Conéctate a nuestras redes
Róisín Machine Róisín Machine

Discos

Róisín Murphy – “Róisín Machine”

Publicado

en

Ya sea como parte del extinto dúo musical Moloko, o bien en su carrera como solista, Róisín Murphy ha destacado siempre por su tacto extravagante y original a la hora de componer y lucir en lo escénico. Es decir, en una dimensión integral del concepto de música, aunque no siempre tuvo completa libertad para trabajar a sus anchas, algo que sí pudo realizar esta vez con “Róisín Machine”, su quinto álbum de estudio. En compañía de un fiel colaborador, DJ Parrot (o Crooked Man), la artista irlandesa da cierre a un ciclo de canciones sueltas que venían sonando desde hace años como sencillos sin destino fijo. Es aquí donde les otorga un merecido espacio para revivir, editando y reconstruyendo para hacerlas calzar con el concepto musical al que tributa este álbum: la música disco en diálogo con otros variados subgéneros de la electrónica.

Desde el principio la propuesta suena atractiva, pues aparecen los elementos más hipnóticos del dance y del house, en temas como “Simulation” o “Kingdom Of Ends”. Resulta interesante también prestar atención a las letras, ya que, en términos generales, pareciera ser un relato de distintos momentos por los que atraviesa una voz femenina que deja en el aire la sensación de ser alguien autosuficiente y muy segura de sí misma, aunque también algo caprichosa.

En “Something More” se declama a modo de intro el deseo de “querer algo más”, sobre una tenue base melódica de teclados, que luego desencadenan en un sonido con cierto encanto melancólico, en el que Róisín canta: “Una corona sobre mi cabeza, diez amantes en mi cama, pero yo quiero algo más / Un billón en el banco, títulos de alto rango, pero yo quiero algo más”. En “Sellfish Mademoiselle” asistimos a la genialidad de mezclas de electrodance cargadas de una resonancia groove, mientras en las vocales el relato se escucha un poco más contingente: “Sé que no debería estar bailando en este momento, pero puedo ser una mademoiselle egoísta”.

Es agradable constatar que todas las canciones están entrelazadas entre sí, formando esta gran máquina sonora, pues cada outro da paso al intro del siguiente track de forma armónica. Las rupturas están en la amalgama misma de las composiciones, en los cambios de ritmo e intervenciones vocales y musicales de los distintos géneros que se combinan. Dicho de otro modo, a la Róisín-Máquina nada se le escapa, y podemos advertir lo fascinante de estas mixturas a lo largo de todo el disco. En “Incapable”, por ejemplo, resuena algo de tecno en afinidad con toques de funk, en tanto que la voz nos cuenta que nunca ha tenido el corazón roto, por lo que se siente incapaz de amar. “We Got Together”, por su parte, afloja en las letras, pero es contundente en sintetizadores, sonidos robóticos y algo de house industrial, lo que le da al tema un carácter netamente bailable que no resta profundidad, sino que lo contrario.

“Murphy’s Law” es una de las piezas destacables del álbum por su sonido funky-jazz y un icónico intro que reza: “Siento que mi historia aún no ha sido contada, pero haré mi propio final feliz”. Una base boogie se suma a realzar el ritmo. Y como si se tratara de un augurio entre líneas, nos vamos acercando a la tripleta final del disco, compuesta por “Game Changer”, “Narcissus” y “Jealousy”, todas canciones que siguen en la lógica del juego entre seductor e hipnotizante, que convierte la escucha en una experiencia cautivadora y catártica, y con la que terminamos casi dando gracias a Murphy por el lanzamiento precisamente en este año de abulia generalizada, que parecía cada vez más insalvable desde varios puntos de vista.

Dicho esto, termina siendo complejo y completamente innecesario buscar algún defecto o desacierto que haga tambalear la extraordinaria máquina de Róisín Murphy, pues esta llega a refrescar el panorama musical y colectivo con un sonido meticulosamente trabajado, que tiene mucho de sensual y experimental a la vez (y esto hay que pensarlo a otro nivel del adjetivo), lo que resulta revitalizante. “Róisín Machine” es, en definitiva, un disco que motiva –o al menos apacigua– ciertas fallas del mundo real a través de sonoridades que, aunque ya existían, aquí son puestas a bailar de manera ingeniosa y sagaz.


Artista: Róisín Murphy

Disco: Róisín Machine

Duración: 54:27

Año: 2020

Sello: Skint / BMG


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Descendents – “9th & Walnut”

Publicado

en

9th & Walnut

La trayectoria de Descendents habita en una doble marginación: por un lado, están dedicados al hardcore y al punk, un par de estilos que en su momento fueron contraculturas incomprendidas, aunque hoy gocen de prestigio histórico y, por otro lado, dentro de su mismo círculo siempre fueron un bicho raro, nunca se vistieron como punks (muchas veces una condición discutiblemente excluyente en esta y otras corrientes del rock más radical), ni quisieron jugar con esas mismas reglas estilísticas, trasuntando el pop de guitarras de The Beach Boys con los bajos vibrantes del post punk. Así y todo, se apuntaron con el seminal “Milo Goes To College” en 1982 para luego comenzar con una espiral de cambios de formaciones, hiatos definidos e indefinidos, y mayormente el ir y venir de Milo Aukerman, su vocalista y origen de la icónica marca registrada de la banda. Casi cuarenta años después llegan con su octavo disco, “9th & Walnut”.

Citar a “Milo Goes To College” viene muy al caso para hablar de “9th & Walnut” porque fueron canciones creadas en esa locación del sur de California y, en ese entonces, específicamente entre 1978 y 1980, cuando en su formación contaban a Bill Stevenson en la batería, Frank Navetta en la guitarra, Tony Lombardo en el bajo y el recién llegado Auckerman. Lo que hoy se presenta como un nuevo álbum de estudio en este milenio pudo perfectamente haber sido la continuación de aquel debut, pero la vocación de biólogo molecular de Auckerman pudo más y lo alejó del cuarteto como varias veces más durante la historia de la banda. En 2002, antes de la lamentable muerte de Navetta en 2008, se reunieron a plasmar todas estas tomas que quedaron en el aire y el resultado, junto con regrabaciones hechas en plena pandemia durante 2020 de su primer single “It’s A Hectic World / Ride The Wild”, es este puñado de canciones frenéticas.

Resulta anecdótico que Epitaph haya sido la casa discográfica de este álbum y de su anterior trabajo, “Hypercaffium Spazzinate”, porque es una relación de ida y vuelta: sin Descendents, gran parte del catálogo de Epitaph y del punk pop en general no existiría, o habría tomado un rumbo desconocido; Green Day, The Offspring, Rise Against y otros hoy andan por una carretera de alta velocidad que pavimentaron los californianos. Al mismo tiempo, Descendents se sirve de la actualmente amplia red de difusión del sello para entregar a todo el que lo quiera oír un larga duración potente, aunque bastante más contenido y menos espacioso en términos de sonido que su predecesor, desde el inicio con “Sailor’s Choice” hasta el final con “Glad All Over”, cover de The Dave Clark Five, otro guiño al pop de guitarras de los sesenta. Canciones como “Tired Of Being Tired”, “I’m Shaky” o “Mohicans” parecen justamente estar ahí a manera de puerta giratoria entre el mersey beat y el hardcore.

Por supuesto, hay latigazos punk como títulos rozando lo cliché, tales como “You Make Me Sick” o “Yore Disgusting”, o canciones para mosh pits cuarentones como “Like The Way I Know”, e incluso le dan espacio a píldoras disonantes como “Grudge”, donde el bajo de Lombardo no sólo se encarga de dar el puntapié como a muchas de las canciones de “9th & Walnut”, sino también redirigir el punto focal de la canción y dejar que la guitarra de Navetta se sumerja en el caos, y que la batería de Stevenson se mantenga como un motor inacabable, mientras que la voz de Auckerman se luzca como una de las más constantes y reconocibles del panorama punk, una versión ochentera de Pete Shelley de Buzzcoks, pero mucho más enrabiada y tosca cantando al desamor juvenil y a sentirse un desencajado social.

Este álbum probablemente no está pensado para ser el mejor de la banda, pero no defrauda. Sabido es que hay artistas, y muchas veces variantes del rock completas, que son una suerte de copiar/pegar de ellos mismos o de otros compañeros de rubro y que, a la larga, en su conjunto formar un bloque macizo y difícil de picar, y el punk no es la excepción. La gracia de “9th & Walnut” radica en recordarnos, aquí y ahora con ideas de aquel entonces y con la destreza de los años, por qué gozan de la reputación de ser una de las grandes bandas en la historia de este estilo, elaborando un ejercicio de nostalgia que no suena a punk trastabillante ni a una muralla mecanizada carente de mayores objetivos que pegar un guitarrazo en la cara, sino que a algo en medio, algo propio y reconocible, y pocos pueden decir eso.


9th & WalnutArtista: Descendents

Disco: 9th  & Walnut

Duración: 25:14

Año: 2021

Sello: Epitaph


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

9th & Walnut 9th & Walnut
DiscosHace 4 horas

Descendents – “9th & Walnut”

La trayectoria de Descendents habita en una doble marginación: por un lado, están dedicados al hardcore y al punk, un...

Hideaway Hideaway
DiscosHace 7 días

Wavves – “Hideaway”

Wavves, el desordenado proyecto de Nathan Williams, ha pasado por un montón de sobresaltos, donde a veces la dosis de...

Utopian Ashes Utopian Ashes
DiscosHace 2 semanas

Bobby Gillespie And Jehnny Beth – “Utopian Ashes”

En medio de un momento de sobrevivencia, encierro y pesar, se creería que la mirada política sería sobre cómo el...

Call Me If You Get Lost Call Me If You Get Lost
DiscosHace 2 semanas

Tyler, The Creator – “Call Me If You Get Lost”

Intentar predecir cuál será el próximo paso de Tyler, The Creator es un ejercicio en vano. Transitando por la ferocidad...

Home Video Home Video
DiscosHace 3 semanas

Lucy Dacus – “Home Video”

Alguna vez Christina Rosenvinge cantó sobre “La Distancia Adecuada” y cómo “la lección que ya aprendí / siempre es olvidada”,...

Peace Or Love Peace Or Love
DiscosHace 3 semanas

Kings Of Convenience – “Peace Or Love”

Doce años tuvieron que pasar para que Eirik Glambek Bøe y Erlend Øye finalmente sintieran que había llegado el momento...

Aggression Continuum Aggression Continuum
DiscosHace 4 semanas

Fear Factory – “Aggression Continuum”

No pudo existir mejor nombre para el noveno álbum de estudio de Fear Factory. El término “Aggression Continuum” resume muy...

Blue Weekend Blue Weekend
DiscosHace 4 semanas

Wolf Alice – “Blue Weekend”

Con dos lanzamientos anteriores, Wolf Alice despliega hasta ahora su mejor trabajo. La banda inglesa se lanza con melodías explosivas...

No Gods No Masters No Gods No Masters
DiscosHace 1 mes

Garbage – “No Gods No Masters”

Los despertares múltiples del mundo han entregado inspiración para aguantar muchas cosas, desde una pandemia mal manejada por gobernantes en...

Path Of Wellness Path Of Wellness
DiscosHace 1 mes

Sleater-Kinney – “Path Of Wellness”

Los últimos seis años en la historia de Sleater-Kinney han sido cualquier cosa menos tranquilos, incluso viniendo de una de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas