Conéctate a nuestras redes
Notes On A Conditional Form Notes On A Conditional Form

Discos

The 1975 – “Notes On A Conditional Form”

Publicado

en

Pese a que Matty Healy indicó que los dos discos lanzados en la era “Music For Cars” de The 1975 no eran trabajos enlazados estrictamente, sin duda que se sienten así. Mientras “A Brief Inquiry Into Online Relationships” (2018) explicaba cómo han cambiado las relaciones, ahondando en la forma de entender y de comprender lo que está alrededor, en “Notes On A Conditional Form” está la intención de volver a entender, quizás para lograr ensamblar lo que se siente nuevo con lo que se siente familiar. Y con ello, hay diálogos que Healy no puede negar, como si se respondiera a sí mismo.

Los paralelos entre lo más novedoso del cuarteto y sus primeros EPs se van repitiendo a lo largo de un trabajo cuya extensión es un mensaje por sí solo. Con 22 tracks y más de 80 minutos de duración, “Notes On A Conditional Form” es una bestia de álbum, con altibajos evidentes, con indulgencia, ridiculez, diversión, mensajes profundos y una capacidad reflexiva que varía desde la trascendencia hasta la superficialidad con pasmosa agilidad. Pero también es un símbolo de su tiempo, como pocos trabajos en la actualidad.

El disco tiene en lo instrumental un arma de doble filo. Mientras en las canciones el sonido es más brillante y bien elaborado que nunca, signo evidente de madurez, el exceso de tracks instrumentales ligados a un sonido más ambient y house, como pasa en “Streaming” o “Having No Head”, no ayuda a la coherencia completa del trabajo. Algo que también pasa con tracks bien logrados en lo electrónico, como “Shiny Collarbone” o “Yeah I Know”, esta última con guiños evidentes a Thom Yorke y su estilo como solista.

Este disco no se autoexige coherencia como un valor, sino que ve en el caos, el desorden, la variedad y la versatilidad, armas mucho más poderosas o, al menos, significantes. Por ello estas canciones pueden mezclarse con temas poderosos y llenos de intenciones desde las letras, como pasa con el glam dark punk intoxicante de “People”, la declaración de una intención tan sobria pero importante como querer estar bien en la bella “The Birthday Party”, o hasta la brutal soledad de necesitar acercamiento humano vía una sexcam en “If You’re Too Shy (Let Me Know)”, con ese beat entre INXS –inevitable referencia de The 1975– y Bruce Springsteen.

Este es un trabajo que necesitó de 15 estudios y más de un año de retraso para su lanzamiento, pero, pese a esa naturaleza fraccionada –que en el disco se nota–, existe una identidad subyacente que no perece. No es sólo Matty Healy reflexionando sobre el sentido de la vida (“Playing On My Mind”) o el amor platónico (“Me & You Together Song”), sino también es una banda que a estas alturas logra calzar intención a cada compás que toca. Mención especial a George Daniel en una batería que, entre instantes más electrónicos o folk, puede darse por sentada, pero que tiene un dinamismo especial, propio, trascendente.

Lo más fuerte de “Notes On A Conditional Form” es lo que se dice y lo que se quiere decir, en una línea más que delicada entre la autocomplacencia, la autoflagelación y la justa comunicación. En “People” Healy canta “No me gusta salir / Así que tráeme todo para acá”, y en “Frail State Of Mind” se autocomplementa diciendo “¿Salir? / Me resulta poco probable”, casi prediciendo el escenario encuarentenado de los días que rodean al lanzamiento de este disco. Sin embargo, ninguna declaración supera al inicio con “The 1975”, track inicial homónimo a la banda que, en vez de ser lo usual de operar como la música de inicio de un videojuego (referencia a Sega o PlayStation, cuyas cortinas de encendido se volvieron icónicas), esta vez mezcla música ambiental con un discurso de Greta Thunberg llamando directamente a la desobediencia civil en pos de un verdadero cambio social a nivel mundial.

Aunque “The 1975” y “People” hagan creer que “Notes On A Conditional Form” es político en el sentido más directo, es mucho más sutil en la visión completa. Se vuelve a pensar en las relaciones humanas y en cómo estas son codificadas por las expectativas, por lo que se muestra y lo que se esconde, y también por cuánto importa. En “Love It If We Made It” del disco anterior, Healy canta “tirando en un auto / consumiendo heroína”, y se responde a sí mismo en “Nothing Revealed / Everything Denied” diciendo que eso fue una mentira. En “Jesus Christ 2005 God Bless America” Healy cede la voz por primera vez en un disco, cuando Phoebe Bridgers se vuelve el reflejo del atormentado hablante lírico que está enamorado de un chico que le remueve las entrañas y sus creencias. Más adelante, es el padre de Matty el que toma la voz. El reducto final del ego de un rockstar del siglo XXI se desmorona en pos de la honestidad y el acto de compartir.

En medio de un turbulento mar de emociones que inundan a quien se aboque a la tarea de escuchar este álbum, esta colección de canciones refleja como pocas veces a una generación que tantos otros subestiman, operando como tal: sin temor a mostrar los errores propios, a hacer preguntas de las que ya sabías las respuestas, o creerte más de lo que eres, porque la verdad es lo que finalmente entregará el mejor sentido de la libertad.


Artista: The 1975

Disco: Notes On A Conditional Form

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Dirty Hit / Polydor


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 4 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas