Conéctate a nuestras redes
Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots

Discos

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Publicado

en

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y, ciertamente, tampoco será la última. Sin embargo, perder a dos vocalistas en el transcurso de dos años es un verdadero mazazo, tanto en el plano artístico como en el personal, para cualquier grupo humano. Ante tal panorama, una opción es abandonar todo y extinguirse como una estrella fugaz en el firmamento del legado, o volver a juntar las piezas, empacar los instrumentos y lanzarse al vacío de nuevo para renacer como el fénix. La historia del rock habla de ejemplos exitosos en ambos lados del camino, por lo que la decisión de los hermanos De Leo y Eric Kretz de continuar testarudamente con el proyecto de una de las bandas definitivas de la década de los 90 no parece tan alocada en teoría, pero es una opción difícil cuando hay una sombra tan potente que aún permanece.

Gastar tinta en explicar los pergaminos del nuevo vocalista Jeff Gutt no tiene mucho sentido porque lo importante no es de dónde viene, sino que analizar su aporte en el séptimo disco de los de San Diego. Para esos fines, el paralelo más próximo es el experimento con Chester Bennington, “High Rise” (2013), que no era deficiente como etapa de prueba, pero distaba mucho de entregar alguna canción para la posteridad. Dicha combinación nunca logró cuajar del todo, más allá del autobombo de tocar sus canciones clásicas en directo con una de las buenas voces de la generación 2000. En ese sentido, Gutt gana puntos porque logra que la banda proyecte mayor comodidad dentro de parámetros celosamente establecidos, y la receta está muy protegida –a veces demasiado–, como se puede apreciar en “Middle Of Nowhere” o “Guilty”, una buena entrada al larga duración en lo instrumental, pero que en lo vocal se remite a Gutt empleando el manual de estilo de Weiland al pie de la letra.

De todas maneras, aunque falte autenticidad y sangre por parte del vocalista en muchos rincones del disco, esta versión STP igual tiene cosas interesantes que mostrar. La aproximación al blues en “Never Enough”, los potentes riffs de “Roll Me Under” o “Six Eight”, o las intrincadas líneas de guitarra en “Just A Little Lie”, demuestran que Dean DeLeo no ha perdido su gracia para articular texturas llamativas, trabajo que siempre se ve reforzado por su hermano Robert en el bajo, cuya combinación en “Good Shoes” da cuenta de la simbiosis que hace girar los engranajes de la banda. Más recatado que otras veces, pero sin perder sus características esenciales, Kretz deja fluir buenas ideas en “Finest Hour”, una canción suave con buena melodía, que resalta los valores del baterista, sobre todo en los redobles de la sección introductoria y media.

Siguiendo esa línea más reposada de la placa, encontramos un punto fuerte en “Thought She’d Be Mine” y “Reds & Blues”, piezas delicadas, dulces y amables, que muestran un lado más llevadero en contraposición con baladas de corte más oscuro alojadas en otras partes de su discografía. Lo más llamativo de la placa recae en “The Art Of Letting Go” y “Meadow”, dos instancias que dejan entrar un poco de aire fresco para que Gutt se pueda desprender de la sombra de Scott Weiland y muestre tímidamente de qué está hecho, tanto en momentos calmos como la primera, o más agitados como la segunda.

Sería un despropósito pedir que Stone Temple Pilots reinvente la rueda, pero se agradecería un poco más de riesgo la próxima vez. El homónimo no es decepcionante como para ser un mero tributo, ni brillante como para golpear la mesa y marcar un giro estrepitoso en la carrera del cuarteto, más bien es una placa correcta, quizá muy encajonada, estrecha en propuesta, pero un momento de transición en el que Jeff Gutt gana el beneficio de la duda porque se nota que tiene algo que ofrecer, solamente debe dejarlo salir y jugársela por encontrar colores propios en esta pintura a fin de evitar que la comodidad de la fórmula los vuelva un mero acto de entretenimiento vacío para los nostálgicos de la generación X. Quizá sea la hora de “recoger una flor, tomar aire y alejarse” para encontrar caminos propios y dejar descansar la leyenda, tal como reza una nostálgica canción de “Purple” (1994) llamada “Still Remains”.


Artista: Stone Temple Pilots

Disco: Stone Temple Pilots

Duración: 48:25

Año: 2018

Sello: Atlantic


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Publicado

en

The Mars Volta

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado todo lo permitido dentro de las posibilidades. Ese dilema es algo que, tarde o temprano, termina aquejando a las mentes maestras del progresivo, y si Steven Wilson ha sido capaz de cambiar su orientación sonora en su material solista al diferenciarse de Porcupine Tree, Omar Rodríguez-López y Cedric Bixler-Zavala han hecho lo mismo para no mancillar la etiqueta de rock progresivo de The Mars Volta al adentrarse en otros sonidos con proyectos como At The Dive-In, De Facto, Antemasque, Kimono Kult, Bosnian Rainbows y un sinfín de agrupaciones. Ahora, ambos músicos deciden renovar el sonido de un nombre tan querido como este, al romper cualquier parámetro preestablecido de su fórmula y hacer algo que se diferencie considerablemente de lo ofrecido hasta ahora.

Unos cuantos adelantos bastaron para alegrar a los fans respecto al regreso de The Mars Volta, pero no así para generar muchas expectativas ante su eventual nuevo disco de estudio. La última placa del conjunto hace ya una década, “Noctourniquet”, cumplió correctamente con los estándares esperables para un disco de la dupla Rodríguez-López y Bixler-Zavala, pero se alejó de ser una de las obras más recordadas de un proyecto cuyo catálogo ha entregado joyas sonoras y creativas. Incluso en un terreno tan extenso como el progresivo, la banda ya había abarcado bastante entre las múltiples opciones posibles, por lo que este regreso discográfico da en el clavo al adentrarse en algo que, hasta ahora, no habían explorado del todo: su propia versión del pop, como asegura la banda a la hora de etiquetar las radiales y estructuralmente accesibles melodías que ofrece este trabajo homónimo.

Es curioso que, siendo su séptimo álbum, recién sea el primero titulado sencillamente con el nombre de la agrupación, pero esa decisión se justifica al desentramar lo que refleja el disco, exponiendo un ejercicio de cómo The Mars Volta es una entidad que deconstruye, analiza y reestructura los cánones de diferentes géneros para ofrecer una versión de ellos con un giro de tuerca propio, ya sea en la intensa “Graveyard Love” o las reminiscencias latinas que ofrecen tracks como “Blacklight Shine” o “Que Dios Te Maldiga Mi Corazón”, cantada en español e inglés con una sutileza propia de la voz de Cedric, capaz de invocar una fuerza interpretativa que deambula entre distintos conceptos y metáforas, muchas veces de una explicación más compleja que la necesaria, como todo brillante trabajo abstracto. Aunque las letras sean mucho menos crípticas que de costumbre, el misterio de las oraciones recitadas casi como mantras repercute perfectamente en la impecable sección instrumental del disco.

De igual forma, esa propia versión del pop que menciona el dúo es algo que no termina de cuajar en algo derechamente mainstream, y esto se debe principalmente a la influencia de artistas como David Bowie o Peter Gabriel que han citado para este trabajo, centrándose en la capacidad que ambos tienen de crear un área gris en donde se mantengan en una posición al filo de la orientación más popular, pero con los elementos viejos de su etapa progresiva siempre ahí. “Shore Story” es, por ejemplo, una composición que perfectamente puede sonar en una radioemisora junto a artistas de música más alternativa, como Beach House, The xx o el icónico proyecto Bosnian Rainbows del propio Omar, mientras que “Cerulea” podría ser el track de descanso dentro de toda la intensidad contenida en un álbum de At The Drive-In. Y si bien no es una inspiración directa, el rock alternativo moderno se puede escuchar en canciones como “Flash Burns From Flashbacks” o “No Case Gain”, donde la elegancia de The Mars Volta evita que caigan en cualquier tipo de cliché o parodia. Finalmente, ejemplos como “Palm Full Of Crux”, “Equus 3” o el cierre con “Collapsible Shoulders” y “The Requisition”, evidencian algo concreto: la banda es capaz de refrescarse sin tomar prestado de manera excesiva.

Como todo buen disco de progresivo, la séptima placa de The Mars Volta es un trabajo de cocción lenta y una digestión incluso más pausada, debido a que los más reacios a salirse de la fórmula de guitarras, batería y cambios de ritmo a toda velocidad les costará enganchar con un trabajo que no transita entre la calma y la tempestad, sino que entre la intensidad y la elegancia de la interpretación, dando como resultado un sonido más aterrizado y robusto, sin exponer muchas fracturas en el camino. La fuerza creativa del dúo está más desatada que nunca y, aunque esos elementos comunes que se encuentran en todos sus proyectos siguen inevitablemente ahí, sí se desmarca por una serie de factores como un disco de The Mars Volta, donde la mejor forma en que la banda comprueba su identidad es en demostrar su inigualable manera de interpretar.


The Mars VoltaArtista: The Mars Volta

Disco: The Mars Volta

Duración: 44:45

Año: 2022

Sello: Clouds Hill


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 5 días

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 3 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 4 semanas

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 mes

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 1 mes

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 2 meses

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 2 meses

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas