Conéctate a nuestras redes

Discos

Perrosky – “Cielo Perro”

Publicado

en

A lo largo de su carrera, Perrosky ha recorrido un camino de corte minimalista, que a ratos se acerca de forma directa y destemplada al blues, garage rock y rockabilly, y otras veces decide circundarlo, agregando matices que se alimentan de otros estilos. En este ejercicio, y luego de dos discos de ánimo más bien rock blues –“Tostado” (2010) y “Vivos” (2013)– el dúo formado por los hermanos Alejandro (guitarra y voz) y Álvaro Gómez (batería y voz) nos entrega un nuevo esfuerzo creativo, que en esta oportunidad, sin perder la característica identidad de la banda, alterna cortes de blues y garage rock con otros que, de forma sutil, intentan sumar a la ecuación sonidos anclados en el ADN local.

PERROSKY 01El inicio con “Sólo Blues” abre el disco con el ánimo arriba, en una clara invitación a seguir escuchando lo que viene. Se trata de un corte sencillo, setentero y contagioso, que se alimenta de forma precisa de la afilada guitarra de Alejandro y la sencilla pero característica batería de Álvaro Gómez (indudable sello del sonido del dúo). La continuación con “Gris” baja algo las revoluciones, con comienzo desolador y cansino que, tras dictar “Esta no es (tu historia), nunca lo fue y no lo será, ¡no!” cambia de energía, cerrando de manera  garajera y catártica. Fieles a sus raíces, la inclusión de la pantanosa “T-Box Blues” sube la distorsión y se anota uno de los momentos destacados del álbum, tanto por la inclusión del Tea Box Guitar a cargo de Alejandro, como por los precisos arreglos de teclado que, hacia el final del corte, agregan la cuota de energía justa.

Abriendo el segundo tercio del álbum, el blues de la armónica “No Canto Más” funciona como un excelente puente, que da paso al sector del disco donde se notan de forma más evidente los matices del nuevo trabajo. La distorsionada y cadenciosa guitarra de “En La Vía” –primer single del disco–, respira aires que se alejan del delta del Mississippi, navegando de manera amable y contagiosa sobre una historia de amor urbano que en el estribillo, sin perder su naturaleza rock, se deja teñir de vocales y teclados con esencia motown. Lo que sigue con “Adentro” vuelve a marcar distancia con el primer tercio del disco y se sitúa de forma juguetona entre la samba argentina y el vals (este último sobre todo en los vocales), todo coronado por el característico “Adentro…” de la samba trasandina. Un regalo para el oyente.

Previo al cierre, inicia una sección del álbum que, sin ser homogénea en lo musical, comparte como lugar común el hastío y la denuncia. “Sin Rebelión” en lo sonoro vuelve a terreno familiar, acogiendo en lo lírico de forma sencilla, pero directa, el sentir de aquellos que atestiguamos la debacle en que cae el país, a la espera de que suceda algo que quiebre el statu quo. “Hijos Del Sol” recoge el testimonio del corte anterior y sobre la base de un creciente, sucio y a ratos distorsionado garage rock, acusa hastío desde su inicio rezando “Hoy No Conecto Con Dios, Hoy Yo Tengo La Razón”. Por último, “Fuzz” y “En La Carretera” cierran el capítulo de desencanto en las letras. La primera destaca PERROSKY 02fundamentalmente por la inhabitual inclusión de samples y batería sintetizada, mientras que la segunda, oscura y distorsionada, rescata nuevamente el aporte del Tea Box Guitar. Finalmente, cambiando por completo el ánimo de lo entregado en los últimos cortes, el gospel de “Alí” nos invita a cerrar el álbum de manera brillante, con un sonido pausado que sobresale por el uso del trompe en los arreglos y una lírica optimista y cálida, como para terminar este viaje con el espíritu en paz.

A estas alturas, Perrosky ha hecho de su propuesta una marca registrada, atravesando con éxito el engañoso camino que constituye tomar un sonido de evidente identidad foránea para luego llenarlo de elementos propios, dando origen a un sonido particular y reconocible. “Cielo Perro” vuelve a plasmar el característico sello de estos hermanos, tributando de manera desenfadada al blues y, al mismo tiempo, expandiendo su raíz sonora, no sólo hacia estilos nacidos en el hemisferio norte, sino que además de manera elegante logra agregar elementos típicos de nuestra identidad local, sin perder un ápice de fluidez. Lo del dúo no tiene nada que ver con la consigna de “defendamos la música chilena”: lo de Perrosky tiene méritos sin necesidad de sumar gentilicios y debería lograr instalarse como una propuesta valorada en cualquier latitud.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Discos

Lagwagon – “Railer”

Publicado

en

Railer

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de tensa incertidumbre que va desde el “genial por un disco nuevo” al “ojalá no decepcionen”. Es que a estas alturas resulta casi inevitable esperar los discos de esta camada con una cuota no menor de inquietud, ya que la cantidad de bandas que han vuelto con trabajos abiertamente desechables es cada día más grande. Ya sea por falta de fuerza, completa pérdida de identidad musical (intentando abrazar un sonido más “moderno”) o por insistir hasta el hastío en cantar acerca de temas que no hacen el más mínimo sentido para un tipo de cincuenta años, el número de desaciertos en estos retornos ha terminado siendo pan de cada día. Por suerte, y para alivio de todos los que disfrutamos del punk rock, Lagwagon una vez más nos deleita con un LP que no tiene nada que envidiarle al resto de su contundente catálogo.

Basta escuchar el primer minuto para ver que el quinteto no ha perdido el toque en lo más mínimo. Preciso y afilado trabajo en las guitarras, batería acelerada y vocales sentidos, hacen de “Stealing Light” el corte preciso para abrir esta nueva aventura. “Surviving California” agrega peso a la apuesta, rememorando el estilo de “Duh” (1992) o “Trashed” (1994), mientras que “Jini” va más allá del sonido de la agrupación y se encarga de resucitar buena parte de las claves estilísticas que hicieron del punk rock el movimiento imparable que fue en los noventa. Sencillo, fácil de seguir y directo, un pequeño homenaje a un sonido que todavía tiene algunas cosas que decir. “Parable” se anota la primera pausa en el larga duración e inmediatamente después, como quién no quiere arriesgarse a perder ni un gramo de intensidad, “Dangerous Animal” se cuelga de la esquina más hardcore del conjunto para llevar la energía nuevamente al tope.

Cerrando la primera mitad, “Bubble” se anota uno de los mejores momentos del disco, no tanto por méritos musicales, sino más bien por la manera en que el corte se las arregla para resumir en tres minutos el concepto que define al larga duración. En lo sonoro, sin tratarse de una canción apabullante, “Bubble” cumple con creces en un estilo similar a “Jini” (coreable y efectivo), sin embargo, es en lo lírico donde el track se hace imprescindible, jugando a disecar y a reírse del concepto de la “burbuja” en que son encasilladas las bandas (en este caso la burbuja del skate punk), definiendo quiénes son y lo que se espera que hagan. La canción habla de ellos y de cómo, después de casi treinta años de carrera, siguen estando acá, incluso cuando para muchos se trate de una caricatura, punto al que de alguna forma hace alusión la portada del disco.

La segunda mitad del álbum sigue sin aflojar. “The Suffering” inicia calmada con intro de piano para luego explotar alcanzando proporciones épicas. “Dark Matter” y “Fan Fiction” mantienen el ánimo arriba, con la primera de ellas cargada de contundente fast punk, mientras que la segunda trabaja una línea similar a “Dangerous Animal”. La pausa en esta cara la pone “Pray For Them”, y para cerrar –en lo que se refiere a temas originales– “Auf Wiederhesen” firma dos minutos treinta del más increíble y melódico skate punk, donde además destaca nuevamente el asombroso trabajo en las guitarras de Rest y Flippin. Y si de punk rock se trata, no podía estar ausente el infaltable cover. En esta ocasión los californianos (que algo saben de estos menesteres) optaron por hacer de “Faithfully”, original de Journey, uno de los nuevos estandartes del género. Cada quién verá qué versión le parece más atractiva, sin embargo, hay que reconocer que la banda logra hacer suyo el corte y esa es justamente una de las cosas que hace la diferencia entre quienes saben hacer una versión y quienes no.

Casi treinta años de carrera, noveno álbum y una integridad musical que ya se quisieran muchas de las bandas del estilo. Lagwagon la tiene muy clara, y en “Railer” lo vuelve a hacer bien, sin pretensiones, de manera sencilla y efectiva. Esto se trata de punk rock honesto, sin jugar a la nostalgia, sino que celebrando cada uno de los atributos musicales que la banda ha sabido explotar desde siempre, no perdiendo el tiempo tratando de atrapar corrientes de moda. Sin embargo, al final del día, lo que realmente hace de este trabajo un capítulo imperdible en la discografía del quinteto, es lo increíble que trabaja Lagwagon como conjunto. Es muy difícil destacar un aporte por sobre el resto, ya que todos hacen su trabajo de forma impecable. No se trata de los sentidos vocales de Cape, el punzante trabajo de Flippin o Rest en las guitarras, o la contundencia de Raposo o Raun en la base rítmica, es claramente el todo. En esta ecuación no hay incertezas, Lagwagon sigue siendo una apuesta segura.


Artista: Lagwagon

Disco: Railer

Duración: 35:50

Año: 2019

Sello: Fat Wreck Chords


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 3 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas