Conéctate a nuestras redes

Discos

Richard Hawley – Standing At The Sky’s Edge

Publicado

en

Uno de los tesoros musicales del archipiélago británico menos conocidos, es una estrella de pop. Claro, Richard Hawley se hizo conocido con propuestas tan románticas como sentidas, siendo reconocido como uno de los mejores en esa extraña especie que son los “crooners de Sheffield”.

Para muchos, fue recién reconocido por el lado B que grabó con Arctic Monkeys, “You & I”, pero quienes siguen la escena británica, notarán que Hawley no es un aparecido –lleva 3 décadas en esto- y que lleva un buen rato, con proyectos como Longpigs o incluso colaborando con Pulp, con quienes hace poco tocó en Reading.

Pero es su carrera solista la que ha presentado más variaciones. Si “Lady’s Bridge” (“Mute”, 2007) era un registro rockabilly más romántico o “Truelover’s Gutter”, del mismo álbum, fue un tierno y tímido homenaje al desamor más doloroso, “Standing At The  Sky’s Edge”, el séptimo álbum de estudio del orgullo de Sheffield, cambia nuevamente el escenario y presenta a Hawley más reflexivo y potente que nunca.

Y aunque el título del álbum llame a creer que la música será grandilocuente y que Hawley dejaría de ser terrenal para mostrarse como un Dios de la guitarra, nada más alejado de eso: “Standing At The Sky’s Edge” es un registro crudo, con los pies bien puestos en la tierra, que no aspira a más que revisitar el rock psicodélico de finales de los 60, como simboliza la portada del disco. De hecho, el nombre del registro no significa “Parado en el filo del cielo” sino que “Parado en Sky’s Edge”, un sitio en Sheffield bastante poco etéreo.

No deja de ser curiosa la apuesta por las canciones robustas y ruidosas, con bastantes arreglos de guitarra y con solos de maravilla, aunque el inicio lleve a engaños incluyendo citaras y cuerdas, pero “She Brings The Sunlight” es oscura y densa, siendo la antítesis de su título.

Quizás el momento más anexado con el romanticismo de Hawley sea “Seek It”, que recuerda al pop sesentero más tierno, pero con esa nébula que acompaña al resto del LP. El track que le da el nombre al disco tiene una vibra folk y una vocación narrativa que se mezcla con un sonido lleno de capas que se descubren tras varias oídas, como el resto del registro, condensando bien el espíritu de un álbum que no es sencillo de escuchar, pero que cuando alguien se sumerge en él, lo hace a fondo.

Es que Hawley no sólo suena bien, sino que también denota ganas genuinas de sonar así, tal como el beat de “Down In The Woods” y su garage rock intenso, denotan metáforas hiperbólicas pero creíbles, como pocos lo pueden hacer, o en “Don’t Stare At The Sun” donde las lamentaciones se transforman en melodías que pasan desde la ternura al guitarreo más muscular, con un solo hermoso y una letra que apela a la afectación del desamparo. Nada nuevo para Mister Hawley, en todo caso.

Pero donde la maestría de este tándem de canciones se manifiesta en su máxima expresión, es en la gigantesca mezcla de “The Wood Collier’s Grave” y “Leave Your Body Behind You”, que en la práctica son un misma canción. Aquí se pasa del tema recurrente del crooner, el amor perdido, pisoteado, despechado, pero sin clichés, hacia la autoafirmación de que es mejor seguir adelante, aunque sea sólo en espíritu. Como se ve, clásico de Richard Hawley.

Entonces, ¿por qué tanta habladuría de que hay una reinvención de su estilo? Debe ser porque es así. Los amplificadores, el uso de los recursos del sonido y el desarrollo de las composiciones apelan a otros estilos, aunque en el fondo siga siendo el mismo.

No es una reinvención, sino que sólo se trata de las inquietudes de un crooner que sabe que las canciones deben ir donde las canciones puedan llegar, y que si por eso debe pasar por encima de su propia firma, lo harán. Y es ahí cuando se agradece que para muchos no sea conocido, porque sí que vale la pena que muchos lo conozcan por este notable “Standing On The Sky’s Edge”.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Pearl Jam – “Gigaton”

Publicado

en

Gigaton

Hay bandas que tienen un legado tan amplio y exitoso, que pareciera innecesario que continúen sumando trabajos a su catálogo, más aún cuando siguen teniendo vigencia por su historia e impronta. De ese tipo de bandas es Pearl Jam, ícono del grunge en los noventa y actualmente poseedores de uno de los mejores shows en vivo dentro del rock. Cargando con eso, y con la presión de que sus últimos dos discos no terminaron de convencer a la crítica, los de Seattle se sumergieron nuevamente en el estudio, logrando disipar las dudas de quienes los creían creativamente a la deriva porque, si bien “Gigaton” está lejos de ser un disco rupturista o novedoso, da con la dosis perfecta de madurez, rabia y rock para afrontar un mundo que se cae lentamente a pedazos.

Quien dijo que todo se ha dicho, renunció a la satisfacción”, canta Vedder en el coro de “Who Ever Said”, y quizás eso explica el porqué de seguir lanzado discos para los creadores de “Come Back”. El hecho de que todavía hay mucho por escribir y explorar es el motor para Pearl Jam, quienes en esta aventura decidieron acompañarse por Josh Evans para dar con nuevos aires sin perder su identidad sonora. De esta nueva búsqueda nace “Dance Of The Clairvoyants”, primer adelanto de “Gigaton”, y la que será la más rupturista de las doce piezas que completan el álbum, logrando incluso, tras ser liberada, dividir a los fans más pragmáticos por lo novedoso del sonido para los cánones de la banda.

Otra de las claves para entender este nuevo lanzamiento es que Vedder y compañía todavía tienen algo que decir.            Quizás la rabia adolescente de “Ten” (1991) o “Vs.” (1993) ya no esté, pero sí sigue existiendo un malestar generalizado con quienes nos gobiernan y con el estilo de vida que llevamos. Que en la electrizante “Quick Escape” cite directamente a Trump o que en “Alright” relaten el lado bueno de la soledad, muestra a una banda que sigue escribiendo desde el corazón.

Es esa misma pasión la que los mantiene unidos después de más de veinte años y la que hace que todos tengan su espacio en el grupo, a tal punto, que en este disco todos tengan oportunidades para escribir y componer. Eso permite dos cosas: que el álbum pase por muchos estados anímicos y que también todos tengan momentos para lucirse. Por ejemplo, en “Take The Long Way” (canción compuesta por Matt Cameron) podemos sentir la energía y el desplante del ex baterista de Soundgarden de manera magistral, para luego sumergirnos en las cuerdas de la cíclica “Buckle Up”, creada por Stone Gossard.

Quizás el punto más emotivo del registro llega en “Comes Then Goes”, donde es imposible no relacionar la letra de Eddie con la partida su amigo Chris Cornell, en una canción country que recuerda al sonido de “Into The Wild” (2007) y que comienza a marcar el cierre del trabajo, donde los decibeles rockeros y enérgicos de las primeras canciones van mutando a melodías folk y acústicas.

“Retrograde”, compuesta por Mike McCready, y “River Cross” cierran un trabajo que vuelve a poner en el radar discográfico a Pearl Jam y que da fe de que las cosas están mejorando dentro del estudio, donde, además de crear canciones de estadio (su marca registrada), dan con piezas emotivas y bien ejecutadas. Quizás lo que más quedó al debe en “Gigaton” fue la distribución de estas o el amago a experimentar más en su sonido, pero ya habrá una próxima oportunidad, porque con los de Seattle nunca está todo dicho.


Artista: Pearl Jam

Disco: Gigaton

Duración: 57:03

Año: 2020

Sello: Monkeywrench / Republic


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Gigaton Gigaton
DiscosHace 21 horas

Pearl Jam – “Gigaton”

Hay bandas que tienen un legado tan amplio y exitoso, que pareciera innecesario que continúen sumando trabajos a su catálogo,...

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 2 días

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 6 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 1 semana

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

Publicidad
Publicidad

Más vistas