Contáctanos

Discos

Riverboat Gamblers – The Wolf You Feed

Publicado

en

La sutileza nunca ha sido (y al parecer nunca será) una de las cualidades de Riverboat Gamblers. Quizás fue por eso que su último trabajo, “Underneath The Owl” (2009), se sintió más como un retroceso que como una necesaria búsqueda de nuevos horizontes. Si bien contó con un puñado de temas (entre ellos “DissdissdissKisskisskiss”, “Keep Me From Drinking” y “Victory Lap”) que seguramente hicieron sacudir las cabezas de fanáticos como en sus inicios, el trabajo final terminó siendo una obra plana, que no contó ni con la subversiva agresividad de “Something To Crow About” (2003), ni con la vertiginosa precisión de “To The Confusion Of Our Enemies” (2006). En resumidas cuentas, fue un disco que pasó sin pena ni gloria, que buscaba alejarse del punk rock para adentrarse en territorios cercanos al hard rock y que mostraba a una banda que de manera infructuosa intentaba salir de su “confort zone”. Con tales antecedentes, uno esperaría que el quinteto oriundo de Texas se diera por vencido y continuara siguiendo la ruta dictaminada por sus tres primeras obras, pero Riverboat Gamblers son un hueso duro de roer y en su quinta obra se la jugaron una vez más por alcanzar el objetivo que vieron escapar con “Underneath The Owl”. Es así como nos llega “The Wolf You Feed”, un disco que supera con creces lo hecho en 2009 y que terminará tranquilizando –de alguna u otra forma- a quienes vienen siguiendo a esta banda desde sus inicios.

“Good Veins” abre con un riff endemoniado y con gritos (casi) de guerra, que logran evocar aquellas canciones que hicieron y aún hacen de los Gamblers una de las bandas más alocadas en sus presentaciones en vivo. “Bite My Tongue” sigue con la misma tónica, dejando en claro que para ellos el punk rock es parte de su ADN, y que son pocas las bandas que pueden crear golpes de adrenalina tan brutales como las construidas por estos tejanos.

Hasta aquí, todo pareciera mantenerse dentro de los cánones normales a los que nos tenía acostumbrados la banda. Sin embargo, las cosas cambian radicalmente. “Comedians” baja las revoluciones de manera considerable, para así entregar uno de los cortes más emotivos que este quinteto jamás haya interpretado. Las melancólicas letras que se nos presentan, no hacen más que entregar información acerca del frontman de la banda, Mike Wiebie, quien además de ser vocalista de los Gamblers, se dedica en sus tiempos libres a realizar funciones de stand-up comedy. La imagen del comediante siempre ha tendido ser una tragicómica, y esta canción aborda dicho sentimiento de manera notable.

“Heart Conditions” y “Eviction Notice” destacan del resto de los temas restantes, gracias a una valiosa mixtura que logra hacer lo que ningún tema de “Underneath The Owl” logró hacer: avanzar, pero sin dejar de lado aquellos elementos que hacen de sus canciones unas de las más adictivas en el mundo del punk rock.

¿Logra el resto del álbum alcanzar un nivel que lo transforme en una obra esencial dentro de la historia de estos tejanos? Probablemente no.  Y es que el terreno por el que ahora transita la banda es uno sumamente complejo. Alejarse de lo que son claramente sus fortalezas, hace de este disco una arriesgada apuesta. Riverboat Gamblers ha sobrevivido a una experiencia que pudo haber sepultado a otras bandas con menor sapiencia. La última vez no resultó del todo bien. Esta vez el aterrizaje ha sido mucho más suave, qué duda cabe, pero no exento de contratiempos.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

Paradise Lost – “Medusa”

Publicado

en

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género. Paradise Lost lanzaba “The Plague Within”, placa que no tardó en traducirse como una de las mejor logradas a lo largo de su extensa carrera discográfica, generando altas expectativas para lo que sería un próximo trabajo. Repetir la hazaña, o en lo posible entregar una obra mejor lograda, es el contexto en que los muchachos de Halifax lanzan su decimoquinto larga duración titulado “Medusa”, que, si bien no logra causar el impacto inmediato de su predecesor, sí da cuenta del presente fructuoso que gozan los ingleses.

Valiéndose de este clásico personaje de la mitología griega, Paradise Lost hipnotiza con pequeñas sutilezas que aparecen a lo largo del álbum, donde el cuidado por lo sobrio es un acento frecuente. Así lo evidencia su apertura a través del timbre sombrío en el teclado de Gregor Mackintosh en “Fearless Sky”, que, aunque se trate de un arreglo breve, logra introducir en esta atmósfera tétrica propia del doom y que, por vasta experiencia, estos monstruos del metal ya dominan con tranquilidad. El quiebre de ritmo hacia un riff de corte sabático funciona como un gancho atractivo, que concluye con el primer track ofreciendo un inicio prometedor.

“Gods Of Ancient” se inclina hacia un sonido más denso, entrando de lleno a una faceta más tosca de la banda. Las dos canciones siguientes se rigen bajo lineamientos similares: mientras “Fom The Gallows” saca buen provecho de la voz gutural de Nick Holmes, “The Longest Winter” se inclina nuevamente hacia los acompañamientos de teclado, aportándole un matiz fúnebre a la canción, sin perder la fuerza que transmite la interpretación. Esta última logra destacarse como uno de los puntos más altos de la primera porción del álbum.

La segunda mitad comienza con “Medusa”, donde el sonido espeso y poderoso del bajista Steve Edmondson da la consistencia para que la canción viaje a través del relato melancólico de Holmes, quien aprovecha su capacidad de jugar con voces limpias y guturales, intercalándolas de acorde a las distintas intensidades del track. “No Passage For The Dead” retoma la vibra que rescata el sonido de Black Sabbath, mientras que “Blood And Chaos” aumenta ligeramente las revoluciones. El tiro de gracia lo da “Until The Grave”, canción al cierre que logra aunar la sutileza letárgica que ha acompañado ciertos pasajes, con la densidad de la banda y el dinamismo de su vocalista, resultando un cierre redondo para darle fin a la placa.

A pesar de que ambos discos van por intenciones distintas, resulta inevitable hacer la comparación entre “Medusa” con su trabajo anterior. Mientras “The Plague Within” resultó ser un impacto inmediato, su sucesor está un peldaño más abajo en cuanto al gancho de las canciones. “Medusa” es un trabajo donde prima el alto cuidado por los detalles, siendo el aporte de Mackintosh en las teclas el condimento más atractivo. Sin embargo, el ritmo del álbum pareciese estancarse y perder dinamismo en su porción media. Aunque el presente trabajo no baja del buen nivel que presentan las producciones de Paradise Lost, sí es cierto que es un tanto opacado por la superioridad del anterior. Considerados los puntos en contra, “Medusa” es un álbum menos accesible, que requiere más escuchas quizás, pero logra hacerle frente al desafío y demostrar el buen pasar de Paradise Lost en cuanto composición se trata.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 6 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 7 días

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

DiscosHace 3 semanas

Cevladé – “Pinceles y Puñales”

El rapero es un músico, un escritor, un intérprete. Pero el rapero, antes que todo, es un ser humano, y...

Publicidad

Más vistas