Conéctate a nuestras redes

Discos

The Rentals – Lost In Alphaville

Publicado

en

Los admiradores de Weezer, incluso los más devotos, han sabido reconocer que la banda pasó por una etapa en que parecían perdidos, donde era fácil mirar con nostalgia la supremacía de sus dos primeros títulos, “The Blue Album” (1994) y “Pinkerton” (1996), y ver los años luz de distancia con todo lo hecho desde “The Green Album” (2001) hasta la fecha. En esta ecuación, Matt Sharp parecía ser casi vital en la banda neoyorquina, donde ejercía más que una mano derecha de Rivers Cuomo, pero que emigró para dar saltos en casi veinte años de carrera intermitente con The Rentals, dentro de una banda que jamás ha salido del espectro indie de la música norteamericana, dejando dos discos a temprana edad y varios EP’s casi demos dentro de toda la década pasada, pero que ahora vuelve con bombos y platillos para presentar “Lost In Alphaville”, un disco que algo guarda de los inicios de “Return Of The Rentals” (1995) o “Seven More Minutes” (1999), donde sobraban los vestigios de “The Good Life” de Weezer, y las voces llenas de delays junto a los guiños del pop británico. Hoy The Rentals, si bien jamás ha salido de su zona de confort, se presenta más como una banda que ha absorbido más influencias que las obvias en el pasado, y se la está jugando por llegar a un punto más maduro, aunque cueste.

THE RENTALS 03The Rentals es de esas agrupaciones donde el líder, Matt Sharp, se encarga de armar y desarmar la banda, con invitados e integrantes más constantes, y esta vez llega con  “Lost In Alphaville” de la mano de Patrick Carney (The Black Keys), Jess Wolfe y Holly Laessig de Lucius, Ryen Slegr de Ozma, y Lauren Chipman que ha sido una constante colaboradora de la música de Sharp. El disco abre con la delicada “It’s Time To Come Home” donde, en singularidad con el pasado de la banda, demuestra que sigue manteniendo interés por la femeidad de la lírica, esa que lleva de viaje a Elizabeth Fraser de Cocteau Twins, con Sharp cantando las líneas principales en lo-fi, y guitarras con un sonido bastante ambiental, donde sólo la batería pareciera estar más seca y presente, dentro de una muy buena forma de abrir el disco.

En “Traces Of Our Tears” saltamos directamente al indie pop que circula en bandas como “Los Campesinos” o “The Pippettes”, una vez más con el exceso de reverberancia en las cuerdas, pero con una buena composición, clara e inserta en las tendencias del indie actual, a diferencia de lo que ocurre con “Stardust”, que pareciera volver atrás hasta encontrarse con la discografía noventera de The Rentals, siempre con la voz de Sharp desgastada en armonía con los riffs de guitarra, que también pasan colados como lado B de Weezer, en una época llena de sonidos shoegazzers, y que dan salto a “1000 Seasons”, donde musicalmente se sienten las entrañas frescas de fines de los 80 y las más puras del rock de garage, ese donde creció Pavement, Sonic Youth y Pixies, pero siempre con la ingenuidad que aporta Sharp, que si bien no es genuina, al menos suena bien.

THE RENTALS 01Con “Damaris”, el bajo huele a Kim Deal (Pixies) y la voz a Jenny Lewis (The Postal Service), dejando a la vista una canción absolutamente pop, pero que sin embargo sorprende promediando su mitad con la inclusión de un cuarteto de cuerdas que le añade un poco más de frescura, en frente de los riffs y los juegos de los secuenciadores, uno de los artilugios más amados por Sharp. “Irrational Things” debe ser una de las canciones instrumentalmente más logradas del disco, ya que dentro de su proposición indie pop y garage juega por primera vez a ser una construcción de estilos, desde un inicio bastante concreto a ciertas líneas de arty pop, sacando sobre la mezcla un encendido plano entre coros y cuerdas frotadas, que va in crescendo hasta que vuelve el moog más infantil de Sharp, pero que se ve opacada con la poca versatilidad en las voces, porque ya sabemos que Sharp canta poco, pero podría atreverse aún un poco más. Incluso así, es de los grandes aportes.

En “Thought Of Sound” los decibeles vuelven a subir a manos de las guitarras y el bajo distorsionado, pero no más allá de un apéndice de todo el disco, un lado B o un encore forzado. Y está demás decir que la producción es muy pulcra y la mezcla perfecta, algo que tanto hizo falta en la época garage: un buen equipamiento para dejar más claras las intenciones de Stephen Malkmus. “Song Of Remembering” se aplica como la canción más oscura del disco, gracias  a las guitarras y a la nostalgia, pero hay que reconocer que, si bien “Lost In Alphaville” pintaba para ser un muy buen disco, a medida que se acerca a su fin luce algo desgastado y aburrido, dentro de un mar de posibilidades nuevas que podría tener un grupo de personas tan diverso como Sharp, Carney u Ozma.

THE RENTALS 02“Seven Years” revitaliza un poco el destino de este disco, gracias a una rítmica guitarra que acapara casi toda la atención por sobre las voces, y termina empatando bien con el resto de la banda, lo que hace pensar en que la misma idea podría tener diversos caminos, como una línea melódica central distinta, un concepto mejorado de los teclados o secuencias. Para el final tenemos a “The Future”, que sorpresivamente resulta la gran revelación de este álbum, donde por primera vez se atreven con algo más sofisticado y la obviedad pasa colada entre un acrílico paisaje sonoro recreado por sintetizadores, y un teatral Sharp que se mete entre unos coros casi a lo world music, y que recién pasada la mitad de la canción, termina en una explosión gigantesca de sonidos y planos, esa que se hacía necesaria muchos minutos atrás, y que al menos le da un excelente cierre a “Lost In Alphaville”, para ir quedando de a poco en silencio, culminando con una nota al aire vibrando por algunos segundos.

Matt Sharp es de esos músicos libres que componen cómo y cuándo quieren, y no intentando convencer a nadie de sus talentos o comerse al mundo. Su música sin grandes pretensiones le permite moverse de un lado hacia otro, y con “Lost In Alphaville” queda demostrado que pudo esperar quince años para hacer un trabajo oficial de larga duración y darse el lujo de mantener un sonido perteneciente al pasado, con tintes de genialidad a los que no se les saca tanto partido, y que en medio de cuarenta minutos de música sobresalen las preferencias musicales del compositor, aunque conociendo un poco la historia musical de Sharp, él no está en The Rentals para reinventar nada, por más que pensemos que aún se puede hacer algo al respecto. Al final, “Lost In Alphaville”, es un disco agradable, fácil de digerir, rápido, bien producido y algo nostálgico, pero incluso en la simpleza de mensaje necesitamos más complejidad, sobre todo si viene de uno de los genios tras “The Blue Album” y “Pinkerton”.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Graham Coxon – Superstate

Publicado

en

Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y teniendo un perfil más bien bajo, son igualmente capaces de desarrollar carreras solistas que no sólo permiten diferenciarlos de sus bandas de origen, sino que además logran dar vida a catálogos tremendamente interesantes. Luego de firmar ocho discos dedicados a explorar las facetas indie, garage e incluso folk rock de su identidad musical, el guitarrista viene dedicado desde el año 2018 a desarrollar bandas sonoras para series de televisión (“The End Of The F***ing World” y “I Am Not Okay With This”), lo que le ha permitido extender visiblemente los límites de su propuesta sonora, sin embargo, lo que trae de vuelta a Coxon en esta oportunidad parece aún más interesante. Nuevamente emparentado con las bandas de sonido, esta vez apuesta a musicalizar no una serie de televisión, sino que una novela gráfica, y no cualquier novela gráfica, sino que una escrita por él mismo.

“Superstate” (cómic escrito con la colaboración de Hellen Mullane y Alex Pakanadel) se desenvuelve en algún lugar del futuro, donde un súper Estado es la autoridad absoluta y sólo el 1% de la población goza de privilegios y espera poder abandonar la Tierra, mientras el otro 99% vive en condiciones infrahumanas y son pacificados con drogas. Quince canciones dan vida a las quince historias que completan la novela gráfica, pero los méritos de esta nueva obra no se quedan sólo en lo conceptual, sino que además saltan a la vista (o al oído, en realidad) tan pronto uno se adentra en la banda de sonido. Lo que hace Coxon en estos 77 minutos de música es abandonarse de una vez por todas a explorar sonidos que hasta hoy nunca habían formado parte de su repertorio. En esta vuelta, el lenguaje sonoro del artista se cuelga de los códigos de la música electrónica, el funk e incluso se da el gusto de coquetear con la música disco.

“Yoga Town”, primer single y corte encargado de abrir el disco, golpea de entrada con una melodía alegre y contagiosa, rememorando lejanamente a “Electricity” de Orchestral Manoeuvres In The Dark, y expresando perfecto el ánimo alegre, pero al mismo tiempo plagado de desesperación que tiene buena parte de la placa, ya que, si hay una cosa que tiene este álbum es que, a pesar de que el imaginario que da vida a la historia es tremendamente sombrío, las canciones no bajan nunca el ritmo. “Uncle Sam” se da el gusto de tener a Coxon prácticamente rapeando encima de un beat demoledor y una línea de saxofón de antología, “Only Takes A Stranger” es puro y adictivo funk, mientras que “L.I.LY” echa mano a una claustrofóbica introducción de piano, que luego da paso a un dueto vocal algo más reposado, pero cargado de groove. Finalmente es en esta línea donde el espíritu disco de “The Astral Light” y “I Don’t Wanna Wait For You” llevan la propuesta al tope.

Pero no todo es una fiesta en “Superstate”, ya que, si bien no predominan en el álbum, los momentos de pausa también se anotan pasajes interesantes. En esa línea, uno de los tracks que destaca es “We Remain”, el primer corte que escribió Coxon para este larga duración hace más de cinco años, empujado por el fallecimiento de David Bowie. Track cautivador y delicado, muy en la línea de lo que uno se esperaría de Damon Albarn; de hecho, el estilo vocal que elige el guitarrista para este corte evoca casi inevitablemente a su compañero de banda. En una vereda distinta transita el espíritu dub de “Bullets” y “Tommy Gun”, este último, plagado de pequeños detalles, tiene la particularidad de mezclar de forma perfecta una tradicional base de piano con abundantes arreglos de naturaleza electrónica, que de alguna manera vuelven a reforzar el concepto sonoro por el que decidió apostar Coxon.

“Superstate” sin duda destaca por ser una de esas obras a las que uno puede acceder desde diferentes ángulos. Quizás una de las pocas observaciones que uno podría hacerle tiene que ver con su “excesiva” duración, sin embargo, no hay que olvidar que se trata de una banda de sonido, y si la idea era musicalizar cada historia de la novela gráfica, la extensión de la placa parece justificada. Ahora, lo cierto es que, más allá de este tipo de observaciones, lo que nos regala hoy Graham Coxon es un disco abiertamente excepcional para su catálogo. La fusión de universos es interesante, las canciones son efectivas y funcionan sin necesidad de que se aborden desde la novela gráfica y, además, dan señales de un Coxon que hoy maneja un grado de lucidez excepcional, al punto que renuncia a su autoría y decide jugar el rol de feature privilegiando la experiencia como un fenómeno completo, por sobre su participación en él. Como para esperar con ansias lo que sea que Graham se aventure a decir en el futuro.


SuperstateArtista: Graham Coxon

Disco: Superstate

Duración: 77:00

Año: 2021

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Superstate Superstate
DiscosHace 2 días

Graham Coxon – Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y...

Pilgrimage Of The Soul Pilgrimage Of The Soul
DiscosHace 7 días

MONO – “Pilgrimage Of The Soul”

En su último trabajo, MONO apuesta por subir el volumen. Los ocho tracks que contiene “Pilgrimage Of The Soul” proponen...

A Beginner’s Mind A Beginner’s Mind
DiscosHace 1 semana

Sufjan Stevens & Angelo De Augustine – “A Beginner’s Mind”

Durante la última década, Sufjan Stevens ha musicalizado la visión apocalíptica del futuro con complejas composiciones sobre la desesperanza y...

HEY WHAT HEY WHAT
DiscosHace 2 semanas

Low – “HEY WHAT”

Pese a ser uno de los nombres insignes de ese ambiguo subgénero denominado slowcore, la banda Low jamás ha aceptado...

Senjutsu Senjutsu
DiscosHace 2 semanas

Iron Maiden – “Senjutsu”

Iron Maiden en su mejor forma. No hay otra manera de describir el trabajo que La Doncella logra con su...

Sometimes I Might Be Introvert Sometimes I Might Be Introvert
DiscosHace 3 semanas

Little Simz – “Sometimes I Might Be Introvert”

¿Cómo puede una voz introvertida alzarse ante las injusticias del mundo? ¿Cuáles son las herramientas de una persona tímida para...

GLOW ON GLOW ON
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “GLOW ON”

Es un hecho que no se puede reinventar la rueda, a nadie debería sorprenderle, pero tal vez sí se pueden...

Cool Cool
DiscosHace 4 semanas

Colleen Green – “Cool”

Una caja de ritmos y una guitarra fueron suficientes para que Colleen Green llamara la atención en 2013 con “Sock...

Donda Donda
DiscosHace 4 semanas

Kanye West – “Donda”

Donda West, la madre de Kanye, falleció en 2007 por complicaciones en una serie de cirugías plásticas. Hacia 2019, West...

Screen Violence Screen Violence
DiscosHace 1 mes

CHVRCHES – “Screen Violence”

Con una carrera de casi una década, CHVRCHES ya debería tener su lugar asegurado en la industria, sin embargo, desde...

Publicidad
Publicidad

Más vistas