Conéctate a nuestras redes
Notes On A Conditional Form Notes On A Conditional Form

Discos

The 1975 – “Notes On A Conditional Form”

Publicado

en

Pese a que Matty Healy indicó que los dos discos lanzados en la era “Music For Cars” de The 1975 no eran trabajos enlazados estrictamente, sin duda que se sienten así. Mientras “A Brief Inquiry Into Online Relationships” (2018) explicaba cómo han cambiado las relaciones, ahondando en la forma de entender y de comprender lo que está alrededor, en “Notes On A Conditional Form” está la intención de volver a entender, quizás para lograr ensamblar lo que se siente nuevo con lo que se siente familiar. Y con ello, hay diálogos que Healy no puede negar, como si se respondiera a sí mismo.

Los paralelos entre lo más novedoso del cuarteto y sus primeros EPs se van repitiendo a lo largo de un trabajo cuya extensión es un mensaje por sí solo. Con 22 tracks y más de 80 minutos de duración, “Notes On A Conditional Form” es una bestia de álbum, con altibajos evidentes, con indulgencia, ridiculez, diversión, mensajes profundos y una capacidad reflexiva que varía desde la trascendencia hasta la superficialidad con pasmosa agilidad. Pero también es un símbolo de su tiempo, como pocos trabajos en la actualidad.

El disco tiene en lo instrumental un arma de doble filo. Mientras en las canciones el sonido es más brillante y bien elaborado que nunca, signo evidente de madurez, el exceso de tracks instrumentales ligados a un sonido más ambient y house, como pasa en “Streaming” o “Having No Head”, no ayuda a la coherencia completa del trabajo. Algo que también pasa con tracks bien logrados en lo electrónico, como “Shiny Collarbone” o “Yeah I Know”, esta última con guiños evidentes a Thom Yorke y su estilo como solista.

Este disco no se autoexige coherencia como un valor, sino que ve en el caos, el desorden, la variedad y la versatilidad, armas mucho más poderosas o, al menos, significantes. Por ello estas canciones pueden mezclarse con temas poderosos y llenos de intenciones desde las letras, como pasa con el glam dark punk intoxicante de “People”, la declaración de una intención tan sobria pero importante como querer estar bien en la bella “The Birthday Party”, o hasta la brutal soledad de necesitar acercamiento humano vía una sexcam en “If You’re Too Shy (Let Me Know)”, con ese beat entre INXS –inevitable referencia de The 1975– y Bruce Springsteen.

Este es un trabajo que necesitó de 15 estudios y más de un año de retraso para su lanzamiento, pero, pese a esa naturaleza fraccionada –que en el disco se nota–, existe una identidad subyacente que no perece. No es sólo Matty Healy reflexionando sobre el sentido de la vida (“Playing On My Mind”) o el amor platónico (“Me & You Together Song”), sino también es una banda que a estas alturas logra calzar intención a cada compás que toca. Mención especial a George Daniel en una batería que, entre instantes más electrónicos o folk, puede darse por sentada, pero que tiene un dinamismo especial, propio, trascendente.

Lo más fuerte de “Notes On A Conditional Form” es lo que se dice y lo que se quiere decir, en una línea más que delicada entre la autocomplacencia, la autoflagelación y la justa comunicación. En “People” Healy canta “No me gusta salir / Así que tráeme todo para acá”, y en “Frail State Of Mind” se autocomplementa diciendo “¿Salir? / Me resulta poco probable”, casi prediciendo el escenario encuarentenado de los días que rodean al lanzamiento de este disco. Sin embargo, ninguna declaración supera al inicio con “The 1975”, track inicial homónimo a la banda que, en vez de ser lo usual de operar como la música de inicio de un videojuego (referencia a Sega o PlayStation, cuyas cortinas de encendido se volvieron icónicas), esta vez mezcla música ambiental con un discurso de Greta Thunberg llamando directamente a la desobediencia civil en pos de un verdadero cambio social a nivel mundial.

Aunque “The 1975” y “People” hagan creer que “Notes On A Conditional Form” es político en el sentido más directo, es mucho más sutil en la visión completa. Se vuelve a pensar en las relaciones humanas y en cómo estas son codificadas por las expectativas, por lo que se muestra y lo que se esconde, y también por cuánto importa. En “Love It If We Made It” del disco anterior, Healy canta “tirando en un auto / consumiendo heroína”, y se responde a sí mismo en “Nothing Revealed / Everything Denied” diciendo que eso fue una mentira. En “Jesus Christ 2005 God Bless America” Healy cede la voz por primera vez en un disco, cuando Phoebe Bridgers se vuelve el reflejo del atormentado hablante lírico que está enamorado de un chico que le remueve las entrañas y sus creencias. Más adelante, es el padre de Matty el que toma la voz. El reducto final del ego de un rockstar del siglo XXI se desmorona en pos de la honestidad y el acto de compartir.

En medio de un turbulento mar de emociones que inundan a quien se aboque a la tarea de escuchar este álbum, esta colección de canciones refleja como pocas veces a una generación que tantos otros subestiman, operando como tal: sin temor a mostrar los errores propios, a hacer preguntas de las que ya sabías las respuestas, o creerte más de lo que eres, porque la verdad es lo que finalmente entregará el mejor sentido de la libertad.


Artista: The 1975

Disco: Notes On A Conditional Form

Duración: 80:30

Año: 2020

Sello: Dirty Hit / Polydor


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

Publicado

en

Mukiltearth

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una renovación en la dirección del sonido a materializar. Dentro de la evolución, el pasado también puede aportar algo en pos del aprendizaje y, en una especie de tributo a sus raíces, The Fall Of Troy, banda insigne en el desarrollo del math rock y el post hardcore desde inicios de la década anterior, lanza “Mukiltearth”, su sexto material larga duración, donde el espíritu de lo que dio forma inicialmente a la agrupación se encuentra presente en toda su extensión.

Un año antes del debut homónimo del trío de Mukilteo, “The Fall Of Troy” (2003), el proyecto liderado por el guitarrista fundador y vocalista Thomas Erak, The Thirty Years’ War, lanzaba “Martyrs Among The Casualties”, su único y último EP. Este trabajo funcionó como los cimientos del sonido de The Fall Of Troy y muchas otras bandas que se influenciaron por la mezcla de la catarsis del screamo y los arreglos orientados al jazz del math rock, y en “Mukiltearth” no sólo el nombre de la ciudad de origen de la banda se ve destacado como base de nacimiento del grupo, sino también que seis canciones del listado son regrabaciones de este EP de antaño.

Es así como esta colección de canciones tiene una evidente vibra de los años previos a The Fall Of Troy, con matices reconocibles dentro de las variantes ejecutadas por bandas como Dance Gavin Dance o Chiodos, y más de la oleada que explotó el post hardcore con quiebres más técnicos en su mezcla. Considerando el tiempo y la actual alineación conformada por Erak, el bajista y también vocalista Tim Ward, junto al baterista Andrew Forsman, las voces definitivamente se alejan de las versiones más viscerales de canciones como “A Tribute To Orville Wilcox” y “Chain Wallet, Nike Shoes”, y aún más evidente en una versión un tanto más accesible de “The Tears Of Green-Eyed Angels”, que sin la incendiaria interpretación original queda en un despliegue vertiginoso, y certero, por lo demás.

“Mirrors Are More Fun Than Television” cambia la tendencia al mostrar mucho más ímpetu en su ejecución, y aún con la bajada de intensidad hacia la mitad del track la emotividad concentrada resulta explosiva, al darse el quiebre después de un armado por capas en su rítmica. Para finalizar la revitalización del homenaje a sus raíces, The Fall Of Troy se mantiene firme durante “The Day The Strength Of Men Failed” y “Knife Fight At The Mormon Church”. Con notorios cambios en la claridad del sonido, la conducción de estos cortes desborda nostalgia y son excelentes ejemplos de patrones polirrítmicos en la batería y ejecución frenética en las cuerdas, propias del screamo de finales de la década del noventa.

Sin entregas originales desde “OK” (2016), “Counting Sheep” inicia el recorrido de la actualidad compositiva de The Fall Of Troy. Una inclemente carta que destaca de manera saludable la pericia de la agrupación, que también alterna –como parte de un sello indudable– vertiginosas estructuras y salvajes gritos, con gancheros versos junto a voces limpias, que ven en “Round House” un espacio ideal para brillar.

Cerrar “Mukiltearth” con la movida declaración llamada “We Are The Future” es muy acertada, tomando en cuenta que The Fall Of Troy es una banda influyente, pese al prolongado tiempo desde su anterior álbum. Habiendo tenido un tiempo en pausa a final de 2010, la identidad de la agrupación de Mukilteo se ha mantenido coherente durante su discografía. The Fall Of Troy concibe su último trabajo de estudio como un ejercicio de revisión a sus raíces, lamentablemente sin concretar algo más novedoso, pero dentro de los sonidos que dan la bienvenida a la experimentación y a desafiar límites. En el futuro todo puede suceder.


Artista: The Fall Of Troy

Disco: Mukiltearth

Duración: 39:22

Año: 2020

Sello: Independiente


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 20 horas

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 4 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 5 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas