Conéctate a nuestras redes
Hand. Cannot. Erase. Hand. Cannot. Erase.

Discos

Steven Wilson – “Hand. Cannot. Erase.”

Publicado

en

Antes de hablar de rock progresivo, Steven Wilson prefiere definir a sus trabajos como algo más cercano a lo conceptual; esa herramienta que no sólo permite modelar una canción individualmente, sino que también, dentro del marco de un álbum completo, puede llevar al conjunto hacia una interpretación global, teniendo en ese estado el sentido más amplio que pueda conferir el hilo conductor puntualizado en la concepción del mismo. Y es que el inglés, de 47 años, no es quien se adapta al vaivén de la industria musical, por el contrario, parece ser su figura la que naturalmente STEVEN WILSON 03trasciende en la música, aquella que en su propia visión, reflejada principalmente en su gestión como líder de Porcupine Tree, ubica al concepto como el elemento medular.

En “Hand. Cannot. Erase.”, su cuarto disco en solitario, Wilson se inspira en la historia de Joyce Carol Vincent, una mujer que, abstraída de la realidad, es encontrada muerta en su departamento luego de tres años. Esta historia está registrada en el documental “Dreams Of A Life” (2011), película desde la que Wilson plantea el fondo de su nuevo trabajo discográfico, donde el sentimiento de orfandad es un tópico recurrente. “First Regret” abre desde ese prisma; su melodía casi disonante conduce el carácter introductorio de la canción por un espacio de desasosiego, la primera muestra de una sombra que se mantendrá en diferentes estadios sobre el ancho del álbum. “3 Years Older” nace a partir de un implacable mellotron –instrumento con el que Wilson ha patentado su distintivo sonido- para entrar a sus múltiples pasajes sonoros, repletos de distintas intensidades, cada uno sobrecogedor dentro de su timing.

Pasada la armónica limpieza de “Hand Cannot Erase”, se produce la primera inflexión en el disco. “Perfect Life” comienza con la mezzosoprano Katherine Jenkins recitando un fragmento que habla sobre una relación fracturada por el paso del tiempo, por el distanciamiento que provoca la madurez entre dos personas. “Tenemos una vida perfecta” canta sentidamente Steven en la segunda parte de la canción, sólo para evocar con nostálgica fuerza la peligrosa ilusión de un período que alguna vez fuera amable. La belleza de “Perfect Life” se ajusta de manera exacta con “Routine”, donde también STEVEN WILSON 01interviene la cantante israelí Ninet Tayeb, quien en compañía de Wilson, o sola, puede hacer brillar con luz propia su enorme talento, recordando por momentos un color vocal muy similar al de Lee Douglas, de Anathema. La inclusión de voces femeninas es casi un nuevo resquicio –muy acertado, por cierto- para un Steven Wilson que, a excepción de “Significant Other” de su primera placa solo, “Insurgentes” (2008), no había tenido colaboración de mujeres.

Es en “Routine” donde también se puede establecer una sólida conexión con Rush, la legendaria banda canadiense, pues si Wilson ya había reproducido su sonido en “3 Years Older”, la conclusión de “Routine” se muestra con una suave y bella reflexión final que, en un dulce tono, abre una ventana de paz respecto a la posible historia que se está contando, tal como los canadienses hicieran con “Cygnus X-1 Book II: Hemispheres” en su “Hemispheres” (1978). Siguiendo esta tendencia, el tándem “Home Invasion” / ”Regret #9” parece estar dispuesto entre las bases del “Relayer” (1974) de YES y el King Crimson de Adrian Belew. Paralelamente, el final de “Regret #9” en la actividad de un banjo –otro de los instrumentos que Wilson usara en varios discos de Porcupine Tree-, recupera la tonalidad perdida hacia dos pistas atrás para hacer lugar a “Transience”, que no apunta a más de lo que realmente es: transitoriedad. ¿De qué? ¿De notas musicales que constantemente deben ir progresando? ¿De condiciones emocionales que están determinadas por el aburrimiento? ¿O del espejismo de felicidad que inevitablemente llega al sentimiento de desolación surgido como una sombra cuando estás solo?

STEVEN WILSON 02“Ancestral” emprende su devastador paso convirtiendo a la parsimonia en caos; es la confusión transformada en violencia, la que ve en el desapego su forma de castigo más cruel. 13:33 minutos de duración para un tema que forja sus matices en lo incandescente, y que se abandona hacia el desenlace de la historia con todo su dolor expuesto. “Happy Returns” trae de vuelta la melodía de “First Regret”, pero esta vez sin la inestabilidad de un teclado que proyectaba sólo abatimiento. En “Happy Returns” ya todo está asumido, no hay mayor regocijo que saber la verdad: “¿Los niños me recordarán?”. La última imagen de Joyce Carol Vincent, junto a todo lo que representa, se desvanece con “Ascendant Here On…”.

Steven Wilson nos entrega un álbum que, teniendo todos los antecedentes en torno a su producción, puede ser brillante para quien escucha. Ahí, donde “The Raven That Refused To Sing (And Other Stories)” (2013) se siente más compacto, “Hand. Cannot. Erase.” aprovecha toda la complejidad dentro del universo compositivo del músico, permitiendo que con cada vuelta el disco desprenda nuevas lecturas.


Artista: Steven Wilson

Disco: Hand. Cannot. Erase.

Duración: 65:44

Año: 2015

Sello: Kscope


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Daniel Bustamante

    10-Mar-2015 en 11:06 am

    This is a genius album! From start to finish. Musically speaking it is just beautiful, performance is flawless, and the concept is just overwhelmingly addictive! Great work!

Responder

Discos

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Publicado

en

The Ghost Inside

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un evento que escape totalmente de nuestro control ocurra, por lo tanto, nuestra capacidad para sobreponerse puede verse constantemente a prueba. ¿Cómo continuar después de caer? La confianza en una fuerza interior, independiente de las creencias, puede ser una luz de esperanza y/o guía durante los episodios más obscuros que enfrentamos, y los integrantes de la banda The Ghost Inside son prueba viviente de la convicción en esa fortaleza.

Tras un accidente durante 2015, que afectó críticamente a la mayoría de la tripulación del bus donde la banda viajaba en el marco promocional del disco “Dear Youth” (2014), se anula abruptamente toda planificación debido al desafortunado percance. Con un futuro incierto, tanto en lo profesional como en lo personal, y después de cinco vertiginosos años de rehabilitación y con breves acercamientos a un retorno a las pistas, los oriundos de California lanzan un nuevo álbum cargado con el poder de la resiliencia.

TGI, desde las cenizas, traídos de vuelta a la vida“, es el verso certero que el vocalista Jonathan Vigil exclama en el brutal breakdown de la canción que abre el disco, “1333”. Es breve, pero desborda la carga emocional que potencia el larga duración en su totalidad, lleno de vigor y plena autoridad, debido a que el mensaje de este álbum llamado “The Ghost Inside” no es ajeno. No se trata de acomodar un discurso para conectar con la audiencia intencionalmente, pues las letras de este disco sangran y manifiestan el impacto en sus vidas, posterior a su experiencia cercana a la muerte. La composición de esta placa se orienta, sin titubeos, hacia el hardcore y metalcore más machacante, con ciertos arreglos melódicos funcionando muy bien para la construcción de secciones explosivas en “The Outcast”, “Make Or Break” y en el cuestionamiento presente de “Unseen”, con resultados realmente apabullantes.

El baterista Andrew Tkaczyk también participó activamente en el proceso creativo de “The Ghost Inside”, y su devastadora experiencia tras perder una pierna por motivo del accidente se plasma en “Phoenix Rise”, sacando lo mejor gracias a un aprendizaje consciente por haber lidiado con la amargura de la frustración y sensación de estancamiento, mostrando también la etapa de asimilación en la frenética “Begin Again”. Como cierre llega “Aftermath”, la cual fue, contra todo pronóstico, el single promocional para este resurgimiento de la agrupación, enfrentando el miedo a tener que abandonar una parte importante de cada uno, pero saliendo victoriosos, expresando esto en un gran cierre para esta etapa que se erige en superación y alienta el positivismo, mirando hacia adelante.

Sin duda, los miembros de The Ghost Inside no volverán a ser los mismos. Podemos llamarlo destino o suerte, pero lo doloroso de una experiencia que marcará siempre sus vidas se convirtió en una oportunidad para tomar las riendas nuevamente, en una versión mejorada con una visión afilada, transformando un largo proceso en valentía para hacer de este quinto trabajo discográfico un triunfo sobre la tragedia.


Artista: The Ghost Inside

Disco: The Ghost Inside

Duración: 39:11

Año: 2020

Sello: Epitaph Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 2 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 3 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 4 días

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 1 semana

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 1 semana

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: