Conéctate a nuestras redes
Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue

Discos

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Publicado

en

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera en la selva del rock, identificando a su presa y atacando de improviso en el momento justo, directo a la yugular, sin rodeos. Sabemos también que el hombre tiene mil caras y que su faceta solista muestra su lado más indomable, lo que se materializa a cabalidad en “Choosing Mental Illness As A Virtue”, un disco que no tiene la intención de agradar a nadie; de hecho, busca todo lo contrario: quiere incomodar, trata enérgicamente de ser lo más repulsivo posible y no escatima en esfuerzos para poner a prueba al oyente en todo momento. Ciertamente, entregar una obra de fácil escucha nunca estuvo en sus planes, pero hay factores que se encargan de complicar aún más las cosas en un trabajo que tiene luces y sombras a partes iguales.

Para su segunda incursión en solitario, Anselmo tuvo que mover algunas piezas del tablero, como incluir al bajista Walter Howard IV y al guitarrista Mike DeLeon, quien tomó el lugar de Marzi Montazeri, y se unieron al guitarrista Stephen “Schteve” Taylor y al baterista José Manuel “Blue” González en esta nueva encarnación de The Illegals, que lleva la propuesta musical mucho más al extremo que en el debut “Walk Through Exits Only” (2013), valiéndose de la misma receta: un cóctel venenoso de thrash, hardcore, sludge  y death metal con un toque de avant-garde, ingrediente complejo de digerir en el transcurso del larga duración.

A pesar de que ambas placas comparten la misma idea fundacional, uno de sus puntos distintivos recae en el cambio de enfoque compositivo, que, a diferencia del disco anterior –en el que el vocalista asumió la totalidad la labor creativa–, esta vez fue un esfuerzo colectivo. De hecho, la ejecución de los músicos denota que tienen un gran potencial como agrupación, sobre todo en los riffs enfermos que sobresalen en “Utopian”, los intrincados cambios de ritmo que manejan en “Invalid Colubrine Frauds” y la intensidad furiosa de “Delinquent”. Sin embargo, el sobresaliente desempeño de los secuaces de Phil no logra suplir las falencias generales.

La descuidada producción –efecto intencional a todas luces– no aporta a la crudeza que las canciones intentan transmitir, lo que se nota de inmediato en el arranque de “Little Fucking Heroes”, donde las guitarras suenan opacas y la batería carece de una mezcla contundente, restándole potencia. La excesiva duración de “Mixed Lunatic Results”, “Finger Me” o “Individual” tampoco ayudan mucho y rayan en lo monótono: es impensado que tanto caos se pueda extender por más de tres minutos. Finalmente, se nota que los años no han pasado en vano y, aunque el frontman logre interesantes guturales de ultratumba en “Photographic Taunts”, algunos chillidos y gritos en plan grindcore de “The Ignorant Point” y de “Choosing Mental Illness” suenan excesivamente desgastados, llegando a ser molestos en ciertos momentos.

La consigna es muy simple: o lo amas o lo odias, no hay términos medios. Si el oyente busca brutalidad, odiosidad y locura, será bienvenido, pero tiene que aceptar las condiciones y atenerse a las consecuencias, porque no es un trabajo pulcro, es deslavado, a ratos cansador, jugando con el nihilismo y la oscuridad en sus propios términos. Una dosis de salvajismo que a ratos viene bien, especialmente para los que tienen alta tolerancia al desorden y que su fidelidad para con el ícono del metal les permite sortear la desprolijidad de “Choosing Mental Illness As A Virtue”, para lanzarse de lleno a una experiencia catártica. Los que esperaban una jugada a la segura es mejor que ni se molesten en tomar este paseo de casi 50 minutos por el manicomio alborotado, anárquico y confuso liderado por Phil Anselmo. El tipo ya escogió la hostilidad como virtud y no se va a quedar relegado a los libros de historia del género.


Artista: Philip H. Anselmo & The Illegals

Disco: Choosing Mental Illness As A Virtue

Duración: 47:03

Año: 2018

Sello: Housecore


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Monster Magnet – “Mindfucker”

Publicado

en

Mindfucker

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del montón. Sus viajes de ida y vuelta al infierno lo convierten en un personaje de esos que ya no se ven, uno que vive en su propia cuarta dimensión y que es capaz de transportar la mente del auditor hacia las fiestas espaciales más dementes del universo guitarrero. Si “Last Patrol” (2013) era una odisea densa y agresiva en tono space rock –un ingrediente elemental de la fórmula de Monster Magnet que se hace más o menos evidente dependiendo el disco–, “Mindfucker” es una escapada en auto por las carreteras desérticas e interminables de Estados Unidos con sabor a proto-punk, haciéndose cargo de la locura social que vive el país del norte en estos días. A su modo, claro.

Este estilo más desgarbado, directo y frenético, le sienta muy bien a los de New Jersey, cuya vena ligada a los sonidos más rasposos del Detroit de los 70 se desangra en la partida a toda velocidad con “Rocket Freak”, que exuda locura a mil por hora, y “Soul”, que no por tener un poco más de cuerpo pierde ese salvajismo desenfrenado que se extingue en un delay ensordecedor, sólo para desencadenar uno de los primeros puntos altos del larga duración. La canción titular, “Mindfucker”, vuela sesos desde el primer segundo con un riff que sale disparado rotundamente y explota en un coro gigantesco, himno inmediato para los hambrientos feligreses de Wyndorf y los suyos.

Las revoluciones comienzan a bajar con “I’m God”, que parece poner un poco de paños fríos a tan afiebrado despliegue de potencia, pero sólo se toma un poco de tiempo para que el vocalista despilfarre toda su arrogancia declarándose el dios absoluto en una canción que derrocha hedonismo, algo típico en el mundo del frontman. La primera mitad del disco llega a su apogeo con “Drowning”, un blues psicodélico y desgarrador que se extiende por más de siete minutos, donde los dotes vocales de Dave se exigen al máximo, pero emocionan por su entrega y demuestran que se mantiene en gran forma a sus 60 años, todo esto adornado con maestría por la sección instrumental, que maneja las cadencias y las intensidades con una ejecución insuperable.

Y es que el gran equipo que forma el eterno Phil Caivano y Garrett Sweeny, luciéndose de gran manera en el cover del ex Hawkwind, Robert Calvert, “Ejection”,  o en la más hardrockera “Want Some”, proyecta una soltura envidiable, con un trabajo muy musculoso en las guitarras, moviéndose siempre en los parámetros sonoros que la banda maneja a la perfección, tanto en los riffs gancheros como en los solos de melodías trabajadas, las que logran centrar la atención en ellos para volverlos el momento más esperado de la canción. El juguetón fraseo de bajo al final de “Brainwashed” y la misteriosa introducción de “All Day Midnight” hacen brillar a Chris Kosnik, quién logra encontrar su lugar en una producción mucho más orgánica y lo muestra en una faceta distinta al disco anterior, mientras que la monstruosa irrupción de Bob Pantella tras las baquetas elevan “When The Hammer Comes Down” a niveles estratosféricos, quizá el último eslabón del tan preciado stoner que predicaron en la década de los noventa.

A estas alturas nadie va a discutir el estatus de Monster Magnet como una de las bandas seminales de ese rock que nada en alcohol, tabaco y otras sustancias, uno tan reventado, que parece atemporal, pero muy efectivo a la hora de armar la juerga. En ese sentido, “Mindfucker” puede tener dos lecturas, una simplista –mas no errada– que lo hace ver sólo como un disco parrandero, ese con el que se recibe a los amigos en noches de fiesta y cerveza, y otra un poco más profunda, que lo convierte en un compañero ideal para escapar a toda velocidad de la paranoia del siglo XXI en busca de una experiencia individual liberadora. Para explicar el título, Wyndorf dijo que este concepto ha formado parte de su vida desde que tenía 14 años, por lo que hoy es el momento indicado para bautizar un disco con ese nombre, y que su sueño es juntar a la mayor cantidad de gente en una habitación para gritarlo a viva voz, como momento de catarsis. Si eso es lo que busca, ya cuenta con una excelente colección de canciones para iniciar ese viaje poderoso.


Artista: Monster Magnet

Disco: Mindfucker

Duración: 49:57

Año: 2018

Sello: Napalm


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 3 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 4 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 1 mes

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas