Rex Brown – “Smoke On This…”

martes, 12 de septiembre de 2017 | 12:54 am | No hay comentarios
Rex Brown – “Smoke On This…”

Artista:

Rex Brown

Álbum:

Smoke On This...

Año:

2017

Sello:

Entertainment One

Con sólo ver la portada de “Smoke On This…” nos damos cuenta de que Rex Brown está haciendo toda una declaración de principios: aparece con su guitarra al hombro y despojado de su inseparable bajo, postal a la que nos ha tenido acostumbrado durante estos casi 30 años de carrera. Precisamente para erradicar los fantasmas del pasado, Brown se rodeó de viejos conocidos en esta primera incursión como vocalista y guitarrista al frente de un proyecto, tipos que conocen el negocio, que logran aportar a su sonido y, principalmente, que lo ayudaron a encontrar su voz como primer desafío, algo que, según sus propias palabras, le tomó mucho tiempo. Con Nashville como centro de operaciones, el equipo estuvo conformado por el guitarrista y compositor Lance Harvill, el baterista de Accept, Christopher Williams, y el productor Caleb Sherman, quienes fueron piezas fundamentales en la creación musical del oriundo de Graham, Texas, un trabajo que se percibe personal, directo y lleno de confianza.

“Lone Rider” y “Crossing Line” prenden el ambiente con riffs llenos de energía, que golpean directamente en la cara; una dupla efectiva de buen rock con una parte de la brújula ubicada en la estructura setentera, pero con un sonido que bien podría situarse en el radar más noventero, no obstante, es “Buried Alive” la que se roba todas las miradas. Inspirada en lo que tuvo que pasar después de la pérdida del eterno Dimebag Darell, la canción se empapa del sonido personal del “Led Zeppelin III” (1970), con un remate poderoso hacia el final sin perder en ningún momento el balance entre la agresión eléctrica y la introspección acústica. “Train Song” vuelve a la carga con el riff más denso y metalero que encontraremos en toda la placa, con una muralla de guitarras realmente atronadora, mientras que “Get Yourself Alright” sorprende gracias a la sitar tocada por el propio Sherman, lo que inevitablemente le da un toque beatlesco, efecto que según el mismo Brown es totalmente intencional. Además, la mezcla del slide con el instrumento indio imprimen un aire lánguido en los versos, pero la electricidad y la batería más acelerada de Williams aumentan las pulsaciones hacia el final.

En la segunda parte de la placa definitivamente se aprecia un espíritu mucho más reflexivo. La delicada y prístina “Fault Line” nos hace viajar a ese rock de estampa más sureña que Rex lleva en su ADN, aspecto que se vio totalmente realzado mediante la ayuda del colaborador de Lynyrd Skynyrd, Peter Keyes, con un hermoso cierre de piano que conduce a “What Comes Around Goes Around”, una pieza oscura, pero a la vez cálida, mientras que “Grace” –con una onda cercana a los trabajos más reposados de The Beach Boys– resulta interesante, distinta y extrañamente luminosa comparada con la vibra general del disco.

Otra canción que ayuda a energizar esta parte del larga duración es “So Into You”, en la que se muestran los dotes de Rex en la guitarra principal y se perciben matices floydianos, que también se hacen presentes en “Best Of Me”, posiblemente una de sus canciones más desgarradoras. La dualidad de “One Of These Days” da un cierre triunfal, ya que Brown es capaz de construir un binomio sónico que en un primer escenario encamina al oyente bajo una atmósfera críptica, oscilante y amenazadora, para después hacerlo caer en un vacío acompañado únicamente de su voz y del teclado, lo que revienta en un solo de guitarra y un final muy deudor de The Beatles de la última época.

El ingrediente más interesante de “Smoke On This…” es la manera en que las influencias clásicas del artista construyen un relato potente, coherente, sólido y sin pirotecnias innecesarias. Si los devotos del sonido de Pantera o Down vienen a buscar retazos de ese pasado, no los van a encontrar aquí, pero tampoco deberían sentirse decepcionados. La ventaja de los discos solistas de los grandes referentes del rock es que nos muestran de qué están hechos, y nos permiten entender lo que alguna vez aportaron a sus bandas madre. En esta pasada, Rex Brown no sólo se desprendió de su bajo, sino que fue capaz de sacarse de encima sus propias cargas como el eterno colaborador de todos para encontrar su voz, y vaya que lo logró con creces.

Por Pablo Cerda

Enlace corto:

Comentar

Responder