Conéctate a nuestras redes

Discos

The Kooks – Konk

Publicado

en

Los Kooks vendrían a ser una aceptable representación actual de lo que bandas como The Kinks hicieron en los sesenta: melodías alborozadas para alegrar el corazón, guitarras briosas y compases enérgicos que conforman un sonido sólido y eficaz, el cual podría animar cualquier tipo de ambiente con facilidad. Cuatro jóvenes ingleses que se divierten haciendo música divertida, hablando de lo mismo que siente un veinteañero y dejando fluir todo ese carácter animoso en su puesta en escena, en su exitosa ópera prima, ‘Inside In/Inside Out’ (2006), y en este, su último trabajo a la fecha titulado ‘Konk’, un álbum tanto o más pegadizo que su primera hazaña, y que se traduce como un notable intento por volver a confirmar el talento innegable que esta banda proveniente de Brighton posee.

‘Konk’ fue registrado en Konk Studios, sala de producción perteneciente a Ray Davies (The Kinks) -de ahí el nombre-, y posee un sonido casi idéntico a ‘Inside In/Inside Out’; casi, pues se puede apreciar ligeramente una valiosa mejora en la producción y comprensión de los instrumentos, a cargo del prestigioso productor Tony Hoffer (Dave Gahan, The Fratellis, Belle & Sebastian, etc.).

En una primera instancia, ‘Konk’ podría sonar uniforme a su anterior placa, pues está conformado de canciones construidas bajo el mismo método aplicado en 2006, planteándose los mismos conceptos narrativos, haciendo uso de las recurrentes armonías que funcionan perfectamente como una segunda parte de su anterior trabajo. No obstante, el segundo álbum de los británicos es más que una aparente continuación, es un compilado de canciones que en cierta medida que buscan fortalecer el sonido de una banda de pop-rock fiel a sus raíces y satisfecha de seguir haciendo lo mismo y haciéndolo bien… o quizás mejor, pues lo que muchos creyeron en 2006 aun es cierto, The Kooks es una de las propuestas emergentes más exitosas de la década.

Al igual que en ‘Inside In/Inside Out’ y “Seaside”, ‘Konk’ comienza con suavidad, presentando una sofisticada y muy anglosajona tonada en “See The Sun”, que en menos de lo que se espera se desvanece rápidamente para dar cabida a los inquietos rasgueos de las cuerdas rítmicas que el vocalista Luke Pritchard esboza reciamente. Gran tema que precede de otro mejor, probablemente el mejor del álbum, “Always Where I Need to Be”, primer single de ‘Konk’ y un excelente ejemplar de carácter pop escurridizo y jubilosamente adhesivo, de lo mejor del álbum. “Mr. Maker” es un concierto pop en potencia, una melodía inolvidable que intenta simular ritmos más añejos, y aunque no lo logre del todo, se trata de uno de los temas más entrañables del disco.

“Do You Wanna”, tercer single del álbum, es palpablemente diferente a lo que estaban acostumbrados a hacer estos chicos, pues se logra apreciar un aire más maduro en su melodía, y en la potencia hipnotizante del coro repitiendo el nombre del tema con logrados matices. Uno de los principales atractivos del grupo es la singular voz de Pritchard, que se destaca mejor en este álbum, y que se eleva juguetonamente en la siguiente pista, “Gap”, pero se desinfla despiadadamente en su coro, y en “Love It All” se transforma en una empalagosa propuesta de 2:50 min. Que no consigue convencer del todo. Por suerte continúa “Stormy Weather”, y el joven guitarrista Hugh Harris (20 años) opta por un rasgueo de cuerdas más britpop del alegre, y junto a una predominante línea en el bajo -del nuevo integrante de la banda, Dan Logan-, retoma las riendas y reafirma la dirección del disco.

Sigue “Sway”, un tema vacío que a pesar de desplegar un ligero impulso de ingenio a medida que transcurren los segundos, no sobresale tanto como lo hace “Shine on”, segundo single y notable pieza melodiosa que resume todas las buenas intenciones de The Kooks por crear una balada plausible en esta nueva producción. “Down to the Market” es movida y refrescante, y está compuesta de una estructura perspicaz, y que no resulta tan monótona como en otras ocasiones acostumbra a sonar la banda. “One Last Time” pasa desapercibida por lo lisa y aburrida que es, y el disco finaliza con “Tick of Time”, temón acústico irresistible, donde se esconde en el final la inédita “All Over Town”, cerrando así correctamente esta segunda placa de The Kooks.

‘Konk’ es un disco dispar a diferencia de ‘Inside In/Inside Out’, pues no posee tantos temas buenos como en su ópera prima, sin embargo los que sí son buenos de este nuevo álbum son mucho mejores que cualquiera de sus anteriores canciones. La inclinación por melodías más pop y asimismo más pegadizas, ha traído buenos frutos en la banda, y se nota, aunque muy poco, una madurez sonora por parte de sus integrantes. Evidentemente, estos ingleses buscan apuntalarse con un sonido característico e innovador, y así como van de seguro lo obtendrán.

Publicidad
16 Comentarios

16 Comments

  1. javiera

    28-Ago-2008 en 1:09 pm

    woo sin son lo mejor los amoo amo su musica sus gritos toodoo aw (L)

  2. Daniela

    08-Sep-2008 en 10:27 pm

    wn do you wanna es la kga!!!!
    desvario con esa

  3. Javy

    03-Nov-2008 en 7:15 pm

    mmm.. creo que prefiero Inside in/ Inside out.
    mmmm…. creo que me se todas sus canciones xd

  4. jabitoh!!!

    28-Nov-2008 en 3:37 pm

    la wea javiera….jajaaja..nna po..son lo maximo..igual…toy caga de calor y eso ..se cuidan….ken kere ir con uo a ver a radiohead..jiji..no kero ur solito!

  5. jabitoh!!!

    28-Nov-2008 en 3:38 pm

    naa k er mi comentario jaajaja!..

  6. diego

    07-Ene-2009 en 5:12 pm

    Llegué a este comentario de disco por casualidad. Debo reconocer que no soy fan de the kooks, prefiero muchas bandas rockeras actuales antes que ellos (the libertines, kings of lyon, white stripes, the strokes, cajun dance party, the raconteurs, BRMC, en fin, varias más) y que se la juegan por una sonoridad más genuina. El asunto es que gracias a una mirada bastante benevolente y sólo por la obsesión de encasillar, probablemente en 20 o 30 años más grupos como the kooks o the jets, o incluso los mamones de keane, sean circunscritos junto a los nombrados anteriormente. Dicho lo anterior me remito a lo que considero una grosería. Es un despropósito mayúsculo comparar a the kooks con the kinks y más aún reducir a estos últimos a “melodías alborozadas para alegrar el corazón”. ¿Qué carajo es esa frase sacada de tarjeta de village?. The kinks, the who, the creation y small faces, entre otras agrupaciones mod, además del innegable aporte de the beatles, son el antecedente directo del brit pop, y ninguna de ellas son encasillables sólo en melodias alegres, al contrario sus discos están colmados de sonoridad meláncolica y sombría. Recomiendo al autor del articulo escuchar “something else by the kinks” o “face to face” para que caiga en cuenta del disparate que ha escrito. Por ultimo The Kinks no es sólo “You really got me”.

  7. Sebastián Chávez Peña

    07-Ene-2009 en 8:20 pm

    Estimado:

    A lo que me refiero yo en esta frase: “Los Kooks vendrían a ser una aceptable representación actual de lo que bandas como The Kinks hicieron en los sesenta” es claro, pero quizás puede comprenderse de otra forma. Jamás la música de la gloriosa década de los sesenta será igual a la de hoy. Es imposible la comparación, la haga yo, usted o cualquir crítico de prestigio. El sonido de hoy es notoriamente de menor calidad en cuanto a composición. Ya todo se ha hecho, y la reinvención de los estilos es una hazaña que no muchas bandas logran concretar. Usted menciona a Kings of Leon, tipos que hacen buena música, claro, pero nada original, al igual que los Kooks. Pero el power pop que hacen es notable en este disco, con buenas melodías pop que por más que tratan de ser la gran novedad, nos resultan completamente familiar a los grandiosos The Kinks. Ahora bien, en ningún momento yo digo que suenan igual, para nada… pero sí son una aceptable representación de ese power pop que la banda ha sabido hacer muy bien, en tiempos modernos. En fin… no haré caso a su recomendación, ya que he escuchado a más no poder los grandiosos discos ‘Something Else By The Kinks’, el ‘Face to Face’, así como también el magistral ‘The Kinks Are the Village Green Preservation Society’ y el excelente ‘Arthur (Or the Decline and Fall of the British Empire)’, lo que supongo responde a su sentencia “The Kinks no es sólo “You really got me”; en eso estamos más que claros.

    Yo creo que es hora de dejar los viejos discos y tratar de abrir los oídos a la música nueva con un estilo nuevo, no tanto volver a escuchar aquellas bandas nuevas que hacen música que ya se hizo antes, aunque estas bandas sean muy buenas (como los Black Keys por ejemplo), ya que cuando seamos adultos vamos a recordar nuestras generaciones con una identidad falsa. La música de ayer es incomparable con la de hoy, ese es un tema que nadie en el mundo debería discutir, pero también la música de ayer tenía otro contexto, espero que algún día comprendamos cuál es el nuestro. Y por si no queda claro lo diré de una buena vez: la música de antes era mejor. Pero vamos… no nos quedemos en el pasado.

    PD: Con respecto a su pregunta: “melodías alborozadas para alegrar el corazón”. ¿Qué carajo es esa frase sacada de tarjeta de village? Mi respuesta es sí… plagié aquella sentencia de una tarjeta melosa de san Valentín. ¿Cómo usted me ha descubierto?

    Saludos.

  8. diego

    11-Ene-2009 en 8:12 pm

    No comparto en lo absoluto la sentecia, bastante grandilocuente por lo demas, de que todo se ha hecho. Es principalmente la búsqueda de un sónido genuino lo que diferencia a las grandes bandas de los farsantes. Y eso no es patrimonio exclusivo de ningún periodo. Como antaño, hoy existen excelentes bandas y otras no tanto. Y siempre habra un referente.En los sesenta se colgaron del blues, del rythm and blues, del jazz y otros géneros para conformar el rock y no por eso fueron menos auténticos. Esa frase manida de que todo tiempo pasado que se usa para tantas cosas y

  9. diego

    11-Ene-2009 en 8:32 pm

    No comparto en lo absoluto la sentecia, bastante grandilocuente por lo demas, de que todo se ha hecho. Es principalmente la búsqueda de un sónido genuino lo que diferencia a las grandes bandas de los farsantes. Y eso no es patrimonio exclusivo de ningún periodo. Como antaño, hoy existen excelentes bandas y otras no tanto. Y siempre habra un referente. En los sesenta se colgaron del blues, del rythm and blues, del jazz y otros géneros para conformar el rock y no por eso fueron menos auténticos. Esa frase manida de que todo tiempo pasado fue mejor y que se usa para tantas cosas y abunda en los labios de abuelos delirantes no la comparto. Siempre hemos estado igual de mal. En los primeros ochentas la musica se refresco con el new wave, el no wave, el noise, etc. Aparecieron bandas como P.I.L. que parecian de otro planeta y su influencia fue incalculable. Lo mismo en los noventa y estos últimos años. Personajes como Beck, Arcade Fire, Lcd Soundsystem o Tv on the radio, por nombrar a los primeros que se me vienen a la cabeza, no tienen, en lo absoluto, que envidiarle algo a cualquier banda de décadas anteriores. Y tampoco son una mimesis. En fin, sigo pensando que la comparación de The Kooks con The Kinks, aúnque sea tangencial, no es acertada, porque los primeros son una banda menor (hasta ahora, uno no es oráculo), que si es un refrito del manoseado indy. Y no sufro de nostalgia.

    Saludos.

  10. Sebastián Chávez Peña

    11-Ene-2009 en 11:37 pm

    Lcd Soundsystem, Tv on the radio, Mmmm…

    Frank Zappa editó más de 80 álbumes en su vida. Y ninguno malo.

    Grupitos…

  11. diego

    12-Ene-2009 en 1:59 am

    Grupito es The Kooks, se pierde en la infinidad de bandas que hacen lo mismo que ellos. Ya me aburre seguir hablando de esto. Lcd o tv on the radio se sostienen con sus discos. Si no te gustan sigue escuchando el Konk. Por último a mi también me gusta bastante Frank Zappa, claro que no he escuchado sus más de ochenta albumes, todos buenos por lo me cuentas.

    saludos

  12. Sebastián Chávez Peña

    12-Ene-2009 en 2:33 am

    Sí, yo igual me aburrí. Además el Konk es un disco que escuché sólo para escribir esta crítica, y the Kooks no es una banda que me guste tanto como para seguir esta charla. No lo merece, más que nada.

    PD: Yo me los he escuchado casi todos los de Zappa. No todos son una obra maestra, pero ninguno malo sabes. Ninguno.

    Saludos.

    [Fin del tema]

  13. charlie

    16-Ene-2009 en 2:46 pm

    No, ( de Zappa) 15 son buenos y el resto son un solemne letárgo.

    Saludos.

  14. eri

    04-Abr-2009 en 2:02 pm

    Estoy de acuerdo con el editor del articulo las bandas de antes era mejores pero es cierto hay que estar abiertos a nuevas propuestas que se ven influenciadas por musica de antaño que nunca vamos a olvidar y no hay que
    vivir en el pasado pero almenos si recordar o que es bueno, en lo personal the kooks es mi banda favorita asi sean la copia de un grupo de los años 70 o no
    ellos son los que son de mi etapa pero esto son menospreciar a los grupos de antes.

  15. Raul

    19-Jul-2009 en 12:40 pm

    ooo porfin hablan de the kooks pero me ubiera gustado que hayan hecho el mismo analisis pero con el primer disco ya que las cancione de su primer disco contienen canciones que demuestran claramente el enfoque que tiene esta banda hacia la musica …. temas como naive, eddies gun, time awaits, sofa song, see the world, matchbox, come on down que es un tema que no se si es un cover pero es muy bueno y mucho otros temas que no salen en los discos que son muy buenos eso ojala respondan saludos

  16. Abel

    28-Mar-2014 en 9:27 pm

    SOY UN GRAN FANATICO DE THE KOOKS, Y LO QUE OPINA DIEGO ES DE VIEJO CHOTO! ASI NOMAS, VALORA QUE ES BUENA MUSICA, QUE SABES QUE SUBESTIMAS QUE NO SON COMO LAS BANDAS DE LOS 60?? SON JOVENES TODAVIA, A MILLONES DE ARTISTAS LOS HAN CRITICADO Y HOY SON LO QUE SON COMO A COLDPLAY, A CHRIS MARTIN LE DIJERON CON ESA VOZ NO CANTAS NI EN TU CASA.. Y HOY ES UNA DE LAS MEJORES BANDAS DE POP.. Y SI HABLAMOS DE BRIT-POP THE KOOKS MANTIENE UNA BASE DE TODO ESO, DEFENDIENDO DE LO QUE ES DE SU TIERRA, MAS CON EL DISCO JUNK OF THE HEART QUE ES MAS TRISTE QUE KONK, PERO SON MUY BUENA BANDA, CON UN GRAN FUTURO

Responder

Discos

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Publicado

en

La Voz de los 80

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde que naces hasta que cumples edad para grabarlo, mientras que para el segundo sólo cuentas con un par de meses debido a la presión del sello. “Corazones” (1990), en rigor el primer trabajo de Jorge como solista, goza de un sonido pulcro y de una genialidad compositiva totalmente atemporal, “La Cultura de la Basura” (1987) cuenta con atisbos de experimentación y materializa el virulento sarcasmo social de la agrupación, y “Pateando Piedras” (1986) representa el cénit creativo del grupo produciendo un trabajo de alta calidad, que los posicionó como un suceso de masas. Pero es “La Voz de los ’80” el que encapsula esa energía primal, rudimentaria y cruda, que rompió con todo lo establecido como signo de una catarsis a nivel nacional en un país sumido en una gris dictadura.

Son diez cortes nacidos en la adolescencia de tres jóvenes de San Miguel que aplanaban las calles de la capital chilena entre interminables conversaciones sobre la música y su entorno. Nacieron como una banda de colegio, tocando en festivales escolares muchas veces con instrumentos prestados, sin embargo, su equipamiento más valioso eran sus canciones, creaciones que son la consecuencia de una mezcla ecléctica entre lo mejor de la música juvenil de la época, léase The Cars, Depeche Mode, New Order o The Clash, con la tradición auditiva de cualquier casa de clase media, como Raphael, Camilo Sesto o Salvatore Adamo. La sensibilidad pop con la aspereza del rock al servicio de letras inteligentes, llenas de sarcasmo, que se derraman en un disco que en la actualidad parece un compilado de grandes éxitos.

La capacidad que tuvo Claudio Narea, Jorge González y Miguel Tapia para retratar a su generación, el momento político y la cultura pop, es el gran valor que hace a este disco permanecer en el tiempo. La juventud que aparece en “Brigada de Negro”, esa que nada en alcohol y tabaco, es casi tan difusa como la sombría línea de bajo de González que serpentea por toda la canción, mientras Narea marca el ritmo con sus acordes y Tapia promueve una batería marchante, que narra la hipocresía juvenil de una felicidad hedonista que difícilmente era la realidad de la clase media asolada por la política neoliberal de los Chicago Boys. Parte de esa atmósfera aparece en “La Voz de los ’80”, canción que remece con la energía rabiosa de un trío que se quería comer al mundo desde el primer momento. A pesar de que cada obra esté anclada a su época, lo importante es cuando esta trata temas tan universales que se van repitiendo generación tras generación.

El primer larga duración de Los Prisioneros es un disco que siempre será joven, porque refiere a los temas que vive cada chiquillo o chiquilla desde que esta etapa de la vida humana emergió como una forma cultural en sí misma, después del destape mundial en los años 50. Tanto el relato del despertar sexual que se palpa en “Eve-Evelyn”, como la posterior desolación amorosa de carácter invernal de “Paramar”, son impulsivas y encaran la frustración amorosa con un relato original, el mismo que sale disparado de los parlantes de manera un poco más furiosa en “Mentalidad Televisiva”. Y ¿si la chica que perdió su imaginación para instalar un video tape ahora la perdiera para instalar la última actualización de YouTube, Snapchat o Instagram? Son los temas que, entre la ingenuidad y suspicacia, instalan esas verdades que siempre vamos a vivir, estemos en la época que estemos.

Esa aterrizada visión que ostentaba el trío siempre los hizo ver como algo distinto en un panorama musical un tanto agreste. En la primera mitad de los 80 la música de guitarras era marginal en nuestro país, el rock estaba relegado a encuentros que, si bien cimentaron gran parte de lo que después se expresaría en el underground criollo en estilos más extremos como el thrash o el punk, se veían aplastados por la culturalidad de un régimen que impuso firmemente su manera de ver la realidad, contexto clave para entender letras como “Latinoamérica Es Un Pueblo Al Sur De Estados Unidos” y “No Necesitamos Banderas”, que recogen elementos foráneos como el reggae y el ska para alinearlos a nuestras características locales. Esto choca de frente con la postura del sonido imperante en el mundo universitario dominado por el Canto Nuevo, forjado desde las raíces propias de nuestra música, y no al revés, como en el caso del rock.

Las letras pomposas y repletas de metáforas, adornadas con la complejidad de los acordes de una guitarra acústica, no podía ser más distinto al mensaje directo de “Sexo” o de “¿Quién Mató A Marilyn?” que, tomando elementos de la cultura pop, prefiguran un mensaje directo, conciso y simple de entender, aunque no por ello menos contundente. Es por eso que “Nunca Quedas Mal Con Nadie”, grabada el 6 de diciembre de 1984 –mismo día en que Jorge cumplía 20 años–, emerge como una crítica tanto a ese movimiento como también a la liviandad de las bandas que compartieron un terruño que Los Prisioneros nunca quisieron habitar. Aparato Raro, Cinema, Valija Diplomática, Emociones Clandestinas, seguidos de un largo etcétera, se subieron al carro del nuevo rock chileno y recibieron un mejor trato de las emisoras locales, cosa que no pasó con los de San Miguel, precisamente por lo filudo de su lírica.

Famoso por sus frases para el bronce, el otrora vocalista de la banda expresó: “Pocas veces nos hicieron una crítica en un diario, y las veces que lo hicieron, era para decirnos que éramos pésimos, lo último, que sonábamos mal, que no servíamos para nada y que éramos una moda no más”. El tiempo no se ha cansado de probar lo equivocado que estaban los tabloides del momento. Desde aquella foto tomada en la Vega Central en la que se ve a tres muchachos sosteniendo sus instrumentos, hasta esa camisa apuñalada como carta abierta a un amor imposible que vino a cerrar la primera etapa del grupo después de la vuelta a la democracia, Los Prisioneros marcaron a fuego la historia de nuestro país.

Su valor no está condicionado por el mero hecho de retratar a una generación que vivió momentos sombríos ­–lo que ya sería un mérito–, sino que recae en cómo tres miembros de esas escuelas numeradas, en las que les enseñaban humildad y resignación, lograron establecer un mensaje que resuena hasta el día de hoy y que se mantiene totalmente vigente. Eso habla tanto de la inteligencia de sus letras, como de una sociedad que siente un romanticismo exacerbado por muchos elementos de la cultura de épocas pasadas, sobre todo en lo que se refiere a los años 80; no por nada se sigue escuchando en la radio casi la misma música que alguna vez llamó la atención de Narea, Tapia y González.

En la actualidad, Chile sigue teniendo problemas limítrofes (“no necesitamos banderas, no reconocemos fronteras”), sigue luchando contra el machismo (“…y les sigues el juego, y les das tu dinero, y te sientes muy hombre y me río en tu cara de tu estupidez”) y seguimos presa del cinismo ahora exacerbado por las redes sociales (“pretendes pelear y sólo eres una mierda buena onda”). Los Prisioneros cambiaron la forma de ver la realidad, pero parece que somos nosotros los que no hemos cambiado tanto.


Artista: Los PrisionerosLa Voz de los 80

Disco: La Voz de los ’80

Duración: 40:22

Año: 1984

Sello: Fusión / EMI Music


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 9 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 9 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 9 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 9 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 9 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 9 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 9 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 9 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 10 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: