Conéctate a nuestras redes

Discos

The Kills – “Ash & Ice”

Publicado

en

Cuando una banda está tan ligada a un estilo o sonido en particular, un cambio no siempre es bien recibido, menos aún para los fans más puristas, que no quieren aceptar el hecho de que su amada banda esté experimentando procesos diferentes a los ya vividos. Hace un par de años, The Kills deslumbraba a la crítica con lo que sería su mejor disco a la fecha, “Blood Pressures” (2011), lleno de matices y composiciones más maduras que los anteriores tres trabajos del dúo. Las expectativas eran altas cuando se trataba del quinto álbum de Jamie Hince y Alison Mosshart; algunos adelantos en vivo dejaban en evidencia el cambio de dirección que preparaban, ya que, tal como lo habían advertido en entrevistas, “Ash & Ice”, sería absolutamente distinto a cualquier cosa que “VV” y “Hotel” habían producido anteriormente.

THE KILLS 01Como si se tratara de una transición, el track que inicia el disco, “Doing It To Death”, parte con los clásicos sonidos de la drum machine que utiliza el dúo, para transformarse en una canción apasionada y meticulosa, con la guitarra tomando un protagonismo muy particular, basado en el pegajoso riff y un coro que posiciona a esta canción como una de las más destacadas y, por qué no, la mejor de su discografía. “Heart Of A Dog” sigue un camino que se prolonga por todo el disco, los riffs toman un protagonismo constante en cada composición, y es aquí cuando se puede notar el cambio sonoro que decidió Hince y Mosshart: ahora la batería suena más real y continua, todo esto debido a la incorporación de un baterista y bajista, tanto en vivo como para el estudio, algo que tal vez estandariza su sonido a lo “normal” dentro del indie. Pero tratándose de una banda que no acostumbraba a una formación de ese tipo, logra que suene más novedoso de lo que todos pensarían. No se trata de un cambio de raíz, es más bien una evolución, ya que esa amada drum machine que caracteriza cada tema de su carrera sigue sonando igual de atrevida y juguetona, y “Hard Habit To Break” da cuenta de ello. El bajo y la batería pueden estar ahí, pero la combinación ganadora de guitarra, batería electrónica y distorsión no se puede dejar de lado, es un hábito difícil de romper.

En entrevista con HumoNegro el año 2011,Jamie Hince declaraba que deseaban ser como Sonic Youth o The Cure, ambas grandes influencias del dúo, y “Bitter Fruit” recoge parte del efecto generado por las bandas de los noventa en las canciones de The Kills, en este punto la adición de batería y bajo se solidifica y sustenta en una canción con riffs potentes y beats que permiten una fusión ideal entre pasado y presente. “Days Of Why And How” recae en una particular demostración de versatilidad, una “balada” al estilo The Kills, con esa furia primitiva que descarga la guitarra de Hince, pero que también tiene tiempo para la sofisticación, como en “Let It Drop”, una entretenida canción con toques de new wave y un tempo más acostumbrado al The Kills pre-2011, algo así como lo que existía en épocas de “Midnight Boom” (2008) o inclusive “Keep On Your Mean Side” (2003). Alison se luce durante todo el álbum, pero sorprende de manera notable en “Hum For Your Buzz”, donde evidentemente desprende toda la experiencia adquirida en The Dead Weather, con esas composiciones arraigadas hacia el blues que Jack White depositó en Mosshart para la creación de “Horehound” (2009), que con la estudiada linea sonora de The Kills termina rememorando a los desaparecidos The White Stripes, una de sus principales influencias a la hora de hacer música. Esos riffs tan pesados y fuera de lugar, generan una balada de corte épico y dramático, algo que –mediante una elegante simpleza– demuestra la calidad de composición que es; una madurez que el dúo alcanza con la increíble variedad sonora que despliega este trabajo.

THE KILLS 02Lo salvaje y elegante se toma su tiempo para asomarse, para entregar cada sentimiento reprimido que puedan encerrar las canciones. “Siberian Nights” responde muy bien al salvajismo musical, con esa particular tensión sexual que se les ha etiquetado en algunas ocasiones, mientras que “That Love” es la calma de esas baladas desnudas que acostumbran a entregar para bajar las revoluciones entre tanta bomba sonora. Para poder describir “Impossible Tracks” y “Black Tar”, es necesario hacer ese paralelo entre el sonido de las bandas noventeras y el indie de hoy, puesto que los riffs se pasean entre una época y otra, rebotando en el tiempo y transformándose en canciones incomparables. La balada “Echo Home” entrega el sonido sofisticado y melancólico que desarrollaron principalmente en “Blood Pressures”, el mismo que evoluciona y entrega su mejor versión en este disco, cerrando con “Whirling Eye”, una canción de buen coro y pasajes de guitarras que son la respuesta de The Kills en un track que sella la experiencia de la evolución, desplegada en un viaje de 50 minutos por una diversidad de estilos.

Es evidente que estamos ante el disco más maduro de la carrera de The Kills; si es superior o no a su antecesor, eso sólo el tiempo lo dirá. Un álbum bien articulado, diferente y que cumple con lo prometido, absolutamente distinto a todo lo hecho por Hince y Mosshart anteriormente. Una muestra de arte en toda su expresión, sustentada en el acercamiento de ambos a otras expresiones culturales. “Ash & Ice”, más que un disco, es un proyecto de arte, una manifestación cultural que traspasa las barreras de la música. Por algo existe un símbolo por cada canción, ya que cada una de ellas ha sido tatuada de manera permanente en su trayectoria, no siempre un disco puede lograr ese efecto, y esta vez es claro que ninguna composición pasará al olvido. Es una nueva era para The Kills, y es probable que Jamie Hince y Alison Mosshart no estén tan equivocados cuando dicen que quieren desarrollar una trayectoria que marque a las generaciones futuras. Con discos como este, van por el camino correcto.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Publicado

en

The Ascension

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y expansivo viaje de “The Age Of Adz” (2010), hasta el desgarrador “Carrie & Lowell” (2015), su discografía parece no tener brújula. Sin embargo, cada pieza es unida por el agudo sentido de percepción del cantante, que, con un trabajo de introspección y de mirada sustancial al estado del mundo, logra en “The Ascension” entregar un material crítico, angustioso e increíblemente necesario.

El disco comienza con un ultimátum. En su canción inicial, “Make Me An Offer I Cannot Refuse”, Sufjan le habla directamente a una de las presencias más regulares en su música: Dios, pero, de forma distinta que en su último material en solitario, su voz es ansiosa y demandante. El instrumental electrónico enfatiza el estado de crisis de la canción y los glitches electrizan la ambientación que estalla en un frenético outro. Lo anterior simboliza el ánimo presente en el disco, un símbolo de exclamación y un Stevens cansado de la falta de señales. “Muéstrame la gracia de un rey natural. Señor, necesito liberación”, exclama exhausto, comenzando con una catarsis.

Sufjan nunca ha temido sonar descorazonador en su música; de hecho, su LP de 2015 estaba lleno de devastadores golpes, sin embargo, el ambiente presente muestra una opacidad y un deprimente pesimismo, incluso cuando las melodías son curiosamente alegres. “Run Away With Me” es una oda –o crítica– al escapismo a través de la cultura pop. Una balada a su estilo, una inescapable referencia a Carly Rae Jepsen, mientras le implora a otro escaparse con él. Los versos están llenos de oscuras imágenes apocalípticas, pero el melódico coro conforta con su simpleza. “Video Game” es lo más cercano a una pieza pop en su catálogo, con una constante percusión acompañada de sintetizadores y sus vocales más rítmicas. Temáticamente, trata con la autovaloración lejos de los estándares actuales: “No quiero ser el centro del universo, no quiero ser parte de esa vergüenza”.

La experimentación electrónica del disco lo puede hacer parecer como un hermano de “The Age Of Adz”, y es que las sensaciones frenéticas están presentes en ambos. Pero la música en “The Ascension” es más pesada y agobiante; es un viaje por el camino más largo y complicado. Mientras que en el primero las orquestas añaden un aire fantástico, en el más reciente los arreglos industriales lo convierten en un incómodo experimento y un claustrofóbico compilado de sonidos que encuentra su purificación en cada corte. Esta ansiedad está plasmada en temas como “Lamentations”, donde su suave voz se abre paso entre un instrumental que funciona como la musicalización del futurismo, una crítica a un sistema sucumbiendo en el capitalismo. Misma energía se percibe en temas como “Ativan”, donde las esperanzas recaen solo en los antidepresivos que calman su ansiedad, o en “Gilgamesh”, basada en la épica homónima que, con sus arreglos en piano y constantes glitches, crean una desesperante sensación que agradece los momentos resplandecientes.

En su centro, el álbum lidia con la perdida de fe y hacia dónde mirar en momentos tan deprimentes. El primer sencillo, “America”, es un épico relato de 12 minutos sobre la caída de un imperio. El cantante ha utilizado representaciones estadounidenses como parte de su sello, como crítica y como oda, pero en este corte se distancia. Una canción de protesta contra la cultura estadounidense, haciendo paralelos con la traición de Judas a Jesucristo: “Te he amado como un sueño, he besado tus labios como un Judas en celo”, le canta al sueño americano. Percibe que su creador ha abandonado su país natal y le suplica: “No me hagas lo que le hiciste a América”. Pero el álbum encuentra su mayor punto en el tema titular, una representación musical del ascender, con la brillante voz del músico liderando la dulce melodía y emocionando con la catarsis que se percibe en sus tonalidades. Este es Sufjan en su máximo esplendor.

“The Ascension” es sin duda un difícil plato de digerir, un ansioso viaje de imágenes apocalípticas y sonidos claustrofóbicos, un desafío para quienes han seguido una volátil discografía. Sin embargo, entre tantos momentos de encierro y oscuridad, Sufjan Stevens sigue ofreciendo destellos de luz donde su pesimismo parece desaparecer por un segundo, y su melodiosa voz impulsa a seguir adelante.


Artista: Sufjan Stevens

Disco: The Ascension

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Asthmatic Kitty


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ascension The Ascension
DiscosHace 3 días

Sufjan Stevens – “The Ascension”

Con cada disco, Sufjan Stevens pareciera ser un nuevo artista. Desde las complejas orquestaciones de “Illinois” (2005), el experimental y...

CMFT CMFT
DiscosHace 4 días

Corey Taylor – “CMFT”

Corey Taylor es uno de los músicos más trabajólicos del mundo del rock y el metal. Con una buena serie...

Detroit 2 Detroit 2
DiscosHace 5 días

Big Sean – “Detroit 2”

Como continuación directa de su mixtape “Detroit” (2012), el rapero Big Sean vuelve inteligentemente a sus raíces durante sus honestos...

Flowers Of Evil Flowers Of Evil
DiscosHace 1 semana

Ulver – “Flowers Of Evil”

Como parte del desarrollo personal, es importante considerar la integración de las distintas dimensiones que tenemos, y no reprimir lo...

Hannah Hannah
DiscosHace 2 semanas

Lomelda – “Hannah”

Hasta ahora, Lomelda ha dicho mucho con poco. A través de minimalistas composiciones y directas prosas, el proyecto de Hannah...

Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism
DiscosHace 2 semanas

Napalm Death – “Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism”

Leyendas vivientes. Un título que para los “padres del grindcore” no es algo exagerado. Y es que esta legendaria formación...

Zeros Zeros
DiscosHace 2 semanas

Declan McKenna – “Zeros”

La edad de Declan McKenna parece ser un tópico difícil de ignorar al discutir sobre el cantautor británico. Y es...

Alphaville Alphaville
DiscosHace 3 semanas

Imperial Triumphant – “Alphaville”

De la ciencia ficción y ambientado en una localidad distópica, “Alphaville, Une Étrange Aventure de Lemmy Caution” es el título...

ENERGY ENERGY
DiscosHace 3 semanas

Disclosure – “ENERGY”

La fórmula de los ingleses Disclosure, a través de su relativamente breve, pero intensa historia, supone consensos: un producto en...

Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival
DiscosHace 3 semanas

June Of 44 – “Revisionist: Adaptation & Future Histories In The Time Of Love And Survival”

No son pocas las ocasiones en que proyectos musicales se ven consumidos por pretensiones creativas que terminan deteriorando las relaciones...

Publicidad
Publicidad

Más vistas