Contáctanos

Discos

The National – “Sleep Well Beast”

Publicado

en

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un ánimo de responder a las dudas, y probablemente nunca lo haya en las canciones del conjunto de Cincinnati, Ohio, sino que de plantear lo que está mal, a ver si alguien se da cuenta de eso y le interesa. Aunque no existen despliegues políticos explícitos en las canciones del conjunto, sin duda que su surgimiento y desarrollo ha ido en paralelo a los momentos más acontecidos de EE.UU., ese “Fake Empire” al que le cantaban mientras se estaba medio despierto.

En su séptimo disco no sólo hay un “imperio falso”, sino que este se encuentra en un declive evidente, quizás desde lo moral más que desde lo pragmático, y las eclécticas letras a lo largo del álbum pueden funcionar tan bien para un matrimonio a punto del colapso, como para un país dividido en problemas. Aunque la fórmula pareciera ser la misma desde “Alligator” (2005), hay matices mucho más oscuros en lo lírico –entregado de forma magistral por el intenso y profundo Matt Berminger– en medio de una luminosidad engañosa desde lo instrumental, con atmósferas donde los rayos se cuelan y dejan ver las sobras de un festín ajeno… ¿o tal vez será del propio?

Cuando se analiza la letra del track que le da nombre al disco, cerrando el trabajo con aires sonoros que hacen eco de otras canciones, se cae en cuenta que es toda una maquinaria del desecho humano la que se narra en “Sleep Well Beast”, y que esa bestia no es alguien en específico, sino que una forma de sentir y de llevar la vida que se manifiesta constantemente. Las emociones no son algo válido para los individuos si en ellas no reside un provecho individual, que se mida en valores de mercado como el ganar, perder, deber y mantener como propiedad.

En el disco más experimental que haya lanzado The National desde que se hicieron conocidos a nivel masivo, lo que trasciende puede ser el regreso de los coros pegotes que se extrañaron en el plano “Trouble Will Find Me” (2013), pero lo que subyace es el retrato de una forma completa de sentir, bastante triste y bastante pertinente al momento que se vive. Una búsqueda de la luz al saber que la oscuridad soñada por el sistema vive en cada uno de nosotros, y por lo tanto la esperanza no sólo puede ser vista desde lejos, sino que es algo externo. Las sobras de un festín o de cualquier hecho pasado son las de una forma de sentir que ya no es posible.

En medio de un eclecticismo evidente, las guitarras de los hermanos Aaron y Bryce Dessner no sólo construyen riffs y solos, sino que a veces consiguen configurar atmósferas que, más allá de la melancolía de parejas a punto del quiebre, también pueden servir para ciudades con polución o para bosques devastados. Los elementos electrónicos sirven con este fin, también, dando un componente más ambiental que se toma tracks como la radioheadesca “Guilty Party”, o que entregan un aire incómodo al propio deambular en la intrigante “Walk It Back”, que no sólo termina con un dramático giro con la frase “No te me oscurezcas / Está bien. Si algún día vuelvo a ti / te necesitaré iluminada”, sino que además presenta un (cuestionado) discurso atribuido al arquitecto político de la administración Bush, Karl Rove, donde se dice que “somos un imperio ahora y, cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad”.

En medio de música consistente, con un ritmo claro en las intenciones sonoras, The National no sólo entrega su disco con más riesgos en mucho tiempo, sino que también lo hace sin dejar pasar la chance de sumergirse en el estado mental de un mundo más oscuro que nunca, que, sin embargo, suena cautivante y brillante, con más colores factibles de ver y sentir que nunca. De imperios y refugios.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

Publicado

en

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto y así esclarecer las ideas para dar el siguiente paso. Bajo ese escenario, Lee Ranaldo optó por alejarse de todo lo que ya había hecho, intentando encontrar un sonido más acústico y dándole un pequeño giro a su proyecto Lee Ranaldo And The Dust. Así fue como el músico lanzó “Acoustic Dust” (2014), donde versionó de un modo más desnudo las canciones de “Last Night On Earth” (2013), único LP de este proyecto. Ese último período supuso un tiempo en España, donde el ex guitarrista de Sonic Youth comenzó a trabajar con el productor Raúl Fernández para trazar las líneas de su siguiente trabajo de estudio, “Electric Trim”, que refleja todo lo aprendido durante este viaje musical.

El sentido introspectivo y personal se siente de inmediato: canciones como “Moroccan Mountains”, “Uncle Skeleton” o “Let’s Start Again” demuestran la melancolía característica en la música del cano guitarrista, quien se apoyó en muchos de sus amigos y colaboradores recurrentes para concebir este trabajo de estudio. Una de esas colaboradoras es la cantante Sharon Van Etten, quien acompaña a Lee en la canción “Last Looks”, con una armonía natural que fluye muy bien, recordando mucho el intercambio que Lou Reed y Nico realizaban en The Velvet Underground. Esto último no es al azar, el propio Ranaldo ha establecido al autor de “Perfect Day” como una de sus inspiraciones más grandes a nivel musical y artístico.

Pese a muchos significados, el título del álbum se puede traducir como “ajuste eléctrico”, algo que refleja muy bien lo que realiza Lee mediante estas composiciones. “Circular (Right As Rain)”, “Electric Trim” y “Purloined” se entreven como un ajuste de la furiosa y estridente composición que el músico deja caer regularmente dentro de sus canciones. Ranaldo siempre fue la parte más “limpia” de Sonic Youth, más melódico y calmo que su compañero Thurston Moore, pero cuando se trataba de meter ruido, lo hacía sin mayores problemas, y lo siguió haciendo también en “Between The Times And The Tides” (2012), el que es, técnicamente, el trabajo que antecede a “Electric Trim” dentro de su carrera solista.

Con un cierre a la altura, “Thrown Over The Wall” se presenta como una canción tranquila y bien estructurada, que va progresando hasta un estado más psicodélico y místico, dando el paso perfecto a la más convencional “New Thing”, donde cada integrante luce perfectamente en lo suyo, con cierto toque de emotividad por su bajo ejecutado por el fallecido Tim Lüntzel, compañero de Ranaldo tanto en The Dust como en su faceta solista. Esta “nueva cosa” puede tener muchos significados, pero lo cierto es que lo referente a internet y los nuevos tiempos en que vivimos es el mensaje principal de una composición que se adorna hermosamente de la voz de Sharon Van Etten, el toque más delicado y dulce dentro de toda esta tempestad tecnológica.

El viaje para auto encontrarse de Ranaldo logra llegar a buen puerto finalmente, ya que se nota claro, seguro y muy conciso en el relato que desarrolla durante el álbum. La madurez musical es evidente y, a pesar de que su trayectoria ya acumula varias décadas, es bueno notar cómo todavía es capaz de hacer fluir su creatividad mediante sus composiciones. Quizás este sea el inicio de un período más melódico y elaborado del músico, dejando un poco atrás el ruido y distorsión de las guitarras afiladas que suele interpretar. No obstante, el resultado es consistente y muy bien estructurado, tanto así, que Ranaldo demostró poder salir de su zona de confort explorando nuevas vías y reglas para entregar su música.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 17 horas

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 7 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

Publicidad

Más vistas