Conéctate a nuestras redes
No Cities To Love No Cities To Love

Discos

Sleater-Kinney – “No Cities To Love”

Publicado

en

El “disco de retorno” es un objeto cultural bastante prismático, que desde donde quiera que se le ilumine generará un espectro de resultados que son tan variados como coloridos. A veces, damos con los colores más bellos. Otras, simplemente con los más obvios; o las peores, con los más feos. Por ello es que hay mucho de riesgo cuando una banda indica que, tras volver a tocar en conjunto, sacarán un “disco de retorno”. De partida, ¿retorno a qué? ¿A escarbar en la nostalgia? ¿A repetir fórmulas para volver a lo básico? O tal vez la mejor opción: para ganar un sitial destacado en la música actual, tal como pasó en los tiempos dorados.

SLEATER-KINNEY 01Esta última opción la logran pocos artistas solistas, y pocas agrupaciones, principalmente porque la conjunción de factores para conseguir el éxito pleno de un disco de retorno es compleja. La química, la fuerza, el hambre de triunfo, tener algo que decir, decidir tirar de un mismo tren por un mismo riel al mismo tiempo. Y por ello es que “No Cities To Love”, el octavo disco de Sleater-Kinney, es tan fundamental y tan urgente de escuchar, diseccionar y disfrutar como toda su discografía. De hecho, “No Cities To Love” se instaló sin dudas como el primer, y tal vez más fuerte contendiente, a disco del año. Sí, en enero.

Es que lo que consigue Corin Tucker, Janet Weiss y Carrie Brownstein en este álbum es gigantesco. No sólo es imposible adivinar por el sonido de este disco que haya existido un bache de casi diez años en su historia, sino que también la energía desplegada es explosiva y llena de ganas, como si el trío estuviera re-debutando y sintieran que debían reclamar un lugar en el mundo. Una de las bandas más relevantes del rock norteamericano de las últimas décadas se puso la tarea de armar un disco prácticamente como si fueran debutantes. Lo mejor de todo es que lo logran, y este es uno de esos trabajos que no necesitan de contexto para ser comprendidos, como usualmente pasa con los discos de retorno. De hecho, ni siquiera merece ese apelativo, va más allá. “No Cities To Love” desafía al tiempo transcurrido y también a la necesidad del conocimiento previo de su trabajo.

SLEATER-KINNEY 02No es de extrañar que nos encontremos con un montón de gente que no haya escuchado antes a Sleater-Kinney y que ahora puedan convertirse en fanáticos. Aunque “The Woods” (2005), su disco anterior, era un gran disco y sus letras son las más profundas creadas por el trío, el sonido no era tan directo y urgente como ocurre en “No Cities To Love”. Lo mejor es que no retroceden un ápice en la crítica a grandes problemas de la sociedad contemporánea, como la relevancia excluyente del dinero (“Price Tag”), la dificultad de encontrar puntos de encuentro para los individuos (“No Cities To Love”) o la construcción errónea de referencias basales para las amistades (“Bury Our Friends”), todo esto con un sonido cargado de energía. Lo más interesante es que la perspectiva es absolutamente propia, sin buscar ser voces de una generación, sino que ser voz de sus pareceres, lo que deriva en algo mucho más genuino, honesto y humilde.

La batería de Janet Weiss está todo el tiempo al máximo, incluso en los matices más sencillos, en tanto que las guitarras de Carrie Brownstein y Corin Tucker se lucen con parte de los riffs más cargados de su historia. De hecho, el sonido es explosivo y catártico, pero al mismo tiempo todo está bajo control. Aunque la energía rememore al disco de una agrupación debutante, lo cierto es que la experiencia trasluce y da a entender que Sleater-Kinney debía volver a tener el hambre de antaño para sacar un disco digno de su historia, y lo logran con creces.

“No Cities To Love” es un disco urgente de escuchar y que toma tiempo de comprender en su totalidad. Como el sonido es tan directo y tan fácil de digerir, toma un montón de pasadas el llegar a SLEATER-KINNEY 03las profundidades de las capas de su sonido, o las letras, o el entendimiento de los espacios menos encendidos. Las armonías de canciones como “Surface Envy” son tan deliciosas como exigentes, y el cierre con “Fade” es el decantamiento perfecto de la sensación de liberación de energías, ira, alegría y urgencia que inundan a este, el octavo disco de la banda de Olympia.

Con “No Cities To Love”, Sleater-Kinney se ganará nuevos fans, reencantará a los antiguos, y también dice muchas cosas. De partida, dice presente, y nos devuelve a una de las principales bandas del rock independiente. También se instala con una voz que cualquiera puede tomarse porque, claro, el facilismo invita a mirar a S-K como una banda compuesta sólo por mujeres y ese filtro hace que nos fijemos en lo relevante de lo femenino y la voz de las mujeres en este álbum, pero eso sería injusto porque sería discriminación. Sleater-Kinney es una banda de rock, y punto, y como tal se dedica en su primer disco en casi una década a reclamar un lugar merecido con medio pie en el presente, medio pie en la energía adolescente, y un pie completo en el futuro que, como tal, luce brillante para el trío.


No Cities To LoveArtista: Sleater-Kinney

Disco: No Cities To Love

Duración: 32:17

Año: 2015

Sello: Sub Pop


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Discos

Warpaint – “Radiate Like This”

Publicado

en

Radiate Like This

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes se mantuvieron muy activas, no había un nuevo larga duración del cuarteto hasta este 2022 con “Radiate Like This”, cuarto disco de las oriundas de Los Angeles, California, y que ratifica la química de sus integrantes y la capacidad de generar una obra a punta de canciones sencillas y con una profundidad arraigada en lo cotidiano. Luego del parón evidente durante la pandemia, la banda tomó el trabajo realizado durante ese período para entregar un disco que las muestra en una de sus versiones más relajadas y conectadas, reflejando un sentimiento de reencuentro tras un tiempo que para muchos no será tanto, pero que luego de lo presentado en su tercer larga duración significó una pausa más extensa de la cuenta por parte de la banda.

Con un sonido refinado a punta de una consistente discografía, Warpaint enriquece aún más su paleta sonora en este disco con una clara inclinación a la fórmula rítmica que han aplicado en sus composiciones. Piezas como “Champion” o “Hips” demuestran ese dinamismo que la agrupación aplica a su música, donde, de manera alegre y juguetona, exploran distintos conceptos dentro de sus obras. La vida les ha cambiado un montón a las cuatro integrantes, ya que, tal como ellas describen, sus últimos años estuvieron inmersos en intensos procesos, como la maternidad, trabajos, giras, proyectos solistas, cambio de domicilio, entre otros, y es probable que eso es lo que mejor se adapta al respiro que la banda toma en este trabajo, el que, más que tratarse de una obra urgente o con conceptos complejos, se enfoca en el hecho de disfrutar el tiempo juntas haciendo música.

La química entre las integrantes es indudable y el rol que se comparte entre Emily Kokal y Theresa Wayman se adapta a la perfección con la sección rítmica de Jenny Lee Lindberg y Stella Mozgawa, ya que sólo gracias a la comprensión y conocimiento entre ellas pueden lograr momentos tan hipotónicos como “Hard To Tell You”, el desarrollo pausado de  “Stevie” o el punzante sigilo de “Like Sweetness”, todas canciones con un sonido muy claro en cuanto a los estándares de Warpaint y que, si bien no ofrecen nada nuevo, encuentran su gracia en la capacidad de mantener ese espíritu con el pasar del tiempo, sobre todo considerando los seis años que pasaron desde su último trabajo y el método a distancia con el que tuvieron que desarrollar “Radiate Like This” debido a la pandemia.

Alejándose un poco del pop llegan instancias como “Trouble” o “Proof”, siempre con el sello de Warpaint, pero a la vez con una vibra de renovación en lo experimentadas que suenan con este disco, el que, si bien tiene algunos momentos insignes en su construcción, es con la parte final donde culmina el relato de una manera redonda y lúdica. Desde “Altar”, la banda construye un mini relato cuyo puente en “Melting” se transforma en su parte más robusta, mezclando los tres puntos clave que tiene la estructura de este álbum: su esquema instrumental, el relajo en su interpretación y la fuerza lírica mediante juguetones cruces de palabras. El broche de todo aquello es “Send Nudes” y una presentación en tres minutos y veinte segundos de cada uno de los elementos que hacen de este disco un regreso digno al panorama por parte de la banda.

Más allá de los cuestionamientos a lo realmente nuevo que Warpaint entregue en “Radiate Like This”, el cuarteto nuevamente juega de local y aprovecha todos sus atributos para desarrollar una obra concisa, lúdica y con una constante clave sonora que les permite explayarse a sus anchas. Cuando lo musical se transforma en una constante que da cuerpo y alma a sus composiciones, Warpaint aporta la personalidad mediante una divertida y jovial forma de expresarse en las letras y sus conceptos abordados, elementos que terminan por unirse en un método de composición que les ha traído varios réditos desde su primera aventura como banda. Posiblemente pase una cantidad de tiempo similar o mayor hasta que tengamos un nuevo larga duración del cuarteto, pero no hay duda de que, a pesar del paso del tiempo, las ganas de pasarlo bien en torno a la música seguirán presentes en estas cuatro almas siempre jóvenes.


Artista: Warpaint

Disco: Radiate Like This

Duración: 41:36

Año: 2022

Sello: Heirlooms / Virgin Records


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Radiate Like This Radiate Like This
DiscosHace 1 día

Warpaint – “Radiate Like This”

Seis años pasaron desde que Warpaint presentara su disco “Heads Up” (2016) y, a pesar de que todas sus integrantes...

Life Is Yours Life Is Yours
DiscosHace 2 días

Foals – “Life Is Yours”

Partieron siendo cinco y ahora quedan tres; después de que en el documental “Rip Up The Road” (2019) pudimos ver...

Entering Heaven Alive Entering Heaven Alive
DiscosHace 1 semana

Jack White – “Entering Heaven Alive”

Como si el estreno de “Fear Of The Dawn” no fuera suficiente, Jack White hizo lo impensable al publicar dos...

C’MON YOU KNOW C’MON YOU KNOW
DiscosHace 1 semana

Liam Gallagher – “C’MON YOU KNOW”

Este 2022 se cumplen 13 años desde la separación de Oasis, y la incertidumbre de una carrera en solitario de...

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 2 semanas

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 2 semanas

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 3 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 3 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 4 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 1 mes

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas