Conéctate a nuestras redes
Hotspot Hotspot

Discos

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Publicado

en

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a una carrera musical que apostaba por un estilo de pop electrónico sin equivocarse al dar en el blanco con su propuesta, una que hoy vemos probada y consolidada con un nuevo álbum de estudio –el decimocuarto en su lista–, bastante variado e impecablemente producido por Stuart Price, con quien iniciaron esta trilogía en 2013 con “Electric”, para seguir con “Super” (2016) y cerrar el ciclo con el disco que aquí nos convoca.

Si bien, a lo largo de las diez canciones que componen “Hotspot” no encontramos sorpresas de tipo innovador, sí es posible deleitarse con sonidos bien acabados y modernos, corroborando la calidad de un trabajo bien montado que despliega material para todos los gustos, pero sin perder la esencia de aquello que los ha caracterizado y definido desde el principio. El aspecto bailable de la música de Pet Shop Boys se hace presente desde el inicio con “Will-O-The-Wisp”, una canción que agita el corazón con su melodía pegajosa y que trae al presente de forma íntegra la insigne voz de Neil Tennant, sorprendiendo con lo bien cuidado que suena todo. Así, en casi cinco minutos de duración, ya tenemos una introducción encantadora que promete toda una experiencia sónica.

Sin embargo, la continuidad se fracciona momentáneamente con la aparición de la balada “You Are The One”, la que, al finalizar su medianamente desencajada o fantasmagórica aparición, deja ver nuevamente la presencia de esos elementos transversales y característicos de la banda, como la ligereza y elegancia con que complementan las melodías sintéticas, en canciones como “Happy People” o “Dreamland”, esta última con colaboración de Olly Alexnder (Years & Years), lanzada como sencillo en septiembre del año pasado.

El toque melancólico viene dado en tracks como “Hoping For A Miracle” y “Only The Dark”, distinguiéndose esta última por la suavidad de su cadencia y por alcanzar, a ratos, algunos momentos altamente similares a los ritmos de Daft Punk. El único detalle que desconcierta un poco es lo abrupto de su final, porque pareciera ser, además, una canción que podría seguir sonando eternamente. Lo mismo ocurre con “Burning The Heather”, pieza que transmite emociones considerables mediante su letra y sonoridad electrónicamente apesadumbrada.

En tanto, alejándose de aquellos temas que aseguran convertirse en futuros hits, nos encontramos con “Monkey Business” (también lanzado como sencillo, quizás erradamente), una composición que requiere de algunas varias escuchas para lograr ser querida y aceptada, y con “Wedding In Berlin”, que se convierte en un outro sin mucho contenido y bastante repetitivo, aunque, dicho sea de paso, no desentona con aquella simpleza excéntrica tan propia de las producciones del dúo británico.

Si pensamos “Hotspot” en términos de organización, bien podemos distinguir un lado A y un lado B. El primero tiene la energía de la música luminosa y colorida tan distintiva de Pet Shop Boys, y el segundo se hace presente hacia la mitad del camino, cuando nos encontramos con las baladas que agregan una sombra nostálgica a lo anterior, poniendo el foco en un efecto más íntimo y emotivo que, a su vez, también es parte de la tradición del dúo. El resultado es un conjunto de sonidos variados, que, aunque no constituyan una novedad en términos de originalidad, aportan a la vigencia y actualización de un par de músicos que han sorteado al menos tres décadas y un cambio de siglo en un oficio que les ha valido ser considerados, a estas alturas y con toda justificación, como una dupla musical de culto.


HotspotArtista: Pet Shop Boys

Disco: Hotspot

Duración: 42:03

Año: 2020

Sello: x2


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Five Finger Death Punch – “F8”

Publicado

en

F8

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda “nueva” de moda, llevando a sus shows en promedio quince mil personas, teniendo de teloneros verdaderas leyendas como Megadeth, o agrupaciones con un público consolidado como Papa Roach y llegando a una audiencia de todas las edades, incluso niños. No obstante, acá en Chile han tenido un impacto más bien menor. Si bien es cierto son conocidos, no causan la misma efervescencia que en latitudes septentrionales. Esto llama la atención, considerando que la fórmula de la banda liderada por su guitarrista Zoltan Bathory es hacer una música que lleva el metal hacia su extremo más accesible, consolidando su relación beneficiosa con el mainstream y que en estas tierras, como es lógico, siempre ha redituado bien.

Por lo anterior, lo que ocurra con su octavo opus “F8” será determinante para la banda en su carrera por alcanzar el reconocimiento mundial, pues, sin temor a equívocos, es su trabajo más comercial. El quinteto deja poco espacio para la improvisación y cada nota y acorde están pensados para una posible rotación en listas de reproducción online, radios y videos en redes sociales. Esto de ninguna manera se debe leer en tono peyorativo, toda vez que no implica necesariamente que su manufactura sea de mala calidad. Muy por el contrario, el álbum tiene el foco claro y no contiene pretensiones de originalidad exacerbada (algo muy típico en la actualidad), lo que ayuda a que sea coherente y profesional.

Como es obvio, “F8” se encuentra lleno de temas gancheros, comprensibles, con estructura y coros fáciles de recordar. “Inside Out”, “Living The Dream” y “Mother May I (Tic Toc)” son los mejores exponentes de aquello, construidos bajo una misma receta que descansa sobre el excelente registro que alcanza Ivan Moody, unos beats de batería sencillos y guitarras un tanto ahogadas, pero perfectas para que el vocalista brille sobre ellas. Si bien esto aplica a la mayoría de las canciones, es particularmente evidente en las tres reseñadas.

“F8” no es un disco de grandes virtudes ni tampoco de sonadas fallas. Sin embargo, como un punto al debe está la existencia de temas que suenan un tanto artificiales, debido principalmente a un choque entre la mezcla –funcional a la radio– con la agresividad de la composición misma. “Bottom Of The Top” es un ejemplo de aquello: una batería poco orgánica, pero que es forzada a un mayor protagonismo, termina por ahogar al resto de elementos. Por otro lado, esta clase de composición recuerda un tanto al “Vol. 3: (The Subliminal Verses)” (2004) de Slipknot, con Moody gesticulando de forma similar a Corey Taylor, algo innecesario y que se repite en “This Is War” y con menor intensidad en “Scar Tissue”, sin duda los tres cortes más desencajados del álbum, pero no por ello descartables.

La producción del disco puede ser controversial y bastante opinable desde el punto de vista que se mire. Si establecemos que 5FDP es una banda de metal pesado, se puede criticar las guitarras sin cuerpo, las grandes cantidades de arreglos y una base bajo / batería repetitiva de baja densidad. Sin embargo, al asumir que se trata de un disco eminentemente comercial, no hay nada de malo en aquello. Es más, una canción como “A Little Bit Off”, que roza el pop, suena fresca y directa. Lo mismo ocurre con “To Be Alone” y con “Leave It All Behind”, que rescatan lo mejor de las producciones de las bandas MTV de comienzos del milenio, con sonidos accesibles. En ese sentido, es muy destacable que este disco sea en todos sus elementos abiertamente un ejercicio honesto por querer ampliar la base de fans del quinteto, al expandir los límites más allá del público rockero/metalero. Esto es preferible a obras pretenciosas de singularidad, que pasan a ser extravagantes e intrascendentes.

Finalmente, y como consecuencia de esta intención deliberada de la banda, no es casualidad que los dos mejores cortes del disco sean las baladas “Darkness Settles In” y “Brighter Side Of Grey”, las que, si bien no están a la altura de los clásicos, exponen nuevamente el mejor lado de Moody, ya despercudido de los demonios originados por su adicción al alcohol, evocando melodías que acompañan al oyente de manera repetitiva más allá de su escucha. Y así, Five Finger Death Punch demuestra que la honestidad en la música es lo mejor que puede ocurrir. “F8” es un disco directo, realizado para las masas y sin ninguna ponzoña de querer cambiar las reglas del juego. Ellos no suponen la salvación ni la última gran novedad, pero este álbum se puede disfrutar sin complejos. Quizás eso, paradójicamente, los aleje del fan local.


Artista: Five Finger Death Punch

Disco: F8

Duración: 45:06

Año: 2020

Sello: Better Noise


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

F8 F8
DiscosHace 4 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 5 días

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 6 días

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Mind Hive Mind Hive
DiscosHace 4 semanas

Wire – “Mind Hive”

Se suele decir que una banda es “de culto” cuando se habla de una agrupación que, ya habiendo cesado sus...

Quadra Quadra
DiscosHace 4 semanas

Sepultura – “Quadra”

Con más de tres décadas de historia y establecidos como referentes a nivel mundial, Sepultura continúa siendo una máquina imparable...

Publicidad
Publicidad

Más vistas