Conéctate a nuestras redes
The Center Won't Hold The Center Won't Hold

Discos

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

Publicado

en

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar en otras veredas sonoras en algún momento de sus carreras, algo que la mayoría de las veces va ligado a la necesidad de avanzar y no estancarse por décadas haciendo lo mismo entre un disco y otro.

En el caso de Sleater-Kinney, desde el momento que apareció el primer adelanto de “The Center Won’t Hold” quedó claro que la banda iría por un lado bien diferente a lo que fue su triunfal regreso “No Cities To Love” (2015), y muchos apuntaban a St. Vincent y su labor de productora como la principal artífice de un sonido que dejaba de lado los atrevidos guitarrazos que el trío solía mostrar en sus obras por un sonido más moderno, tanto estética como sonoramente más plástico que de costumbre. Así fue como este álbum ya venía con un prejuicio que no hizo más que incrementarse luego de que su baterista Janett Weiss abandonara la agrupación, apelando al no deseo de participar en la nueva dirección que Corin Tucker y Carrie Brownstein estaban tomando. Más claro echarle agua: para los fans, Sleater-Kinney nunca más sería lo mismo.

Con todo el peso de esos antecedentes, el noveno álbum de la banda se presenta desde el primer minuto con una propuesta mucho más arriesgada, abriendo con el track que da nombre al disco y que se construye pausadamente hasta llegar a un clímax que suena al Sleater-Kinney de siempre, pero claramente con matices que dan el paso a otros instrumentos. Siempre que se presenta una propuesta que tenderá a dividir a los fanáticos, esta avanza a paso lento, muchas veces poco firme, pero no queda duda de que este no es el caso, ya que la forma en que el álbum se va desentrañando a medida que avanza es de una manera segura, confiada de lo que está mostrando y estableciendo un parámetro muy importante: los cambios radicales no siempre tienen que ser malos. Y es que, seamos justos, el cambio acá no es algo tan espantoso como todos podrían imaginar (excepto tal vez por una canción tan fuera de lugar como “LOVE”), pero, independiente de que el álbum señale a gritos “producido por Annie Clark” en todos lados, eso no impide que entregue momentos de genialidad en su desarrollo.

Si hay que nombrar algunos de dichos momentos, canciones como “Reach Out” y “Bad Dance” juguetean con elementos típicos del trío de una manera actualizada y acorde a la totalidad del producto que ofrecen, reiterando la idea de que esta es una obra que sabe muy bien lo que está siendo, por ende, plantarle la etiqueta de “experimentación” no va mucho al caso cuando existe una coherencia en todo el proceso. Distintas señales se pueden tomar de cosas como la interpretación, la duración total del disco o lo limitado del recurso de dos voces con Brownstein y Tucker, que ha entregado momentos altísimos en la discografía de la banda, pero que ahora no está tan presente como muchos quisieran.

Ese tipo de cambios, que terminan por amplificar el espectro de interpretación de la banda para ocasiones en vivo, son parte de una panorámica mayor, donde es hora de que comencemos a plantearnos la necesidad de abordar estos procesos de cambios para los artistas, de esos que muchas veces leímos, pero pocas veces vivimos. Este álbum, dentro de todo lo que se pueda desprender de él, termina siendo el primer capítulo de una nueva saga que comienza a escribirse para el conjunto, coronándolo con una composición de aquellas, como “The Future Is Here”, cuyo mensaje es evidente frente al escepticismo de la fanaticada. La banda los necesita, el futuro ha llegado, y ya no hay vuelta atrás. Si “The Dog/The Body” es la escena final, entonces “Broken” es los créditos, en un movimiento que puede desconcertar a los fans, pero que exponen un cambio positivo que es muy difícil de negar.

Muchas veces solemos leer sobre tal o cual disco que cambió completamente la forma en que cierto artista hacía música, y esos procesos se estudian con mucha admiración, abordando los contextos que rodearon su creación o de cuán positiva fue la decisión de modificar algunos factores dentro de su interpretación. Cuando esos procesos se viven en tiempo real, la gente suele ser más injusta, despotricando incansablemente debido a una sociedad que muchas veces teme a los cambios, principalmente por el miedo natural que puede significar el salir de la zona de confort. Sleater-Kinney se atrevió, y apostó por seguir adelante y avanzar en la dirección que ellas sienten que es necesario. Podremos estar de acuerdo o no, pero finalmente el tiempo irá demostrando que este fue un punto de inflexión para una etapa diferente y, como todo inicio, podrá ir armándose en base a ensayo y error hasta equilibrarse en su totalidad. Es tiempo de avanzar, porque el futuro está aquí y ya no podemos volver.


Artista: Sleater-Kinney

Disco: The Center Won’t Hold

Duración: 36:10

Año: 2019

Sello: Mom + Pop


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Bruce Springsteen – “Letter To You”

Publicado

en

Letter To You

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su guitarra emblema de la americana y su expresiva voz han sido las imágenes de décadas idealizadas, sin embargo, con 71 años, su voz narra otro tipo de historias. En “Letter To You”, El Jefe realiza un nuevo viaje al pasado, pero esta vez para enfrentar aquellos fantasmas que le recuerdan su propia mortalidad. “One Minute You’re Here” es quizás la canción menos Springsteen para abrir un disco. No existe una enorme banda de acompañamiento que da paso a un instrumental ídem, capaz de llenar los más grandes estadios, sino que esta carta de entrada es sutil, delicada y madura. Quien ha animado a generaciones por décadas, finalmente reconoce su soledad; una leyenda que ha visto a sus pares caer uno a uno y que se sienta junto a su guitarra acústica en lo que parece un desértico confesionario: “Pensé que sabía quién era y qué hacía, pero estaba equivocado”, reconoce con valentía a su edad.

Sin embargo, la pieza anterior parece ser transicional, ya que “Letter To You” recibe con los brazos abiertos a The E Street Band, con quien no grababa desde 2014. Tras la vulnerable confesión, su legendaria banda de apoyo viene a darle un nuevo aire de energía a Springsteen en el verdadero inicio del disco. Casi como si intentara replicar cada elemento asociado a su figura, el músico mezcla aquellos sonidos tan propios de su persona. Las guitarras suenan fuertes y vigorosas, su voz ha cambiado con los años, pero sigue siendo la fuerza motivadora de la melodía, y su principal objetivo es demostrar la enorme conexión aun presente en esta banda: luego de años sin grabar juntos, el disco se completó en tan solo cinco días y, como amigos de toda la vida, el tiempo no ha hecho más que fortalecer su conexión. En 2020, esta es la forma en la que una banda de rock se luce ante las nuevas generaciones, siendo capaz de crear una crónica generacional en cosa de días.

“Burnin Train” es particularmente potente, un apasionado tema que bien pudo ser parte del Springsteen setentero y, en un álbum que cuestiona su mortalidad, cortes como estos dejan clara su vitalidad. Un par de estas canciones fueron escritas durante los 70, cuando el músico estaba en el peak de su representación de juventud, como “Janey Needs A Shooter”, escrita en 1972, que ahora toma un nuevo significado. Su atracción y pasión ya no viene de su vigorosidad, sino que de todo lo aprendido y vivido, de la madurez alcanzada. En canciones como “If I Was The Priest” y “Song For Orphans” es palpable su escritura juvenil, pero su voz logra dotar estas historias de nuevas experiencias. En la primera, luego de una vida alejado de la religión, el músico se reconcilia con su propia forma de ver la fe, algo que ha ido necesitando con el paso de los años.

“Last Man Standing” y “Ghosts” son las dos canciones que envuelven la nostalgia de “Letter To You”, escritas tras la muerte de George Theiss, último miembro sobreviviente de su primera banda, cargan con el peso emocional de la placa, con el músico enfrentando directamente a estos fantasmas, donde la culpa del tiempo perdido viene a pasarle la cuenta. Ahora, debe quedarse con la carga de ser el único en llevar estas memorias: “Soy el último hombre en pie, se recuerda con imágenes que nadie más puede compartir, pero, en vez de sucumbirse en tristeza, se asegura de transportar estos recuerdos y hacerlos perdurar. “Estoy vivo y estoy aquí por mi cuenta, estoy vivo y estoy regresando a casa”, canta con vigor en “Ghosts”, con un coro que le asegura la compañía de miles de seguidores. Un sonido tan clásico como el de su guitarra no debería sonar así de moderno, pero una vez más logra representar a su generación.

El corte final, “I’ll See You In My Dreams”, cierra el disco en un lugar similar a la tranquila apertura, sin embargo, ya no se siente la soledad. “Te veré en mis sueños, volveremos a vivir y reír”, relata esperanzado. “La muerte no es el final” es la lección aprendida y su guitarra está lejos de ser colgada. Ahora, su música no carga solo sus memorias, sino que todas las de los amigos caídos. “Letter To You” está lejos de innovar en el género, pero un músico como Springsteen tiene poco que probarle a nadie. Tras tantas pérdidas, la música conocida es el amigo que le queda, y la conexión que tiene con sus cuerdas son su verdadero legado.


Artista: Bruce Springsteen

Disco: Letter To You

Duración: 58:17

Año: 2020

Sello: Columbia


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Letter To You Letter To You
DiscosHace 1 día

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 3 días

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 4 días

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 1 semana

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 1 semana

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 1 semana

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Vökudraumsins Fangi Vökudraumsins Fangi
DiscosHace 2 semanas

Auðn – “Vökudraumsins Fangi”

Islandia es tierra mágica en cuanto a creación artística. Con una población que bordea los 400 mil habitantes y paisajes...

Lament Lament
DiscosHace 2 semanas

Touché Amoré – “Lament”

Después de su emocionalmente devastador cuarto larga duración, “Stage Four” (2016), Touché Amoré vuelve a remover fibras profundas con “Lament”,...

MMXX MMXX
DiscosHace 2 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “MMXX”

A estas alturas, es un hecho que Cómo Asesinar A Felipes va más allá de la idea tradicional de banda....

Fake It Flowers Fake It Flowers
DiscosHace 3 semanas

Beabadoobee –”Fake It Flowers”

Cada vez es más aparente el estado cíclico de la música. Las generaciones nuevas ven como novedoso cosas que las...

Publicidad
Publicidad

Más vistas