The Black Angels – “Death Song”

lunes, 11 de septiembre de 2017 | 12:19 am | No hay comentarios
The Black Angels – “Death Song”

Artista:

The Black Angels

Álbum:

Death Song

Año:

2017

Sello:

Partisan Records

En 1967, unos entonces desconocidos The Velvet Underground componían una canción llamada “The Black Angel’s Death Song”, incluida en el ahora clásico disco diseñado por Andy Warhol. Hoy, con 50 años cumplidos de dicho material, los texanos de The Black Angels parecen rendirle tributo a tamaños próceres con su quinto larga duración, llamado “Death Song” –en donde la relación con los comandados por Lou Reed no puede ser más explícita–. Herederos del sonido de dicha pieza vanguardista de la música pop, e incorporando los rasgos del así llamado “rock de desierto”, los norteamericanos nos presentan este álbum haciendo lo que mejor saben hacer: psicodelia musical.

Un rock de guitarras afiladas da la partida en “Currency”, que balancea perfectamente la pasividad de los versos con la potencia de los coros. Siguiendo con una propuesta enérgica, “I’d Kill For Her” tiene esos elementos clásicos de la discografía de la banda, que nos recuerdan lisérgicas melodías sesenteras. Las frecuencias cambian drásticamente a amplitudes más laxas en el teclado de Kyle Hunt con “Half Believing”, una sufrida balada que no abandona los componentes alucinógenos.

Por su parte, “Comanche Moon” nos traslada a un viaje en donde paisajes duros y suaves cohabitan en perfecta armonía, elemento clave del sonido de The Black Angels. Entre los temas “Hunt Me Down” y “Grab As Much (As You Can)” encontramos una versatilidad sonora particular gracias a las texturas que entremezclan las guitarras de Christian Bland y Jake Garcia, lo que nos entrega una experiencia superior en cuanto a atmosferas se trata.

Si bien, con el ritmo marcial de “Estimate” el disco decae un poco dada su monotonía, esto es revertido gratamente con “I Dreamt”. Es acá donde llegamos a uno de los mejores momentos de la placa, destacando por su hipnótica línea de bajo en manos de Alex Maas, acordes que viajan a través de nuestros oídos y la intertextualidad pinkfloydiana que es imposible no identificar. En una línea similar, “Medicine” y “Death March” se lucen gracias a los aportes rítmicos de Stephanie Bailey en batería. Contradiciendo el nombre del disco, “Life Song” es la parte final de esta gran canción de la muerte. Lo que comienza como una balada, cambia drásticamente con pasajes instrumentales de gran poder, los que de forma sobria trasladan nuestra mente a los setenta con un rock clásico, alucinógeno y de tempo lento.

“Death Song” es un disco de texturas envolventes y, por momentos, hasta perturbadoras –bajo una buena connotación del término–. Las interpretaciones nos enclaustran en estrechos túneles sónicos, cumpliendo el rol hipnotizador con el cual son dispuestos ante nuestros sentidos. A su vez, vuelve a posicionar a la banda en la a veces difusa y volátil frontera que separa al stoner más crudo y aguerrido de aquel rock psicodélico de pasajes más melódicos y digeribles, muy comunes en las escenas contemporáneas. De esta forma, se genera un balance perfecto entre saturación y delicadeza en cada frecuencia. Y si bien no podemos hablar de vanguardia como en el caso de los inspiradores de esta obra, el trabajo realizado por The Black Angels en este nuevo lanzamiento los mantiene con un sonido genuino, que nos sumerge en gratificantes alucinaciones en cada sobredosis musical.

Por Emilio Toledo

Enlace corto:

Comentar

Responder