Conéctate a nuestras redes
The Center Won't Hold The Center Won't Hold

Discos

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

Publicado

en

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar en otras veredas sonoras en algún momento de sus carreras, algo que la mayoría de las veces va ligado a la necesidad de avanzar y no estancarse por décadas haciendo lo mismo entre un disco y otro.

En el caso de Sleater-Kinney, desde el momento que apareció el primer adelanto de “The Center Won’t Hold” quedó claro que la banda iría por un lado bien diferente a lo que fue su triunfal regreso “No Cities To Love” (2015), y muchos apuntaban a St. Vincent y su labor de productora como la principal artífice de un sonido que dejaba de lado los atrevidos guitarrazos que el trío solía mostrar en sus obras por un sonido más moderno, tanto estética como sonoramente más plástico que de costumbre. Así fue como este álbum ya venía con un prejuicio que no hizo más que incrementarse luego de que su baterista Janett Weiss abandonara la agrupación, apelando al no deseo de participar en la nueva dirección que Corin Tucker y Carrie Brownstein estaban tomando. Más claro echarle agua: para los fans, Sleater-Kinney nunca más sería lo mismo.

Con todo el peso de esos antecedentes, el noveno álbum de la banda se presenta desde el primer minuto con una propuesta mucho más arriesgada, abriendo con el track que da nombre al disco y que se construye pausadamente hasta llegar a un clímax que suena al Sleater-Kinney de siempre, pero claramente con matices que dan el paso a otros instrumentos. Siempre que se presenta una propuesta que tenderá a dividir a los fanáticos, esta avanza a paso lento, muchas veces poco firme, pero no queda duda de que este no es el caso, ya que la forma en que el álbum se va desentrañando a medida que avanza es de una manera segura, confiada de lo que está mostrando y estableciendo un parámetro muy importante: los cambios radicales no siempre tienen que ser malos. Y es que, seamos justos, el cambio acá no es algo tan espantoso como todos podrían imaginar (excepto tal vez por una canción tan fuera de lugar como “LOVE”), pero, independiente de que el álbum señale a gritos “producido por Annie Clark” en todos lados, eso no impide que entregue momentos de genialidad en su desarrollo.

Si hay que nombrar algunos de dichos momentos, canciones como “Reach Out” y “Bad Dance” juguetean con elementos típicos del trío de una manera actualizada y acorde a la totalidad del producto que ofrecen, reiterando la idea de que esta es una obra que sabe muy bien lo que está siendo, por ende, plantarle la etiqueta de “experimentación” no va mucho al caso cuando existe una coherencia en todo el proceso. Distintas señales se pueden tomar de cosas como la interpretación, la duración total del disco o lo limitado del recurso de dos voces con Brownstein y Tucker, que ha entregado momentos altísimos en la discografía de la banda, pero que ahora no está tan presente como muchos quisieran.

Ese tipo de cambios, que terminan por amplificar el espectro de interpretación de la banda para ocasiones en vivo, son parte de una panorámica mayor, donde es hora de que comencemos a plantearnos la necesidad de abordar estos procesos de cambios para los artistas, de esos que muchas veces leímos, pero pocas veces vivimos. Este álbum, dentro de todo lo que se pueda desprender de él, termina siendo el primer capítulo de una nueva saga que comienza a escribirse para el conjunto, coronándolo con una composición de aquellas, como “The Future Is Here”, cuyo mensaje es evidente frente al escepticismo de la fanaticada. La banda los necesita, el futuro ha llegado, y ya no hay vuelta atrás. Si “The Dog/The Body” es la escena final, entonces “Broken” es los créditos, en un movimiento que puede desconcertar a los fans, pero que exponen un cambio positivo que es muy difícil de negar.

Muchas veces solemos leer sobre tal o cual disco que cambió completamente la forma en que cierto artista hacía música, y esos procesos se estudian con mucha admiración, abordando los contextos que rodearon su creación o de cuán positiva fue la decisión de modificar algunos factores dentro de su interpretación. Cuando esos procesos se viven en tiempo real, la gente suele ser más injusta, despotricando incansablemente debido a una sociedad que muchas veces teme a los cambios, principalmente por el miedo natural que puede significar el salir de la zona de confort. Sleater-Kinney se atrevió, y apostó por seguir adelante y avanzar en la dirección que ellas sienten que es necesario. Podremos estar de acuerdo o no, pero finalmente el tiempo irá demostrando que este fue un punto de inflexión para una etapa diferente y, como todo inicio, podrá ir armándose en base a ensayo y error hasta equilibrarse en su totalidad. Es tiempo de avanzar, porque el futuro está aquí y ya no podemos volver.


Artista: Sleater-Kinney

Disco: The Center Won’t Hold

Duración: 36:10

Año: 2019

Sello: Mom + Pop


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Code Orange – “Underneath”

Publicado

en

Underneath

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias– dentro de ese marco, gracias a la atención recibida y/o por galardones o menciones a nivel mundial dentro de alguna categoría en particular. Teniendo un acercamiento con lo mencionado, el caso de Code Orange va más allá de la accesibilidad: este proyecto se erige por el atrevimiento de reforzar la identidad hardcore punk del grupo con una experimentación llevada a puntos turbulentos, creando trabajos abrasivos, cimentando una carrera visionaria, una que tiene a la evolución musical como estandarte.

Desde su modificación de nombre y salida de “I Am King” (2014), la visceral propuesta de los oriundos de Pennsylvania ha sido tajante durante el desarrollo de una constante reinvención de su sonido, rodeado por un ambiente de crudeza y herramientas que ensamblan electrónicamente con certeza, tomando influencias del metal industrial para que cada pieza signifique un engranaje letal y sugerente. Producto de esto, “Forever” (2017) era la carta de apertura para una masificación sonora y que las alarmas se encendieran ante un trabajo mucho más impredecible, y con una proyección que se refleja en “Underneath”, una aplastante experiencia no exenta de matices alternativos y sombríos.

La abrumadora atmósfera de “(deeperthanbefore)” es un puente ideal a “Swallowing The Rabbit Whole”, machacante expresión que se equilibra entre pasajes desorientadores y retorna a su núcleo de brutalidad asociada al hardcore. En el apartado vocal, Jami Morgan se muestra confrontacional, siendo apoyado por la guitarrista Reba Meyers, quien también aporta a las variaciones en el ritmo y consigue que canciones como “Who I Am” o “Autumn And Carbine” sean muy radicales, fluyendo con el clima sorpresivo.

El vaivén de intensidad es una constante. Los paralelos de incendiarios cortes como “In Fear” y “You And You Alone”, versus “Sulfur Surrounding” y “The Easy Way” (una dupla más alternativa en sus progresiones) resultan sin caer en lo forzado. Atravesando por “Erasure Scan”, la que destacada por su cercanía al metalcore y pone en evidencia los arreglos Eric Balderose, quien toma las funciones de programación y mezcla, produce un inquietante ambiente e hilo conductor que envuelve constantemente los cambios inesperados.

En el último tramo, cada elemento mostrado se va ensamblando en un armado completo como muestra de la experiencia global. Una canción como “Back Inside The Glass”, en su gutural y densa interpretación, potenciada por letales breakdowns de las cuerdas de Meyers, Joe Goldman y Dominic Landolina, puede ser llevada a un espacio más siniestro y alternativo con “A Sliver”, y así, de forma orgánica, conectar con el homónimo cierre.

Es complejo vaticinar el impacto que tendrá este ciclo debido a la mixtura de su contenido. “Underneath” contiene una fórmula eficaz, que la banda utiliza para que su identidad se mantenga desafiante ante cualquier vaticinio de estancamiento o intento por obtener accesibilidad. Con Code Orange no hay garantías, excepto la de un inminente remezón sonoro, como el de este disco.


Artista: Code Orange

Disco: Underneath

Duración: 47:33

Año: 2020

Sello: Roadrunner Records


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Underneath Underneath
DiscosHace 18 horas

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 3 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 4 días

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 1 semana

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 1 semana

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

Publicidad
Publicidad

Más vistas