Conéctate a nuestras redes

Discos

Pond – Man It Feels Like Space Again

Publicado

en

Cuando en 1965 The Beatles lanzaba su sexto álbum de estudio, “Rubber Soul”, paralelamente a lo que bandas como The Byrds o cantautores como Donovan ya estaban haciendo, se empieza a gestar de manera concreta lo que hoy conocemos como rock psicodélico. Los sonidos y la estética que rodeaba a la música de mayor consumo entre los más jóvenes comienzan a cambiar, y las referencias abiertas al uso de drogas lisérgicas, junto a la revolución hippie de las flores, ya eran una realidad. Un género de corta vida que en su estado puro tuvo su apogeo en 1967, para terminar diluyéndose en los 70 con el progresivo de la escena de Canterbury, en los 80 con el synth y dream pop, y en los 90 con el stoner rock. En la actualidad, al alero de nombres como Tame Impala, Unknown Mortal Orchestra, o Pond, el estilo original parece tener su revitalización definitiva.

POND 01Los australianos de Pond, en su sexto disco de estudio, replican nuevamente la fórmula que les otorgó reconocimiento, desmarcándose de la monotonía exhibida en su entrega anterior, “Hobo Rocket” (2013), para volver a incorporar más elementos sonoros, reconocible virtud de sus primeras placas. En “Man It Feels Like Space Again” las cosas parten gentiles, lo suficientemente asimilables para enganchar a partir de un sonido mucho más emparejado con la psicodelia del pop más enérgico, trayendo al recuerdo lo propuesto por MGMT en todos sus trabajos. Bajo ese prisma, “Waiting Around For Grace” y “Elvis’ Flaming Star”, se funden para dar paso a “Holding Out For You”, un conmovedor tema, riquísimo en matices instrumentales, capaz de llevar a la sincera evocación a través de un epílogo que, enmarcado en un crescendo brillante, se desearía que fuera más extenso todavía y emulara la estructura del post-rock.

“Zond” es una inyección pura de intensidad, que raya en la locura opioide y que desprende la incertidumbre respecto a cuál es el verdadero concepto del álbum. El vaivén rítmico de “Man It Feels Like Space Again” lo confirma “Heroin Start”, una canción oscurecida, que aprovecha de buena manera las tonalidades graves, aunque pueda representar un cambio demasiado brusco en relación a lo mostrado en “Zond”. De aquí en adelante, con poco más de la mitad de la placa recorrida, la disociación es absoluta, sea natural o planeada, la combinación de armonías lleva al disco por un ecléctico camino; “Sitting Up On Our Crane” y “Outside Is The Right Side” vuelven a restituir el ímpetu extraviado apenas un track atrás, predominando en sus respectivos diseños las atmósferas espaciales y las guitarras en efectos flanger – wah más contundentes del álbum. Es en este punto también donde se nota con mayor sentido la inclusión de márgenes sonoros ambiguos, puestos como introductores o focos conclusivos en el grueso de las melodías.

Para terminar de consumar lo planteado por la banda, aparece el penúltimo título, “Medicine Hat”, un sentido country en plan tradicional que se va transformando en una pieza de folk eléctrico contemporáneo, como si de manera casi imperceptible se tratara de Band Of Horses o Fleet Foxes sonando; la transición menos esperada, pero más certera para hacer lugar al remate de “Man It Feels Like Space Again”, homónimo del disco y último single del mismo. Toda la escuela de la psicodelia y POND 02neo psicodelia parece quedar sintetizada en una pista que, en sus enormes 8:22 de duración, va repasando a través de distintos pasajes la esencia del género primigenio y sus derivados, como si el cimiento fuese un amplio y complejo concepto compuesto por diferentes suites, un recurso muy utilizado también en el rock progresivo. Punto aparte es el video que acompaña a la canción; quizás, en la disciplina musical, el trabajo más inquietante del último tiempo.

Pond nos ofrece una placa llena de colores, tal vez demasiados para quienes asumen que en la variedad está el desorden. Para otros, de gustos misceláneos, puede ser un material en extremo disfrutable. Hay que recordar que Pond está fundada por integrantes de sus coterráneos Tame Impala, quedando a día de hoy sólo Jay Watson como miembro fijo de ambas agrupaciones. Los australianos engrosan una lista de excelentes bandas como Temples o Syd Arthur, reivindicadores de un género que se sabe con la facultad de incorporar justificadamente una variedad inacabable de sonidos, ya sea a través del talento inherente de sus actores o de estimulantes de la perspicacia; puesto de otra forma y en palabras de Bill Hicks, el ácido comediante norteamericano: “Si no creen que las drogas han hecho cosas buenas por nosotros, háganme un favor y quemen todos sus discos, porque ¿saben qué?, los músicos que crearon la gran música que enriqueció sus vidas… ¡estaban realmente drogados!”.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Felipe León

    13-Mar-2015 en 2:42 pm

    Cam Avery también está en ambas bandas!

