Conéctate a nuestras redes

Discos

The Bouncing Souls – Comet

Publicado

en

“The Gold Record” (2006) fue un disco de una calidad tan impresionante, que terminó otorgando una suerte de segundo aire a una banda que por esos días se acercaba a los veinte años de existencia. Lo anterior no significa que The Bouncing Souls haya pasado alguna vez por una fase de letargo ni nada por el estilo. Al contrario, este conjunto de New Jersey siempre se ha caracterizado por entregar obras que poseen una intensidad casi rejuvenecedora, que ya quisieran muchas bandas novatas. La discusión pasa por otro lado, y es que “The Gold Record” ayudó a consolidar una impronta que se define más por la sensibilidad y la dulzura, que por la potencia o la velocidad. Se instituía así, una identidad que dejaba de lado los clichés y estereotipos del punk rock para dar paso a una banda mucho más madura y centrada. Seis años después nos llega “Comet”, un disco que mantiene dicha identidad, pero que posee ciertas reminiscencias de épocas pasadas, mucho más juveniles en su tratamiento.

“Baptized” es el tema encargado de dar inicio a la placa, con el que se cumple una de aquellas máximas que se repiten en innumerables obras punk rock: iniciar el disco lanzando toda la carne a la parrilla. Si bien no es uno de los puntos altos de la placa, el corte ayuda a demostrar que esta banda puede poner el pie sobre el acelerador sin perder noción del fin último de la obra.

“Fast Times” es quizás el tema que mejor ayuda a definir a “Comet”. Con una línea de bajo sumamente juguetona y un coro delicadamente entusiasta, logra reflejar de buena manera aquella dicotomía que nos habla de las oportunidades y amenazas que conllevan los tiempos modernos. No es una canción demasiado profunda ni nada por el estilo, pero en su simpleza radica su genialidad.

“Coin Toss Girl” es quizás lo más cercano a una balada en este disco. Y si de dicotomías estamos hablando, las letras de esta canción nos entregan una de aquellas. “I think I’d like to marry her, I think I’d like to bury her”. “Comet”, canción que da nombre al disco, continua con esta yuxtaposición de sensaciones y motivos. La historia de un Apocalipsis inminente recibe el trato típico de The Bouncing Souls, transformando así lo que debiera ser una obra lúgubre, en un verdadero himno a la vida.

“We Love Fun” hace cien por ciento honor a su nombre. Con un sonido, ritmo y coros similares a aquellos entregados por Green Day o The Living End, esta canción destaca por ser la más directa en su ejecución, toda vez que su letra se condice completamente con los arreglos interpretados por la banda. “Put on your party pants, the time has come for us to make a stand”. ¿Qué más se puede pedir? Sumado a una buena dosis de “na-na-nas” y esta canción se vuelve perfecta para cantarla junto a los amigos acompañando de unas cuantas cervezas.

“Ship In A Bottle” finaliza la obra, evocando imágenes y situaciones que no hacen más que celebrar aquellas viejas amistades, que con el paso de los años suelen quedar en el olvido. Y esto es quizás una de las tantas muestras de que esta banda es capaz de entregar obras sumamente introspectivas, pero que en su tratamiento no dejan de perder esa sensibilidad pop (utilizando la palabra en el mejor sentido posible), que muchas veces se extravía en el proceso creativo.

Un disco casi adolescente en su esencia, pero que no abandona el proceso de maduración por el que atraviesa la banda. Alegre, y a ratos complejo, pero con una jovialidad capaz de iluminar cualquier día de invierno.

https://play.spotify.com/album/41Q2t5H9NdnuDY2a2Laf3E

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Hayley Williams – “FLOWERS for VASES / descansos”

Publicado

en

FLOWERS for VASES / descansos

Todos guardamos o conservamos cosas que nos recuerdan a alguna situación o período particular de nuestras vidas. Puede ser algo escrito en un papel, una fotografía, una flor seca, un envoltorio de chocolate, o cualquier cosa que probablemente (y realmente) no tenga ni un tercio del valor sentimental que tuvo en su momento. Sin embargo, cualquier simbolismo propio de esos momentos cobra un sentido totalmente diferente en los “Descansos”, algo así como el equivalente norteamericano a las animitas, pequeños santuarios en las carreteras en donde un sinfín de elementos están posados a modo de memorial en una cruz que permite recordar a los que ya no están. Ahora, tras nueve meses de haber publicado su primer álbum como solista, Hayley Williams crea sus propios “descansos” de momentos pasados a través de 14 canciones que componen “FLOWERS for VASES / descansos”, su segundo larga duración y que ella misma ha descrito como una precuela o “desvío” a su “Petals For Armor” (2020)

Desde la primera canción, “First Thing To Go”, se puede comprender claramente que el sentido artístico de este disco pasa por una expiación y auto revisión más personal que las vivencias narradas en su antecesor, mostrando a Williams en una faceta diferente; igual de personal, pero mucho más cálida y menos catártica. En ese sentido, su evolución como compositora le permite ir adoptando una narrativa más compleja y oscura, donde su papel como contadora de historias se vuelve más serio que en el colorido caos de sus letras en “PFA”, o incluso en su trabajo como la voz de Paramore. “My Limb”, por ejemplo, demuestra también un especial cuidado en el sonido, donde se nota la yuxtaposición de los elementos que ella misma grabó por su cuenta, debido a que cada nota que suena es interpretada por su cuenta sin recurrir a invitados adicionales, transformándolo en una obra que ella misma ha descrito en entrevistas como “su primer álbum completamente en solitario”.

Lo que escuchamos es cómo Williams va uniendo sus influencias, desde Dolly Parton hasta Joni Mitchell, y a partir de “Asystole” notamos cómo se adentra en las veredas del country y el folk, estilos muy arraigados en la cultura de Nashville, ciudad donde Williams reside y se estableció como artista, y que no habían sido explorados del todo hasta este momento. Así, tenemos un disco que toma cada canción como una flor, con su propio color, aroma y forma, las que son colocadas en estos jarrones para la posteridad, representando el transformar esas palabras en una canción que perdurará por siempre. Así vamos notando que en “Over Those Hills” –una de las que más recuerda a Paramore en todo este LP con las estructuras de canciones más pop y menos ruidosas que el trío adoptó en su trabajo homónimo de 2013–, la artista va desarrollando la catarsis de una forma menos exagerada, permitiendo que pueda fundirse sin problemas con una pista como “Wait On”, canción reflexiva donde Williams mantiene la línea continua de este disco, pero sin dejar de lado esa progresión de elementos que va sumando en este proceso de aceptación y crecimiento personal en base al dolor.

Y es así como este trabajo está precisamente lleno de puntos destacables, como “KYRH”, donde el piano se hace más presente, con Williams centrándose en un paisaje instrumental en el que la frase “keep you right here” se repite casi como mantra en su desarrollo, o “HYD”, otra canción en perspectiva, que esta vez reflexiona en esos episodios que, más que destrozar nuestras vidas, permiten un proceso de crecimiento personal. Indudablemente, uno de los puntos más altos de este disco es “Find Me Here”, una canción que ya se pudo oír prematuramente en el EP “Self Serenades” y que increíblemente suena más folk que su versión original, sumando porciones de dobles voces y pequeños detalles que la hacen sonar más cálida e intima que su presentación inicial. Y es que, si bien los referentes están claros, el disco no sólo se remonta a las principales fuentes de inspiración de Williams, ya que también existen reminiscencias modernas a grandes artistas como Julien Baker, Taylor Swift, Phoebe Bridgers, Lucy Dacus, o incluso el trabajo de folk con tintes avant garde que muestra Aldous Harding en sus íntimos y desgarradores álbumes.

“Descansos” es donde más se puede evidenciar la naturaleza de memorial que tiene “FLOWERS for VASES / descansos”, en que esas flores para jarrones y aquellas “animitas” de tiempos pasados pueden convivir en un espacio que se pueda volver a visitar cuando se quiera, mientras que “Just A Lover”, el broche de oro, comienza en la misma tonalidad cálida de sus acompañantes, derivando en un estruendoso coro con algunos de los pocos elementos eléctricos del LP, donde la guitarra y la batería acompañan a una voz, llegando al cierre de esta revisión a aquellos cadáveres del pasado que por fin encuentran su lugar para la posteridad mediante la música, quedando plasmados en la historia de la forma más delicada posible.

El crecimiento personal y creativo de un artista es un proceso que dura prácticamente toda la vida y, a pesar de que Paramore se haya ganado un cuestionado prejuicio en base a sus primeros discos, la naturaleza inspiradora y creativa de Williams ha logrado madurar increíblemente en un proceso de pocos años, mostrando a una compositora e intérprete que comenzó a entregar canciones robustas desde el álbum “Paramore” (2013), “After Laughter” (2017) y su trabajo solista del año pasado, culminando una primera etapa de crecimiento como narradora y compositora en este disco, una obra completamente diferente a su predecesora, pero no por eso menos complementaria. Si “Petals For Armor” fue un trabajo que ya rozaba en lo oscuro con sus letras, su producción más ostentosa no le permitió sobresalir por completo, algo que en “FLOWERS for VASES / descansos” afortunadamente no ocurre, ya que, mediante la idea de que menos es más, la artista logró hacer convivir distintos elementos para plasmarlos en 14 memoriales diferentes, todos bajo el concepto del duelo y la necesidad de aceptar ese pasado como una parte de nuestras vidas que no interfiera en la idea de futuro.


Artista: Hayley Williams

Disco: FLOWERS for VASES / descansos

Duración: 42:30

Año: 2021

Sello: Atlantic


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

FLOWERS for VASES / descansos FLOWERS for VASES / descansos
DiscosHace 8 horas

Hayley Williams – “FLOWERS for VASES / descansos”

Todos guardamos o conservamos cosas que nos recuerdan a alguna situación o período particular de nuestras vidas. Puede ser algo...

For The First Time For The First Time
DiscosHace 3 días

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 2 semanas

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 2 semanas

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 3 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 3 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 3 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Publicidad
Publicidad

Más vistas