Conéctate a nuestras redes

Discos

The Drums – Encyclopedia

Publicado

en

Los estadounidenses The Drums, en su relativamente breve carrera, han cargado con el estigma de lo que en inglés se conoce como “next big thing”: un eterno hype alimentado por su excelente debut homónimo de 2010, en donde confluyen influencias del post punk y el power pop más pretensiosamente bello de los ochenta, embotelladas en un indie pop estándar y sumamente amigable, tanto que llega a ser predecible. Y bueno, eso mismo les dio la gloria que cosecharon a principios de esta década, además de su perseverancia, donde otros proyectos similares –como los franceses The Teenagers- fracasaron en términos de continuidad, The Drums ha sumado puntos. Por empeño no se han quedado. Un irregular, aunque curiosamente bien recibido, “Portamento” (2011) dio cuenta de ello, a pesar que no fuera el sonido más original del mundo musical, al menos lo estaban pretendiendo, y tres años después vuelven con un nuevo intento llamado “Encyclopedia”.

THE DRUMS 01En este disco existe una tentativa de añadir nuevas intenciones y el track que abre el disco, llamado “Magic Mountain”, es sin duda la canción más vital y compleja que jamás haya escrito el ahora dueto conformado por Jonathan Pierce y Jacob Graham, luego de la partida de su baterista Conor Hanwick. Este abandono casi les costó la carrera luego de múltiples rumores de separación, aunque finalmente nada de eso sucedió y en “Encyclopedia” se siente la ausencia, pero no de mala forma. En “I Can’t Pretend” y “I Hope Time Doesn’t Change Him” juegan a ser una suerte de Young Marble Giants con voz masculina y cantidades considerables de reverberación encima, sello característico de la banda, dicho sea de paso.

Uno de los aspectos que más conexión causa en su fanaticada son sus líricas, mezcla de desamor adolescente y declaraciones de desolación muy en la línea de una de sus principales influencias: The Smiths. Prácticamente todas sus canciones en este disco tocan temas relacionados con turbulencias personales, como la frenéticamente eléctrica “Let Me” y “Break My Heart”, con su título ejemplificando el punto antes expuesto.

THE DRUMS 02“Face Of God” recuerda sutilmente su más famoso hit, “Let’s Go Surfing”, prescindiendo de la vibra surfera, pero manteniendo la predominancia del bajo y jugando con nuevas combinaciones de notas. “U.S. National Park” es derechamente una balada indie con reminiscencias al pop sesentero, concienzudamente elaborada, al punto que llega a ser predecible, tan predecible como la vuelta a la introspección con “Deep In My Heart” que, pese a volver a los senderos frenéticos, tiene una tristeza reflejada en la misma melodía y en la letra otro tanto, decayendo en una sintética y extremadamente ralentizada “Bell Laboratories”. La crisis existencial aflora nuevamente en “There Is Nothing Left”, muy influenciada por el new wave, con Pierce cantándole al desamor, al vacío en el corazón y todas las obviedades del romanticismo, y sin embargo no suena meloso ni lastimero; otro punto a favor.

Cerrando el álbum está “Wild Geese”, desnuda y simple, invadida por sintetizadores, guitarras sencillas y baterías resonantes para dejar la sensación que, pese a los quiebres, el eterno hype y otras hierbas, The Drums tiene aún argumentos para presentar y creer desde el fondo del corazón que lo mejor está por venir.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Publicado

en

Whole New Mess

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció como el punto donde su composición y visión alcanzó un nuevo nivel, y el dramatismo de sus letras fue ampliado por la magnitud del sonido orquestal que acompañó al disco, combinación que lo convirtieron en uno de los mejores lanzamientos del año. Cuesta creer entonces que su concepto original sea todo lo contrario. “Whole New Mess” recopila las grabaciones originales de lo que conocimos en su disco anterior, reintroduciéndonos el corazón roto de la cantautora sólo a través de su voz y guitarra, demostrando que la grandiosidad de sus canciones no depende de los elegantes arreglos, sino que de su ilimitada capacidad de retratar el dolor.

Originalmente, “Whole New Mess” vería la luz junto a “All Mirrors” como una doble invitación al mundo de Olsen, pero su lanzamiento no pudo ser más oportuno. Como mucho del mundo actual, las versiones son solitarias, nostálgicas, envueltas en una atmósfera de confinamiento, como si hubieran sido compuestas en estos meses. Sin embargo, sería un error decir que son más silenciosas, pues la música presente introduce otra clase de poder. Tal es el caso de “Impasse (Workin’ For The Name)”, que puede parecer más minimalista en sonido, pero la voz y cuerdas de Olsen rugen de igual manera y su capacidad de electrizar no se pierde, a pesar de la desnudez mostrada.

Es a través de su capacidad para moldear su voz según sus emociones por donde la cantante logra diversificar los sonidos de un disco uniforme. Su voz es desgarradora, pero confortante, como en “Too Easy (Bigger Than Us)” o “Chance (Forever Love)”, donde sus tonos son clásicos, reminiscentes de dolores antiguos, aunque sus melodías son cálidas, como si confortaran sus lamentos. “Chance” pierde los arreglos que la convirtieron en un cierre tan catártico, pero no por eso deja de ser un fuerte golpe de emociones. Las vocales de “Tonight (Without You)” son potentes, pero necesarias, y aun sin el aplaudido final orquestal este parece ser un punto de catarsis, sin violines ni órganos, es su voz la que encuentra luz.

El peso más grande recae en las versiones originales de “All Mirrors” y “Lark”, ahora retituladas “(We Are All Mirrors)” y “Lark Song”. La primera es una pieza de folk mucho más tradicional, con un simple rasgueo que acompaña al relato universal de Olsen, intensificado por el constante reverb. Por su parte, “Lark Song” no pierde su fuerza y sigue arrastrando la responsabilidad emocional del disco, explotando a través de sus seis minutos en un crescendo de emociones. Si bien, estas versiones son mucho más íntimas, también reflejan una fuerte universalidad de experiencias, sin reducirse a las penurias del amor, sino que explorando múltiples relaciones humanas y sus efectos en las personas. La desnudez de su melodía ha permitido centrarse en el aspecto lírico, que presenta potencia por sí solo.

Existen dos canciones que no tienen punto a comparar: la apertura homónima y “Waving, Smiling”, que reemplazan a “Spring” y “Endgame”. La carta inicial lleva el espíritu del disco, mostrándose vulnerable y de un intencionado desorden, tal como los sentimientos que evoca, reconociendo una vida en constante cambio, pero aceptando la repetición de sus estados emocionales. El otro corte original es aún más vulnerable que el resto, tanto en melodía como en lírica es directa, sin rodeos, donde la soledad logra materializarse, pero un brillo esperanzador la ilumina: “El sol está brillando, estoy saludando, sonriendo, al amor por siempre, vivo y muriendo”.

Decir que las canciones en “Whole New Mess” son sólo demos inacabados sería minimizar las expresiones originales que se convertirían en “All Mirrors”. Esta colección de temas es tan fundamental como cualquier otra pieza de su discografía, donde la melancolía y desnudez no deben confundirse con una constante tristeza, sino como una invitación honesta a entender el mundo de una artista. Tan solo con su voz y su guitarra, Angel Olsen logra minimizar el sonido sin perder jamás la potencia, encontrando una nueva forma de hacer rugir sus sentimientos y dejando en claro que, lejos de los arreglos majestuosos, puede encontrar momentos de dramatismo, catarsis y, sobre todo, esperanza.


Artista: Angel Olsen

Disco: Whole New Mess

Duración: 42:05

Año: 2020

Sello: Jagjaguwar


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 22 horas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 2 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 3 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 3 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Thalassic Thalassic
DiscosHace 4 semanas

Ensiferum – “Thalassic”

Dentro de las historias que aparecen en la mitología griega, existe una que hace referencia a Talasa, la diosa primordial...

Publicidad
Publicidad

Más vistas