Conéctate a nuestras redes
The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre

Discos

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Publicado

en

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian Jonestown Massacre. Esta jugada casi podría interpretarse como una declaración de principios, una consigna que se eleva desde lo más profundo con el fin de no olvidar los cimientos que sostienen un proyecto no importando de qué tipo sea. Es importante rescatar esta idea cuando hablamos de una agrupación que siempre se ha mantenido fiel al norte que direcciona cada sonido que ha logrado, plasmándolo impecablemente en trabajos entrañables.

Es verdad que, en comparación al álbum pasado, “Something Else” (2018), esta entrega no es tan festiva. Es necesario sólo mirar los títulos de los tracks para percatarse de que este es un trabajo un poco “más bajo el agua”, en el que las texturas sonoras dan un toque de dramatismo que recorre gran parte de su extensión. De hecho, el primer tema, “Drained”, podría haber sido perfectamente un sobrante del LP anterior, pues, de no haber estado al principio del disco, se sentiría un poco ajeno al mood de esta nueva placa.

En cuanto a estructura, no hay mucha diferencia con los trabajos a los que TBJM nos tiene acostumbrados: temas más bien breves, acompañados de dos o tres de mayor duración, dejándonos a merced de las situaciones más sensoriales que podamos siquiera imaginar. Mención especial para la ya característica voz de Rike Bienert, quien en “Tombes Oubliées” entrega lo más parecido que puede haber al canto de una sirena nadando en un mar de ácido, logrando la introducción perfecta para el primer instrumental del disco, “My Mind Is Filled With Stuff”. Así es cómo se sube un poco el ritmo para llegar a la sexy “Cannot Be Saved”, tema en el que cada instrumento entra en perfecta armonía para convertirse en uno de esos que sólo pueden pertenecer a la banda de Anton Newcombe.

“A Word” expande la bruma en los oídos en cuanto la aérea voz de Anton toma la batuta al ritmo de una filosa pandereta. Por su parte, una lánguida y melódica guitarra acústica unida al eco de un suspiro nos sirve de antesala a los seis minutos de “We Never Had A Chance”, título bastante apocalíptico para una canción más bien melancólica, en la que ciertos recursos sonoros podrían interpretarse casi como un lamento. “Too Sad To Tell You” tiene esa vibra más bien blusera y una batería con saltos de platillos muy herederos de la música negra. Lo agradable de este tema es que cuenta una historia sonora; podría no tener letra y, aun así, atraparía totalmente la atención.

Así se llega a otro de los pocos momentos movidos del disco: “Remember Me This”, en el que su tempo pareciese estar marcado por unas varas de madera que ceden a la agilidad de la batería y a la personalidad más garage de la guitarra. La voz de Anton es el humo que destrona a los sentidos, llevando la consciencia hacia un lugar en el que nada pesa, en el que todo es liviano. El álbum cierra con “What Can I Say”, que sigue más o menos la misma vibra de guitarra acústica de “We Never Had a Chance”, pero sin ser tan gloomy y recurriendo a ciertas bases rítmicas de la típica psicodelia sesentera, sobre todo en el trabajo de la guitarra eléctrica.

Anton Newcombe es un tipo que se mantiene ocupado y, sin duda, es una de las fuerzas rectoras tanto de la música que ya conocemos, como de la que se seguirá creando. La vigencia de The Brian Jonestown Massacre es algo que se renueva constantemente y la muestra de ello es preguntarnos: ¿Qué banda lanza un homónimo como forma de reencender el círculo que se dibuja luego de tres décadas de carrera?


Artista: The Brian Jonestown MassacreThe Brian Jonestown Massacre

Disco: The Brian Jonestown Massacre

Duración: 37:59

Año: 2019

Sello: A Recordings


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Wand – “Laughing Matter”

Publicado

en

Laughing Matter

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la música. Pese a su vocación vanguardista, el rock, o mejor dicho el público rockero, suele ser férreo defensor de la consigna “todo tiempo pasado fue mejor”. Y es que en tiempos donde supuestamente todo se ha hecho, no resulta complicado recurrir a los recursos del pasado en beneficio del presente, y lo importante es utilizar dichos elementos con sutileza y no burdamente. Dentro de quienes cumplen este objetivo se encuentra Wand, quinteto proveniente de Los Angeles, que con “Laughing Matter”, su quinto larga duración, comienzan a consolidar una identidad sónica luego de cerca de seis años de experimentación.

Aquella delicadeza a la que se hace referencia se expone inmediatamente en los dos primeros tracks del LP, “Scarecrow” y “xoxo”. Entre ambos se construyen progresivamente en intensidad, la cual orienta la dulzura vocal de Cory Hanson, vocalista, guitarrista y líder de la banda. Posteriormente nos encontramos con “Bubble”, primero de varios intertantos instrumentales del álbum, el que decanta en la balada “High Planes Drifter”. Es significativo considerar que, hasta el momento, todo se entrelaza como un relato auditivo continuo, enriquecido por los matices.

El quiebre lo genera “Walkie Talkie”, sacando a la luz una faceta más lúdica de la banda y mutando hacia una vertiente psicodélica con “Thin Air”, uno de los adelantos de este nuevo material. Acá es posible apreciar la herencia progresiva de la que Wand se ha hecho cargo en sus últimos trabajos, proyectada en la segunda pausa instrumental con “Here”. Por su parte, “Wonder” se asemeja a la primera etapa de la banda, con un sonido más garage rock, aunque con toques oníricos. En consideración de aquello, resulta importante destacar que Hanson y el baterista Evan Burrows colaboraron con Ty Segall en la época de “Emotional Mugger” (2016).

Pese al ruido de su introducción, “Evening Star” es una balada con grandes variaciones sónicas. Es acá donde mejor se puede apreciar la influencia setentera que intenta plasmar la banda, recurriendo sutilmente a la nostalgia zeppeliana, de la que también se nutre el instrumental “Tortoise”. Luego encontramos “Rio Grande”, uno de los grandes singles del LP, en donde disfrutamos del ímpetu radial que posee Wand en esta nueva etapa. Así, llegamos a “Airplane”, una canción de largo aliento, protagonizada vocalmente por la tecladista Sofia Arreguin, y que nos pone a viajar a través de un cielo de detalles sonoros, encontrándonos con lo que es tal vez el mejor momento del disco. Por su parte, “Lucky’s Sight” resuelve a la perfección la estridente tentación que nos ofrecía por momentos su predecesora. Todo se apacigua en los últimos dos tracks de Laughing Matter, “Wonder (II)”, una pieza con tintes dream pop donde retorna la voz femenina, y “Jennifer’s Gone”, una beatlesca balada a cargo de Hanson.

Wand es una colectividad inquieta, cuyo ímpetu creativo no se permite reposar con el paso de los años, no por nada han lanzado material año a año tras su conformación. Particularmente con este álbum estamos ante lo que se espera sea la puerta para un pronta consolidación. Los encontramos en pleno proceso de evolución, manifestado como un retorno a lo elaborado en “Plum” (2017), el último larga duración de la banda, y el EP “Perfume” de 2018. Otro elemento fundamental de “Laughing Matter” es que, tras un trabajo silencioso, el quinteto ha logrado desarrollar toda una sonoridad propia, jugando con elementos nostálgicos del género, sin recurrir al poco valorado –con justa razón– recurso de asemejarse a una banda tributo del tributo, tema tan en boga hoy en día. Como se mencionaba al principio, de esto se trata: sutileza.


Artista: WandLaughing Matter

Disco: Laughing Matter

Duración: 67:28

Año: 2019

Sello: Drag City


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 1 mes

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 12 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Publicidad
Publicidad

Más vistas