Responder

Discos

The Weather Station – “Ignorance”

Publicado

en

Ignorance

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el radar hasta ahora. Y es que, a pesar de una carrera de más de 10 años, “Ignorance” promete ser la placa que la finalmente logre posicionarla como una de las figuras esenciales de la nueva ola del art pop. Anteriormente, el proyecto de Tamara Lindeman se centraba en darle espacio a las letras más que a la melodía y su voz, debido a que su pluma ha sido el gran punto fuerte a lo largo de su discografía. Sin embargo, en “Ignorance” una banda completa la ayuda a llegar a nuevos niveles para crear las perfectas atmósferas.

Desde las dramáticas cuerdas de “Robber”, el tema de entrada, se puede ver la influencia del resurgimiento pop baroco en su nueva placa. Pero sus composiciones hacen que este dramatismo no sea sólo algo estético, sino que parte de todo un relato que es posible de imaginar gracias a sus letras. “Nunca creíste en el ladrón, creíste que un ladrón debía odiarte para robarte, pero el ladrón no te odia”. Lindeman hace una clara alusión al imaginario capitalista, pero utilizando los elementos del género para una narración gótica. Poderosos violines, sintetizadores, percusión y hasta cuerdas eléctricas son algunos de los elementos que se introducen con esta nueva banda. Sin embargo, la artista jamás pierde su calma ni se deja remecer por la potencia del instrumental. Esta es la perfecta representación de la temática principal del disco, un testigo impotente ante las catástrofes que percibe del mundo.

En “Atlantic”, la poderosa melodía representa el peso de la crisis climática ante manos que no mucho pueden hacer. Su voz se muestra resignada, pero la ansiedad está presente en la rítmica percusión. Además, los detalles de flautas a lo largo del tema le agregan un sentido de aventura ante la calamidad, en una mirada fantasiosa del temor al fin del mundo. Si bien, su voz podría parecer monótona frente a temas tan preocupantes, logra precisamente retratar un cansancio generacional. Y es que, de muchas maneras, “Ignorance” es un álbum de desamor frente al mismo planeta en el que se vive, donde se lucha para encontrar razones por la que seguir amándolo. Así, el disco batalla entre oscuros momentos, aunque con pequeños destellos de luz. Tal como en “Loss”, donde se lamenta la pérdida, pero también se reconoce la necesidad de enfrentarla, en una de las melodías más brillantes de la placa.

En temas como “Parking Lot” se aprecian aquellos momentos que alejan de la negativa mirada humana: “Vi a un pájaro volando y aterrizando en el tejado. Después regresó al cielo, desapareciendo de la vista”. La simpleza de estos momentos la distrae por un segundo de su negatividad en una de las melodías más dulces, donde su búsqueda por momentos de paz se representa entre el juego de cuerdas y batería. La balada a piano “Trust” representa la perspectiva de Lindeman como cantautora; una clara habilidad de crear atmósferas íntimas y atrapantes, pero que también logra transportar con el dramatismo de sus melodías. Asimismo, refleja sus cuestionamientos ante lo volátil de la sociedad y su predisposición al caos. Poco a poco, la melodía se va construyendo con más y más capas detalladas que se presentan mientras relata su historia. El corte final, “Subdivisions”, es quizás una de sus composiciones más clásicas, donde la melodía sería difícil de ser despreciada. De esta forma, su mensaje puede llegar masivamente sin perder su identidad como relatora. Sin despedidas sutiles cierra el disco en un punto alto, en una canción que no hace más que crecer y crecer, con uno de los coros más impecables de toda la placa.

Sería sencillo descartar “Ignorance” como un disco negativo del presente del mundo, sin embargo, el trabajo de The Weather Station está lejos de ser sólo una crítica fría. Existe una clara sensibilidad y un sentido de búsqueda que no deja de avanzar, y cada composición amenaza con volverse estacionaria, pero la adición de su banda la lleva a nuevos lugares de aventura que antes no había logrado alcanzar. Si bien, observa al mundo, jamás lo hace desde un punto estacionario. Tamara Lindeman continúa emprendiendo el viaje para poder entender más sobre el entorno que le deprime, pero que también le emociona.


Artista: The Weather Station

Disco: Ignorance

Duración: 40:42

Año: 2021

Sello: Fat Possum


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 4 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: