Conéctate a nuestras redes

Discos

Stone Sour – “Hydrograd”

Publicado

en

Existe un dilema que se arrastra hace bastante tiempo en la música, y que dice relación con la dicotomía rock/pop. En otras palabras, se trata de determinar si ambos estilos pueden ser compatibles. Muestras de aquello hay muchas (y con buenos resultados), pero rara vez son de discusión pacífica y siempre estarán aquellos ortodoxos que demandarán la integridad más sacrosanta del rock y verán como una herejía si ambos estilos se funden. A Corey Taylor aquello le interesa un rábano y lo ha dejado ver con fuerza en “Hydrograd”, el último álbum de Stone Sour. Si el pop es definido como aquella música sencilla, efímera al vaivén de los tiempos, pegadiza y con una estructura básica que la hace recordable, entonces sin temor a equívocos estamos en presencia de un disco escrito en esa clave. Lo anterior, que puede alterar a más de un purista, no presenta problemas si se reconoce en Taylor a un gran exponente de la cultura musical de este nuevo milenio. En tal hipótesis, este disco lo reafirma como uno de los grandes músicos de estos tiempos, caracterizada por su heterogeneidad, justamente un elemento central en toda música popular.

El álbum es de escucha fácil, tremendamente asequible a oídos ajenos a las guitarras pesadas, y fácilmente reconocible dentro del catálogo del nacido en Iowa. Canciones como “Song #3”, “Thank God It’s Over” o “Mercy”, por nombrar algunas, dan cuenta de que el rock que propone el quinteto se ajusta a los cánones convencionales de los singles radiales, apuntando deliberadamente a la masividad de escuchas más que a un determinado nicho, como pudiere ser el caso del último disco de Slipknot. Esto en ningún momento se propone como crítica negativa, pero sí es conveniente revelarlo como es: acá no estamos en presencia de un disco que busque dejar huella por su innovación, sino que Stone Sour estruja fórmulas ya probadas con anterioridad, sin otra vuelta de tuerca más que la originalidad del tono de Taylor, que es descollante en cada minuto (“The Witness Trees” la mejor muestra de esto).

Sin perjuicio de aquello, al abrazar un concepto amplio de pop, el disco en partes se siente más como un compilado de grandes éxitos que un álbum orgánico. Es a veces difícil delinear un trazo entre temas agresivos tributarios del metal, como “Whiplash Plants”, o “Somebody Stole My Eyes”, con aquellos más disgregados, como “Rose Red Violent Blue (This Song Is Dumb & So Am I)” o la insulsa “St. Marie” (que pareciera tener fuertes reminiscencias de “Dear God” de Avenged Sevenfold). Esta veta variopinta se encuentra presente en los otros cinco álbumes de la banda, pero siempre existía un hilo conductor entre los temas. Así, en “House Of Gold And Bones, Part 1” (2012) y “House Of Gold And Bones, Part 2” (2013) quien mantenía la unión era el concepto que se desplegaba en las letras, y en “Come What(ever) May” (2006) era la simpleza y fuerza de sus composiciones. Hoy falta un relato que dote a “Hydrograd” de identidad como un todo, lo que impide que pueda dejar una marca imperecedera como sí la tienen los anteriormente mencionados.

Sin embargo, lo anterior no puede ni debe llevar a equívocos. El disco es sólido; Roy Mayorga jamás pierde el pulso, comprende a carta cabal la estructura de los temas y termina aportando a la intensidad de cada uno. Majestuoso es su trabajo en “Friday Knights”, donde su feeling entrega la vibra final del tema a través de la simpleza de sus golpes, y en “Taipei Person/Allah Tea” –de intrínseco estilo Stone Sour– el bajo predomina por ser el sostén de la densidad en las seis cuerdas. Estos son ejemplos de que la sexta entrega de los estadounidenses desborda prolijidad, la que encuentra su paroxismo en “Fabuless”, claramente ideada como single, pero lo suficientemente pesada para ser expresiva de la esencia del opus, en orden a acomodar los elementos más característicos y fácilmente memorables del rock, algo que se repite en “Knievel Has Landed”.

Independiente del paladar de cada uno, lo cierto es que “Hydrograd” es de lectura fácil. No resulta de alta densidad su entendimiento y, por lo mismo, es un disco efectivo, lo cual lo hace sólido, puesto que –más allá de consideraciones personales– conjuga de manera casi perfecta el rock y el pop, situando a su artífice Corey Taylor como el arquetipo de frontman de esta época. Si esta mezcla es buena o mala, o si el cantante merece estar en tal sitial, dependerá de la heterodoxia del público que lo escuche.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Discos

The Afghan Whigs – “How Do You Burn?”

Publicado

en

How Do You Burn?

¿Cuál es la motivación detrás del arte? Es una incógnita inabarcable porque tiene tantas variaciones como personas en el planeta, e incluso más allá cuando lo colaborativo acaece. Por eso, cuando Mark Lanegan le preguntó a Greg Dulli “How Do You Burn?”, que podría traducirse a “¿Qué te prende?”, no sólo le entregó el título del noveno disco de The Afghan Whigs, sino también materializa lo que está detrás de esta segunda vida de la agrupación de Cincinatti: lo que enciende las pasiones y motivaciones de Dulli, quien a estas alturas maneja la caravana, y en esta ocasión lo hace a alto octanaje.

No es raro que el primer track y single, “I’ll Make You See God”, entregue el tono más incendiario de la banda en décadas, sino que además sea una llamarada que traspasa sensibilidades. Tan raro como suena, The Afghan Whigs en 2022, con esta canción que fue lanzada este año, aparece en el soundtrack de Gran Turismo 7, y sin duda que calza con el perfil lleno de velocidad y acción de una franquicia de carreras de autos. Pero sí es extraño porque, en general, las bandas que se dan una segunda oportunidad pierden fuerza o foco, y en este álbum pareciera que Dulli estuviera más atento a los detalles que nunca.

Puede ser que la sombra de Lanegan cuide como ángel de la guarda el alma de este trabajo, así como la pérdida de Dave Rosser lo hizo sobre el lanzamiento de “In Spades” (2017), y es que el fallecido partner de Greg en The Twilight Singers irrumpe como una capa extra de intriga en “The Getaway” (pese a que no aparece explicitado en los créditos) y en forma más evidente en “Jyja” y “Take Me There”. Esta última en especial, tiene mucho de bohemio, oscuro, atribulado y todos esos adjetivos que siempre se le asignaron a Mark Lanegan, mientras en medio, como un eco, se asoma una melodía que recuerda a la gran “Oriole” del álbum anterior. Asimismo, hay esquirlas de Spoon y su “Do I Have To Talk You Into It” en la fresquísima y vibrante “A Line Of Shots”.

Donde brilla y quema este disco es en la variedad de sonidos presentados. Este año se cumple una década desde que The Afghan Whigs se reuniera para hacer shows en vivo y, aunque este trabajo fue hecho muy a distancia, con Dulli tomando el comando, la cantidad de colores engaña la primera escucha. Pareciera que no hay tanta coherencia o foco, pero, a diferencia de “In Spades”, aquí existe una vocación de ideas muy distintas entre sí, que se reúnen en texturas similares. El hilo conductor viene a través de la voz de Dulli, o de la forma de producir que mantiene la cadencia sensual que siempre ha acompañado a los Whigs incluso en los momentos más tristes y arrojados, como ocurre con el magnánimo cierre de “In Flames”, que poco a poco va dejando el plano terrenal para llevar a lo indefinido, casi como el vuelo de las cenizas que deja este disco a su paso.

Imposible no mencionar el reencuentro casi 30 años después con Marcy Mays, quien vuelve tras su aparición en “My Curse” del álbum esencial “Gentlemen” (1993) en “Domino And Jimmy”, una canción donde se ahonda en los traumas de estos mismos personajes, golpeados por el tiempo y la resignación, pero quizás viviendo por primera vez. Un deleite que no juega desde la nostalgia, sino desde la reflexión, sin perder pie y mente en el presente.

¿Qué te prende? ¿Qué te lleva a hacer lo que haces, y bien? A diferencia de los autos, la creatividad no tiene un motor o un combustible únicos, y por ello, más que una respuesta, este disco de The Afghan Whigs entrega un ánimo, un alma, una alternativa incluso, porque más que fuego, calor o explosiones, “How Do You Burn?” termina siendo una bocanada de aire fresco que puede servir para muchas cosas, ya sea para avivar los fuegos y estos quemen todo más rápido, o también para respirar hondo y seguir adelante, vivos y sin mirar atrás.


How Do You Burn?Artista: The Afghan Whigs

Disco: How Do You Burn?

Duración: 39:35

Año: 2022

Sello: Royal Cream / BMG


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

How Do You Burn? How Do You Burn?
DiscosHace 3 días

The Afghan Whigs – “How Do You Burn?”

¿Cuál es la motivación detrás del arte? Es una incógnita inabarcable porque tiene tantas variaciones como personas en el planeta,...

Gnosis Gnosis
DiscosHace 4 días

Russian Circles – “Gnosis”

Con ocho discos a su haber, Russian Circles sigue proponiendo argumentos cada vez más densos en su tejido sonoro. Si...

The Mars Volta The Mars Volta
DiscosHace 1 semana

The Mars Volta – “The Mars Volta”

Difícilmente exista banda que lo haya inventado o interpretado todo, pero es complejo poder renovarse cuando prácticamente se ha abarcado...

Will Of The People Will Of The People
DiscosHace 3 semanas

Muse – “Will Of The People”

Muse es una banda extrema, y no por el acercamiento caótico y áspero a la música que suele englobar este...

You Belong There You Belong There
DiscosHace 4 semanas

Daniel Rossen – “You Belong There”

Las separaciones o entradas en híato de las bandas son un momento incómodo para todos los involucrados, partiendo por los...

The Alchemist’s Euphoria The Alchemist’s Euphoria
DiscosHace 1 mes

Kasabian – “The Alchemist’s Euphoria”

Kasabian vuelve después de cinco años con su séptimo álbum, y luego de que durante 2020 su ex frontman, Tom...

Baby Baby
DiscosHace 1 mes

Petrol Girls – “Baby”

Política, contingencia y un discurso absolutamente incendiario. Tres aspectos que nos permiten trazar el terreno artístico en el que se...

Sometimes Forever Sometimes Forever
DiscosHace 1 mes

Soccer Mommy – “Sometimes, Forever”

Soccer Mommy trae a la mesa el sonido de los 90 con una mirada joven y actual, mezclando a su...

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 2 meses

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 2 meses

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Publicidad
Publicidad

Más vistas