Conéctate a nuestras redes

Discos

Ride – “Weather Diaries”

Publicado

en

Los contextos musicales que se vivieron hasta finales de la década de los 90 fueron definitorios para el persistir de ciertas bandas. Algunas no han hecho más que renegar y huir de las etiquetas, pero por más que se esfuercen es casi imposible escucharlas -sobre todo en estos días- sin pensar en el sonido que caracterizó la época en la que tuvieron su apogeo. El shoegaze ha ido reviviendo en lo que va de 2017. Los discos “Slowdive” y “Damage & Joy” lanzados por Slowdive y The Jesus And Mary Chain, respectivamente, han recordado a la escena actual lo que este movimiento significó para la época de mediados de los ochenta a los noventa. donde la banda de Neil Halstead logró dar una coherencia al sonido que Slowdive cosechó en los momentos de gloria, mientras que JAMC entregó un álbum que muestra cómo pueden sonar actualmente, similar a lo que pasa con el nuevo trabajo de esa Ride.

Producido por Erol Alkan, “Weather Diaries” nos muestra a una agrupación que se está reinventando; que sólo en algunos pasajes logra sonar como los antiguos Ride. Quizás la intención de Mark Gardener y compañía fue situar al conjunto en el contexto actual de la música -si no para qué lanzar un nuevo trabajo después de 21 años-, pero no repitiendo la misma fórmula. Por lo mismo, se pueden notar varios estilos en sus temas: desde la experimentación, pasando por el sonido garage rock, krautrock, electro-synth y ambient, entre otros. Claro está, con un componente que los hace más modernos.

“Weather Diaries” es un disco en el que nada está al azar. Todos los temas siguen una progresión sonora que establece casi un orden anímico: la vibra más melódica y casi darkwave de “Lannoy Point” se une a “Charm Assault”, interrumpiéndose con loops electrónicos de voces (que están completamente demás y que sólo marcan el sello del productor) en “All I Want”. De allí, todo entra en tierra más experimental con “Home Is A Feeling”, pieza que rompe la energía inicial del disco mediante sonidos diluidos y voces que se acoplan perfectamente a esa aura media difusa e introspectiva, tan característica de Ride. La canción que da nombre a este trabajo de los ingleses es uno de los puntos altos: sigue el humor de la anterior, pero con una cadencia que experimenta muchas variaciones a nivel rítmico, mas no logra romper su espíritu. Recuerda, en belleza e intensidad, a algunos pasajes de esa maravillosa pieza sonora llamada “Nowhere”. Lo mismo se da con esa otra estrella llamada “Impermanence”, en la que el sonido repta suavemente por la seda mientras se describe una letra simple, pero que no carece de profundidad.

El sonido más rockero se gatilla con “Lateral Alice”. Su línea de guitarra aérea con un beat de percusión que le imprime velocidad saca un poco de la hipnosis que se genera con los temas anteriores, mientras “Rocket Silver Symphony” rememora ese lado más dreamy de la banda, pero no le alcanza para ser una canción completamente buena: mucho uso de efectos electrónicos que se sienten old school y que descontextualizan a cada rato la potencia que se desencadena en los coros. Lo mismo pasa con “Cali”: fuerte base melódica a la que destiñe una letra descuidada. El cierre es precedido por esa pequeña tormenta de ruido llamada “Integration Tape” y “White Sands”. Esta última, a pesar de ser bastante melancólica, sabe sorprender con coros que le aportan cierto dramatismo, bases que toman una vibra casi de un jamming y un estilo jazzístico en la batería.

Ride es de esas bandas que uno escucha desde la expectativa y eso es lo que ellos siempre han tratado de combatir. En cada álbum que siguió a esa joya llamada “Nowhere” (1990) hay algo de reinvención y riesgo, cosa que no cambió en “Weather Diaries”. Si bien, este último se encuentra con algunos escollos al introducir ciertos recursos sonoros, sí logra momentos en los que la banda alcanza ese brillo que los ha caracterizado siempre. Sin duda, un lanzamiento que los posiciona dentro del panorama actual de la música y que deja la puerta abierta para esperar, por qué no, nuevos discos.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Deftones – “Ohms”

Publicado

en

Ohms

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado nü metal, que vio nacer y morir a variados proyectos, quedó atrás y es nada más que un rótulo para una banda que rápidamente expandió sus horizontes. Así ha sido el recorrido de Deftones que, con nueve discos, se sacudió del estereotipo para desembocar en álbumes como “Ohms”.

Y es que su último trabajo va más allá de lo etéreo y las atmósferas. O, al menos, desde otra perspectiva. Pese a ser una banda que transita por intensas sensaciones, nunca había estado tan clara la línea entre aquellos elementos. Gracias al reencuentro con Terry Date, un viejo conocido en la producción (“Adrenaline”, “Around The Fur”, “White Pony”, “Deftones”), la banda plantea un interesante equilibrio: los arreglos conviven –y se escuchan– sin quitarse protagonismo. No sobran, no son caprichosos, no son antojadizos.

“Genesis” y “Ceremony” representan un poco aquella relación. La primera, como single, elevó las expectativas y cumplió. Por su parte, el segundo track, mucho más melódico y limpio, permite apreciar mejor los matices que estarán presentes a lo largo del álbum. Es difícil exigirles siempre un poco más a bandas como Deftones, ya que a estas alturas el conjunto no necesita demostrar más que calidad; su sonido se encuentra tan arraigado, que toda sorpresa es un detalle más de una meticulosa producción.

Resulta curioso que aquellos detalles esta vez no quedaron a cargo de las cuerdas y un par de efectos, sino que pasaron a ser administrados con mayor protagonismo por Frank Delgado en los sintetizadores y máquinas. Así, todo dialoga orgánicamente a la par de un inspirado Stephen Carpenter, que se atreve a jugar con los compases, como en “Urantia”, y se desata con estridencia en los ensordecedores pasajes de “Error” y la bella “Pompeji”, quizá la canción más completa del disco. Toda esa potencia y densidad puede responder a muchas variantes y posibilidades. ¿Cómo hacer contrapeso y acompañar a Carpenter? ¿Es más que una decisión estética que en cada disco sume más cuerdas a la guitarra principal?

La seguridad que entrega Sergio Vega en el bajo ha sido un aporte de frescura y actitud, como queda demostrado en “Radiant City”. Si bien, su participación en la banda ya cumple cuatro álbumes, hoy más que nunca se trata de su disco, y “Ohms” debería ser revisado bajo su prisma. Su presencia es aglutinante, está sumamente marcada y funciona en complicidad. Según entrevistas, Vega aportó activamente en la composición y con los riffs más potentes, asumiendo ese rol de compañía y contraparte. Su estilo no pasa inadvertido y ha potenciado varias virtudes del grupo. Por un lado, las guitarras más graves de Carpenter y, por otro, las baterías de un Cunningham menos atrevido, pero manteniéndose igual de intenso.

Con “Ohms”, más allá del cliché que puede significar volver a los orígenes, Deftones ha sabido administrar un concepto más que robusto, que no descansa tan sólo en un desfile de distorsiones para riffs profundos y veloces. Su complejidad radica en las posibilidades que exploran con el pasar del tiempo, dotando a sus canciones de una sensibilidad e intimidad que dialoga con una experiencia oscura y agresiva.


Artista: Deftones

Disco: Ohms

Duración: 46:17

Año: 2020

Sello: Reprise


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 3 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 3 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 6 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas