Conéctate a nuestras redes

Discos

The Kills – “Ash & Ice”

Publicado

en

Cuando una banda está tan ligada a un estilo o sonido en particular, un cambio no siempre es bien recibido, menos aún para los fans más puristas, que no quieren aceptar el hecho de que su amada banda esté experimentando procesos diferentes a los ya vividos. Hace un par de años, The Kills deslumbraba a la crítica con lo que sería su mejor disco a la fecha, “Blood Pressures” (2011), lleno de matices y composiciones más maduras que los anteriores tres trabajos del dúo. Las expectativas eran altas cuando se trataba del quinto álbum de Jamie Hince y Alison Mosshart; algunos adelantos en vivo dejaban en evidencia el cambio de dirección que preparaban, ya que, tal como lo habían advertido en entrevistas, “Ash & Ice”, sería absolutamente distinto a cualquier cosa que “VV” y “Hotel” habían producido anteriormente.

THE KILLS 01Como si se tratara de una transición, el track que inicia el disco, “Doing It To Death”, parte con los clásicos sonidos de la drum machine que utiliza el dúo, para transformarse en una canción apasionada y meticulosa, con la guitarra tomando un protagonismo muy particular, basado en el pegajoso riff y un coro que posiciona a esta canción como una de las más destacadas y, por qué no, la mejor de su discografía. “Heart Of A Dog” sigue un camino que se prolonga por todo el disco, los riffs toman un protagonismo constante en cada composición, y es aquí cuando se puede notar el cambio sonoro que decidió Hince y Mosshart: ahora la batería suena más real y continua, todo esto debido a la incorporación de un baterista y bajista, tanto en vivo como para el estudio, algo que tal vez estandariza su sonido a lo “normal” dentro del indie. Pero tratándose de una banda que no acostumbraba a una formación de ese tipo, logra que suene más novedoso de lo que todos pensarían. No se trata de un cambio de raíz, es más bien una evolución, ya que esa amada drum machine que caracteriza cada tema de su carrera sigue sonando igual de atrevida y juguetona, y “Hard Habit To Break” da cuenta de ello. El bajo y la batería pueden estar ahí, pero la combinación ganadora de guitarra, batería electrónica y distorsión no se puede dejar de lado, es un hábito difícil de romper.

En entrevista con HumoNegro el año 2011,Jamie Hince declaraba que deseaban ser como Sonic Youth o The Cure, ambas grandes influencias del dúo, y “Bitter Fruit” recoge parte del efecto generado por las bandas de los noventa en las canciones de The Kills, en este punto la adición de batería y bajo se solidifica y sustenta en una canción con riffs potentes y beats que permiten una fusión ideal entre pasado y presente. “Days Of Why And How” recae en una particular demostración de versatilidad, una “balada” al estilo The Kills, con esa furia primitiva que descarga la guitarra de Hince, pero que también tiene tiempo para la sofisticación, como en “Let It Drop”, una entretenida canción con toques de new wave y un tempo más acostumbrado al The Kills pre-2011, algo así como lo que existía en épocas de “Midnight Boom” (2008) o inclusive “Keep On Your Mean Side” (2003). Alison se luce durante todo el álbum, pero sorprende de manera notable en “Hum For Your Buzz”, donde evidentemente desprende toda la experiencia adquirida en The Dead Weather, con esas composiciones arraigadas hacia el blues que Jack White depositó en Mosshart para la creación de “Horehound” (2009), que con la estudiada linea sonora de The Kills termina rememorando a los desaparecidos The White Stripes, una de sus principales influencias a la hora de hacer música. Esos riffs tan pesados y fuera de lugar, generan una balada de corte épico y dramático, algo que –mediante una elegante simpleza– demuestra la calidad de composición que es; una madurez que el dúo alcanza con la increíble variedad sonora que despliega este trabajo.

THE KILLS 02Lo salvaje y elegante se toma su tiempo para asomarse, para entregar cada sentimiento reprimido que puedan encerrar las canciones. “Siberian Nights” responde muy bien al salvajismo musical, con esa particular tensión sexual que se les ha etiquetado en algunas ocasiones, mientras que “That Love” es la calma de esas baladas desnudas que acostumbran a entregar para bajar las revoluciones entre tanta bomba sonora. Para poder describir “Impossible Tracks” y “Black Tar”, es necesario hacer ese paralelo entre el sonido de las bandas noventeras y el indie de hoy, puesto que los riffs se pasean entre una época y otra, rebotando en el tiempo y transformándose en canciones incomparables. La balada “Echo Home” entrega el sonido sofisticado y melancólico que desarrollaron principalmente en “Blood Pressures”, el mismo que evoluciona y entrega su mejor versión en este disco, cerrando con “Whirling Eye”, una canción de buen coro y pasajes de guitarras que son la respuesta de The Kills en un track que sella la experiencia de la evolución, desplegada en un viaje de 50 minutos por una diversidad de estilos.

Es evidente que estamos ante el disco más maduro de la carrera de The Kills; si es superior o no a su antecesor, eso sólo el tiempo lo dirá. Un álbum bien articulado, diferente y que cumple con lo prometido, absolutamente distinto a todo lo hecho por Hince y Mosshart anteriormente. Una muestra de arte en toda su expresión, sustentada en el acercamiento de ambos a otras expresiones culturales. “Ash & Ice”, más que un disco, es un proyecto de arte, una manifestación cultural que traspasa las barreras de la música. Por algo existe un símbolo por cada canción, ya que cada una de ellas ha sido tatuada de manera permanente en su trayectoria, no siempre un disco puede lograr ese efecto, y esta vez es claro que ninguna composición pasará al olvido. Es una nueva era para The Kills, y es probable que Jamie Hince y Alison Mosshart no estén tan equivocados cuando dicen que quieren desarrollar una trayectoria que marque a las generaciones futuras. Con discos como este, van por el camino correcto.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Publicado

en

C’MON YOU KNOW

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de Liam Gallagher sin contar con el talento compositor de su hermano, quedó en el pasado. Después de dos sólidos álbumes, Liam vuelve con “C’MON YOU KNOW”, un tercer larga duración más maduro y genuino, con una apuesta por sonidos nuevos y una producción de calidad, demostrando su evolución sin transar una esencia que vive en la influencia de The Beatles, con las guitarras como protagonistas en canciones melódicas con letras optimistas.

Si bien, la producción de sus tres álbumes se ha mantenido con varios nombres constantes, esta vez el encargado es Andrew Wyatt, quien toma mayor protagonismo, y se nota. Wyatt ha trabajado con artistas como Lady Gaga y Bruno Mars, entre otros, la mayoría principalmente de la escena pop, por ende, no es casualidad que en este álbum el rock se sienta con mayor ritmo, como es el caso de “Better Days”, una canción llena de energía y coescrita por la cantante sueca Tove Lo, mostrando arreglos experimentales que hacen recordar lo mejor de Primal Scream y que se mantiene dinámica con la intensidad de la batería. Una fórmula que se repite en “Don’t Go Halfway”, “World’s In Need”, “I’m Free” y “It Was Not Meant To Be”, esta última mayormente influenciada por The Beatles.

“More Power” abre el álbum como una intro que va in crescendo hasta alcanzar progresivamente un cúmulo de sonidos que sintetizan el estilo de Liam, que, al igual que “C’mon You Know”, son las canciones más influenciadas por el estilo de Oasis, con esa batería constante acompañada del órgano similar a “Mucky Fingers” del álbum “Don’t Believe The Truth” (2005), pero con otro tempo. En “Everything’s Electric”, primer adelanto del álbum, nos encontramos con el track más peculiar, en una colaboración con Dave Grohl que derrocha rock y donde Liam alcanza nuevas notas, demostrando que su voz sigue siendo versátil, y con un coro que mantiene la tensión hasta un riff donde se luce la guitarra. Otra canción con actitud es “Diamond In The Dark”, que suena muy al Arctic Monkeys de la era “AM” (2013), con guitarras distorsionadas y una batería potente.

Por su parte, “Moscow Rules”, una colaboración con Ezra Koenig de Vampire Weekend, es una canción que podría pasar desapercibida por ser más lenta y menos rockera, pero es más instrumental que el resto del disco, contando con varios detalles sonoros que la hacen más compleja y atractiva. Y para terminar las baladas del álbum, “Too Good For Giving Up” y “Oh Sweet Children” destacan por su letra, con un mensaje inspirador al estilo “Stop Crying Your Heart Out” de Oasis, cargada de esa seguridad que Liam Gallagher transmite con su actitud tanto arriba como abajo del escenario.

Las polémicas por esa actitud rebelde que colmaba portadas de diarios quedaron atrás, hoy Liam Gallagher sigue dando que hablar, pero por tocar en Knebworth, trollear a su hermano Noel en redes sociales y seguir siendo rey en su tierra debutando en el N°1 de las listas. Una leyenda viviente, el rockstar original que sobrevivió a la era digital sin abandonar su esencia que se mantiene viva a través del éxito sostenido, siendo “C’MON YOU KNOW” la prueba de ese éxito. Cualquier duda sobre el potencial de Liam Gallagher como artista queda disipada, y este álbum lo consolida como uno con sonido propio, que se adaptó para trascender a través de la música.


C’MON YOU KNOWArtista: Liam Gallagher

Disco: C’MON YOU KNOW

Duración: 45:13

Año: 2022

Sello: Warner Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 7 horas

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 6 días

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 1 semana

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 2 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 2 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 3 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 3 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Cruel Country Cruel Country
DiscosHace 1 mes

Wilco – “Cruel Country”

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria...

Publicidad
Publicidad

Más vistas