Conéctate a nuestras redes

Discos

Stone Sour – “Hydrograd”

Publicado

en

Existe un dilema que se arrastra hace bastante tiempo en la música, y que dice relación con la dicotomía rock/pop. En otras palabras, se trata de determinar si ambos estilos pueden ser compatibles. Muestras de aquello hay muchas (y con buenos resultados), pero rara vez son de discusión pacífica y siempre estarán aquellos ortodoxos que demandarán la integridad más sacrosanta del rock y verán como una herejía si ambos estilos se funden. A Corey Taylor aquello le interesa un rábano y lo ha dejado ver con fuerza en “Hydrograd”, el último álbum de Stone Sour. Si el pop es definido como aquella música sencilla, efímera al vaivén de los tiempos, pegadiza y con una estructura básica que la hace recordable, entonces sin temor a equívocos estamos en presencia de un disco escrito en esa clave. Lo anterior, que puede alterar a más de un purista, no presenta problemas si se reconoce en Taylor a un gran exponente de la cultura musical de este nuevo milenio. En tal hipótesis, este disco lo reafirma como uno de los grandes músicos de estos tiempos, caracterizada por su heterogeneidad, justamente un elemento central en toda música popular.

El álbum es de escucha fácil, tremendamente asequible a oídos ajenos a las guitarras pesadas, y fácilmente reconocible dentro del catálogo del nacido en Iowa. Canciones como “Song #3”, “Thank God It’s Over” o “Mercy”, por nombrar algunas, dan cuenta de que el rock que propone el quinteto se ajusta a los cánones convencionales de los singles radiales, apuntando deliberadamente a la masividad de escuchas más que a un determinado nicho, como pudiere ser el caso del último disco de Slipknot. Esto en ningún momento se propone como crítica negativa, pero sí es conveniente revelarlo como es: acá no estamos en presencia de un disco que busque dejar huella por su innovación, sino que Stone Sour estruja fórmulas ya probadas con anterioridad, sin otra vuelta de tuerca más que la originalidad del tono de Taylor, que es descollante en cada minuto (“The Witness Trees” la mejor muestra de esto).

Sin perjuicio de aquello, al abrazar un concepto amplio de pop, el disco en partes se siente más como un compilado de grandes éxitos que un álbum orgánico. Es a veces difícil delinear un trazo entre temas agresivos tributarios del metal, como “Whiplash Plants”, o “Somebody Stole My Eyes”, con aquellos más disgregados, como “Rose Red Violent Blue (This Song Is Dumb & So Am I)” o la insulsa “St. Marie” (que pareciera tener fuertes reminiscencias de “Dear God” de Avenged Sevenfold). Esta veta variopinta se encuentra presente en los otros cinco álbumes de la banda, pero siempre existía un hilo conductor entre los temas. Así, en “House Of Gold And Bones, Part 1” (2012) y “House Of Gold And Bones, Part 2” (2013) quien mantenía la unión era el concepto que se desplegaba en las letras, y en “Come What(ever) May” (2006) era la simpleza y fuerza de sus composiciones. Hoy falta un relato que dote a “Hydrograd” de identidad como un todo, lo que impide que pueda dejar una marca imperecedera como sí la tienen los anteriormente mencionados.

Sin embargo, lo anterior no puede ni debe llevar a equívocos. El disco es sólido; Roy Mayorga jamás pierde el pulso, comprende a carta cabal la estructura de los temas y termina aportando a la intensidad de cada uno. Majestuoso es su trabajo en “Friday Knights”, donde su feeling entrega la vibra final del tema a través de la simpleza de sus golpes, y en “Taipei Person/Allah Tea” –de intrínseco estilo Stone Sour– el bajo predomina por ser el sostén de la densidad en las seis cuerdas. Estos son ejemplos de que la sexta entrega de los estadounidenses desborda prolijidad, la que encuentra su paroxismo en “Fabuless”, claramente ideada como single, pero lo suficientemente pesada para ser expresiva de la esencia del opus, en orden a acomodar los elementos más característicos y fácilmente memorables del rock, algo que se repite en “Knievel Has Landed”.

Independiente del paladar de cada uno, lo cierto es que “Hydrograd” es de lectura fácil. No resulta de alta densidad su entendimiento y, por lo mismo, es un disco efectivo, lo cual lo hace sólido, puesto que –más allá de consideraciones personales– conjuga de manera casi perfecta el rock y el pop, situando a su artífice Corey Taylor como el arquetipo de frontman de esta época. Si esta mezcla es buena o mala, o si el cantante merece estar en tal sitial, dependerá de la heterodoxia del público que lo escuche.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Discos

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Publicado

en

Skinty Fia

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele recurrir a los arquetipos folclóricos y, más específicamente, al folk en su estricto sentido, ya que los instrumentos de cuerda eran la arquitectura de la lingua franca musical de los pueblos europeos antiguos, sin embargo, Irlanda parece vivir en un mundo paralelo entre esta dinámica y las nuevas tendencias. Son un pueblo con historia, muchas veces no muy agradable ni muy alegre, pero historia, al fin y al cabo. Décadas de artistas –que no viene realmente al caso enumerar– tienen una nueva escala histórica en Fontaines D.C., el novel quinteto de Dublin, quienes con sólo dos álbumes de estudio enamoraron al mainstream con sus melodías abrasivas y oscuras. El tercero de ellos se llama “Skinty Fia” y apareció este 2022.

Ahora bien, ¿por qué viene al caso citar a Irlanda al mismo tiempo que a Fontaines D.C., aparte de lo obvio? Porque la raigambre de Fontaines D.C. en su cultura es mucho más fuerte que el que otras bandas contemporáneas tienen con la suya. Y esto no necesariamente quiere decir que ahora hagan folk celta ni nada por el estilo, el hilo del que tiraron para este disco no va muy lejos de la madeja del que vino “A Hero’s Death” (2020), pero las referencias a su legado cultural parten por el título del álbum, que es una expresión irlandesa que podría traducirse como “la maldición del ciervo” o “la condenación del ciervo”, y la canción que abre el álbum, “In Ár gCroíthe Go Deo” (en nuestros corazones por siempre), la que tiene como inspiración la historia de Bernadette Martin y la lucha de su familia luego de su muerte para que esta inscripción quedara en su tumba, justo debajo de una cruz celta, para disgusto de la iglesia de Inglaterra.

Uno de los aspectos más destacables de “Skinty Fia”, en contraposición a sus anteriores LPs, se nota a poco andar: hay una vocación melódica en lo vocal muchísimo más notoria, que tiene como botón de muestra a “Big Shot”, que, a pesar de su ambiente cavernoso, la voz resulta ceremoniosa y armoniosa por partes iguales, mientras que el llamativo lick de guitarra la adorna en las partes precisas. Más allegado a sus anteriores trabajos está “How Cold Love Is”, con un Grian Chatten retomando sus labores de crooner desgarbado y post-punketa. El apesadumbrado y agobiante viaje que resulta el componente instrumental (en especial las guitarras de Carlos O’Connell y Conor Curley, pese a los “sha la la’s” de fondo) de “Jackie Down The Line”, se ve compensado con la voz de Chatten. Curiosamente, y pese a tirar con fuerza del downtempo en “Bloomsday”, no se siente tan pesada como “Jackie Down The Line”, quizás porque el trasfondo en parte es algo más alegre: el Bloomsday es la celebración que se hace cada año cada 16 de junio “conmemorando” la reunión que tuvieron los personajes de “Ulises”, la obra ilustre del más célebre escritor irlandés James Joyce, otro gancho a su herencia.

La envidiable aptitud melódica que despliegan en uno de los singles de “Skinty Fia” y, al mismo tiempo, uno de los puntos altos del mismo que es “Roman Holiday”, bien podría funcionar como un mundo aparte en el álbum y servir como material para futuros lanzamientos. Y en esa misma senda camina la canción que le da nombre al título, aunque, si hay que ponerlas en orden de melodicidad, la primera se lleva la corona. Por otro lado, la melodía de acordeón a manera de trova gaélica sobre la que reposa “The Couple Across The Way” no necesita más que lo que tiene para clavar otra estaca en el camino diverso que a estas alturas es “Skinty Fia”.

Con “I Love You” y “Nabokov” como broche de oro se termina por fraguar el mejor álbum en lo que va de la corta carrera de los de Fontaines D.C., donde, sin renunciar a su naturaleza agreste, optaron por hacer más con aquello que se han traído entre manos durante todos estos años, mezclando guitarras furiosas con bloques de cadencia, tanto en lo vocal como lo instrumental, y llevando al oyente a ver las cosas como ellos e introducirlos en su mundo. ¿La tercera es la vencida? Más bien, la tercera es la primera de la que se esperan muchos más y demostraron que hay pasta para construirla.


Skinty FiaArtista: Fontaines D.C.

Disco: Skinty Fia

Duración: 44:52

Año: 2022

Sello: Partisan / Rough Trade


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 5 días

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 6 días

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 1 mes

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Mr. Morale & The Big Steppers Mr. Morale & The Big Steppers
DiscosHace 1 mes

Kendrick Lamar – “Mr. Morale & The Big Steppers”

Cinco años de espera tuvieron que pasar lentamente para que Kendrick Lamar entregara la obra que, de alguna u otra...

Publicidad
Publicidad

Más vistas