Contáctanos

Discos

PUP – “The Dream Is Over”

Publicado

en

Con camionadas de actitud a cuestas y en una especie de pacto maldito, los canadienses de PUP decidieron ir a buscar a marcha forzada sobre el escenario las claves que les permitieran crecer como banda. Tras completar la no despreciable suma de 450 presentaciones en dos años y con un vocalista al borde del retiro, producto del trauma laringeo que significó tamaña empresa, el conjunto finalmente logró dar con el camino que les permitió pasar de ser un curioso grupo de debutantes, a una de esas cada vez menos frecuentes bandas donde lo mostrado en el estudio alcanza con lo justo para plasmar el potente show que dan en vivo. Para cerrar el ciclo, el cuarteto llega hoy con un nuevo puñado de canciones, algo que logra mirar de frente sin problemas lo entregado hace tres años, en su álbum homónimo.

PUP 01“The Dream Is Over” (nombre robado de la frase con la que el médico de Stefan Babcock decidió comunicarle la noticia del trauma laringeo) no se anda con rodeos, y si en el pasado se tomaron 34 minutos para dejar el alma en diez canciones, ahora vuelven a hacer lo mismo, pero en menos tiempo. El comienzo del disco entra directo a volar cabezas con “If This Tour Doesn’t Kill You I Will” y “DVP”, que en la práctica se fusionan como un solo track, rápido, enérgico, coreable y directo, donde el primero de ellos funciona como exorcismo perfecto para eliminar los demonios acumulados en la carretera, mientras que el segundo se instala como uno de esos imperecederos himnos de romanticismo alcoholizado, que siempre pueden ser coreados a altas horas de la madrugada con un par de buenos amigos.

“Doubts” sigue en la misma linea argumental de “DVP”, algo más quejosa pero menos rabiosa, sin embargo, igual de coreable que la anterior. “Sleep In The Heat”, confesional y sentida, trata sobre la enfermedad y muerte del camaleón mascota de Babcock, tomándose en lo musical más espacio para los acompañamientos vocales, generando por momentos un ambiente que rememora la luminosidad de los primeros trabajos de sus coterraneos de Arcade Fire. Lo que sigue con “The Coast” baja las revoluciones sin perder fuerza, logrando llevar el ánimo del disco a terrenos más sombríos, que funcionan como puente perfecto para que “Old Wounds” entre de golpe a llenar todos los espacios, con un hardcore rabioso y potente que no da respiros, y en lo lírico no necesita de explicaciones.

PUP 02“My Life Is Over And I Couldn’t Be Happier” y “Can’t Win” vuelven sobre el ánimo trazado al inicio del álbum, con una base musical contagiosa y coros fáciles de seguir, cortesía de la guitarra de Steve Sladkowski, acompañándose de letras que una vez más nos recuerdan ese perdedor que cada cierto tiempo parace no querer dejar de seguirnos. “Familiar Patterns” inicia la recta de salida, conservando el ánimo catártico que tiñe todo el larga duración, y finalmente “Pine Point” (basada en numerosas imágenes del documental “Welcome To Pine Point” de 2011) pone el cerrojo a este segundo capítulo de los canadienses, aventurándose en terrenos musicalmente más calmos y líricamente más metafóricos que lo observado en el resto del álbum, dejando ver una faceta que el cuarteto no suele explorar, pero que logra atravesar sin contratiempos.

Si el manual del punk rock reza que las canciones deben ser cortas, melódicas, plagadas de guitarras distorsionadas y letras que, sin importar lo que digan, se dejen el alma en decirlo, salta a la vista que los oriundos de Toronto corren como alumnos aventajados en el ramo. En 30 minutos “The Dream Is Over” nos llena de himnos que piden a gritos ser cantados con un grupo de amigos a altas horas de la madrugada o después de un pesado día de trabajo. Como buena banda que mira de reojo y con respeto a la vieja escuela, este cuarteto ha decidido encontrar sus musas y estilo en la carretera, y todo lo que hacen pone en evidencia que no se trata de otro producto infesto inventado por un grupo de ejecutivos sentados detrás de un escritorio en una multinacional. Lo que PUP alcanza con este nuevo álbum, pone la hoja de ruta para aquellos que quieren seguir en el camino del punk rock con espíritu.

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Discos

Paradise Lost – “Medusa”

Publicado

en

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género. Paradise Lost lanzaba “The Plague Within”, placa que no tardó en traducirse como una de las mejor logradas a lo largo de su extensa carrera discográfica, generando altas expectativas para lo que sería un próximo trabajo. Repetir la hazaña, o en lo posible entregar una obra mejor lograda, es el contexto en que los muchachos de Halifax lanzan su decimoquinto larga duración titulado “Medusa”, que, si bien no logra causar el impacto inmediato de su predecesor, sí da cuenta del presente fructuoso que gozan los ingleses.

Valiéndose de este clásico personaje de la mitología griega, Paradise Lost hipnotiza con pequeñas sutilezas que aparecen a lo largo del álbum, donde el cuidado por lo sobrio es un acento frecuente. Así lo evidencia su apertura a través del timbre sombrío en el teclado de Gregor Mackintosh en “Fearless Sky”, que, aunque se trate de un arreglo breve, logra introducir en esta atmósfera tétrica propia del doom y que, por vasta experiencia, estos monstruos del metal ya dominan con tranquilidad. El quiebre de ritmo hacia un riff de corte sabático funciona como un gancho atractivo, que concluye con el primer track ofreciendo un inicio prometedor.

“Gods Of Ancient” se inclina hacia un sonido más denso, entrando de lleno a una faceta más tosca de la banda. Las dos canciones siguientes se rigen bajo lineamientos similares: mientras “Fom The Gallows” saca buen provecho de la voz gutural de Nick Holmes, “The Longest Winter” se inclina nuevamente hacia los acompañamientos de teclado, aportándole un matiz fúnebre a la canción, sin perder la fuerza que transmite la interpretación. Esta última logra destacarse como uno de los puntos más altos de la primera porción del álbum.

La segunda mitad comienza con “Medusa”, donde el sonido espeso y poderoso del bajista Steve Edmondson da la consistencia para que la canción viaje a través del relato melancólico de Holmes, quien aprovecha su capacidad de jugar con voces limpias y guturales, intercalándolas de acorde a las distintas intensidades del track. “No Passage For The Dead” retoma la vibra que rescata el sonido de Black Sabbath, mientras que “Blood And Chaos” aumenta ligeramente las revoluciones. El tiro de gracia lo da “Until The Grave”, canción al cierre que logra aunar la sutileza letárgica que ha acompañado ciertos pasajes, con la densidad de la banda y el dinamismo de su vocalista, resultando un cierre redondo para darle fin a la placa.

A pesar de que ambos discos van por intenciones distintas, resulta inevitable hacer la comparación entre “Medusa” con su trabajo anterior. Mientras “The Plague Within” resultó ser un impacto inmediato, su sucesor está un peldaño más abajo en cuanto al gancho de las canciones. “Medusa” es un trabajo donde prima el alto cuidado por los detalles, siendo el aporte de Mackintosh en las teclas el condimento más atractivo. Sin embargo, el ritmo del álbum pareciese estancarse y perder dinamismo en su porción media. Aunque el presente trabajo no baja del buen nivel que presentan las producciones de Paradise Lost, sí es cierto que es un tanto opacado por la superioridad del anterior. Considerados los puntos en contra, “Medusa” es un álbum menos accesible, que requiere más escuchas quizás, pero logra hacerle frente al desafío y demostrar el buen pasar de Paradise Lost en cuanto composición se trata.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 6 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 7 días

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

DiscosHace 3 semanas

Cevladé – “Pinceles y Puñales”

El rapero es un músico, un escritor, un intérprete. Pero el rapero, antes que todo, es un ser humano, y...

Publicidad

Más vistas