Conéctate a nuestras redes

Discos

Slayer – Repentless

Publicado

en

“El show debe continuar”, frase utilizada en constantes oportunidades, en especial cuando las cosas se ponen un poco difíciles. Esa oración tan cliché, fue fundamental para Slayer a la hora de construir el sucesor de “World Painted Blood” (2009), porque el camino para la banda se puso cuesta arriba durante el último tiempo. A la partida de su emblemático baterista Dave Lombardo en febrero de 2013, se sumó el fallecimiento de su guitarrista, Jeff Hanneman, sólo 3 meses después, haciendo que “Repentless” tardara un poco más en ver la luz. Pese a esto, Kerry King –para muchos el mentor principal de la banda- tomó las riendas hacia nuevas direcciones, cosa que queda evidenciada en el sonido de este, el 11° álbum del cuarteto. Con riffs demoledores y potentes solos de guitarra, Slayer entrega en “Repentless” el manifiesto concreto de que siguen más vigentes que nunca, aunque fue SLAYER 01todo un desafío para King y Araya, ya que debían mantener la fórmula de su sonido, sin contar con dos piezas fundamentales de este.

Desde los orígenes del Slayer más clásico, arremete “Delusions Of Saviour”, introducción que marca el prólogo perfecto para la agresividad desatada en “Repentless”, track que, además de dar nombre al disco, declara un mensaje conciso y sin rodeos: Slayer está de regreso, con más potencia que nunca. Notable es el trabajo de Paul Bostaph en las baquetas, en especial en esta canción; el baterista, que regresa a la banda luego de “God Hates Us All” (2001), se luce con agresivos redobles y una impecable velocidad, sin nada que envidiarle a Dave Lombardo.

King supo definitivamente cómo mantener el sonido característico de la banda, dándole un retoque a lo mostrado en álbumes anteriores. No por nada “Take Control” se confiesa como un track notoriamente de su autoría, con cambios de ritmo y apocalípticos solos de Gary Holt, quien a pesar de estar girando desde 2011 con la banda, hace su debut discográfico supliendo a Hanneman. “Vices” se refugia bajo el Slayer de los años 2000, muy en la línea de “World Painted Blood”; Bostaph vuelve a hacer de las suyas con una increíble interpretación en la batería durante los tres minutos y medio que dura la canción. La calma llega en “Cast The First Stone”, pero esto sólo en su introducción, porque luego se transforma en una descarga de riffs demoledores y esas líricas tan agresivas que Tom Araya dispara sin cesar. Ese mismo tono amenazante y furioso del frontman se ve reflejado en “When The Stillness Comes”, y es en este punto donde el álbum ya ha mostrado de todo, evidenciando aún más su contundencia en “Chasing Death”, donde los apocalípticos riffs de King y Holt se entremezclan con la implacable batería de Bostaph y la voz de Araya, haciendo que la banda suene como en sus mejores años, pese a tener a sólo dos componentes de esa época dorada.

SLAYER 02Y si de apocalipsis se trata, “Implode” lo desata desde su inicio. La versión 2015 de Slayer encuentra su cúspide en esta canción, la cual habla del fin del mundo, guerras mundiales y destrucción, es decir, thrash en su máxima expresión. Si bien en el álbum fueron utilizados algunos solos de Hanneman, estos no fueron ejecutados por el fallecido guitarrista. Aún así, uno de los descartes de “World Painted Blood”, titulado “Piano Wire”, fue incluido en memoria de Jeff, siendo la única composición de su autoría presente en el disco. El sonido que cierra el álbum pasa por distintas etapas, desde el Slayer clásico y ochentero en “Atrocity Vendor”, hasta uno moderno (sin perder ese sello característico) en “You Against You”, que despliega rapidez y agresividad en su ritmo y letra. Todo aquello desemboca en “Pride In Prejudice”, broche de oro que se desarrolla entre redobles, riffs, solos y los gritos de Araya, cerrando un álbum sin puntos bajos, manteniendo una tónica de entrega siempre en lo más alto.

A pesar del escepticismo de críticos y fans por igual, King supo cómo dirigir el destino de la banda, entregando uno de los trabajos más notables de su discografía, y que los hace regresar en gloria y majestad. Si bien Gary Holt no aportó en composición, deja la vara alta en cuanto a la interpretación de canciones que en vivo hará suyas. Lo mismo para Paul Bostaph que, aunque ya tiene más recorrido en el cuarteto (siendo este su quinto álbum con la banda), logra destacar sin que se extrañe a Dave Lombardo en las baquetas. El manifiesto de Slayer era demostrar que siguen tan agresivos como siempre, cosa que queda demostrada con creces durante 41 minutos y 57 segundos.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Publicado

en

A Dawn To Fear

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo impredecible está la belleza de la vida. Hay que dejarse sorprender por esta con todo lo que conlleve, tal como este viaje dirigido por Cult Of Luna, una agrupación que no se casa con la accesibilidad dentro de la propuesta en su extenso nuevo episodio, donde sólo las expectativas y comparaciones pueden obstaculizar el verse inmerso en “A Dawn To Fear”.

Encumbrados en lo alto por la valoración de su excelente colaboración con la cantante estadounidense Julie Christmas, llamada “Mariner” (2016), retornan con un sentido registro que abre con “The Silent Man”, canción que posee una abrasiva carga de sludge y se mantiene galopante en su extensión. Nada puede ser asegurado y lo predecible es relegado por las sutiles capas que ejecutan para ensamblar una pieza épica y versátil. Lo grandilocuente de las secciones no opacan la voz de Kristian Karlsson, exaltando su salvaje registro como parte del clima de “Lay Your Head To Rest”, la cual sufre novedosas variaciones sin abandonar su propio sello dentro de la constante sonoridad que sorprende, y puede decantar a las hipnóticas melodías de “Nightwalkers”, una retumbante composición poseedora de bellos matices que juegan con la intensidad a su antojo.

Para redondear sus ideas, el tiempo deja de ser un punto a considerar, ya que para los oriundos de Suecia esto sólo sería una limitación para desplegar su obra. “Lights On The Hill” posee su propio universo dentro del entramado; su extensión se encuentra libre de agobio, donde los valles son cálidos y lo prominente potencia cada pasaje en un cuidado equilibrio que, sin barreras, conecta con la melancólica “We Feel The End”, ejecutada con voces limpias y delicados arreglos, que contienen el desarrollo de este particular y exquisito trabajo, expandiendo aún más la atmósfera mostrada por Cult Of Luna.

La claridad que percibida se relaciona con la ausencia de la posible e inevitable comparativa, en un intento bajo presión por superarse a sí mismos, evitando una competencia que pondría un objetivo que puede nublar la creación de algo fresco dentro de su carrera. La fluidez que envuelve este nuevo larga duración lleva a cada sección a un nivel de independencia de previas entregas y, a su vez, se siente como un todo, cohesionado, complejo, interesante y áspero cuando se requiere.

“The Fall” es la elegida para cerrar una travesía cautivadora, y este plano desborda potencia y urgencia, con quiebres repentinos que sólo son bálsamos para lo atronadora que se torna la canción. Contando con un excelente trabajo en percusión y el bajo de Andreas Johansson, que no se ve oculto por los robustos riffs que progresan a una sutil disonancia que juega con advertir el final, en un álgido espacio donde no dan oportunidad para vaticinar, y tan sólo queda meditar sobre lo atestiguado en la introspectiva muestra a la que en “A Dawn To Fear” hemos sido invitados.


A Dawn To FearArtista: Cult Of Luna

Disco: A Dawn To Fear

Duración: 79:06

Año: 2019

Sello: Metal Blade Records


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 4 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 4 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 4 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 4 semanas

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas