Conéctate a nuestras redes

Discos

Radiohead – “A Moon Shaped Pool”

Publicado

en

La música de los ingleses Radiohead es una bomba de racimo; una especie de caja de pandora que hiere, inspira y entibia el alma según la posición o el estado anímico de quien la escucha; puede hacer feliz o puede romper algo dentro. Aquello es un escozor para ellos mismos incluso. Thom Yorke y compañía huyen de esa molestia llamada complacencia y llevan casi veinte años rascándose ese letargo de una forma irónicamente letárgica. Esa incomodidad inspiró tal vez “How To Dissapear Completely” del fundamental “Kid A” (2000), cansados del ajetreo que significó ese otro pilar en la historia de la banda, “OK Computer” (1997). Lo que sucedió el primer fin de semana de mayo de este año es una oda a la canción antes mencionada: Radiohead borró todo de sus redes sociales y página web oficial por un par de días, reemplazándolo por fotos en blanco; esa estrategia de anti-marketing fríamente calculada fue el puntapié inicial para “A Moon Shaped Pool”, su noveno disco de estudio.

RADIOHEAD 01Desaparecer del entorno digital supone una metáfora respecto a lo que “A Moon Shaped Pool” implica: una reconexión con lo humano, con lo orgánico. “Desert Island Disk” y “Present Tense” funcionan como claros ejemplos de ello, con arpegios de guitarra que le otorgan un color menos maquinal, menos frío. La interesante inaccesibilidad y complejidad de “The King Of Limbs” supuso un punto álgido en la exploración musical de la banda y este disco viene a aterrizar, sensibilizar y dotar su música de una piel nueva. Nunca antes Radiohead había basado tanto una canción en los arreglos de cuerdas como en “Burn The Witch”, una composición que, si seguía de largo en el in crescendo, podría haber sido una continuación de “Threnody For The Victims Of Hiroshima” de Krzysztof Penderecki. Ese acercamiento a la música docta va y viene de vuelta, ellos se han nutrido de ella y músicos como Steve Reich, bastión del minimalismo, se han influenciado en la música de Radiohead.

“Daydreaming”, el segundo adelanto publicado luego del blackout virtual de los ingleses, se alimenta con sonda de la desolación y la melancolía de canciones como “Videotape” o “Pyramid Song”. De alguna forma se siente como si Yorke se hubiese limpiado a sí mismo en sus proyectos personales y hubiera regresado con nuevos bríos, “A Moon Shaped Pool” tiene mucho de sus trabajos solistas, pero este sonido no hubiera sido posible de ninguna forma sin sus compinches de siempre; sin los afanes explorativos de Jonny Greenwood, sin la precisión de reloj de Phil Selway a la batería, sin la firmeza de Colin Greenwood en el bajo o sin la certeza de Ed O’Brien en las guitarras, este álbum no sería lo mismo.

RADIOHEAD 02“Ful Stop” tiene dos cualidades fundamentales en el desarrollo del disco: la primera es servir como una de las pocas canciones up-tempo, y la segunda es formar parte de una pequeña gran trampa; tanto esta canción como “Identikit”, “Present Tense” y por sobre todo la sobrecogedora “True Love Waits” fueron de alguna forma “recicladas” para poblar este álbum, considerando que ya ha habían sido interpretadas en vivo, sin embargo, nunca incluidas oficialmente en ningún trabajo de estudio. Pero vamos por partes: “Ful Stop” conserva el BPM, aunque en estudio suena más cálida y mucho más contenida que en vivo, casi rozando el krautrock. “Identikit” mantiene la pulsión y gana en profundidad. “Present Tense” se mantiene casi igual en intención, pero los elementos que le son incluidos la enriquecen, teniendo en cuenta que en vivo fue interpretada la mayoría de las veces en formato totalmente acústico. Y en esa misma senda la que más muta es “True Love Waits”, un clásico de la banda que ya a fines de la década pasada (cuando vinieron a nuestro país) ya estaba totalmente transformada. Ahora Yorke la retoma sin tantos efectos, la traslada al teclado y la ralentiza para darle un nuevo aunque igualmente triste toque.

Hay dos dimensiones para analizar lo que “A Moon Shaped Pool” entrega: es un viaje y un destino. Un viaje porque cada una de sus canciones lo es, y un destino porque agarran sus maletas y se instalan en una vereda distinta de su propio espectro. El cuándo volverán a mudarse es un misterio y engrandece la leyenda detrás de este quinteto. Tal vez no es su mejor disco, aunque fácilmente entra en el top 5 y por una simple razón: después de tantos años huyendo de sí mismos, jugar a encontrarse es un nuevo cuadro en esta obra de teatro.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Pingback: Nuevo video en vivo de Radiohead: “The Numbers” » HumoNegro.com

Responder

Discos

Big Thief – “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”

Publicado

en

Dragon New Warm Mountain I Believe In You

Con cuatro discos bajo el brazo y firmando un catálogo que en su estilo roza la perfección, es difícil no prestar atención a lo que sea que la banda de Brooklyn tenga que decir. Es en este escenario que el cuarteto se decide a subir la apuesta e invita a recorrer un disco que no sólo tiene un título increíblemente extenso, sino que, además, se despliega a lo largo de 20 canciones y nada menos que 80 minutos. A la mirada de muchos, probablemente excesivo, y sin duda tremendamente arriesgado conociendo los desafíos que presentan las placas de esta extensión, que habitualmente tienden más a repetirse que a proponer nuevos motivos sonoros que justifiquen su duración. Por fortuna, justamente es en ese apartado donde Big Thief se anota su mayor triunfo, dando vida a un viaje que básicamente hace de la exploración sonora su máximo objetivo.

Una de las primeras cosas que llama la atención de “Dragon New Warm Mountain I Believe In You” es que, a diferencia de sus trabajos anteriores, la banda optó por entregar la producción del disco a James Krivchenia, baterista del conjunto, en un giro que, a vista de los resultados, parece haber sido un completo acierto. Krivchenia se encarga no sólo de abrir los espacios necesarios para la exploración sonora del conjunto, sino que además aprovecha perfecto sus áreas de mayor destreza y termina regalándole al disco una identidad que en términos rítmicos es increíblemente atractiva. Ejemplos de esto hay múltiples a lo largo del tracklist, siendo quizás los más evidentes lo que vemos pasar en “Time Escaping”, corte plagado de pequeñas y rústicas percusiones, o también todo lo que acompaña la trastienda de cortes de naturaleza más delicada, como “Change” o “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”, donde hasta carámbanos (estalactitas de hielo) aparecen en los créditos. Una delicia para disfrutar con audífonos.

Sin embargo, es en la esquina estilística donde este trabajo se desmarca. Sin ir más lejos, basta escuchar los tres primeros cortes para ver cómo hay una intención explícita por no permanecer en el mismo lugar sonoro. “Change” abre con una propuesta indie folk, que luego da paso a “Time Escaping” de identidad más experimental, en lo que se podría catalogar de folk psicodélico con toques de funk, y luego “Spud Infinity” vuelve a mover las cosas, trasladando todo a un terreno de abierto espíritu country (trompe incluido y además ineludible durante toda la canción). No obstante, el álbum no se queda ahí y se las arregla para seguir sumando nuevas propuestas. Así van transitando ante nosotros el maravilloso dreampop de “Flower Of Blood”, el hipnótico trip hop de ¨Blurred View” –encargado de cerrar la primera mitad del viaje–, momentos de desvergonzado pop como en la contagiosa “Simulation Swarm”, e incluso cortes como “Dried Roses” o “Promise Is A Pendulum”, mucho más en línea con el trabajo solista de Lenker.

En lo lírico, “Dragon New Warm Mountain I Believe In You” también se anota más de una postal digna de destacar. La más obvia viene de la mano del track que da nombre al disco y que se encarga de terminar el diálogo que la propia Lenker abre en “Anything” del álbum “Songs” (2020). Mucho de separaciones, o más bien de dejar partir, hay en la narrativa de Lenker en esta oportunidad también, en un tono que va desde la aceptación, como en la sobrecogedora “Promise Is A Pendulum”, a momentos de dolorosa reflexión, como en “Little Things”. Sin embargo, son los ciclos y sus cierres (dolorosos o no) donde más se eleva este álbum en lo narrativo, siendo el círculo más interesante el que la banda decide crear entre “Change”, que abre la placa, y “Blue Lightning”, encargada de cerrar el disco. Acá vemos cómo al comienzo Lenker canta “Vivirías para siempre / Nunca morirías” y sólo al final del disco responde diciendo: “Quiero vivir para siempre / Hasta que muera”, lo que básicamente es un rotundo “no”. Simplemente brillante.

Mucho hay para decir de este gran álbum. De hecho, una de ellas es que por primera vez la banda se aventura a incluir un quinto integrante, en este caso Mat Davidson (arreglos de cuerdas, pedal steel y acordeón), contribuyendo en siete de los veinte tracks, lo que, de alguna manera, resume muy bien el momento que está atravesando el conjunto. “Dragon New Warm Mountain I Believe In You” es un álbum de un grupo dispuesto a abrir puertas, estilísticas, personales e incluso técnicas. Es un trabajo que apuesta fuerte y no se queda corto a la hora de dar vida a un viaje multifacético, consistente y, sobre todo, entretenido de escuchar. Algo de encantamiento hay en el momento que vive el conjunto; incluso la misma Adrianne Lenker ha reconocido que la dinámica del conjunto le parece mágica, lo que hace difícil pasar por este álbum y sentarse a esperar el próximo gran trabajo del conjunto. Lo mejor es sumergirse sin contemplaciones en este viaje y disfrutar el momento porque nunca sabemos cuánto va durar la magia.


Dragon New Warm Mountain I Believe In YouArtista: Big Thief

Disco: Dragon New Warm Mountain I Believe In You

Duración: 80:13

Año: 2022

Sello: 4AD


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dragon New Warm Mountain I Believe In You Dragon New Warm Mountain I Believe In You
DiscosHace 3 días

Big Thief – “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”

Con cuatro discos bajo el brazo y firmando un catálogo que en su estilo roza la perfección, es difícil no...

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 1 semana

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 2 semanas

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 3 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 4 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 1 mes

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas