Conéctate a nuestras redes
The Slow Rush The Slow Rush

Discos

Tame Impala – “The Slow Rush”

Publicado

en

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de forma inclemente, sin perdonar nada; otras, su galopar se apacigua y se asemeja a una extensa tortura empeñada en morir lo más lento posible. Y si no fuese suficiente, hay ocasiones en la que exige vivir el hoy, sin preocupaciones ni expectativas, sin previsiones ni compromisos. Dicha paradoja es la piedra angular sobre la cual Tame Impala, agrupación liderada por el australiano Kevin Parker, sienta las bases de su último LP. Luego de casi cinco años de pausa, “The Slow Rush” se posa triunfante como un compilado de las reflexiones más bailables y frescas que se han visto en los últimos tiempos.

Apenas el disco comienza, los etéreos beats iniciales de “One More Year” –que recuerdan la línea melódica de “Currents” (2015)– lideran un exquisito ritmo basado en sintetizadores y teclas, consolidándola como una fantasía synth-pop estilo Pet Shop Boys. Sus arreglos y tenues melodías hacen que su letra, inspirada en los peligros de vivir el día a día y cómo ello puede derivar en un estancamiento en términos de progreso en un proyecto de vida, se difumine en un esquema texturizado y lleno de matices. Bajo la misma tónica electrónica, “Instant Destiny” aparece como una declaración sobre el matrimonio y sus cimientos, decorando una exquisita progresión instrumental que habla de la fantasía del futuro fundada en la relación del músico con su esposa Sophie.

Baterías más prístinas y estruendosas, con un bajo más pronunciado y reducida en poco más de treinta segundos, “Borderline” se asoma masterizada especialmente para la ocasión, cristalizándose como un punto alto del álbum y mejorando la experiencia sonora del tema en comparación a su lanzamiento en 2019. En palabras de Parker, el single ahora suena como él lo escuchaba cuando lo presentó al mundo, con una línea de bajo que todos pueden notar y percusiones que resuenan pulcras, pero sólidas. En cuanto cesa el saturado sintetizador, “Posthumous Forgiveness” se eleva delicada y melancólica, poniendo una distintiva nota de tristeza. El que fuera el tercer single del disco habla sin tapujos de la difícil y distante relación con su fallecido padre, reflejando una dura lucha interna llena de interrogantes y situaciones imaginarias (y sus posibles desenlaces y respuestas) si pudieran verse nuevamente.

Escapando un tanto de la temática temporal, la movida “Breathe Deeper” constituye un manual de manejo de estrés a través de la respiración alegre y cadenciosa, pavimentando el camino para la experimental y rica “Tomorrow’s Dust”. Esta última mezcla cuerdas, ligeras percusiones, celestes synths y una fina instrumentación urdida para crear un ambiente de meditación en torno al peso del pasado en las acciones presentes y futuras, volviendo así a enrielarse en su análisis del oxímoron del tiempo. Para quitarse de encima el polvo de lo pretérito, la balada psicodélico-electrónica “On Track” recuerda la importancia del optimismo en los procesos personales y el aferrarse a los deseos y motivos para no perder el foco en lo que se puede alcanzar y hacer.

A continuación, contradictoriamente se hace presente una inyección de apego a la nostalgia y en que todo tiempo pasado fue mejor. “Lost In Yesterday”, cuarto y último single de este disco, barre pegajosamente con toda intención de borrar cualquier añoranza a lo que ya no fue o no está, con un deleitable espectáculo de bajos y sintetizadores. El mismo esquema rítmico, pero más cargado a lo electrónico, se perpetúa en “Is It True”, la que puede considerarse como un notable homenaje a Daft Punk en términos melódicos. Hacia el final, las bombásticas y optimistas melodías de “It Might Be Time” y “Glimmer” preparan el crepúsculo del LP con motivantes mensajes que empujan hacia la superación de la negatividad, desembocando en el tema más experimental del disco. Reflexivo, juicioso y profundo, llega un ecléctico “One More Hour”, jugando con el paso del tiempo, con el dejo del pasado, la incertidumbre y velocidad del futuro, y la importancia de mantener lo importante cerca.

“The Slow Rush” es un disco que se aleja de la distorsión de cuerdas y danza con los pedales con que Tame Impala salió al mundo en “InnerSpeaker” (2010) y con el posterior “Lonerism” (2012), pero que es la prueba fehaciente de que todo giro y curva que son capaces de tomar no hace más que reinventar la psicodelia moderna y revalidar su vigencia con el público. Además, tiene la particularidad de acercar al oyente a la madurez que Kevin Parker alcanzó como escritor con el paso de los años, esos que le permitieron abrir su corazón, desnudar su alma y hacerle frente al contradictorio, pero siempre presente tránsito del tiempo.


Artista: Tame Impala

Disco: The Slow Rush

Duración: 57:27

Año: 2020

Sello: Modular Recordings / Interscope / Island Records Australia


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Black Country, New Road – “For The First Time”

Publicado

en

For The First Time

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en un loop, donde se alternan la ortodoxia y revolución como principios de guía estéticos. Cada cierto tiempo, aparecen álbumes que dan luces de una posible respuesta a dicha interrogante, y es en ese horizonte donde encontramos la propuesta orquestal y poética de Black Country, New Road, banda londinense compuesta por Isaac Wood (voz y guitarra), Tyler Hyde (bajo), Lewis Evans (saxofón), Georgia Ellery (violín), May Kershaw (teclados), Charlie Wayne (batería) y Luke Mark (guitarra). Resulta necesario enlistar y enfatizar en que son un septeto, pues, más que pasar desapercibidos, todos son piezas fundamentales en la construcción del laberinto sonoro que significa su primer larga duración, “For The First Time”.

El camino lo comenzamos a recorrer con “Instrumental”, donde una veloz rítmica de jazz y teclado frenético son la base para una orquesta que aumenta la tensión paulatinamente, hasta chocar de golpe con un brusco silencio, convirtiéndose en una pieza que, desde la apertura del LP, nos permite apreciar la variada influencia de la agrupación. Con “Athens, France” transitamos pasajes más afables, que nos llevan hacia momentos de un rock alternativo con tintes de intensidad noventera, y que son matizados por solemnes momentos orquestales que sirven de telón de fondo para la temerosa pero expresiva voz de Wood.

Un cambio un tanto drástico se experimenta con la caótica “Science Fair”, una turbulenta tormenta de bronces, guitarras estridentes y sintetizadores intimidantes, cuyos sucios quiebres jazz y perturbadoras estructuras sonoras nos regalan una experiencia de corte cinematográfico. Cabe destacar que en la letra se hace una referencia explícita a los emblemáticos Slint, alusión que se palpa vívida como influencia estética en “Sunglasses”. Con su comienzo de atmosférica guitarra fuzz, nos encontramos con una base post rock noventera, caracterizada por su incorporación progresiva de capas sonoras y que, tras una descompensación rítmica, cambia drásticamente a una propuesta más potente.

En el último tercio, inspirada en el trabajo de Arthur Russell, “Track X” retoma transitoriamente la calma perdida. Acá toman mayor protagonismo los tímidos, pero curiosos, arreglos de violín. También podemos apreciar la importancia de la propuesta lírica, que destaca por su capacidad de transmitir emociones como desazón, hastío o frenesí con letras sinceras sobre la cotidianeidad. Así llegamos al cierre de “For The First Time”, donde nos encontramos con la monumental “Opus”, una pieza de rítmica acelerada, con cierto color post punk, pero que se entrecruza con juegos de intensidad y explosiones sónicas, generando una apocalíptica atmósfera orquestal cargada de misterio, derivando en calma después de la tormenta.

Tras el recorrido, nos damos cuenta de que lo realizado por estos siete jóvenes ingleses cobra mérito al darnos atisbos de respuesta a la pregunta planteada líneas atrás. En una época en que se supone que ya todo está hecho, la creatividad de una propuesta musical no necesariamente se basa en la capacidad de inventar algo nuevo, sino que también por la inteligencia de utilizar lo ya disponible para generar algo atractivo. En su honestidad, que no tiene tapujos en confesarnos sus influencias, Black Country, New Road con “For The First Time” nos brinda un constructo sónico poseedor de un espíritu propio y abre un camino que nos permite ver que no todo es monotonía allá afuera.


Artista: Black Country, New Road

Disco: For The First Time

Duración: 40:44

Año: 2021

Sello: Ninja Tune


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

For The First Time For The First Time
DiscosHace 3 mins

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas