Conéctate a nuestras redes
Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots

Discos

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Publicado

en

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y, ciertamente, tampoco será la última. Sin embargo, perder a dos vocalistas en el transcurso de dos años es un verdadero mazazo, tanto en el plano artístico como en el personal, para cualquier grupo humano. Ante tal panorama, una opción es abandonar todo y extinguirse como una estrella fugaz en el firmamento del legado, o volver a juntar las piezas, empacar los instrumentos y lanzarse al vacío de nuevo para renacer como el fénix. La historia del rock habla de ejemplos exitosos en ambos lados del camino, por lo que la decisión de los hermanos De Leo y Eric Kretz de continuar testarudamente con el proyecto de una de las bandas definitivas de la década de los 90 no parece tan alocada en teoría, pero es una opción difícil cuando hay una sombra tan potente que aún permanece.

Gastar tinta en explicar los pergaminos del nuevo vocalista Jeff Gutt no tiene mucho sentido porque lo importante no es de dónde viene, sino que analizar su aporte en el séptimo disco de los de San Diego. Para esos fines, el paralelo más próximo es el experimento con Chester Bennington, “High Rise” (2013), que no era deficiente como etapa de prueba, pero distaba mucho de entregar alguna canción para la posteridad. Dicha combinación nunca logró cuajar del todo, más allá del autobombo de tocar sus canciones clásicas en directo con una de las buenas voces de la generación 2000. En ese sentido, Gutt gana puntos porque logra que la banda proyecte mayor comodidad dentro de parámetros celosamente establecidos, y la receta está muy protegida –a veces demasiado–, como se puede apreciar en “Middle Of Nowhere” o “Guilty”, una buena entrada al larga duración en lo instrumental, pero que en lo vocal se remite a Gutt empleando el manual de estilo de Weiland al pie de la letra.

De todas maneras, aunque falte autenticidad y sangre por parte del vocalista en muchos rincones del disco, esta versión STP igual tiene cosas interesantes que mostrar. La aproximación al blues en “Never Enough”, los potentes riffs de “Roll Me Under” o “Six Eight”, o las intrincadas líneas de guitarra en “Just A Little Lie”, demuestran que Dean DeLeo no ha perdido su gracia para articular texturas llamativas, trabajo que siempre se ve reforzado por su hermano Robert en el bajo, cuya combinación en “Good Shoes” da cuenta de la simbiosis que hace girar los engranajes de la banda. Más recatado que otras veces, pero sin perder sus características esenciales, Kretz deja fluir buenas ideas en “Finest Hour”, una canción suave con buena melodía, que resalta los valores del baterista, sobre todo en los redobles de la sección introductoria y media.

Siguiendo esa línea más reposada de la placa, encontramos un punto fuerte en “Thought She’d Be Mine” y “Reds & Blues”, piezas delicadas, dulces y amables, que muestran un lado más llevadero en contraposición con baladas de corte más oscuro alojadas en otras partes de su discografía. Lo más llamativo de la placa recae en “The Art Of Letting Go” y “Meadow”, dos instancias que dejan entrar un poco de aire fresco para que Gutt se pueda desprender de la sombra de Scott Weiland y muestre tímidamente de qué está hecho, tanto en momentos calmos como la primera, o más agitados como la segunda.

Sería un despropósito pedir que Stone Temple Pilots reinvente la rueda, pero se agradecería un poco más de riesgo la próxima vez. El homónimo no es decepcionante como para ser un mero tributo, ni brillante como para golpear la mesa y marcar un giro estrepitoso en la carrera del cuarteto, más bien es una placa correcta, quizá muy encajonada, estrecha en propuesta, pero un momento de transición en el que Jeff Gutt gana el beneficio de la duda porque se nota que tiene algo que ofrecer, solamente debe dejarlo salir y jugársela por encontrar colores propios en esta pintura a fin de evitar que la comodidad de la fórmula los vuelva un mero acto de entretenimiento vacío para los nostálgicos de la generación X. Quizá sea la hora de “recoger una flor, tomar aire y alejarse” para encontrar caminos propios y dejar descansar la leyenda, tal como reza una nostálgica canción de “Purple” (1994) llamada “Still Remains”.


Artista: Stone Temple Pilots

Disco: Stone Temple Pilots

Duración: 48:25

Año: 2018

Sello: Atlantic


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Publicado

en

Back Your Head Off, Dog

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta nueva generación de rock de guitarras. Dentro de esta coyuntura, Hop Along se alza como una de las agrupaciones estandartes del recambio. Lo que nace como el proyecto solista de la líder, vocalista y guitarrista, Frances Quinlan, ha evolucionado a una de las bandas mejor valoradas del circuito indie estadounidense, recibiendo miles de elogios con cada uno de sus álbumes, y este, su tercero, no es la excepción. Con un sonido un tanto más maduro que sus predecesores, “Bark Your Head Off, Dog” da señales de un trabajo más cooperativo dentro de la agrupación, así como una cercanía más palpable con el rock universitario que paulatinamente popularizó R.E.M. durante los 80.

Canciones tan sencillas, que llegan a encantar. Esa es la estrategia que el cuarteto pone en juego en los nueve tracks que dan vida a este nuevo lanzamiento. Simpleza de la cual habla –valga la redundancia– “How Simple”, una jovial pieza de indie rock que introduce beats bailables, los que llenan de alegría pese a lo emotivo de la letra. En “Somewhere A Judge” encontramos evidencia de la madurez sónica que ha alcanzado la banda. Con lúdicos arreglos de guitarra por parte de Joe Reinhart y la dulce lírica sobre el inevitable regreso a lugares y personas, estamos frente a uno de los momentos interesantes del LP. Volviendo a la raíz folk que vio nacer el proyecto de Frances como solista en un ya lejano 2004, la sureña –en términos del país del norte– serenata adolescente “How You Got Your Limp” nos inunda de ternura.

Fórmula similar repite “No Abel”: aunque también parece una aventura en solitario, progresivamente encuentra una comunión perfecta con el resto de los músicos, quienes se acomodan perfectamente a la emocionalidad que la vocalista pretende entregar, por lo mismo, hay que tener mucha atención con el final. Por su parte, “The Fox In Motion” nos ofrece un interesante juego de guitarras, y nos recuerda el gran trabajo realizado en “Painted Shut” (2015), su aclamado anterior lanzamiento. Con hermosos colores vocales, “One That Suits Me” presenta un balance entre las vetas indie de rock y folk que explota la agrupación. Junto a esto, se agradece el guiño noise al cierre (se recomienda buscar el cover que junto a Cap’n Jazz realizan de “100%” de los eternos Sonic Youth).

De una sencilla pero pegajosa base compuesta por la batería de Mark Quinlan y el bajo de Tyler Long, además de danzantes fraseos de guitarra y un sobrio y potente coro, “What The Writer Meant”, casi en el cierre, es otro de los peaks creativos de “Bark Your Head Off, Dog”. La genialidad continúa con “Look Of Love”, la cual –no menos rockera que su antecesora– regresa a la sonoridad más juvenil y romántica de la banda; es de sus poco más de seis minutos de duración y extenso poema que se desprende el nombre del álbum. Para terminar con este melancólico paseo, “Prior Things” ofrece una mezcla entre indie folk y un sonido más country, en donde el acompañamiento de violines es protagonista por largo rato, gracias a su gran trabajo armónico.

Con su tercer larga duración, los de Philadelphia confirman la llamada a ser cabecillas de la nueva camada de protagonistas femeninas que mantienen al rock con vida en estos turbulentos años, donde la masculinidad ha ensuciado lo que siempre se ha entendido como un movimiento de liberación. Simples, poperos, joviales y siempre románticos, la amalgama, pese a no ser genuina, es avasalladoramente hermosa. Si a eso se le suma el siempre bien recibido folk, no hay oído agringado que se resista. Mejor aún es que en Hop Along, pese al éxito, no parece haber tentativas de querer entrar al mainstream. Y aunque suenen un poco suaves en su propuesta, en esa negativa a abandonar el nido es donde reside la esencia rockera de Frances y los suyos. Porque de eso se trataba el indie, ¿no es así?


Artista: Hop Along

Disco: Bark Your Head Off, Dog

Duración: 40:09

Año: 2018

Sello: Saddle Creek


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 4 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 4 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 5 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 5 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 5 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 5 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 5 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 5 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 5 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 5 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas