: la sensación clara de que el arpegio de la estrofa está calcado a “En El Muelle De San Blas” de los mexicanos Maná. Además, Casablancas daba pie al chiste generalizado con un falsete en un tono muchísimo más alto de lo que racionalmente podría aguantar su garganta. Película de terror que, viendo el dibujo entero, resulta más un film de cine arte con tintes oscuros que una “Pesadilla”. El segundo adelanto es ese, a estas alturas, ya clásico ejemplo de que si The Strokes quisiera, podría explotar la fórmula de rock revisionista y bien armado de “Is This It” que ha puesto en cada álbum. “All The Time” es ese track que le va a gustar al antiguo fan de la banda y, por supuesto, al que recién los viene a conocer. Una canción que perfectamente podría haber salido a finales de los sesenta o en diez años más, con un coro irresistible. Aquí otro hecho: “All The Time” es una excepción en el disco y aquellos fans que se sintieron atraídos a “Comedown Machine” por ese sonido “Is This It”, van a odiar este álbum.

La primera sorpresa general del disco es su vocación por la experimentación sonora, lo que se nota especialmente en el sonido de la batería de Fabrizio Moretti y la voz de Julian Casablancas. La batería juega con sonoridades más rotundas y sucias, lejos de la ambigüedad o monotonía de los discos anteriores, recordando las mismas raíces setenteras que nos han hecho evocar grupos nuevos como las estadounidenses Haim, especialmente en el track inicial “Tap Out” y la cinemática “50/50”. La voz de Casablancas es otro tema. Se pasea del falsete al tono grave, pasando por el susurro y el grito con una agilidad y capacidad interpretativa que no se le escuchaba desde “Room On Fire” (2003), con la candidez de “Slow Animals” o la teatralidad garagesca de “80’s Comedown Machine”, o la versatilidad de “Welcome To Japan”. Un triunfo para un tipo que hace varios años que venía haciendo la pega por cumplir y poco más a nivel vocal. Hablando de “Welcome To Japan”, debe ser el track más representativo de esta nueva era para The Strokes y es el más logrado también del nuevo disco, porque se logra pasear por diferentes sensibilidades, desde el pop bailable estilo Franz Ferdinand, hasta el minimalismo R&B del intermedio, además de ser una canción que no fuerza nada.

La segunda mitad del disco es ágil (“Chances”), expansiva (“Happy Ending”) y con una tendencia a parecer música perfecta para una película sobre el espacio (“Partners In Crime”), teniendo como gran final una canción extrañísima para los registros de The Strokes, “Call It Fate, Call It Karma”, que es tan calmada que hace pensar en cuánto trecho ha avanzado la agrupación, desde ser los niños mimados de la industria a lo que pasa ahora.

THE STROKES 02Este disco será criticado por todos, y será en duros términos, y además con un pie y medio en el pasado de la banda con comparaciones que sí serán odiosas. Y eso pasa por culpa de ese gran disco que es “Is This It” que les dejó la vara tan alta y los marcó tanto identitariamente, que nadie los deja salir de ese imaginario colectivo. Repito: The Strokes ya no es una banda de rock. Ahora son capaces de hacer lo que sea necesario para que las canciones funcionen a su modo. Y no es falta de talento, porque si hay algo que “All The Time” y “Under Cover Of Darkness” del “Angles” nos demostraron es que, si ellos quisieran, sacarían 10 discos como su debut, pero acá por fin notamos un crecimiento musical y un crossover que hace tiempo los tenía a medio camino de todo.

“Comedown Machine” es un disco fundamental de este año, aunque no sea el mejor y aunque tenga ese prospecto de cover a Maná, y hace notar que, después de todo, ni la imagen ni lo que la gente cree que debe ser una banda es tan importante como las canciones que son capaces de hacer, y eso, tras 11 años de majadera y monótona atención mediática, es un triunfo para una banda como The Strokes.


Comedown MachineArtista: The Strokes

Disco: Comedown Machine

Duración: 39:49

Año: 2013

Sello: RCA


Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

  1. calduo

    22-Mar-2013 en 11:12 am

    y cuando fue una banda de rock?

  2. Magda

    22-Mar-2013 en 10:12 pm

    Hagan un video de comparación entre One way trigger y En el muelle de San Blas, lo exijo.

    • kib

      25-Mar-2013 en 10:49 am

      Ya está, basta youtubear

  3. Missael

    22-Mar-2013 en 10:14 pm

    y dale con la tonterita de Maná…

  4. Benjamín

    23-Mar-2013 en 12:08 am

    Muy buen review. Pero piensen que toda una escena de bandas Garage Rock sucedió al álbum «IS THIS IT» ¿Por qué no molestarse en escuchar esas bandas y dejar a Strokes innovar tranquilos? Casablancas lo dice claramente en “Ask Me Anything”: ♫ WE COULD DRAG IT OUT, BUT THAT’S FOR OTHER BANDS TO DO ♫ (2006). Es antojadizo seguir insistiendo en su álbum debut. «COMEDOWN MACHINE» es un trabajo espléndido que rescata varios elementos oldschool retro y los moderniza, logrando un resultado prendido, ligero y refrescante. ¡Viva Strokes!

  5. Nico

    05-Abr-2013 en 8:58 pm

    O sea basicamente tendremos que esperar 3 años para un proximo disco que tenga un single que complazca a los fans del Is this it?

  6. Diego

    29-Abr-2013 en 12:24 am

    La primera vez que lo escuché, realmente lo odié pero con los días voy cachando el hecho de que Strokes esté evolucionando, variando y aún así captar nuestros oídos. Muy buen disco; el tono surrealista de Casablancas lo caga un poquito.

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 7 días

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 7 días

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 3 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 4 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: