Conéctate a nuestras redes

Discos

Richard Hawley – Standing At The Sky’s Edge

Publicado

en

Uno de los tesoros musicales del archipiélago británico menos conocidos, es una estrella de pop. Claro, Richard Hawley se hizo conocido con propuestas tan románticas como sentidas, siendo reconocido como uno de los mejores en esa extraña especie que son los “crooners de Sheffield”.

Para muchos, fue recién reconocido por el lado B que grabó con Arctic Monkeys, “You & I”, pero quienes siguen la escena británica, notarán que Hawley no es un aparecido –lleva 3 décadas en esto- y que lleva un buen rato, con proyectos como Longpigs o incluso colaborando con Pulp, con quienes hace poco tocó en Reading.

Pero es su carrera solista la que ha presentado más variaciones. Si “Lady’s Bridge” (“Mute”, 2007) era un registro rockabilly más romántico o “Truelover’s Gutter”, del mismo álbum, fue un tierno y tímido homenaje al desamor más doloroso, “Standing At The  Sky’s Edge”, el séptimo álbum de estudio del orgullo de Sheffield, cambia nuevamente el escenario y presenta a Hawley más reflexivo y potente que nunca.

Y aunque el título del álbum llame a creer que la música será grandilocuente y que Hawley dejaría de ser terrenal para mostrarse como un Dios de la guitarra, nada más alejado de eso: “Standing At The Sky’s Edge” es un registro crudo, con los pies bien puestos en la tierra, que no aspira a más que revisitar el rock psicodélico de finales de los 60, como simboliza la portada del disco. De hecho, el nombre del registro no significa “Parado en el filo del cielo” sino que “Parado en Sky’s Edge”, un sitio en Sheffield bastante poco etéreo.

No deja de ser curiosa la apuesta por las canciones robustas y ruidosas, con bastantes arreglos de guitarra y con solos de maravilla, aunque el inicio lleve a engaños incluyendo citaras y cuerdas, pero “She Brings The Sunlight” es oscura y densa, siendo la antítesis de su título.

Quizás el momento más anexado con el romanticismo de Hawley sea “Seek It”, que recuerda al pop sesentero más tierno, pero con esa nébula que acompaña al resto del LP. El track que le da el nombre al disco tiene una vibra folk y una vocación narrativa que se mezcla con un sonido lleno de capas que se descubren tras varias oídas, como el resto del registro, condensando bien el espíritu de un álbum que no es sencillo de escuchar, pero que cuando alguien se sumerge en él, lo hace a fondo.

Es que Hawley no sólo suena bien, sino que también denota ganas genuinas de sonar así, tal como el beat de “Down In The Woods” y su garage rock intenso, denotan metáforas hiperbólicas pero creíbles, como pocos lo pueden hacer, o en “Don’t Stare At The Sun” donde las lamentaciones se transforman en melodías que pasan desde la ternura al guitarreo más muscular, con un solo hermoso y una letra que apela a la afectación del desamparo. Nada nuevo para Mister Hawley, en todo caso.

Pero donde la maestría de este tándem de canciones se manifiesta en su máxima expresión, es en la gigantesca mezcla de “The Wood Collier’s Grave” y “Leave Your Body Behind You”, que en la práctica son un misma canción. Aquí se pasa del tema recurrente del crooner, el amor perdido, pisoteado, despechado, pero sin clichés, hacia la autoafirmación de que es mejor seguir adelante, aunque sea sólo en espíritu. Como se ve, clásico de Richard Hawley.

Entonces, ¿por qué tanta habladuría de que hay una reinvención de su estilo? Debe ser porque es así. Los amplificadores, el uso de los recursos del sonido y el desarrollo de las composiciones apelan a otros estilos, aunque en el fondo siga siendo el mismo.

No es una reinvención, sino que sólo se trata de las inquietudes de un crooner que sabe que las canciones deben ir donde las canciones puedan llegar, y que si por eso debe pasar por encima de su propia firma, lo harán. Y es ahí cuando se agradece que para muchos no sea conocido, porque sí que vale la pena que muchos lo conozcan por este notable “Standing On The Sky’s Edge”.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Deftones – “Ohms”

Publicado

en

Ohms

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado nü metal, que vio nacer y morir a variados proyectos, quedó atrás y es nada más que un rótulo para una banda que rápidamente expandió sus horizontes. Así ha sido el recorrido de Deftones que, con nueve discos, se sacudió del estereotipo para desembocar en álbumes como “Ohms”.

Y es que su último trabajo va más allá de lo etéreo y las atmósferas. O, al menos, desde otra perspectiva. Pese a ser una banda que transita por intensas sensaciones, nunca había estado tan clara la línea entre aquellos elementos. Gracias al reencuentro con Terry Date, un viejo conocido en la producción (“Adrenaline”, “Around The Fur”, “White Pony”, “Deftones”), la banda plantea un interesante equilibrio: los arreglos conviven –y se escuchan– sin quitarse protagonismo. No sobran, no son caprichosos, no son antojadizos.

“Genesis” y “Ceremony” representan un poco aquella relación. La primera, como single, elevó las expectativas y cumplió. Por su parte, el segundo track, mucho más melódico y limpio, permite apreciar mejor los matices que estarán presentes a lo largo del álbum. Es difícil exigirles siempre un poco más a bandas como Deftones, ya que a estas alturas el conjunto no necesita demostrar más que calidad; su sonido se encuentra tan arraigado, que toda sorpresa es un detalle más de una meticulosa producción.

Resulta curioso que aquellos detalles esta vez no quedaron a cargo de las cuerdas y un par de efectos, sino que pasaron a ser administrados con mayor protagonismo por Frank Delgado en los sintetizadores y máquinas. Así, todo dialoga orgánicamente a la par de un inspirado Stephen Carpenter, que se atreve a jugar con los compases, como en “Urantia”, y se desata con estridencia en los ensordecedores pasajes de “Error” y la bella “Pompeji”, quizá la canción más completa del disco. Toda esa potencia y densidad puede responder a muchas variantes y posibilidades. ¿Cómo hacer contrapeso y acompañar a Carpenter? ¿Es más que una decisión estética que en cada disco sume más cuerdas a la guitarra principal?

La seguridad que entrega Sergio Vega en el bajo ha sido un aporte de frescura y actitud, como queda demostrado en “Radiant City”. Si bien, su participación en la banda ya cumple cuatro álbumes, hoy más que nunca se trata de su disco, y “Ohms” debería ser revisado bajo su prisma. Su presencia es aglutinante, está sumamente marcada y funciona en complicidad. Según entrevistas, Vega aportó activamente en la composición y con los riffs más potentes, asumiendo ese rol de compañía y contraparte. Su estilo no pasa inadvertido y ha potenciado varias virtudes del grupo. Por un lado, las guitarras más graves de Carpenter y, por otro, las baterías de un Cunningham menos atrevido, pero manteniéndose igual de intenso.

Con “Ohms”, más allá del cliché que puede significar volver a los orígenes, Deftones ha sabido administrar un concepto más que robusto, que no descansa tan sólo en un desfile de distorsiones para riffs profundos y veloces. Su complejidad radica en las posibilidades que exploran con el pasar del tiempo, dotando a sus canciones de una sensibilidad e intimidad que dialoga con una experiencia oscura y agresiva.


Artista: Deftones

Disco: Ohms

Duración: 46:17

Año: 2020

Sello: Reprise


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 3 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 4 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 7 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas