Conéctate a nuestras redes

Discos

Phoenix – Bankrupt!

Publicado

en

Los franceses de Phoenix vuelven a la primera línea del rock alternativo de la mano de su quinto álbum de estudio, “Bankrupt!”, con la difícil misión de ratificar todo lo bueno que ofrecieron con su predecesor “Wolfgang Amadeus Phoenix” (2009), placa que ese mismo año los hizo acreedores al Grammy como mejor disco de música alternativa. Uno de los hechos más llamativos de este trabajo es que fue mezclado con la consola Harrison 4032, usada en el legendario álbum “Thriller” (1982) de Michael Jackson, que el guitarrista Laurent Brancowits encontró en la página de E-Bay de su antiguo dueño, Clayton Rose, y que adquirió por la módica suma de US$ 17.000. El disco fue producido por la misma banda y Philippe Zdar (Cassius), y será editado bajo el sello Glassnote Records.

PHOENIX 01“Entertainment” es el tema encargado de abrir el álbum, y también el primer sencillo que se desprende de la placa. Una canción que destaca por su dinámica melodía y su agradable estribillo, generando excelentes expectativas para el resto del trabajo. El disco continúa con “The Real Thing”, corte que baja las revoluciones en contraste con su antecesor, mediante una base rítmica más pausada y ejecuciones a medio tiempo. “S.O.S. In Bel Air” vuelve a los sonidos más enérgicos, estructurados sobre un sólido riff de batería y la característica voz de Thomas Mars. Llega el turno de “Trying To Be Cool”, donde de inmediato llaman la atención las precisas y nítidas secuencias del bajo de Deck D’Arcy, matizadas en su perfecta medida por lúdicos efectos electrónicos. El cierre de la primera mitad del álbum corre por cuenta de “Bankrupt!”, el tema más extenso de todo el disco, cuya primera parte fluye sobre una agradable melodía a un pulso constante, para posteriormente explotar en un ritmo saturado de sonidos sintetizados y finalmente desembocar en una hermosa pieza donde sobresale la guitarra acústica.

Los sonidos más vivos y energéticos vuelven a ser protagonistas en “Drakkar Noir”, en donde sobresale la presencia del teclado y las guitarras de Brancowitz y Mazzalai. “Chloroform”, funciona como una continuación del corte anterior, disminuyendo la velocidad y delegando la estructura de la canción en los elementos más sintetizados y una exquisitamente bien lograda instrumentación, funcionando en perfecta armonía cada una de las texturas que constituyen la pieza. Se vuelve a incrementar la intensidad de la mano de “Don’t”, donde ya comienza a evidenciarse una peligrosa dependencia a los sonidos electrónicos y a los efectos que pueda aportar el sintetizador, teniendo como resultado una PHOENIX 02escasa variación en la propuesta. El viaje a través del disco prosigue con la delicada melodía de “Bourgeois”, ritmo que permite un mayor lucimiento de la voz de Mars, estableciendo uno de los buenos cortes de la placa. “Oblique City” es el último tema en mostrar sus credenciales, ofreciendo pasajes agiles y acelerados, que inyectan precisas dosis de energía, todo estructurado sobre potentes ráfagas de batería y delicadas pinceladas de cuerdas.

El principal rasgo que nos entrega el último álbum de los oriundos de Versalles es la consecuencia de su estilo, quizás no superando la meta impuesta por su anterior producción, pero sí estableciendo una impronta característica, que los propone como una de las bandas a tener en consideración dentro de la línea más alternativa del rock. “Bankrupt!” está compuesto por diez cortes que se tornan fácilmente digeribles, pero que tienen como principal defecto el depender en demasía de los sonidos electrónicos, abusando durante varios pasajes del uso del sintetizador. Phoenix, con catorce años de trayectoria, vuelve a demostrar la madurez de su estilo, dejando la mesa servida para corregir esos leves ripios que le significarán dar el gran salto a la consolidación.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Publicado

en

Rough And Rowdy Ways

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para abordar el trigésimo noveno, y primer álbum original desde 2012, de Bob Dylan. De emociones vacilantes, los múltiples narradores de “Rough And Rowdy Ways” transitan entre un extraño optimismo hasta una mirada contemplativa de la muerte, de figura tan oscura como curiosa.

Moviéndose entre sonidos, la novedad no asoma con “False Prophet”, un agresivo blues que ya suena clásico en el autor, quien a ratos toma un poco de jazz, añade steel guitars y da vida a “My Own Version Of You”, que sí destaca por su macabro relato. Plagado de referencias, el narrador se pasea por el cementerio recolectando diferentes partes humanas. De todo ello bebe este álbum para trazar un camino que se moverá fácilmente entre temas con el denominador común de la ya recurrente muerte.

A propósito de la partida de una de sus máximas influencias, Little Richard, en una reciente entrevista Dylan señalaba que el gospel era la música de las buenas noticias, sin embargo, hoy en día no hay ni una sola. Si existiera la melancolía después de más de medio siglo de carrera y esa banda sonora estuviera a cargo de alguien, ¿sería “Rough And Rowdy Ways” la respuesta? Y es que, pese a renunciar hace años a su histórica figura de portavoz, Bob sí es capaz de proyectar una mirada absolutamente influyente, descansando en pequeños guiños históricos y autobiográficos bajo una mirada reflexiva y serena. Si hasta toma la armónica en “Goodbye Jimmy Reed” para rendir tributo a otro de sus referentes del blues y dar un paseo lleno de anhelos hasta la balada “Mother Of Muses”.

Desde cierto punto a la fecha, Dylan se refugia en clave crooner para dar vida a canciones como “I’ve Made Up My Mind To Give Myself To You” hasta la oscura “Black Rider”, de sobrios y lentos arreglos. La ejecución toma tiempo para revelar minuciosamente cada aspecto del álbum, lo que podría dejar fuera el factor sorpresa, pese a que no haya nada que demostrar. Una lista de colaboradores incluyó, entre otros, el nombre de Fiona Apple al piano en el último track, y también en voces. Pese a que aún no se determina para qué canción Apple prestó su voz, la sobria “Key West (Philosopher Pirate)” se funde entre arreglos de acordeón y coros que bien podrían pertenecer a la neoyorquina.

Hacia el final, “Rough And Rowdy Days” es un álbum de reposado y lento avance; un trago espeso de nueve canciones que superan desde los 4 a los 9 minutos hasta la maciza “Murder Most Foul” –una serie de anotaciones en torno al asesinato de John F. Kennedy–, que roza los 17 minutos recitados. Es en su extensión una pieza que por sí sola refleja el estado actual de un todo como una pintura, según sus propias palabras. Resulta que, más allá de lo suntuoso e imperturbable que pueda parecer, sin laureles ni introducciones, lo que queda de este álbum es su atemporal revisión reflexiva de cómo mirar el pasado y el propio presente. Un recordatorio de una mente vivaz en completa conexión con su historia y rol.


Artista: Bob Dylan

Disco: Rough And Rowdy Ways

Duración: 70:33

Año: 2020

Sello: Columbia


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Rough And Rowdy Ways Rough And Rowdy Ways
DiscosHace 23 horas

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para...

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 6 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 7 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 1 semana

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 2 semanas

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 3 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 3 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Publicidad
Publicidad

Más vistas