Conéctate a nuestras redes
...Like Clockwork ...Like Clockwork

Discos

Queens Of The Stone Age – “…Like Clockwork”

Publicado

en

Quizás fue la tormentosa espera de casi seis años, o también pudo haber sido la avalancha de colaboraciones que se anunciaron. Como sea, la expectativa por el lanzamiento de “…Like Clockwork” alcanzó niveles inusitados. El retorno de Nick Oliveri y de Dave Grohl hacía que algunos presagiaran un regreso al rock más desértico de “Songs For The Deaf” (2002), mientras que las apariciones de Alex Turner, Trent Reznor, Jake Shears e incluso de Elton John, otorgaban una cuota de incertidumbre respecto al tono y la atmósfera de este nuevo disco.

Y es que si nos basamos en el historial de personajes que han transitado por Queens Of The Stone Age, podemos establecer diferencias sustanciales respecto de su impacto final en las diferentes obras. A veces resultan esenciales (Mark Lanegan y Dave Grohl en “Songs For The Deaf”), en algunas ocasiones son más cosméticas (Julian Casablancas en “Era Vulgaris”), mientras que otras veces son sencillamente imperceptibles (Shirley Manson en “Lullabies To Paralyze”). En el caso de “…Like Clockwork”, quedan finalmente relegadas a un segundo plano para dar paso a la arrolladora figura de Josh Homme, quien vuelve a demostrar que sus obras están hechas para satisfacer, en primer lugar, a sus realizadores. Es por esto que no resulta una sorpresa que prácticamente ninguna canción en todo el álbum pueda caer en la categoría de “hit radial” (como sí lo hicieran anteriormente canciones como “The Lost Art Of Keeping A Secret,”, “No One Knows”, “Little Sister”, etc.). En este sentido pasa a ser un logro el que el disco no caiga en una lógica egoísta o autocomplaciente, entregando momentos sumamente poderosos, que se alimentan de una intensa reflexión y que vienen a ser un fiel reflejo del trayecto que ha recorrido Josh Homme en todos sus años de carrera.

La precisión ha aumentado, culminando en la obra más concisa de la banda desde “Rated R”. No obstante, esto no quiere decir que el resultado final sea una regresión a las primeras obras de Homme. Todo lo contrario, “…Like Clockwork” funciona como una natural progresión de lo hecho en “Era Vulgaris”, manteniendo a ratos una impronta lasciva que se yuxtapone con un trabajo mucho más maduro y trabajado. Se pasa así de la irreverencia de “If I Had A Tail”, a la gentil declaración de “The Vampyre Of Time And Memory”, culminando con la grandiosa “I Appear Missing”. “My God Is The Sun” es quizás el único remanente de una etapa que pareciera cerrarse, para dar paso a obras más personales e introspectivas.

Josh Homme nunca le ha rendido cuentas a nadie, y es por eso que no existen reglas preestablecidas al momento de armar una nueva formación o de crear un nuevo disco. Es así como cada álbum posee su propia identidad, ya sea la precisión de “Rated R” (2000), el viaje desértico de “Songs For The Deaf” (2002), el lúgubre cuento de hadas de “Lullabies To Paralyze” (2005) o el hedonismo de “Era Vulgaris” (2007). Cada una de esas obras se configura como capítulos con idiosincrasias propias, pero que comparten una base común, que es la que le otorga Homme. “…Like Clockwork” mantiene esta lógica, funcionando bajo la dicotomía propia de un álbum de Queens Of The Stone Age, navegando entre la familiaridad y la novedad, entre el ritmo y la potencia, entre la majestuosidad y el ensimismamiento. En definitiva, Queens Of The Stone Age nunca había sonado de esta manera y, al mismo tiempo, nunca había sonado tan bien.


...Like ClockworkArtista: Queens Of The Stone Age

Disco: …Like Clockwork

Duración: 45:59

Año: 2013

Sello: Matador


Publicidad
15 Comentarios

15 Comments

Responder

Discos

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Publicado

en

Bloodmoon: I

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a lo que se podría esperar. También existen casos en que el trabajo final representa un exacto ensamble de elementos entre los involucrados, situación más que aplicable al intenso “Bloodmoon: I”, el debut del proyecto informalmente del mismo nombre, en donde tenemos a dos pesos pesados de la oscuridad: Converge y Chelsea Wolfe. Abordar este trabajo era cosa sencilla con sus antecedentes, ya que la banda se acompañó de la artista en 2016 para una presentación en el festival Roadburn, donde reinterpretaron su catálogo con el componente delicado y, a la vez, poderoso que entrega Wolfe. Al reinterpretar esas composiciones era seguro que algo más saldría, y desde 2019 se comenzó a gestar definitivamente esta colaboración que no escatima recursos en ningún segundo de su oscuro, asfixiante y demandante recorrido.

Desde el primer track, “Blood Moon”, podemos ver como la dinámica entre el frontman Jacob Bannon y Wolfe son el condimento principal de un disco que refleja muy bien la incorporación de los distintos involucrados en su desarrollo. Sumado a la agrupación y la cantante, también participan otros nombres, como Stephen Brodsky de Cave In y Ben Chisolm, quien colabora frecuentemente con la responsable de “Hiss Spun” (2017) en sus proyectos, los que aportan cada uno una visión diferente a la panorámica general que supone el LP.

Por parte de la agrupación, Bannon no sólo desarrolla muy bien la interpretación dramática que se requiere, sino que logra compaginarse con el guitarrista Kurt Ballou en la esencia lúgubre y densa que recorre un disco que, con un relato consistente, se sostiene en cuatro pilares fundamentales para su desarrollo. Esto, porque al mencionado track que inicia el álbum se suman otras canciones como “Viscera Of Man”, “Lord Of Liars” o “Crimson Stone”, cada una funcionando como un pilar que sostiene la obra como tal, concentrando a la misma vez todos los elementos que desfilan de manera esporádica entre cada corte. Independiente de la dualidad entre voces masculina y femenina que se da en la dinámica del disco, el componente que une todos los aportes es la intensidad propia de un disco de Converge, lo que desaparece en contadas ocasiones para dejar al misticismo de Wolfe como protagonista absoluto del relato.

En ese sentido, “Bloodmoon: I” refleja una fórmula que deja entrever que lo mejor está por venir; indudablemente la numeración en el título intuye que podría haber más en el horizonte, y la confianza que logran entre todos para desarrollar el LP es francamente mágica. Un disco de escucha lenta, con mucha atención, y que probablemente tomará más de un intento para cautivar a los más esquivos, tal como suele pasar con prácticamente todas las obras de los involucrados. Eso sí, las crudas emociones reflejadas en sus once composiciones demuestran la honesta intención de texturizar, rearticular y darle forma a un rock gótico que fusiona elementos del doom, folk, hardcore e incluso punk, dando como resultado un sonido sustancioso, con cuerpo y un carácter que va en directa relación con el trabajo lírico.

Puede que “Bloodmoon: I” sea el trabajo más liviano de Converge, pero indudablemente es el más consistente en cuanto a estructura y exploración de sonidos, mostrándonos otra faceta de una banda que ha sabido reinventarse para transitar por distintos géneros en sus años de carrera. Un disco así habría sido imposible sin el aporte fundamental de Chelsea Wolfe, ya que es gracias a su interpretación que se llega a esos paisajes cinemáticos y de tintes apocalípticos, los que finalmente son el perfume esencial de esta obra que, más allá de ser una colaboración sin norte seguro, logra desarrollarse de una manera íntegra y respetuosa como un trabajo colaborativo bajo una idea común, mirada desde diferentes puntos de vista.


Bloodmoon: IArtista: Converge & Chelsea Wolfe

Disco: Bloodmoon: I

Duración: 58:44

Año: 2021

Sello: Epitaph / Deathwish


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas