Conéctate a nuestras redes

Discos

The Killers – Battle Born

Publicado

en

Una de las bandas más criticadas en el mundo de la música, es también una de las de más bombástico y pomposo éxito. The Killers no hace cosas en escala humana, intenta construir mitos, historias, sonidos para rellenar estadios, anfiteatros o pueblos completos. Pero esta ambición también tiene sus contras.

El cuarteto de Las Vegas se tomó un tiempo para reposar antes de armar su nuevo registro. Brandon Flowers hizo su debut solista con “Flamingo” (2010) y el baterista Ronnie Vanucci armó su proyecto Big Talk con el que lanzó un disco homónimo en 2011, año en el que retornaron al ruedo de a poco, tras su visita al debut de Lollapalooza en Chile.

Año y medio después, “Battle Born” sale a la luz y el resultado supera muchas de las expectativas —que, aclaremos, no eran muchas- respecto a lo que pudieran hacer los norteamericanos. A diferencia de “Sam’s Town” (2006) o “Day & Age” (2008), The Killers no realiza un giro radical dentro de su propuesta, sino que se encarga de aunar las influencias de sus álbumes anteriores, dando la sensación de un back to basics. No obstante, “Battle Born” tiene menos ambición y más pies puestos sobre la tierra que las anteriores aventuras de The Killers, lo que se demuestra en la menor vocación de crear singles y concentrarse más en las canciones. Así, no es extraño que la mayoría de los tracks supere los cuatro minutos de duración. También es sencillo ver un tránsito desde el “Hot Fuss” (2004), cargado a las influencias del indie británico, hacia un “Battle Born” donde el estilo norteamericano domina, con muchas referencias a Bruce Springsteen, Talking Heads o Eagles.

Aunque, si de singles se trata, uno de los mejores de la carrera de los Killers llegó como adelanto en esa creciente onda enérgica que es “Runaways”. Dos párrafos y dos puentes antes de la explosión de ese coro gigantesco donde Brandon Flowers le canta a una muchacha a la que incita a escapar. Claro, porque si hay algo común en las temáticas de estas 12 canciones, es la necesidad de hacer algo para cambiar el destino, tomar un camino, ver que las acciones tienen consecuencias. En síntesis, batallar —aunque en realidad el título del álbum sea referente al nombre del estudio privado de The Killers-, pese a que sea de forma conservadora.

Ni Flowers, ni Vanucci, ni Keuning, ni Stroemer van a escaparse de la fórmula de la canción pop rock clásica. La experimentación está dentro de límites específicos, con todo bajo control. No por nada en “Battle Born” trabajaron cinco reconocidos productores (Stuart Price, Steve Lillywhite, Damian Taylor, Brendan O’Brien y Daniel Lanois).

Otro potencial single es “Miss Atomic Bomb”, tan “Hot Fuss” que duele entre sus sintetizadores, guitarras cíclicas y vocación de estadios como lo haría U2.

También son puntos altos la balada “Here With Me”, un himno romántico destinado a las antorchas clásicas como en los 80’s y a las caricias de las jóvenes parejas, o “A Matter Of Time” y sus guitarras al más puro estilo The Who.

Por muy enérgica y country que sea, “From Here On Out” es débil por su liviandad y poca coherencia con el resto del registro. También hay debilidad en “The Rising Tide”, canción demasiado convencional con poco sentido de la trascendencia, o “Heart Of A Girl” y su nostalgia dulzona.

The Killers arma su disco más sólido basado en un principio claro: las canciones son lo más importante. Por mucho de que Brandon Flowers quiera ser un pastor y que el público asista a una eucaristía musical, nada es más importante que el trabajo realizado. “Battle Born” es capaz de ser un registro con todo lo mejor de los discos anteriores que no busca ser tan efectista hacia los seguidores y eso se agradece, dado que nos muestra a la banda como seres humanos y no sólo como una maquinaria de hits que, pese a lo predecible y a veces tediosa de la propuesta, sale a flote a puro oficio y buen juicio. Una batalla ganada en una guerra que no se gana con armas.

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Winifred Ortega

    19-Sep-2012 en 5:01 pm

    Solo una cosa, es Mark Stoermer, y él también saco disco solista durante el break, se llama ‘Another Life’.

  2. Daniel Manzor

    19-Sep-2012 en 6:30 pm

    Battle Born es terriblemente monótono. No sé si eso lo vuelve un mal disco, pero la primera vez que lo escuché me pareció que era una sola canción muy larga; tiene sus momentos en que pudo haber cambiado la tendencia, pero en general se queda en un mismo estilo. Extraño las melodías explosivas como Someboty Told Me, las guitarras afiladas de Bling (Confession of a King) y las apuestas arriesgadas como Joy Ride. A mi juicio el disco es fome, pero eso no le quita solidez dentro de su estilo. Igual me temo que es el disco que menos me ha gustado del grupo.

    • Daniel Manzor

      19-Sep-2012 en 6:34 pm

      Eso sí, me gustó mucho Deadlines and Commitments, lejos mi favorita del disco.

  3. Juan

    19-Sep-2012 en 7:15 pm

    Battle Born es el lema del Estado de Nevada. (Estado oriundo de The Killers) Motivo y razón del nombre del disco.

  4. Jack

    20-Sep-2012 en 12:20 am

    una mierda la crítica (tengo que ser honesto)

  5. Andrés

    01-Ene-2013 en 8:43 pm

    Y dónde quedan los temas “the way it was” y “battle born”? a mi juicio son los mejores del disco y ni siquiera se mencionan 77

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: