Conéctate a nuestras redes

Discos

The Birds Of Satan – The Birds Of Satan

Publicado

en

Es evidente, Taylor Hawkins se sacó las ganas con este disco de The Birds Of Satan. De punta a punta el álbum suena a eso, a “esto es lo que muero por hacer hace tanto tiempo”. Una gran alegría para el psicólogo de Taylor y para él mismo, seguramente. Y posiblemente para quien lo escuche, porque “The Birds Of Satan” es un disco que despierta interés. Pero ¿lo mantiene? Depende del tipo de oyente.

No hay dudas de la capacidad de Taylor como músico. El tipo es un intachable performer que suma energía, imagen, groove y adrenalina en niveles industriales a la banda principal de Dave Grohl. Con ese talento los aciertos caen solos: el toque es excelente, de muy buen gusto. Sus compañeros de THE BIRDS OF SATAN 01odisea –el bajista Wiley Hodgden y el guitarrista Mick Murphy, ambos integrantes de Chevy Metal, aquel grupo de covers que se presentó en Lollapalooza Chile 2013- lo hacen muy bien; despliegan todo un catálogo de clichés rockeros, ¡pero de los que, para tocarlos, hay que saber! Es que las influencias de adolescente de Taylor salen a flote a cada acorde. Se puede apreciar en estas siete canciones el espíritu de Cheap Trick, Led Zeppelin, Pink Floyd, Queen y otros. Sí, los muchachos tienen buena escuela.

Entonces ¿por qué un servidor debiera dudar si el interés se puede mantener a través de todo el disco? Pues porque quizá la banda peca por el entusiasmo desmedido en incluir todo en este debut; aquello de “menos es más” no funcionó con ellos. Debido a esto, salta la duda de si el grueso de seguidores de Foo Fighters –que, no nos engañemos, serán los grandes consumidores de este trabajo- podrá atravesar con atención el álbum entero. No es por comparar un grupo con otro y, de hecho, es una señal saludable que los dos proyectos suenen diferentes.  Lo que sí tiene The Birds Of Satan es una valiosa posibilidad de sonar espontáneos. Está claro: no hay ataduras de ningún tipo acá, esto suena más a un pasatiempo –serio, pero pasatiempo al fin- mientras se cocina el resultado del esperado retorno de Foo Fighters al estudio.

Haciendo caso a esa falta de presiones de ningún tipo es que el disco fue grabado en vivo en el estudio de Dave Grohl –quien hace junto a Pat Smear algún cameo en el mismo, aunque no demasiado notorio-, con la famosa consola de Sound City, y sin overdubs agregados, esto suma frescura, aunque la producción no sea por demás impactante. En otro punto que se nota el desparpajo feliz de Hawkins y los suyos, es en la longitud del tema que abre la placa, “The Ballad Of The Birds Of Satan”: 9 minutos y 29 segundos donde pasan muchas cosas. Desde una intro de ruidos psicodélicos adornados por un fraseo jazzy de batería, a una estrofa que recuerda a Queens Of The Stone Age, a un solo de guitarra de casi dos minutos, un puente hacia Pink Floyd y una vuelta al ruedo donde aparecen todas las antiguas influencias antes marcadas.

THE BIRDS OF SATAN 02La balada A.O.R.“Too Far Gone To See” despierta sensaciones ambiguas. Por un lado su extrema y grandilocuente tendencia a la emoción, hace que esta misma peligre en varios pasajes del tema, y sus arreglos predecibles la hacen un poco sonrojante, a decir verdad, como que ese gap generacional al que en todo momento nos expone la banda, toma un tinte no del todo feliz. Pero en la otra mano, también hay que decir que ya no hay muchos grupos del circuito comercial que tomen el desafío de desarrollar canciones con esa determinación. En el resto de las canciones hay un poco de todo; sí, el disco es ante todo dinámico. Más alegrías (excelente “Wait Til Tomorrow”, muy efectivo el single “Thanks For The Line”) y alguna decepción (“Pieces Of The Puzzle”, con un jugado aroma reggae).

“The Birds Of Satan” es un disco de intenciones puras, genuinas; un divertimento que no pasará desapercibido incluso –nos aventuramos a vaticinar-, en alguna lista de lo mejor del año. Es que, como se mencionaba anteriormente, dependerá de quién lo escuche: algunos estarán tocando el cielo con las manos ante la resurrección del hard rock progresivo más clásico y otros no lograrán interpretar qué son esas “armonías con falsete que están por todos lados en este disco”, las cuales, por cierto, Taylor logra hacer sonar de forma sobresaliente.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Architects – “For Those That Wish To Exist”

Publicado

en

For Those That Wish To Exist

Tengo mucho que perder, pero no te mentiré”, es el inicio de la estrofa final del noveno disco de Architects, y es una frase que puede resumir bien el juego entre las expectativas y el trabajo detrás de una banda fundamental del crossover estilístico que muchas agrupaciones de metalcore han llevado en el último tiempo. Pasar de riffs pesados y voces entre el grito y la catarsis, hacia algo mucho más técnico y variado en los elementos a disposición, es un tránsito que bandas como Bring Me The Horizon también ha llevado –en su caso más al pop–, en cambio, Architects mantiene su pie firme en la épica de un rock más clásico, al que agregan otros elementos.

En medio de esos cambios, y de ese afán innovador, está claro que se puede perder mucho, e incluso puede derivar en malos entendidos, pero Architects no ha hecho más que permanecer verdadera consigo misma y con su abultada historia, llena de pérdidas, renacimientos y maduración. “For Those That Wish To Exist” (“Para Aquellos Que Desean Existir”) abandona a ratos los dolores internos e individuales para poner esa energía al servicio de lo colectivo. Las metáforas no operan como reflejo exclusivo del ser, sino también de dónde se vive, cómo se vive y dónde se vivirá. El cambio climático, sin ser explícito, se posa como bruma en verano sobre la luminosidad de un disco donde la energía contagia y hace conexiones con la audiencia.

“Impermanence”, “Black Lungs” o “Animals” mantienen el peso de los riffs como una necesidad para expresar poder, en tanto que “Dead Butterflies” o “Flight Without Feathers” se disponen desde un tono más de balada (sin serlo) para matizar las emociones. Es esa dualidad entre potencia y emoción la que sigue siendo el elemento identificatorio de Architects, junto a la precisión clínica de la inclusión de sonoridades diferentes. No se encuentra en este disco –o en los de la década pasada– inconsistencia o espacios sin intención, todo está para expresar algo, en este caso la dificultad del equilibrio entre el acto de tener esperanza, el apocalipsis inminente y los cuestionamientos que cada uno tiene sobre sí mismo y –esto es lo más nuevo– la sociedad en la que se vive y los afectos que se tienen.

Por ello, probablemente el cierre del disco pega tan fuerte. “Meteor” tiene una dinámica demoledora, que resquebraja las dinámicas actuales apelando al uso de combustible o a la cuarentena, o la incapacidad de ver más allá de falsos líderes y cómo ello ciega respecto a los peligros que realmente pueden significar el final. Es una invitación a tener los ojos abiertos, mientras que el último track, “Dying Is Absolutely Safe”, explica que el final es parte del camino con un cierre estremecedor: “Mi triste y distante amado, algún día moriré por ti / y nadaré en dulce serenidad porque la muerte no es mi enemiga”.

Otro simbolismo usado en varias canciones es el de las palomas y los cuervos, clásicos emblemas de la vida o la paz, y de la muerte o lo oscuro, respectivamente. La dualidad se vive en “For Those That Wish To Exist”, un disco cuyos acentos hacen más profundos sus énfasis, desde lo sonoro y desde los espíritus encarnados por el vocalista Sam Carter, que muestra su rango más que nunca. Este tipo de emoción es abundante y oculta un poco el vacío existencial que disputa terreno a lo largo de los 15 tracks, a veces muy vasto, pero que jamás se convierte en un agujero negro para un álbum cuyo legado es elevar la retórica de Architects y, además, hacerlo sin autoplagios o condescendencias, sino con verdadera sangre, fortaleza y vulnerabilidad.


Artista: Architects

Disco: For Those That Wish To Exist

Duración: 58:21

Año: 2021

Sello: Epitaph


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E69

Facebook

Discos

For Those That Wish To Exist For Those That Wish To Exist
DiscosHace 19 horas

Architects – “For Those That Wish To Exist”

“Tengo mucho que perder, pero no te mentiré”, es el inicio de la estrofa final del noveno disco de Architects,...

FLOWERS for VASES / descansos FLOWERS for VASES / descansos
DiscosHace 5 días

Hayley Williams – “FLOWERS for VASES / descansos”

Todos guardamos o conservamos cosas que nos recuerdan a alguna situación o período particular de nuestras vidas. Puede ser algo...

For The First Time For The First Time
DiscosHace 1 semana

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 2 semanas

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 2 semanas

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 3 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 3 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 3 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 4 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 4 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

Publicidad
Publicidad

Más vistas