Conéctate a nuestras redes
Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue

Discos

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Publicado

en

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera en la selva del rock, identificando a su presa y atacando de improviso en el momento justo, directo a la yugular, sin rodeos. Sabemos también que el hombre tiene mil caras y que su faceta solista muestra su lado más indomable, lo que se materializa a cabalidad en “Choosing Mental Illness As A Virtue”, un disco que no tiene la intención de agradar a nadie; de hecho, busca todo lo contrario: quiere incomodar, trata enérgicamente de ser lo más repulsivo posible y no escatima en esfuerzos para poner a prueba al oyente en todo momento. Ciertamente, entregar una obra de fácil escucha nunca estuvo en sus planes, pero hay factores que se encargan de complicar aún más las cosas en un trabajo que tiene luces y sombras a partes iguales.

Para su segunda incursión en solitario, Anselmo tuvo que mover algunas piezas del tablero, como incluir al bajista Walter Howard IV y al guitarrista Mike DeLeon, quien tomó el lugar de Marzi Montazeri, y se unieron al guitarrista Stephen “Schteve” Taylor y al baterista José Manuel “Blue” González en esta nueva encarnación de The Illegals, que lleva la propuesta musical mucho más al extremo que en el debut “Walk Through Exits Only” (2013), valiéndose de la misma receta: un cóctel venenoso de thrash, hardcore, sludge  y death metal con un toque de avant-garde, ingrediente complejo de digerir en el transcurso del larga duración.

A pesar de que ambas placas comparten la misma idea fundacional, uno de sus puntos distintivos recae en el cambio de enfoque compositivo, que, a diferencia del disco anterior –en el que el vocalista asumió la totalidad la labor creativa–, esta vez fue un esfuerzo colectivo. De hecho, la ejecución de los músicos denota que tienen un gran potencial como agrupación, sobre todo en los riffs enfermos que sobresalen en “Utopian”, los intrincados cambios de ritmo que manejan en “Invalid Colubrine Frauds” y la intensidad furiosa de “Delinquent”. Sin embargo, el sobresaliente desempeño de los secuaces de Phil no logra suplir las falencias generales.

La descuidada producción –efecto intencional a todas luces– no aporta a la crudeza que las canciones intentan transmitir, lo que se nota de inmediato en el arranque de “Little Fucking Heroes”, donde las guitarras suenan opacas y la batería carece de una mezcla contundente, restándole potencia. La excesiva duración de “Mixed Lunatic Results”, “Finger Me” o “Individual” tampoco ayudan mucho y rayan en lo monótono: es impensado que tanto caos se pueda extender por más de tres minutos. Finalmente, se nota que los años no han pasado en vano y, aunque el frontman logre interesantes guturales de ultratumba en “Photographic Taunts”, algunos chillidos y gritos en plan grindcore de “The Ignorant Point” y de “Choosing Mental Illness” suenan excesivamente desgastados, llegando a ser molestos en ciertos momentos.

La consigna es muy simple: o lo amas o lo odias, no hay términos medios. Si el oyente busca brutalidad, odiosidad y locura, será bienvenido, pero tiene que aceptar las condiciones y atenerse a las consecuencias, porque no es un trabajo pulcro, es deslavado, a ratos cansador, jugando con el nihilismo y la oscuridad en sus propios términos. Una dosis de salvajismo que a ratos viene bien, especialmente para los que tienen alta tolerancia al desorden y que su fidelidad para con el ícono del metal les permite sortear la desprolijidad de “Choosing Mental Illness As A Virtue”, para lanzarse de lleno a una experiencia catártica. Los que esperaban una jugada a la segura es mejor que ni se molesten en tomar este paseo de casi 50 minutos por el manicomio alborotado, anárquico y confuso liderado por Phil Anselmo. El tipo ya escogió la hostilidad como virtud y no se va a quedar relegado a los libros de historia del género.


Artista: Philip H. Anselmo & The Illegals

Disco: Choosing Mental Illness As A Virtue

Duración: 47:03

Año: 2018

Sello: Housecore


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

DIIV – “Deceiver”

Publicado

en

Deceiver

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada a los estereotipos de los iconos del rock noventero, con una estética grunge que, para felicidad de Smith, les valieron numerosas comparaciones con su ahora ex modelo a seguir, Kurt Cobain. Sin embargo, la música de la banda nunca sonó similar a Nirvana o a sus coetáneos. En “Oshin” (2012) la melódica voz de Smith era acompañada de dulces instrumentaciones, asegurándoles un espacio como rostros del dream pop y el shoegaze. Este sonido se profundizo en “Is The Is Are” (2016), sin embargo, su contenido se aleja de la luminosidad de su predecesor y ofrece relatos más personales. Es en “Deceiver” donde el grupo toma las guitarras y abandona las dulces melodías para su trabajo más oscuro e introspectivo, escribiendo sus propias narrativas.

Resulta irónico que sea “Deceiver” el disco que por primera vez se asemeja a las influencias grunge que la banda ha presentado de forma estilística. Poco antes de su lanzamiento, Zachary Cole aseguró ya no ver a Cobain como un modelo a seguir y decidió separar al hombre de su trabajo. El primer sencillo, “Skin Game”, continúa con el tema de las adicciones de su predecesor, pero con fuertes guitarras que contrarrestan la dulce voz de Smith. A diferencia del disco anterior, el sencillo no lidia con la recuperación, sino que con la aceptación de una enfermedad y el cómo vivir con ella. La canción es un perfecto adelanto del disco, manteniendo un sonido dream pop, pero abandonando los meros guiños al rock; esta vez las guitarras son protagonistas.

El primer corte del disco, “Horsehead”, es una antítesis a las introducciones de las placas anteriores de DIIV, con una oscura instrumentación a cargo de poderosas guitarras que adelantan la gama sonora del disco. La voz de Smith no pierde su dulzura, pero su tuno sugiere una honestidad y fragilidad más presente que en trabajos anteriores. Canciones como “Like Before You Were Born” y “Between Tides” muestran que la banda no ha desestimado sus composiciones características, sólo ha expandido su gama sonora para maximizar toda la experiencia. “Blankenship”, por ejemplo, es un clásico de DIIV desde su inicio, con una suave melodía que fluye a través del liderazgo vocal de Smith, pero este espacio común es rápidamente corrompido por la inclusión de guitarras que recuerdan la intencionalidad del disco y expresan la diversidad de la banda.

Si bien su duración es menor que la de su antecesor, “Deceiver” suena mucho más grande. Las vocales y líricas son mucho más claras y la instrumentación nos acerca a un maximalismo no visto antes en su discografía. Y es que en este esfuerzo no hay espacios para sutilezas; después del lanzamiento de “Is The Is Are” el cantante se refirió a sus composiciones como unas “mentiras”, lamentando la forma en que representó las adicciones, enfocándose sólo en la recuperación y no en la vida con estas. Por esto, todos los elementos del disco se maximizan, como una contraparte más oscura y profunda que la anterior. “Taker” se presenta como una pieza central, tomando las responsabilidades de las mentiras cometidas y aceptando las consecuencias de un viaje lejos de terminar. Las guitarras son mucho más pesadas en este punto, adelantando la forma en que esta oscuridad se profundizará en la segunda mitad.

Es la segunda parte del disco la que presenta su mayor vulnerabilidad y sinceridad, donde el problema ha sido aceptado y comienza la búsqueda por la redención. “For The Guilty” presenta los efectos que las adicciones han causado en su círculo y en sí mismo, con un instrumental que prueba que el álbum triunfa en sus momentos sonoros más oscuros, sin opacar el desempeño vocal, sino que resaltándolo. “The Spark”, tal como lo índica su título, presenta un inusual momento de luz en el disco, con una brillante melodía que acompaña la catarsis de su narración. Sin embargo, culmina con “Acheron”, quizás uno de los momentos más oscuros de “Deceiver”, con sombrías guitarras y líricas: “Odio al Dios en el que no creo. El paraíso es sólo una parte del infierno”. La pieza es lo más cercano a rock noventero que alude su imagen, y sus siete minutos de duración dejan en un punto alto el cierre del disco.

La escena de rock en la que DIIV ha participado durante esta década ha sido asociada a las adicciones por casi tanto tiempo como existe. Asimismo, la figura de Zachary Cole Smith, quien había gozado de las comparaciones con quien veía como un modelo a seguir, pero su distanciamiento de estas figuras no viene desde un lugar juzgador, sino de reconocerse y querer narrar su propia historia. El protagonismo de las guitarras no es coincidencia, es parte del viaje a emprender y un reconocimiento a las influencias que esas bandas que lo formaron estilísticamente tuvieron a la hora de hablar sin tapujos de las adicciones. “Deceiver” puede no ser el sonido más característico de DIIV, pero es el más sincero y pertinente para reflejar el presente de la banda.


Artista: DIIV

Disco: Deceiver

Duración: 42:28

Año: 2019

Sello: Captured Tracks


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas