Conéctate a nuestras redes
Help Us Stranger Help Us Stranger

Discos

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Publicado

en

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue un período en que sus dos trabajos de estudio comenzaron a ganar cierto reconocimiento en el círculo de fanáticos del sello Third Man Records, casa discográfica de Jack White, quien le ha brindado cuanto proyecto se le ocurre en estos diez años desde su fundación. Aunque durante la última época el músico le dedicó el tiempo a su carrera solista, no dejó de ser una sorpresa cuando se supo el renacimiento del conjunto donde también participan Brendan Benson, Patrick Keller y Jack Lawrence, todos compañeros ya conocidos de White, los que con “Help Us Stranger” traen de regreso el rock más adornado y puro que se puede esperar de Detroit, con una base definida para abordar su sonido a través de su desarrollo.

Desde el primer minuto se nota que este era un regreso anhelado por sus integrantes; la banda luce bien y se escucha con una muy buena energía, principalmente White, uno de los que mejor la está pasando canción tras canción. Eso es algo que se siente a la hora de escucharlo cantar, y se transmite cuando la banda se complementa en sus instrumentos. Por supuesto, la apertura llena de parafernalia con “Bored And Razed” es el primer indicio de una banda en muy buena forma, con un sonido saludable y una propuesta mucho más dura y concreta que en sus trabajos anteriores, dejando un poco de lado la caótica diversidad que presentan sus álbumes anteriores para hacer algo mucho más definido y concreto, lo que se traduce muy bien en su propio beneficio, siempre yendo hacia adelante.

A medida que avanza el álbum, las cosas van tomando distintos rumbos, pero siempre bajo un palpitante ritmo que conduce las melodías. “Only Child”, por ejemplo, toma unos riffs de carácter más denso, sin dejar de darle cabida a una instrumentación con un tempo más mesurado, similar a las tonalidades y armonías que generaba White en “Blunderbuss” (2012), su debut como solista, que a medida que pasan los años se ha ido traduciendo como una sucesión natural a la última etapa de The White Stripes, así como también a un manifiesto de ciertos atisbos sonoros que abordó The Raconteurs con “Consolers Of The Lonely” (2008), el capítulo anterior a esta nueva entrada del catálogo del conjunto.

Es evidente que Jack White no lo es todo en la banda, ya que todos los integrantes logran resaltar por separado, pero sí funciona como el punto de referencia más claro al querer descifrar la intencionalidad detrás de cada canción, con un álbum presentándose más abierto a la exploración y al rompimiento de los clichés. Para muestra de eso, recibimos un poco común tempo de metal en “Don’t Bother Me”, donde queda expuesto el hecho de que experimentar con diferentes estilos es algo que se le está dando muy bien a White en la última década. Brendan Benson, por su parte, sostiene su armoniosa voz como el compañero ideal para sacar la cara más relajada del frontman, quien, a pesar de ser siempre el centro de atención, puede compartir labores de dirección en este proyecto, contrario a sus otras bandas, lo que se siente al escucharlo mucho más espontaneo y relajado en su interpretación.

Tal como se abre esa posibilidad de experimentar, también hay espacio para jugar con las estructuras, recibiendo a “Somedays (I Don’t Feel Like Trying)” con sus riffs en la misma densidad que se hace presente en otros puntos del álbum, así como también un teclado marcando presencia en este track que se divide en dos partes, con un final acústico que funciona de manera muy efectiva en los tintes épicos de ese rock de estadios. Podrá sonar descabellado para los más incrédulos, pero la banda comprende muy bien el espíritu del rock norteamericano más puro, descifrando y reinterpretando códigos de una manera muy similar a lo que hizo Guns N’ Roses en el pomposo “Use Your Illusion” (1991), entregando canciones que podrán parecer de estructura simple, pero que finalmente gozan de una impecable producción para realzar cada uno de sus elementos, sin sonar monótono o copiado en el proceso.

En “Help Us Stranger” nos encontramos sin duda alguna con el disco más efectivo y mejor logrado del conjunto en toda su carrera, acertando en cada paso que da la obra y optando por una toma de decisiones muy inteligente en pos de su desarrollo. Finalmente, canciones como el cover a Donovan con “Hey Gyp (Dig The Slowness)”, que le da un carácter reinterpretado para mimetizarse en la obra general, es una decisión inteligente que ayuda mucho al relato y que, a final de cuentas, deja a composiciones como “Sunday Driver” o “Now That You’re Gone” como buenos captores de atención, independiente de que hayan sido los sencillos principales.

El verdadero poder de este álbum se oculta en el resto de las composiciones, esas que no necesitan de un forzado voladero de cabeza o una demostración excesiva de tecnicismos para lograr su objetivo de sorprender. Muy por el contrario, se concentran en la claridad al emitir su mensaje, entregándonos una interpretación honesta que sale del alma, y a final eso es lo que más debería importar cuando se le busca el sentido a una obra como esta.


Artista: The RaconteursHelp Us Stranger

Disco: Help Us Stranger

Duración: 41:15

Año: 2019

Sello: Third Man Records


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. sofia

    11-Jul-2019 en 12:32 pm

    ¡excelente análisis! un disco imperdible de este 2019

Responder

Discos

Kaiser Chiefs – “Duck”

Publicado

en

Duck

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se la juega por un álbum inocente, que sigue la línea de su último trabajo “Stay Together” (2016), pero que lo aleja cada vez más del estilo que los posicionó como una de las bandas más interesantes del indie británico. Con este nuevo LP, los de Leeds regresan para dar vuelta la página de su última producción, la cual llevó a Wilson y compañía a un sonido electro-pop que no terminó de convencer ni a la crítica ni a sus fans, por eso cuesta creer que este nuevo trabajo apunte donde mismo.

“People Know How To Love One Another”, primera canción de la placa, entrega melodías inocentes y letras cliché, dando con un sonido popero que hace bailar y pasarlo bien, pero que no entrega mucho más. De la banda que predecía motines y se caracterizaba por tener un espíritu obrero, queda muy poco. La inocencia es una tónica en el trabajo, el que comienza de una forma mucho más prometedora de la que termina. “Golden Oldies” y “Wait” muestran a los Chiefs más atinados, dejando en claro que los creadores de “Never Miss A Beat” pueden hacer himnos de estadio, aunque hayan dado un giro musical.

Una de las claves para entender los cambios entre “Stay Together” (2016) y este disco es la vuelta a las guitarras, elemento que en su anterior trabajo fue muy poco trascendental. Para “Duck”, Andrew White vuelve a tener un rol protagónico, pero de una manera distinta a la que tuvo en la primera parte de su discografía; ya no es el ejecutor de riffs afilados y grandes solos, sino que busca acompañar y nutrir piezas que van por distintos estilos, pero que terminan siendo canciones parecidas. Así es como pasamos de la balada “Target Market” a “Don’t Just Stand There, Do Something”, una de las canciones más similares a lo que desarrollaba la banda en la década pasada, aunque eso sería darle mucho crédito.

El disco entrega una sensación constante de repetición, provocando que las piezas no varíen mucho entre ellas y tampoco aporten nada nuevo a la escena, incluso pareciera que todas las canciones buscan lo mismo: dar con hits radiales y coros pegadizos, como los de “Record Collection” y “The Only Ones”. El LP deja en claro que la banda busca un nuevo sonido y estilo, luego de que su fórmula inicial comenzará a quedar oxidada con “Education, Education, Education & War” (2014) y, aunque el momento político y social que vive Inglaterra parecía una oportunidad idónea para ver al Ricky Wilson más afilado, este sólo siguió plasmando analogías amorosas y vivencias románticas. Las criticas sociales casi no aparecen en este trabajo y es que Kaiser Chiefs cambió, dejando bien atrás la impronta rebelde y combativa que tenían en “Employment” (2005) y “Yours Truly, Angry Mob” (2007).

Ya para el final del álbum se comienza a notar un agotamiento de la idea, recayendo nuevamente en una fórmula que se repite canción a canción: dar con un sonido pop que probablemente les servirá para seguir recorriendo los festivales más importantes, aunque muy difícilmente los posicione nuevamente como un show estelar de estos. “Lucky Shirt” y “Northern Holiday”, dos canciones extremadamente comerciales, sirven como aperitivo a “Kurt vs Frasier (The Battle For Seattle)” que da cierre al disco y la cual, a pesar de prometer con un título full cultura pop anglosajona, se queda en otra canción inocente tanto por su letra y sonido.

Kaiser Chiefs con este nuevo disco nos demuestra que vive tiempos de cambios y que lo bailable es su nuevo eje, simulando lo que hizo Franz Ferdinand con “Always Ascending” (2018) y The Kooks con “Listen” (2014). Los hombres de “Ruby” se suman a este boom que viven las bandas indie británicas por probar nuevos rubros, usando el pop y la electrónica como respuestas. Aunque el resultado del álbum no sea el mejor, al grupo parece no importarle, ya que su nombre sigue estando en el radar y, con trabajos como este, su participación en los charts y radios parece estar asegurada.


Artista: Kaiser Chiefs

Disco: Duck

Duración: 40:48

Año: 2019

Sello: Polydor


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Duck Duck
DiscosHace 1 día

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 2 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 1 semana

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Human Delusions Human Delusions
DiscosHace 3 semanas

Lefutray – “Human Delusions”

De origen Mapudungún, la palabra “lefutray” significa “sonido rápido”, y con más de una década de trayectoria, esta banda hace...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: